Goblin Kingdom Capítulo 162: El Enfrentamiento En Las Llanuras De Piena I

Goblin Kingdom

Capítulo 162

El Enfrentamiento En Las Llanuras De Piena I

 

Después de la batalla, los goblins descansaron y se ocuparon de los heridos. Gi Ji Arsil y sus subordinados, sin embargo, no descansaron.

 

Como exploradores, su batalla comenzaba con el final de cada batalla. Las arpías no podían ver por la noche, así que tenían que explorar durante el día, mientras que los goblins lo hacían por la noche.

 

Los exploradores siguieron al ejército de Gowen hasta las amplias llanuras, luego comprobaron los alrededores y observaron al enemigo.

 

El ejército de Gowen no mostró signos de agotamiento. Ellos acamparon tranquilamente y pasaron la noche sin dejar ninguna abertura.

 

Cortaron la hierba alta, construyeron cercas y fosos, y luego se turnaron para vigilar mientras descansaban.

 

Sin embargo, la mayoría del ejército de Gowen eran nuevos reclutas, y no podían estar satisfechos a menos que se jactaran de sus logros.

 

Por eso el campamento era ruidoso al principio, pero cuando llegaron las alas de Werdna (Diosa de las Tinieblas), incluso los nuevos reclutas no pudieron evitar callarse.

 

Gi Gu pensó que el campamento humano era problemático. Gi Ji Arsil compartió sus sentimientos. Después de todo, los humanos habían cortado las hierbas altas circundantes.

 

Gi Gu y sus subordinados podrían ser capaces de mezclarse con la oscuridad, pero los soldados de patrulla llevaban antorchas con ellos.

 

Sin las hierbas altas, no tendrían forma de esconderse.

 

«Molesto…» Murmuró Gi Ji.

 

Estaba a punto de ordenar a los exploradores que volviesen cuando notó una sombra saliendo del rabillo de sus ojos.

 

La sombra que le pasó era demasiado delgada para un goblin.

 

Gi Ji observó esa sombra, pero no parecía haberse dado cuenta de él, ya que rápidamente se puso de pie y se dirigió a las colinas.

 

“…”

 

Gi Ji siguió en silencio a la sombra. La figura vestida de negro parecía ser humana.

 

Como la persona en cuestión era un ser humano, no había razón para contenerse.

 

Gi Ji sacó su daga. Para evitar que la luz de las estrellas se reflejase en su espada, la mantuvo detrás de él mientras se acercaba silenciosamente al humano.

 

Luego le cortó la cabeza al humano.

 

«… Gu.»

 

De un solo golpe, la cabeza del humano fue separada de su cuerpo. El humano vestido de negro sólo pudo gemir débilmente antes de caer al suelo.

 

Cuando Gi Ji confirmó que el humano estaba muerto, le quitó su traje.

 

Comparó el traje con el humano, pero al no ver nada de interés, decidió volver a las colinas, donde estaba el rey.

 

◆◇◆

 

La hora del dios del fuego pasó gradualmente. Pronto llegaría la hora del dios de la noche, y las tinieblas cubrirían el mundo una vez más.

 

Sobre las murallas, donde caía la luz del sol del oeste, Yuan y sus hombres estaban en vigilia.

 

Las bestias aulladoras podían ser escuchadas desde las paredes; parecían ser más numerosas con cada día que pasaba. Las bestias aullando no eran sólo 10 o 20, y el hecho de que pudieran oírlos aullando significaba que debían estar moviéndose.

 

El foso occidental de la ciudad colonial que se enfrentaba al Bosque de las Tinieblas ya estaba medio lleno debido a los goblins, pero los otros fosos aún estaban bien.

 

Si los goblins atacaran, probablemente lo harían desde el frente (muro oeste). Por supuesto, eso no significaba que no pudieran atacar en otro lugar.

 

Ellos han estado atacando la misma muralla todo este tiempo, pero las bestias parecían estar moviéndose. ¿Qué estaban tramando los goblins? Yuan se puso ansioso. No ayudó el que supiera que los goblins no atacarían descuidadamente.

 

Actualmente, la ciudad colonial tenía 500 soldados y 100 aventureros. En total, eran 600 soldados. Eso no era suficiente para defender toda la ciudad colonial.

 

Por eso no tenían otra opción que elegir en cuáles concentrar sus fuerzas. Hasta ahora han estado defendiendo el muro occidental, pero…

 

«Las bestias se están moviendo hacia el sur» Murmuró Yuan. «Podría ser una distracción, pero también podrían estar cambiando de objetivo.»

 

El muro oeste era el más cercano al bosque, y sólo el este o el oeste tenían una puerta. Los goblins tendrían que escoger uno de esos si fueran a atacar.

 

Al menos, eso es lo que harían los humanos, pero… ¿Éstos no eran humanos, verdad?

 

Anoche se enteraron de que los demihumanos estaban peleando junto a los goblins. Estos demihumanos araneae subieron fácilmente por las paredes como si estuvieran dando un paseo.

 

Afortunadamente, pudieron forzarlos a retroceder con sus arcos, pero con enemigos como ese, las murallas sur y norte ya no eran seguras.

 

Sin embargo, sólo el foso occidental estaba lleno. Ese era un hecho importante.

 

En cualquier caso, tenían que aguantar hasta que llegaran los refuerzos de Gowen.

 

«Nos centraremos en el muro oeste como lo hemos hecho hasta ahora. En cuanto a las otras paredes, ¡Sigan haciendo sus rondas!»

 

Pronto… Llegó la noche.

 

La hora de los monstruos había llegado.

 

Mientras Yuan se reprendía por su cobardía, llamó a los guardias. «¡También los repelemos esta noche! ¡La victoria será nuestra!»

 

Los soldados vitorearon.

 

La ciudad colonial estaba muy lejos de caer.

 

◆◇◆

 

El soldado que Gowen envió a recoger información fue encontrado muerto cerca. No había signos de pelea, así que probablemente lo mataron los monstruos.

 

«No esperaba que lo atraparan…»

 

Ese era un precioso soldado que Gowen había criado dolorosamente, pero no era el momento de llorar.

 

«… Mueve al ejército. Envía a la caballería a explorar y vigilar la periferia» Dijo Gowen.

 

«Mi señor, ¿No sería más prudente volver al oeste por el momento?» Preguntó un comandante de compañía.

 

Gowen agitó la cabeza. «No, vamos a decidir esta batalla aquí.»

 

Gowen no podía regresar y reorganizar sus tropas.

 

Una de las razones era la falta de comida.

 

La segunda razón era porque los goblins inesperadamente ignoraron la fortaleza. Por eso Gowen acabó luchando contra los goblins en las llanuras.

 

Originalmente, Gowen esperaba que los goblins se agotaran tratando de derribar la fortaleza primero, luego entraría y los barrería a todos. Desafortunadamente, las cosas no salieron como él esperaba, y los goblins se dividieron en dos grupos y lo atacaron.

 

A este ritmo, si Gowen no elimina rápidamente a los goblins, existe la posibilidad de que ataquen directamente al oeste. También existe la posibilidad de que los otros pueblos del oeste caigan en manos de los goblins.

 

Si eso ocurriera, la mayoría de los soldados del ejército de Gowen seguramente perderían la moral, ya que la mayoría de ellos eran el segundo o tercer hijo de una familia de granjeros.

 

Tanto como señor feudal y como caballero sagrado al frente de un ejército, las opciones de Gowen en esta batalla han sido limitadas debido al movimiento del ejército goblin.

 

«Provocaremos al enemigo dependiendo de dónde esté. ¡Apúrense y preparen esos carros!» Dijo Gowen a los comandantes de compañía y de pelotón, luego tomó la infantería y asumió la formación en las llanuras.

 

«¡Aquí es donde decidiremos la batalla! ¡Si no los derrotamos aquí, el oeste se convertirá en su territorio de caza!»

 

Los distintos comandantes volvieron a sus pelotones, y Gowen esperó a que volviesen los exploradores.

 

No fue hasta una hora después que los exploradores regresaron.

 

«El enemigo ha abandonado las colinas. ¡Están marchando hacia nosotros!» Dijo el explorador.

 

Gowen desenvainó su espada y ordenó a su ejército. «¡Todas las fuerzas asuman la formación de batalla profunda y marchen!»

 

◆◆◇

 

La moral en el ejército del Rey Goblin era alta como siempre. Fue casi como si esa derrota anterior no hubiera ocurrido.

 

El ejército goblin empezó a moverse antes de que saliese el sol.

 

Cuando Gi Gu y los otros lideraban, la moral no era baja en absoluto, pero la moral cuando el Rey Goblin estaba al mando estaba en una liga aparte.

 

El ejército goblin, incluidos los elfos y los demihumanos, contaba con 1500 hombres.

 

Fue en las colinas donde pasaron las noches.

 

Los números del ejército goblin no eran de ninguna manera pequeños, por lo que no había mucho espacio para que esparcieran sus fuerzas. Incluso si lo intentaban, el terreno se interpondría en el camino, y no sería fácil dar órdenes.

 

Cuando Gi Ji regresó durante la noche, el rey decidió moverse antes de que saliera el sol.

 

Utilizando las arpías, el Rey Goblin pudo determinar con precisión la ubicación del ejército occidental. El Rey Goblin guió a su ejército directamente hacia ellos como un depredador que ha puesto sus ojos en una presa.

 

Después de salir de las colinas, cuando el ejército goblin entró en las llanuras, el rey ordenó al ejército que se detuviera y tomara formación.

 

El ejército humano estaba adelante.

 

El rey lo sabía, así que reunió a los goblins nobles y duques.

 

«Gi Dji liderará la guardia media, mientras que los flancos serán ocupados por Gaidga y por Gi Gu respectivamente. En el ala izquierda estarán los centauros y los fangs, mientras que Paradua tomará el ala derecha» Explicó el rey mientras dibujaba un boceto de un mapa en el suelo.

 

El rey no discriminaba entre razas.

 

«Los elfos, los druidas de Gi Za, el pelotón de Gi Ga, y el pelotón bajo mi control directo seguirán después de Gi Dji, y luego en la parte trasera estará Gi Ji y las arpías.»

 

«¿Así que vamos a chocar contra ellos de frente, mi señor?» Confirmó Gi Dji Yubu.

 

«Sí. ¡Si no podemos ganar una pelea directa aquí, entonces nuestra dominación del mundo es imposible!»

 

Con esas palabras, todos, desde los demihumanos hasta los elfos y el resto de los participantes en esta guerra, se pusieron nerviosos.

 

El poder que habían ganado al caminar por el camino de la carnicería… ¡No lo perderían! El rey estaba afirmando. Y estaban a punto de probarlo aquí en el campo de batalla.

 

«Si el rey lo quiere, aplastaremos al enemigo sin falta» Dijo Gi Ga, en representación de la voluntad de los reunidos.

 

Cuando el rey se levantó, perforó el mapa que había dibujado con zweihander. «¡Ahora, demos el primer paso en nuestro camino hacia la dominación del mundo!»

 

Con un gran aullido, los pelotones se dispersaron, y todos volvieron a sus respectivos pelotones.

 

2 horas más tarde, el ejército de goblins entró en las llanuras en formación.

 

◆◆◇

 

«¡Puedo ver a los goblins!» Dijeron los soldados.

 

Gowen, a caballo, miró a través de las llanuras.

 

La visión de la nube de polvo que se acercaba acompañada por el sonido de la tierra temblando hizo que hasta el aire mismo pareciera más caliente.

 

«¡Así que han venido, monstruos! ¡Y con audacia también!»

 

El ejército de goblins se les acercó en formación.

 

Era la misma formación de batalla profunda que Gowen estaba usando.

 

«… Así que estás diciendo que no necesitas trucos, huh» Murmuró Gowen.

 

Los goblins creían en su poder, pero los humanos también. Su moral de la batalla de ayer era alta, ya que podían exhibir la fuerza de los carros y la caballería en las llanuras.

 

Ellos podrían usar el terreno a su favor para ganar, pero…

 

«¡Si eso es lo que pretenden, entonces aplastaré ese sueño suyo, monstruos!»

 

Las intenciones de los goblins estaban claras en sus acciones.

 

Deseaban superar a la humanidad. Por eso Gowen decidió tomarlos en una batalla directa.

 

Esa fue una decisión resultante de su orgullo como caballero sagrado.

 

«¡No habrá mañana si nos retiramos aquí! ¡Ni nosotros ni nuestra familia! ¡Por el bien del mañana, por el bien de nuestras familias, luchemos contra estos monstruos hasta el amargo final!»

 

Los soldados vitorearon y la moral alcanzó un nuevo nivel.

 

«¡Vanguardas, avancen!»

 

Gowen había dividido su infantería en dos grupos: la vanguardia y la retaguardia.

 

La fila de soldados se estrellaba contra las fuerzas de los goblins. Si había una diferencia importante entre Gowen y los goblins, era que los soldados de Gowen eran exactamente iguales.

 

Era un marcado contraste con los goblins que tenían varias tribus y características en cada fila.

 

A las órdenes de Gowen, 500 soldados avanzaron, pero los goblins no vacilaron.

 

«¡Muéstrenles nuestra fuerza! ¡No se exhiban de forma desagradable ante Su Majestad!» Dijo Gi Dji.

 

Su pelotón estaba actualmente en el centro del ejército de goblins.

 

Había muchas clases raras entre los lanceros blindados de Gi Dji.

 

«¡Las deudas serán pagadas con sangre, humanos!» El brazo feroz, Gi Ba; el invasor divino, Gi Ah; y el explorador, Gi Ii, eran todos parte de las fuerzas del demonio de batalla, Gi Dji Yubu.

 

Pero los que tenían la moral más alta de todos ellos eran Gi Ba, quien poseía la habilidad de la Serpiente Come-Hombres, y Gi Bu, quien era un ‘herido’, teniendo sólo un brazo.

 

Si la generación de Gi Gu fue la primera, entonces estos goblins fueron de la tercera. Eran los más afectados por la invasión humana, pues fueron ellos los que recibieron los ataques de los caballeros sagrados y aventureros. Nunca olvidarían el miedo y el odio que se grabó en sus almas ese fatídico día.

 

Para aquellos que han recibido la protección divina de Verid, el odio que sentían hacia los humanos era mayor que su miedo a la muerte. Era tal que incluso las órdenes del rey, que eran absolutas entre los goblins, a veces fallaban en llegar a sus oídos.

 

«Parece que no están frenando» Murmuró Gowen mientras observaba cómo se acercaban los ejércitos.

 

En una pelea entre humanos, normalmente los ejércitos disminuían la velocidad y recobraban el aliento antes de chocar.

 

«Hmm… ¿Se están precipitando? ¿O tienen los frenos rotos?»

 

Gowen decidió que probablemente había una debilidad no identificada en la alta moral de los goblins.

 

Él dio otra orden. «¡Vanguardias, alto! ¡Asuman formación defensiva! ¡Retaguardia, lanzas listas! ¡Avancen!»

 

Todavía había un kilómetro de distancia entre los goblins y las vanguardias. Estaba demasiado lejos para arqueros y magos, así que Gowen decidió que la infantería asumiera una formación defensiva.

 

Si el enemigo estaba siendo imprudente, sería una tontería recibir esa loca carga directamente; por lo tanto, Gowen decidió ponerse a la defensiva.

 

Los goblins no mostraron signos de detenerse. De hecho, empezaron a moverse aún más rápido.

 

Cada aullido que gritaba parecía excitar aún más al ejército de goblins.

 

«¡Prepárense para el impacto! ¡Si pueden soportar este primer ataque, la victoria será nuestra!» Dijo Gowen mientras observaba la carga desconectada de los goblins acercándose.

 

«Arqueros, magos, ¡Fuego!»

 

Para debilitar un poco la carga del ejército de goblins, Gowen hizo que sus combatientes de rango les disparasen. En ese momento, las flechas volaron, y se lanzaron hechizos de agua y fuego.

 

«¿¡Qué!?»

 

Pero el que gritó sorprendido no fueron los goblins ni su rey, sino Gowen, el hombre que se había atacado a sí mismo.

 

Bendición de Viento del Cielo (Wind Shield)

 

Porque resonó un canto de sílfides, y se invocó un hechizo, protegiendo al ejército de goblins de la lluvia de flechas.

 

«¿¡Me estás diciendo que había elfos detrás de los goblins!?»

 

Gowen había calculado mal. Él no sabía ni esperaba que el ejército de goblins tuviera elfos entre sus filas.

 

El hecho de que hubiese otros enemigos además de los goblins provocó un ligero temblor en el mando de Gowen.

 

Lo peor fue que el elemento externo eran elfos.

 

Los fangs y los centauros que vio levantando esas nubes de polvo, él todavía podía entender en parte. Después de todo, fueron expulsados del mundo humano. Probablemente formaron una alianza a partir de su odio común por la humanidad.

 

Pero los elfos eran diferentes.

 

Aunque no se pararon como iguales de la humanidad, su larga vida y talento mágico les ha permitido integrarse en la sociedad humana. Eran una raza ya aceptada en el mundo humano, los elfos aventureros eran prueba de ello.

 

Pero esa misma raza se había confabulado con los goblins y ahora estaba mostrando sus colmillos.

 

«¡Malditos sean!» Escupió Gowen mientras sus ojos caían sobre sus soldados.

 

Ante la abrumadora presión del ejército goblin, el ejército de Gowen se demoró un poco en arreglar su formación, pero aún así lo hicieron a tiempo.

 

«¡Si están viniendo, entonces vengan! ¡Les mostraré cómo luchar en las llanuras!»

 

Los soldados de Gowen asumieron la formación cerrada. Ahora mismo, parecían un grupo de erizos.

 

«¡Caballería, avancen! ¡Pisoteen a la caballería enemiga, y luego formen un cóncavo alrededor de ellos! ¡Medio circulo completo servirá!» Dijo Gowen.

 

La caballería que esperaba en la parte de atrás partió.

 

«¡Por fin nos toca a nosotros! ¡Teñiremos esta tierra con su sangre!» Dijo el comandante del pelotón humano.

 

La caballería humana siguió adelante, su objetivo no era otro que los jinetes de Paradua.

 

«Voy a ordenar a todo el mundo que cargue» Dijo el Rey Goblin mientras empuñaba zweihander sobre sus hombros.

 

«Pero nuestras líneas son un desastre» Dijo Gi Za.

 

«Está bien. Le mostraremos a los humanos la diferencia en nuestra fuerza.»

 

«Bien» Dijo Gi Za con una sonrisa antes de volverse hacia Gi Do, «¡Gi Do! ¡Que los druidas se preparen! ¡Dispararemos en el momento en que la fuerza principal cargue!»

 

El Rey Goblin respiró profundamente.

 

Miró hacia delante mientras su pecho ardía por dentro.

 

«¡¡Todos los soldados, a la carga!!»

 

Al aullido del Rey Goblin, todo el ejército goblin devolvió el grito, frenéticamente.

 

———————————————————————————————————-

Traductor: Krailus

Índice