Goblin Kingdom Capítulo 160: La Batalla De La Colina De Piana I

Goblin Kingdom

Capítulo 160

La Batalla De La Colina De Piana I

El ejército occidental liderado por Gowen contaba con aproximadamente 1.700 hombres.

 

Fue a principios del mes de Toura que los goblins se encontraron con ellos.

 

El toque del viento aún era frío, las lunas gemelas todavía tenían ese pobre semblante del invierno, y las alas de Werdna (Diosa de las Tinieblas) cubrían a los que se escabullían.

 

«¡Los encontré!» El líder de la manada de lobos, Gi Gu Verbena, desenvainó su espada larga y su hacha mientras se reía ferozmente.

 

«¡Gran hermano!» Gu Big, Gu Long y Gu Tough gritaron, y luego enviaron a los mensajeros al rey. «Hazle saber al rey que hemos encontrado al enemigo.»

 

Reflejados en los ojos de los goblins que podían ver incluso en la oscuridad había un gran número de humanos que nunca habían visto antes.

 

Para los goblins, la noche no era diferente de la tarde. Podían ver claramente el campamento humano iluminado por las hogueras de vigilancia.

 

«Nu…» Gi Gu gruñó cuando recordó la vez que atacaron el campamento humano. En ese entonces los humanos usaban carros como cercas, pero esta vez, los humanos tenían una cerca bien construida e incluso un foso.

 

Las estructuras defensivas del campo no pueden ser muy robustas, ya que tiene que alojar a un ejército de 1.700 soldados, pero cuando Gi Gu pensó en lo difícil que fue la batalla anterior, no pudo evitar fruncir el ceño.

 

«Los humanos son realmente meticulosos.»

 

Según el plan del rey, estarían atacando los refuerzos humanos destinados a salvar la ciudad colonial.

 

Por eso Gi Gu esperaba que los humanos se asustaran. No esperaba que se tomaran su tiempo, ni que fueran a acampar.

 

«Si no hubieran acampado, estaba pensando en atacar, pero…»

 

Los goblins del sur que Gi Go lideró eran como mucho 500. Si siguiera las tácticas de guerrilla que el rey le había enseñado, sería posible, pero sólo si el enemigo tuviese una apertura.

 

«Vamos a intentar forzar su defensa, ¿De acuerdo?»

 

Gi Gu aprendió de su batalla con las hormigas asesinas que seguir adelante contra todo pronóstico podría suponer una gran carga para el ejército. Puede que a Gi Gu se le haya asignado el deber de vanguardia, pero no había perdido de vista su misión principal.

 

La noche era la hora de los monstruos.  Actualmente, el enemigo parecía estar aguardando su momento, por lo que no parecía prudente mostrarse despreocupadamente ante ellos.

 

«Envía a las bestias. Si el enemigo se mueve, ¡Ataca!»

 

Los domadores de bestias del sur criaban bestias peculiares. Los domadores de bestias de la Aldea Gi preferían criar dobles cabezas y triples jabalíes, pero los domadores de bestias del sur criaban bestias del sur. Por lo tanto, criaron bestias como el dino, elefantes con colmillos gigantes, o dinohuis, jabalíes con colmillos anormalmente desarrollados.

 

Además con el clima cálido del sur, las bestias del sur también eran más grandes.

 

Debido a que los goblins normales no podían convertirse en domadores de bestias en el sur. Los Raros eran la clase más baja que podía empezar en el camino de un domador de bestias.

 

«Pero Gran Hermano… El rey puede alcanzarnos» Dijo Gu Long.

 

Gi Gu se rió. «¡Genial! En ese caso, podremos mostrarle a Su Majestad un baño de sangre.»

 

«¡Gran Hermano es grandioso!» Alabó a Gu Long.

 

Gi Gu palmeó a los tres hermanos y luego empezó a dar instrucciones.

 

◆◆◇

 

La noche acababa de empezar, y las lunas gemelas que brillaban deslumbrantemente en el cielo nocturno tenían forma de media luna.

 

Mientras soplaban los aún fríos vientos de la noche, Gowen miró hacia la oscuridad de las alas de Werdna.

 

La vieja herida de su hombro le dolía mientras murmuraba, «Algo no se siente bien.»

 

Para alguien como Gowen, que era un viejo veterano, podía sentir la extraña inquietud en el aire.

 

Los exploradores que había enviado dijeron que nada estaba mal, pero que aún así sentía que algo no estaba bien.

 

«Tenemos que ir a ayudar a la ciudad colonial lo antes posible, pero… Esta presión, este sentimiento… ¿Podría ser?»

 

Las balizas de la ciudad colonial mostraban que la ciudad se mantenía bien.

 

Los ingeniosos goblins no fueron capaces de acercarse a Yuan.

 

Después de todo, la última batalla con los goblins realmente ayudó a que Yuan creciese. Ya no era el mismo niño débil que era entonces.

 

Tenía talento para empezar, así que después de un pequeño pulido, finalmente se ha convertido en un comandante decente.

 

—Pero el campo de batalla no es tan simple.

 

Gowen era actualmente el señor feudal occidental, un caballero sagrado, y un soldado famoso conocido como el Caballero del Brazo de Hierro. Pero cuando apenas comenzaba, no todo era fácil.

 

Perdería una batalla, sólo para perder la siguiente, pero fue al sobrevivir a esas batallas que Gowen gradualmente se hizo más fuerte.

 

Conseguir la victoria no era algo fácil.

 

Si sólo estuvieran luchando contra una horda normal de monstruos, Gowen no sería tan cauteloso y estaría honestamente contento por el progreso de su subordinado.

 

Pero el enemigo esta vez son esos goblins.

 

«¿Podría ser…? ¿Podría ser que los goblins planearon esto?»

 

¿Rodearon intencionalmente la ciudad colonial para eliminar los refuerzos y aplastarlos?

 

La ciudad colonial no caería fácilmente. Fue hecha específicamente para defenderse de los goblins, así que era algo natural.

 

«Así que se ahorraron la molestia de lanzarse contra la pared y decidieron atacar a la fuerza principal, ¿Huh?»

 

Una batalla de asedio no les convenía a los goblins.

 

Una batalla de este tipo se libraría normalmente con armas de asedio o a través de una ola interminable de recursos humanos.

 

Los goblins no podrían tener ninguna arma de asedio, así que no les quedaría otra opción que abrumarlos para derribarlos.

 

Cuanto más pensaba Gowen en ello, más convencido estaba. Los goblins deben haber abandonado la ciudad colonial y decidieron atacar a la fuerza principal.

 

«Me han engañado» Gowen rechinó los dientes al llegar a esa conclusión.

 

Si los goblins no vienen en la noche, pueden venir al amanecer. No, probablemente vendrán justo antes de que salga el sol.

 

«Pero… Esta es una buena oportunidad.»

 

Si los goblins iban a luchar contra ellos en esta llanura, entonces nada podría ser mejor. Después de todo, los humanos tenían la ventaja en las llanuras. No podrían perder.

 

Una leve sonrisa apareció en la cara de Gowen mientras pensaba en un plan para diezmar a la horda de goblins.

 

«Llevémoslos a la Colina de Piana.»

 

Después de pensar un rato, Gowen regresó a la tienda, donde estaban reunidos sus oficiales.

 

Tenía mucho que hacer.

 

◆◆◇

 

En las llanuras envueltas por la niebla matutina había una pequeña colina al oeste y un pequeño bosque al este que no era tan fácilmente distinguible.

 

En las llanuras, Gowen dio órdenes a sus oficiales para que se preparasen para partir.

 

Estarían moviendo sus fuerzas hoy como estaba previsto.

 

Ya se han hecho los preparativos para tratar con los goblins, para que puedan moverse con facilidad.

 

Los soldados doblaron sus tiendas de campaña y desmontaron las vallas, luego las metieron de nuevo en sus carros y las entregaron al pelotón de suministros.

 

Los soldados se turnaban para desayunar.

 

Sólo habían estado entrenando durante un año, pero se movían como agua fluyendo, como si supieran exactamente lo que había que hacer. Este fue el resultado de su entrenamiento diario y del liderazgo de Gowen.

 

«Comandantes, nos moveremos hoy según lo planeado. Recuerden mantener la calma en todo momento» Dijo Gowen mientras comía con los oficiales.

 

Los oficiales no comían de manera diferente a los soldados regulares. Comían el mismo pan duro y la misma carne seca que proporcionaba el pelotón de suministro.

 

Después de comer, el ejército occidental se alejó del bosque y subió la pequeña colina. Por supuesto, se aseguraron de vigilar el bosque mientras se movían. Cuando llegaron a la pequeña colina, Gowen ordenó al ejército que se moviera más al oeste, haciendo que el ejército se alejara directamente del bosque.

 

«Hmm… Sin duda se están tomando su tiempo» Se murmuró Gowen mientras observaba el bosque desde atrás.

 

El ejército occidental se movió con la caballería al frente, seguido por los carros, luego el pelotón de suministros, el pelotón mágico y, por último, la infantería bajo el mando directo de Gowen.

 

Gowen estaba tratando de atraer a los goblins escondidos en el bosque.

 

— ¡Miren! ¡Mi espalda está completamente expuesta!

 

Incluso cuando el pelotón de suministros de lento movimiento y el pelotón de magos cambiaron de rumbo, no había señales de ataque procedentes del bosque. No, había señales, pero se mantenían bajo control desesperadamente.

 

Los goblins eran cuidadosos. Viendo eso, Gowen no pudo evitar ponerse tenso.

 

Gowen había ordenado a la caballería que explorase el sendero. Ya fueron informados ayer por Gowen sobre lo que debían vigilar, específicamente emboscadas o cualquier cosa que pudiera obstaculizar al ejército, para que pudieran llevar a cabo sus órdenes con maestría.

 

«¡Informando! No hay señales de enemigos» Informó el mensajero.

 

Gowen asintió al informe del mensajero, y luego miró hacia la Colina de Piana.

 

Si uno mirara la colina desde el cielo, rápidamente se daría cuenta de que el terreno en la colina de Piana era como el de una ola. Subía una colina y venía otra. Las colinas estaban conectadas entre sí, formando una imagen como la de una ola. Ese terreno ondulado se extendía 7 kilómetros al este y al oeste.

 

Era el tipo de lugar que llevaría a uno a pensar que finalmente ha llegado al fondo, sólo para darse cuenta de que había otra colina esperando.

 

Era un lugar inadecuado para la batalla, pero Gowen lo eligió a propósito.

 

Los goblins no atacarían sin una abertura.

 

Y el hecho de que no lo hicieran sin una -como se comprobó anoche- demostró que había alguien inteligente entre ellos.

 

Gowen deseaba atrapar a ese goblin inteligente.

 

En este momento, él estaba diciendo: ‘¡Mira! Estoy expuesto. ¿No quieres un trozo de esto?’ Pero en el momento en que ese goblin muerda el anzuelo, Gowen lo destruirá a él y a todo su ejército.

 

Fue por eso que Gowen había estado dando la espalda al bosque.

 

Cuando finalmente bajaron de las colinas por segunda vez, llegó un informe.

 

«¡Ataque enemigo! ¡Los goblins están atacando por detrás!» Informó el mensajero.

 

Los labios de Gowen se curvaron en una sonrisa mientras miraba hacia atrás.

 

En la cima de la colina habían bestias y goblins moviéndose juntos.

 

«¡Caballería, díganles a los carros que se muevan! Ejecuten el plan» Dijo Gowen.

 

«¡Sí, mi señor!» Dijo el mensajero.

 

Gowen no se molestó en mirar al mensajero mientras daba órdenes a la infantería.

 

«¡Formación de Largo y Ancho!»

 

A instancias de Gowen, los comandantes de compañía y de pelotón movieron su infantería. Si uno mirara la formación desde atrás, vería que la formación del ejército occidental tenía la forma de un rectángulo.

 

«¡Mantengan la mitad de la longitud de una lanza entre ellos!»

 

Mientras Gowen daba órdenes, su mirada nunca abandonó el ejército de goblins que estaba bajando la colina.

 

«Nunca antes había visto a esas bestias, pero probablemente son variantes de los elefantes concha (derino). Y esos jabalíes de aspecto extraño son probablemente un pariente de los jabalíes triples.»

 

Gowen tranquilamente analizó a las bestias mientras seguía dando órdenes.

 

«¡Una fila, un paso a la izquierda!»

 

Era una orden extraña, pero los soldados la siguieron. La confianza y la adoración hicieron que las órdenes de Gowen fueran absolutas en sus corazones.

 

El ejército de goblins y bestias descendía de la colina con una coordinación que nadie esperaría de los monstruos. Cuando estaban a sólo 200 metros de distancia, Gowen disparó su arco a las bestias.

 

«¡Los objetivos son grandes! ¡Mantengan la calma y disparen!» Dijo el comandante del pelotón de arqueros.

 

Los arqueros sonrieron débilmente ante el chiste de ‘mantén la calma y dispara’. (Krailus: No sé si se perdió un chiste en la traducción o es una referencia a las imágenes de ‘Keep Calm And …’)

 

Con la tensión liberada, los arqueros pudieron disparar tranquilamente sus arcos.

 

Flechas llovieron sobre el ejército de goblins, pero aunque muchos de los domadores de bestias que cabalgaban sobre las bestias fueron derribados, la gran mayoría de ellos estaban bien.

 

Peor que eso eran las mismas bestias. Las bestias nunca olvidarían el dolor de estar cubiertas de flechas.

 

Las bestias hicieron oídos sordos a sus amos (domadores de bestias), y en su furia, cargaron contra los molestos humanos.

 

Pero los humanos estaban listos, su infantería blandió sus lanzas mientras esperaban a que las bestias llegaran a ellos.

 

«¡Primera fila, un paso a la izquierda!»

 

Los soldados de la primera fila se desplazaron hacia la izquierda.

 

Las bestias querían pisotear a los humanos, pero de repente, los humanos ante ellos desaparecieron, y lo que los saludó fue un camino cerrado por muros humanos.

 

Las bestias tipo dino y tipo jabalí nunca fueron hábiles para cambiar de dirección. Eso era aún más cierto para las bestias del sur, cuyos cuerpos eran más grandes que los de su contraparte de la Aldea Gi, lo que hacía que les resultase mucho más difícil cambiar de dirección.

 

A las bestias no les quedaba más remedio que seguir el camino que los humanos les habían preparado.

 

«¡Arrojad las lanzas! ¡Matad a las bestias!»

 

Detrás de la infantería, en la cima de la colina ligeramente elevada, estaba el pelotón de suministros.

 

Justo como Gowen había planeado, las bestias que bajaban de la colina fueron forzadas a entrar en el camino humano de Gowen, llevándolas hacia la colina, donde el pelotón de suministros armado con lanzas las estaba esperando.

 

«¡Arrojad!»

 

A instancias del comandante del pelotón de suministros, innumerables lanzas volaron hacia las bestias.

 

Reforzadas por la gravedad, las lanzas dibujaron una parábola en el aire y penetraron en ellas.

 

Su carne atravesada, su sangre fluyendo, y así las bestias enfurecidas fueron forzadas a arrodillarse.

 

Las bestias no se dieron cuenta a causa de su ira, pero habían sufrido innumerables heridas a lo largo del camino. La pérdida de sangre resultante minó su fuerza, impidiendo que se movieran más.

 

Cuando Gi Gu Verbena vio lo que les sucedió a las bestias, el furor le secó el cerebro y gritó con gran furia. «¡Bastardos! ¡Cómo se atreven a herir a mis lindos subordinados!»

 

Gi Gu sacó su espada larga y su hacha. «¡Mátenlos!»

 

«¡GURuoOOOAOO!» Los goblins gritaron en respuesta.

 

Los gritos de batalla de los goblins se solapaban mientras resonaban por las colinas.

 

«¡Arpías, informen al rey sobre este lugar!» Dijo Gi Gu a las arpías que volaban a su lado.

 

No se molestó en esperar una respuesta.

 

«¡Adelante!» Dijo Gi Gu mientras dirigía a los 3 Hermanos Gu y al resto de la horda del sur hacia el ejército humano.

 

Cuando se trataba de una carga, el ejército con el mayor impulso obviamente tendría la ventaja. Cuanto mayor sea el impulso, más fácil será destrozar al enemigo. Siguiendo esta lógica, la decisión de Gi Gu Verbena de atacar cuando el ejército humano estaba en el fondo no era ciertamente errónea.

 

La habilidad de Gi Gu Verbena ya quedó demostrada por el hecho de que esperaron pacientemente antes de atacar.

 

«Goblins tontos, dejad que os enseñe a luchar en las llanuras.»

 

Desafortunadamente, había una enorme brecha entre los humanos y los goblins cuando se trataba de luchar en las llanuras. Esa diferencia vino de la larga historia de derramamiento de sangre que resultó en el nacimiento de las tácticas y el movimiento del ejército.

 

«¡Pongan sus escudos en alto y detengan la carga! ¡Formación Cerrada!»

 

Tan pronto como Gowen vio a los goblins cargando, ordenó inmediatamente a sus hombres que cerrasen la formación y se agrupasen.

 

Esta fue la misma formación de erizo que ha usado innumerables veces durante la batalla en el bosque.

 

Los humanos se amontonaron, pero con sus números, tenían más que suficiente para recibir el ataque de los goblins. Para empezar, tenían la ventaja del número.

 

A pesar de la formación, Gi Gu y sus goblins no mostraron signos de detenerse.

 

Si fuesen humanos, seguramente se habrían ralentizado, marchado suavemente hacia el ejército de Gowen, y luego empezarían a intercambiar golpes, pero los goblins seguían cargando sin preocuparse por el mundo.

 

«Ese no es el goblin de antes» Dijo Gowen cuando vio a Gi Gu liderando la horda.

 

Este goblin no era la clase rey de antes. Éste era al menos dos tallas más pequeño que ese goblin y la presión que emanaba también era diferente.

 

¿Qué era exactamente esta horda de goblins?

 

¿Podría ser que la fuerza principal esté asediando la ciudad colonial? ¿Podría ser esto simplemente un complot para ganar más tiempo?

 

No, eso solo sería posible si los goblins tuviesen armas de asedio, pero la baliza que Yuan había encendido mostraba que todo iba bien.

 

Siendo ese el caso, podría haber otra horda de goblins.

 

«A pesar de todo, deberíamos acabar con el enemigo que tenemos ante nosotros rápidamente. ¡Esta es una buena oportunidad para aplastarlos!»

 

Cuando Gowen terminó su breve reflexión, las vanguardias de los goblins estaban a punto de chocar con los humanos agrupados.

 

«¡GURUuooOOA!» Gi Gu bramó un aullido mientras hacía volar la lanza de un humano y aplastó su escudo con su hacha.

 

Cuando los humanos se acobardaron, los tres hermanos Gu atacaron y golpearon con sus hachas a los humanos.

 

Aparentemente, la carga de una clase duque era demasiado grande para que la formación cerrada la pudiera manejar.

 

«Yo me encargaré del grande. La línea media retrocederá, pero el resto se moverá como lo planeamos.»

 

«¡Sí, mi señor!» Dijo el mensajero.

 

Los humanos mantuvieron su formación cerrada a pesar del agujero mientras intentaban retirarse gradualmente, pero la carga de Gi Gu no se lo permitió.

 

«¡Los humanos se están retirando! ¡Tras ellos!»

 

Gi Gu giró libremente su hacha y su espada, cortando sin piedad lanzas, escudos, brazos, piernas y cuellos.

 

Goblins se abarrotaron a través del agujero que Gi Gu había perforado. Poco a poco, ese pequeño agujero se hizo más y más grande. Era sólo cuestión de tiempo antes de que la línea media colapsara.

 

Los goblins fueron capaces de empujar a los humanos de vuelta a la línea media, donde Gi Gu luchaba, pero las otras partes del campo de batalla se encontraban actualmente en un punto muerto. Eso era porque las otras cargas no eran tan poderosos como los de Gi Gu. Como resultado, la formación cerrada de los humanos fue capaz de detenerlos, y los goblins y los humanos terminaron en una situación en la que se estaban empujando unos a otros.

 

Mirando todo el panorama, los goblins estaban claramente en desventaja.

 

Eso era aún más cierto si se tiene en cuenta lo poco que contaba esta horda.

 

Después de todo, era una batalla entre 500 goblins y 1.700 humanos.

 

No importaba cuánta resistencia tuvieran los goblins, no podían ganar contra un ejército que tenía más de tres veces su tamaño.

 

Pero esa fue precisamente la razón por la que Gi Gu decidió aprovechar el impulso de correr cuesta abajo. Su plan era confundir al enemigo con la horda de bestias, y luego seguir con una carga propia.

 

Desafortunadamente, la calma y la inteligencia de Gowen evitaron fácilmente esa situación.

 

Estaban al borde del colapso cuando la horda de bestias se cubrió de lanzas. El hecho de que Gi Gu todavía fuera capaz de forzar un punto muerto con su siguiente movimiento era lo mejor que podía pedir.

 

Gi Gu empezó a pensar en una forma de retirarse mientras atacaba.

 

Cuando la espada larga de Gi Gu se enterró en la armadura de un humano, aplastó el casco del hombre con su hacha, y luego miró a su alrededor.

 

— ¿Pero cómo?

 

Si vuelven a escalar por donde vinieron, los arqueros humanos los derribarán.

 

Una retirada después de una carga no era fácil.

 

Sin mencionar que actualmente se encuentran en un lugar donde las colinas se extienden por todas partes. Lanzas y flechas podrían caer desde lo alto de las colinas, y no podrían bloquearlas.

 

Fue aquí donde Gi Gu finalmente se dio cuenta de que fueron engañados.

 

Gi Gu apretó sus molares mientras agarraba con fuerza sus armas.

 

Su única gracia salvadora fue que fueron capaces de empujar la línea media.

 

Si pudieran romper esa línea, entonces también podrían romper las otras líneas.

 

Decidido, Gi Gu volvió a blandir sus armas.

 

«¡Adelante!»

 

Cuando el grito de Gi Gu resonó, los goblins que estaban en lo más profundo de la línea media lucharon más ferozmente.

 

Pero el aliento de Gi Gu no duró mucho, pues poco después, el sonido de los cascos llegó a sus oídos. Era la caballería y los carros que se habían adelantado.

 

Justo como Gowen les había ordenado, vinieron desde los flancos para rodear a los goblins.

 

«¡En este día, Lord Corseo será vengado! ¡Lanzas!»

 

La caballería blandió sus lanzas y atacó el flanco izquierdo de los goblins. Liderando la caballería estaba el joven líder de pelotón que Corseo adoraba.

 

«¡Adelante!»

 

Con los ojos rojos, el comandante del pelotón atacó con odio y sin dudarlo a los goblins. Sus subordinados le siguieron.

 

Era como si la tenacidad del difunto Corseo hubiese poseído al joven comandante de pelotón. Esa feroz carga fue suficiente para colapsar el ataque de los goblins.

 

Los goblins que fueron golpeados por la carga volaron en el aire, pisoteados bajo los cascos de sus caballos.

 

«¡Mueran, monstruos!»

 

Después de que la caballería colapsó el flanco izquierdo, corrieron alrededor y atacaron a la izquierda una vez más.

 

Viendo eso, Gi Gu intentó detenerlos. «¡Los de atrás, bloqueen la caballería! ¡Tiren sus lanzas!»

 

La táctica que Gi Gu había arraigado en su horda era la célula de tres hombres del rey. Un goblin para detener el ataque del enemigo, un goblin para derrumbar la postura del enemigo, y un goblin para acabar con el enemigo.

 

Han estado abrumando a sus enemigos hasta ahora de esa manera.

 

Por eso tenían que detener al enemigo. Desafortunadamente, el enemigo no era tan simple. El hecho de que pudieran hacer volar a los goblins mostraba que su fuerza no era normal.

 

Por eso Gi Gu tuvo que dar órdenes directamente.

 

«Gu Long, Gu Tough, Gu Big, ¡Les dejo este frente a ustedes! ¡Tienen que abrirse paso!»

 

«¡Sí, Gran Hermano!» Los tres goblins contestaron mientras luchaban ferozmente en la línea media.

 

Pensando que podía dejarles ese frente a ellos, Gi Gu se dio la vuelta, sólo para escuchar los gritos de Gu Tough justo después.

 

Cuando se volvió de nuevo, los tres goblins que habían estado luchando ferozmente hace un momento estaban todos en el suelo.

 

«Así que tú eres el comandante» Dijo un viejo caballero de pelo gris.

 

Gi Gu podía ver por el aura del caballero que no era un simple humano, así que rápidamente fijó su postura.

 

«¿¡Quién eres tú!?»

 

«Gowen Ranid.»

 

«¡Eres tú!»

 

Al darse cuenta de que el comandante estaba ante él, Gi Gu bramó y saltó sobre el caballero sagrado.

 

———————————————————————————————————-

Traductor: Krailus

Índice