Héroes y Demonios Capitulo 7: Arpias Parte 1

 

El sonido de fuertes pisadas resonaban por aquel pantanoso lugar, una figura se apreciaba envuelto por la cortina de niebla que comenzaba a desvanecer conforme el sol se alzaba atravesé de las montañas. La extraña figura comenzaba a dejarse ver conforme avanzaba, un yelmo que ocultaba su rostro, sus brazos cubiertos completamente y su pesado caminar que mostraba lo pesada y fuerte que era su armadura.

 

“Ya casi hemos llegado, sigan avanzando”

 

Una voz profunda entonces resonó desde el yelmo, el clima era frio por lo que su respiración debía ser notable al respirar pero ni eso escapaba de su peculiar armadura, si te dijeran que dentro iba un cadáver posiblemente lo creerías. En su hombro, una pequeña criatura envuelta en una especie de abrigo de animal se sujetaba con fuerza, debido al difícil terreno y a lo pequeño que era su cuerpo no seria capaz de seguirles el paso por lo que ir de esa manera fue la opción mas acertada.

*pum* fuertes pisadas detrás de el le seguían, estos eran los llamados hombres lagartos, cuerpos grandes con apariencia de reptil y equipados con armaduras cargaban de dos en dos unas enormes cajas atravesé del pantano en unos carruajes hechos específicamente para este terreno

 

-“Muy bien, esperen aquí y monten guardia hasta recibir nuevas ordenes”

 

Esta misteriosa criatura con todo su cuerpo oculto en una armadura es el actual rey demonio, un ser humano. Habiendo dado la orden de esperar, el sigue su camino mientras la niebla casi se ha desvanecido por completo.

 

“Es un gran grupo el que traés ahí”

 

Una voz surgió desde los alto de un árbol, el rey se detiene y observa la fuente. Este es lo que se conoce como una arpía, parece que había visto el grupo llegar desde lejos y ahora que se habían separado decidió mostrarse.

 

“Es una hermosa mañana ¿verdad? Mi rey”

-“Ciertamente una hermosa mañana”

 

No hubo respuesta ante la provocación de la arpía aunque tampoco parecía importarle.

 

“Síganme, les guiare hasta la casa de la líder”

 

Mientras caminaban, una aldea en lo alto de los arboles comenzó a mostrarse. Tenia cierta similitudes con las casas que hacen los elfos del bosque pero sin los puentes colgantes

 

“Por cierto que es ese extraño cachorro que llevás en los hombros”

“Que grosera, me llamo Shino, soy una elfa de magia oscura y acompaño al rey”

-“Señorita Arpia, supongo que no es necesario presentarme pero hasta qué punto sabían de mi llegada”

 

El plan inicial para el rey era avanzar primero localizar y convencer a las arpías de conversar amigablemente, después el grupo que lo acompañaba avanzaría al recibir las instrucciones de continuar sin ninguna amenaza.

 

“Nuestra líder recibió una revelación en un sueño, el nuevo rey vendría a vernos”

-“Ya veo”

 

Así que se adelantaron pensó el rey, aunque le habían ahorrado tiempo no le agradaba que trataran de ir un paso adelante siempre de él.

 

“Hemos llegado”

 

Observando alrededor se podía apreciar ciertas casas hechas de ramas o más bien eran algo que ellas llamaban casas pero que solo parecían ramas y hojas cubrían los árboles. Más adelante en un árbol un poco más grande se encontraba la casa de la actual líder de las arpías

 

-“Muy bien, un grupo espera por mis órdenes en la retaguardia. No hay necesidad de hostilidad pero si desenfunda sus armas significa que no es mi grupo ya que tienen órdenes de no provocarles”

“Entiendo, avisaré a los demás observadores”

-“Bien”

“Una última pregunta”

 

El rey se detiene justo antes de subir a la casa del árbol

 

“¿Como murió ella?”

 

El rey observa la expresión de la arpía que pregunta

 

-“Sin remordimientos, ella ya puede por fin descansar en paz”

“Me alegro”

 

Una sonrisita se formó en su rostro y aunque giró su rostro rápidamente podrías decir que una pequeña lágrima se deslizó entre sus mejías. Habiendo obtenido su respuesta extendió sus alas y comenzó a volar

 

Dentro de la Casa del Árbol

 

“Bienvenido su majestad y bienvenida pequeña”

 

Shino y el rey son recibidos por una arpía que se encuentra sentada en el suelo en medio de la habitación. Ningún asiento se ve alrededor, solo una mesilla en el centro

 

“Por favor adelante y tomen asiento. Mi nombre es Laira y soy la actual líder”

-“Un honor conocerla”

 

Habiendo dicho eso el rey avanza hasta el centro y se sienta al otro extremo de la mesa, Shino inmediatamente sigue su ejemplo y toma asiento a la par de él

 

-“Debo decir que es más hermosa de lo que esperaba”

“Mi raza no envejece, es nuestra fuerza la que nos abandona conforme pasa el tiempo. Puede que no lo aparente pero en edad soy la mayor aquí y es por eso que estoy a cargo”

 

El rey quería saber hasta qué punto los Gobernantes del Sueño le habían contado de que hacía ahí pero justo en este momento estaba dentro del juego de la líder arpía

 

“Les gustaría algo de comer? Tenemos una deliciosa carne que cazamos hace unos días y que estoy seguro que su majestad y compañía disfrutarían mucho”

 

A Shino le parecía un ofrecimiento normal después de todo el que estaba presente era el rey de las razas no humanas

 

-“Me temo que tendremos que rechazarlo”

“¿No cree que nuestra comida es digna?”

-“No creo que sea inteligente desperdiciar su valiosa comida en nosotros, no hemos venido aquí a causar problemas sino todo lo contrario”

“Pero tiene un ejército esperando afuera”

-“Mi objetivo es conseguir que las Arpías formen una alianza con el ejercito del rey demonio y a la vez conseguiremos algo que nos beneficie a ambos”

“Ya veo, si eso es todo lo que tenias que decir supongo que no hay necesidad de continuar esta charla”

-“Así que lo rechazás, veo que fue una perdida de tiempo”

 

El rey se incorpora nuevamente con la intención de marcharse

 

“¿No insistirás?

-“¿Acaso tiene sentido perder mas tiempo? Ustedes estarán solas hasta el final de los tiempos, morirán sin que a nadie les importe y sin que nadie las recuerde”

“Palabras grandes para alguien que vino desesperadamente a buscarnos”

 

Habiendo dicho esa Laira también se incorpora y les da la espalda.

 

“Si desde el inicio venias con tan poca determinación, jamás seremos tus aliadas”

-“Es mejor así, no me gustaría que en quien deposito mi confianza me traicione por las espalda y me entregue al héroe”

 

Un sobresalto vino de la Laira al escuchar eso y con una mirada molesta encara a rey

 

“¿Que sabés tu?”

-“Dime ¿de verdad crees que ella no lo sabia?

 

La expresión de la Laira cambio de molesta a sorprendida. Shino que solo estaba escuchando sin intervenir también se sorprendió al escuchar eso.

 

-“Ella sabia que habían dado a los humanos la ubicación de donde ella estaría así que hizo que Berz se apartara de su lado en ultimo momento”

“Callate”

-“Incluso sabiendo que la habían traicionado decidió ayudarles y dar su vida por ustedes”

“QUE TE CALLES, NO TENIA OPCION”

“Ustedes fueron arrogantes, creyeron que era ella la que las necesitaba pero en realidad nunca tuvieron un valor. No presumas un orgullo que ya no tienen”

 

Con esas palabras Laira había perdido por completo la fuerza para mantenerse de pie y cae de rodillas con lágrimas en los ojos y una sonrisa burlona en su rostro.

 

-“Al final perdieron mas de la mitad de las arpías mas jóvenes y a alguien muy preciado”

“Ellos nos prometieron jóvenes para nuestras chicas a cambio de información, y yo como la gran sabia arpía les creí, que ingenua fui al aferrarme tan desesperadamente en algo que carecía de sentido”

 

Laira ya no tiene la voluntad ni orgullo de levantar la mirada, afuera también habían arpías que escuchaban la conversación pero todas habían perdido el deseo de luchar.

 

“¿No crees que la diosa fue muy cruel al crearnos? Necesitamos a los varones humanos para reproducirnos pero ellos no nos necesitan a nosotras”

-“Fue un gesto de amabilidad para que el gran dios viera que no tenia hostilidad contra el”

“Y nuestra perdición, si vas a tomar la vida de alguien que sea la mía”

 

El rey se acerca tranquilamente a Laira y acaricia su cabeza

 

-“Ella cuido de ustedes aun sabiendo que le esperaba la muerte ¿quien soy yo para pisotear por lo que ella murió?”

 

Laira toma la mano y las acerca a su mejilla sintiéndose aliviada. Viendo esto el la acerca a su pecho la abraza

 

-“Has sufrido mucho, no necesitás contenerte. Deja salir tu miedo, tu dolor, tu frustración”

 

Escuchando esas palabras las lágrimas comenzaron a salir de su rostro como si ningún fueran a detenerse.

Índice