Goblin Kingdom Capítulo 153: Hormiga Asesina

Goblin Kingdom

Capítulo 153

Hormiga Asesina

 

Estado
Raza Goblin
Nivel 92
Clase Rey; Gobernante
Habilidades <<Gobernante De Los Hijos Demoníacos Del Caos>>  <<Alma Desafiante>>  <<Aullido Devorador Del Mundo>>  <<Maestría De La Espada A->>  <<Dominador>>  <<Alma Del Rey>>  <<Sabiduría De Un Gobernante III>>  <<Hogar De Los Dioses>>  <<Ojo Malvado De La Serpiente De Un Ojo>>  <<La Danza Del Rey Al Borde De La Muerte>>  <<Control Mágico Fluido>>  <<Alma Del Rey Berserk>>  <<Tercer Impacto (El Tercer Canto)>>  <<Instinto Del Guerrero>>  <<Bendición De La Diosa Del Inframundo>>  <<El Guiado>>
Protección Divina Diosa Del Inframundo (Altesia)
Atributos Oscuridad; Muerte
Bestias Subordinadas Kobold Superior Hasu (Lv77); Gastra (Lv20); Cynthia (Lv36); Rey Orco Bui (Lv82)
Estado Anormal Bendición De La Serpiente De Un Ojo; Protección de La Serpiente De Cabeza Gemela

 

Después de derrotar al oso rojo y recuperar el mineral, volvimos con David. Arrastrar el cadáver del oso rojo todo el camino hizo que el viaje fuera difícil.

 

«Bueno, yo nunca. Quién hubiera pensado que serías capaz de derrotar a esa cosa» Dijo David.

 

Fruncí las cejas.

 

«¿Sabías que ese monstruo estaba allí?» Le pregunté.

 

Si él lo sabía, entonces básicamente nos había enviado a mí y a su discípulo a morir. Pero, ¿Por qué? Prometí blandir mi espada por él, así que si quería que derrotara a esa cosa, podría haberlo dicho desde el principio.

 

No había razón para pedirme que acompañara a su discípulo.

 

«Bueno, pensé que podría haber un monstruo, así que te pedí que lo escoltaras. Al menos contigo cerca, pensé que volvería con vida» Dijo David.

 

Así que todo salió como él esperaba.

 

Supongo que pedirme que protegiera a su discípulo era más probable que aceptara que pedirme que matara a un monstruo que no conocía tan bien.

 

«Por lo que parece, parece que te has encontrado con algunos problemas, pero por eso mi discípulo también ha crecido» Dijo David.

 

El discípulo de David fue a su taller tan pronto como regresamos, sólo dando un saludo de despedida a David.

 

«Sus ojos han cambiado. Gracias» Dijo David.

 

«No hay necesidad» Dije.

 

Era una promesa después de todo.

 

Tampoco me molesté en perseguir el asunto de su petición.

 

Siete días después, un mensajero vino a mí con una carta y una gran espada.

 

En la empuñadura de esa espada estaba grabado el nombre: zweihander, la gran espada salpicada de llamas negras.

 

La espada era negra y forjada para ser fuerte. Su forma recta encarnaba su voluntad inquebrantable.

 

Sólo una frase fue escrita junto con la espada. Decía: Por favor, usa esto cuando pierdas tu arma.

 

Perdí mi arma durante la batalla con el oso rojo, ¿No?

 

«Kurt Bild Dash… Ese es el nombre del discípulo de David.»

 

Mi corazón se aligeró al pensar en un nuevo talento emergente.

 

◆◆◇

 

¡Gi Gu Verbena está luchando una dura batalla!

 

Cuando recibí ese informe, no pude evitar dudar de mis oídos por un momento. La jefa de los tarpidae, Fanfan, acompañó a Gi Gu a visitar a las hormigas asesinas en un intento de atraerlas como aliadas, pero en lugar de regalos, lo que nos visitó después fue un informe de una guerra difícil.

 

¿Sucedió algo inesperado? ¿Quizás eran más de los que se esperaban?

 

Desafortunadamente, por mucho que quisiera más información, las hormigas asesinas estaban demasiado lejos de la fortaleza.

 

… En cualquier caso, esta es una buena oportunidad.

 

Mientras pensaba eso, hice que el mensajero de Paradua diera mis órdenes.

 

«¡Ha comenzado una guerra en el sur! ¡Que Gi Gi Orudo reúna a sus bestias! ¡Entonces dile a Gi Dji Yubu que ha llegado el momento de usar a sus soldados!»

 

Pero eso no era todo…

 

«¡Gi Ji Arsil guiará a los goblins bajo su estandarte para dar paso a la fuerza principal! ¡Y Gi Ga Rax! ¡Dile que reúna sus fuerzas también!»

 

Es mejor ensayar antes de lo real, después de todo. ¿Qué mejor oportunidad para poner a prueba nuestro temple que en un combate en vivo? Además, los goblins reunidos debajo de mí son demasiado diferentes y nunca han tenido la oportunidad de trabajar juntos.

 

Como las hormigas asesinas son numerosas, haré que nos ayuden en este ejercicio de combate.

 

Reuní a los cuatro nobles y a un goblin caballero ante mí.

 

«Gi Ba, Gi Ii, Gi Uu, ¡Estarán siguiendo a Gi Dji Yubu!»

 

El brazo feroz, Gi Ba, el explorador, Gi Ii, el mago del agua, Gi Uu. Todos eran de la rara clase, pero todos eran diferentes entre sí.

 

Estos son los goblins que Gi Dji entrenó. Estoy deseando ver cómo han crecido.

 

Los goblins a su cargo entrenaron con células de tres hombres, luego pasaron a los kentors, y luego a los regiols.

 

Por lo general, los raros lideraban los kentors, mientras que los nobles lideraban los regiols. Los goblins han estado entrenando bajo este sistema desde hace tiempo, pero nunca hemos tenido la oportunidad de probarlo. Por fin, esa oportunidad ha llegado.

 

Hice que Gi Ji Arsil dirigiera su división de inteligencia para que trabajara como explorador y abriera el camino a la fuerza principal. La fuerza principal debe recorrer un camino lo más seguro posible.

 

«¿Llamamos al Gaidga y al Paradua también?» Preguntó Gi Ji.

 

«¡Diles que envíen lo que puedan en los próximos dos días!» Dije.

 

«¡Como ordenes!» Contestó Gi Ji.

 

Después de enviar a Gi Ji a su camino, llamé a los que quedaron atrás.

 

«Fei, ¿Puedo dejarte la fortaleza a ti?» Le pregunté.

 

«Por alguna razón, siento como si siempre hubiera estado recibiendo el palo más corto desde que dejé Forni» Se quejó Fei.

 

«No refunfuñes.» Sonreí irónicamente y lo golpeé ligeramente en los hombros.

 

«Sí, sí, lo entiendo. ¡Vete! ¡Déjame en paz! Ve a divertirte» Dijo Fei.

 

Me volví hacia Yellow. «En cuanto al resto, Yellow, te encargas tú y el viejo goblin.»

 

«Como quiera, Su Majestad» Dijo.

 

Podemos hacer nuestro movimiento ahora precisamente porque el este, el oeste y el norte no han hecho su movimiento.

 

Una vez que comience la guerra con los humanos, tendremos que poner todos nuestros esfuerzos allí.

 

Pero para poder tener esa guerra, primero debemos asegurar nuestro territorio y los territorios que lo rodean.

 

Necesito pensar en los demihumanos también, pero por ahora, tendré que priorizar a los goblins.

 

Es demasiado difícil abordar dos problemas al mismo tiempo, especialmente cuando estás luchando una batalla que no puedes perder. Es una pena que no tenga tanto talento para la guerra.

 

Incluso si puedo liderar a mis subordinados, estar en el frente hace que sea difícil ordenarlos.

 

Tendré que entrenarlos bien.

 

Pasamos un día preparándonos en la Fortaleza del Abismo, luego nos dirigimos hacia el sur.

 

La horda de goblins contaba con 400 goblins.

 

◆◆◇

 

Gracias a Gi Ji Arsil y sus goblins, llegamos al pueblo de Gaidga al sur después de un día. Tomamos las fuerzas de Paradua y Gaidga, y luego nos dirigimos hacia el sur.

 

Cuando llegamos a la región sur, Gi Ji regresó después de explorar para informarnos que Gi Gu estaba luchando aún más al sur. Parece que estaba luchando en las mismas fronteras del bosque y el desierto, donde estaba el hormiguero de las hormigas asesinas.

 

Pensé que los estaban rechazando en la batalla, pero parece que no era el caso.

 

«¿Están en su territorio?» Le pregunté.

 

«Sé que es difícil de entender, pero…»

 

El informe de Gi Ji era un poco vago, pero si las hormigas asesinas realmente tenían una manera de luchar contra los enemigos mientras los arrastraban a su propio territorio, realmente tendré que encontrar una manera de negociar con ellos. Es exactamente por eso que envié a Gi Gu y Fanfan.

 

Es evidente que las conversaciones han fracasado.

 

Sería mejor hacer esta guerra corta. Nos aseguraremos de que haya suficiente comida primero, y luego decidiremos rápidamente la batalla. Si la guerra dura demasiado tiempo, podría influir negativamente en nuestra próxima guerra contra los humanos.

 

Después de ordenar a mis subordinados que recogieran comida y a Gi Gi que colocara a sus bestias en la zona más lejana de nuestra formación, me fui a descansar.

 

La razón por la que tenía a las bestias colocadas más lejos de nosotros era para asegurarme de que no nos atacaran mientras dormíamos. Tenían narices superiores incluso a las nuestras, por lo que seguramente podrían saber cuándo viene un enemigo.

 

A medida que los goblins recogían comida y Gi Ji Arsil recogía información, fui comprendiendo poco a poco el estado actual de la guerra.

 

En efecto, había un hormiguero en las fronteras del bosque y del desierto, pero estaba al menos a un día de distancia en el desierto. Honestamente, es un poco difícil decir que todavía está cerca del bosque cuando en ese momento no se puede ver nada más que arena.

 

Los goblins del sur de Gi Gu se especializaron en la guerra en los bosques. Consiguieron derrotar a las hormigas asesinas antes porque lucharon en el bosque, pero cuando trataron de destruir el hormiguero esta vez, tuvieron que caminar bajo el calor sofocante del sol del desierto, sólo para ser recibidos por un ataque sorpresa de las hormigas asesinas. Parece que esa fue la razón de sus dificultades.

 

Hice uso de la información reunida por Gi Ji para localizar al enemigo y determinar nuestra distancia.

 

«Gi Dji Yubu liderará la vanguardia» Dije.

 

«Como ordene mi señor» Dijo Gi Dji Yubu, arrodillado.

 

La razón por la que le pedí que liderara la vanguardia era porque esta batalla era esencialmente para ayudar a Gi Gu. Gi Gi y su horda de bestias o Gaidga y sus feroces goblins seguramente tendrían dificultades para cooperar con Gi Gu y sus goblins del sur.

 

En cuanto a Gi Ga Rax y su horda de ‘goblins heridos’ y Paradua con sus jinetes de bestias, su poder probablemente no sería capaz de igualar la fuerza bruta de los números de las hormigas asesinas.

 

Por supuesto, los ‘goblins heridos’ y los Paradua tienen sus propias especialidades como la tenacidad y la flexibilidad, pero de cualquier manera, no me siento cómodo con ellos en el escenario principal esta vez.

 

Por eso decidí usar a los nuevos soldados de Gi Dji.

 

«Jinetes de Paradua, cabalgarán por los flancos de Gi Dji» Dije.

 

«¡Levantamos nuestras lanzas por el rey!» El joven cacique, Hal, dijo mientras levantaba su lanza hacia el cielo.

 

«Gi Gi, Rashka, y Gi Ga, deben estar en espera. Esperen mis órdenes» Dije.

 

Rashka no estaba muy contento con la espera, pero sin embargo cumplió.

 

«No pongas esa cara» Le dije a Rashka. «Tu papel es importante. Es esencialmente, el equipo de limpieza. Puedes esperar mucho.»

 

«Si tú lo dices» Dijo Rashka, asintiendo con los brazos cruzados.

 

Ahora bien, creo que ya es hora de que corramos las cortinas.

 

◆◆◇

 

Gi Gu chasqueó la lengua y volteó los ojos mientras veía colonias de hormigas asesinas salir de todas partes en el desierto.

 

«Lord Fanfan, ¿¡Aún no has terminado!?» Demandó Gi Gu.

 

«Lord Gi Gu, ¿No sabe que no hay que apresurar a una dama? Fanfan ya se encuentra apresurada como está» Dijo Fanfan.

 

Ellos han estado recibiendo un ataque sorpresa tras otro, y aparentemente, la razón de ello fueron los túneles subterráneos de las hormigas asesinas.

 

De un vistazo, el lugar no se veía diferente de cualquier otro lugar aparte de la abertura en forma de peñasco, pero de repente salieron hormigas asesinas arrastrándose de la arena.

 

Con un campo de batalla como ese, era natural que Gi Gu lo pasara mal.

 

Actualmente, Fanfan estaba buscando cuándo saldrían las hormigas de estos túneles escondidos.

 

Gi Gu quería evitar lidiar con los interminables enjambres de hormigas asesinas sin prepararse, así que tuvo que confiar en Fanfan para averiguar cuándo y de dónde vendrían.

 

Ser capaz de entender los movimientos de la tierra era una de las mayores habilidades de los tarpidae, que se les conocía como la ‘garra más dura’.

 

«Ya vienen. Cinco hormigas desde la derecha y desde atrás. Están a 20 pasos a la derecha y a 10 pasos de la parte de atrás.»

 

10 segundos después, tal como ella predijo, salieron del suelo hormigas asesinas, pero desafortunadamente para ellas, hachas y lanzas estaban esperando para saludarlas.

 

Desafortunadamente, Fanfan era sólo una persona. Por eso Gi Gu y sus goblins han progresado muy lentamente.

 

Pero era mucho mejor que luchar a ciegas.

 

«Esto es malo, un gran enjambre se está acercando» Dijo Fanfan.

 

Tan pronto como Gi Gu oyó eso, chasqueó la lengua y llamó a sus hombres.

 

«¡Prepárense! ¡Van a venir de todas partes!» Dijo Gi Gu.

 

Los tres hermanos goblins que Gi Gu entrenó levantaron sus voces apresuradamente.

 

«¡Prepárense! ¡Prepárense!» Dijo Gu Long.

 

«¡Vienen desde abajo! ¡Desde abajo!» Dijo Gu Big.

 

«¡Desenvainen sus armas!» Dijo Gu Tough.

 

«50 hormigas asesinas desde atrás y desde la izquierda» Dijo Fanfan.

 

Gi Gu chasqueó la lengua. «¿¡Nos han engañado!?»

 

La clase duque, Gi Gu Verbena, calculaba en su mente.

 

A este paso, los guerreros que el rey le había dado serán aplastados.

 

La fatiga a la que se han visto sometidos desde que salieron del bosque no ha sido poca cosa.

 

Sin nada que bloqueara la luz del sol, el propio día les quitó su fuerza y el calor abrasador de la arena les hizo sentir como si estuvieran caminando sobre brasas calientes.  Incluso encontrar algo para beber no era fácil por aquí.

 

A este ritmo, seguramente serían aniquilados.

 

El desierto del sur era rico, pero no tenían un suministro interminable de guerreros. Llevaba tiempo entrenar a un guerrero.

 

Pero el rey le dio una orden. Las hormigas debían obedecer o ser aniquiladas.

 

No estaba seguro de cómo informaría al rey de que tampoco era capaz de cumplir, pero sin más remedio, se decidió a sí mismo y desenvainó su espada larga.

 

«¡Ya que han pasado por todo el esfuerzo de salir, enviaremos sus cabezas como regalo a su alteza!» Gi Gu pisó el suelo y animó a sus subordinados.

 

«Oh, hay otros 400 que vienen de atrás» Agregó Fanfan de repente.

 

«¿¡Qué!?» Escupió Gi Gu. «400… ¡Quemadlo todo!»

 

Si era imposible ganar, no tendría más remedio que retirarse.

 

Desafortunadamente, 400 hormigas estaban bloqueando su camino de retirada.

 

«¡Vayan! ¡Vamos a romper por la parte de atrás!» Ordenó Gi Gu.

 

Como mínimo, lideraría a su horda y abriría un camino de retirada.

 

«Ah, pero…» Fanfan pretendió intentar discutir.

 

Ella no mintió. Después de todo, en realidad eran 400.

 

Cuando las nubes de arena se despejaron, una gran horda de repente apareció a la vista, pero había algo raro. Para empezar, las hormigas asesinas no necesitaban despejar las nubes de arena.

 

Los goblins entrecerraron los ojos en un intento de ver a pesar de la cegadora luz del sol. Poco a poco, las figuras de esa gran horda fueron apareciendo.

 

«¡Eso es!» Exclamó Gi Gu.

 

«Refuerzos» Dijo Fanfan tranquilamente como si lo hubiera sabido todo el tiempo.

 

Gi Gu se volvió hacia Fanfan con ojos de reproche.

 

«¡Deberías haberlo dicho desde el principio!» Él reprendió.

 

«Oye, todo lo que dije fue el número. Nunca dije que fueran enemigos.

 

«Además, Fanfan no es muy buena con las cosas que caminan en el suelo» Dijo.

 

«¡Arghhh!» Gi Gu chasqueó su lengua por enésima vez, y luego se volvió hacia el que lideraba sus refuerzos.

 

Era un goblin vestido con una armadura y empuñando una lanza. Lo más probable es que fuera Gi Dji.

 

«¡Gi Dji Yubu y sus soldados han venido! ¡Levántense y peleen goblins! ¡No podemos perder cara aquí!» Dijo Gi Gu con un aullido mientras conducía a los goblins del sur a luchar contra el enjambre de hormigas asesinas.

 

Habiendo sido atrapadas en medio de un ataque de pinzas, las hormigas asesinas de atrás se extinguieron en un abrir y cerrar de ojos.

 

Gi Dji y Gi Gu se alegraron de ver al otro a salvo.

 

«Su seguridad por encima de todo, Lord Gi Gu» Dijo Gi Dji.

 

«Lo siento, y gracias. Aún así… Seguro que te tomaste tu tiempo para venir» Dijo Gi Gu.

 

No sólo vino el ejército de Gi Dji, sino también el Paradua. Se distinguían de los goblins por sus bestias jinete, por lo que cualquier goblin podía decir instantáneamente si uno era de Paradua o no.

 

«Su señor ha ordenado que extingamos a las hormigas asesinas del sur» Dijo Gi Dji.

 

«¿¡Qué!?» Exclamó Gi Gu.

 

«Lord Gi Ji Arsil informó de las dificultades de su batalla, y así, en el temor de su alteza de perder a uno de sus hombres más valiosos, dio esa orden» Explicó Gi Dji.

 

«Qué vergüenza… Debo agradecer al rey. ¿Puedes llevarme hasta él?» Preguntó Gi Gu.

 

Gi Dji asintió. «El rey quiere que te retires por el momento. ¿Será eso aceptable?»

 

«Con las cosas como están, no se puede evitar» Dijo Gi Gu.

 

Aunque los goblins pisotearon a sus enemigos, el desierto les quitó mucho. Era mejor dejar que los goblins del sur descansasen primero, y luego unirse a la lucha cuando volviesen a estar saludables. Por lo tanto, Gi Gu no se quejó de la voluntad del rey.

 

«Fanfan también irá» Dijo Fanfan.

 

«Es mi culpa, está bien si voy solo» Le dijo Gi Gu a Fanfan, quien aparentemente se había puesto detrás de él sin darse cuenta.

 

«Estoy harta del calor» Se quejó Fanfan. «Quiero descansar en el bosque fresco.»

 

«… Haz lo que quieras» Dijo Gi Gu, sin molestarse en detener a Fanfan, quien tampoco se molestó en ocultar sus verdaderas intenciones.

 

Después de eso, los goblins llamaron a los tarpidae para pedir refuerzos y la batalla se inclinó mucho a su favor.

 

El rey goblin usaba ‘cebos’ para atraer al enemigo y rápidamente lo aplastaba con la abrumadora cantidad de goblins.

 

◆◆◇

 

Gracias a la gente de Fanfan pudimos llegar al hormiguero de las hormigas asesinas. Desde lejos, no parecía más que cualquier otra roca, pero en realidad era un agujero gigante. Era lo que se llamaría una mazmorra.

 

El pasaje era estrecho, por lo que no sería posible enviar un gran ejército. Por eso decidimos enviar sólo a los fuertes.

 

Rashka, por supuesto, tenía que irse, siendo el más ansioso de los goblins. Gi Gu Verbena también iría, ya que quería limpiar su nombre de su reciente vergüenza. Gi Ji Arsil serviría como explorador. Gi Ga Rax, también, ya que insistió en que tenía que ser él quien me protegiera. Y por último, Fanfan y yo, a la cual arrastré a la fuerza. En total, éramos unos 50 los que entramos en el hormiguero.

 

Dejé a Gi Dji Yubu y a Hal para que vigilaran afuera. Con los tarpidae trabajando a su lado, podían provocar continuamente al enemigo y dispersar sus fuerzas.

 

Los interiores del hormiguero eran mucho más grandes de lo esperado. También había mucha luz.

 

El pasaje se hizo grande probablemente para facilitar el transporte de la presa capturada. La luz también se proyectaba hacia el interior desde arriba, manteniendo el lugar bien iluminado.

 

Las hormigas asesinas nos atacaron de forma natural en el camino, pero Rashka no hizo mucho esfuerzo con ellas.

 

Espero que no se impaciente y acabe destruyendo el hormiguero…

 

A medida que descendíamos por el hormiguero, su número fue en aumento, algunos de los cuales eran guerreros de su propia especie. Hormigas del ejército, que poseían poderosos caparazones y mandíbulas. Sin embargo, fueron golpeados sin piedad por Rashka.

Gi Gu Verbena y la élite de sus goblins del sur formaron células de tres hombres mientras luchaban junto a Rashka.

 

Después de descender 10 niveles, finalmente logramos capturar a la reina hormiga.

 

Rashka estaba a punto de aplastarla, pero Fanfan lo detuvo.

 

Los guardias de la reina fueron asesinados y ella misma estaba siendo inmovilizada, pero Fanfan habló con ella.

 

En lo que a mí respecta, sus gemidos no eran más que ‘gemidos’, pero aparentemente, Fanfan podía entender esos gemidos.

 

Fanfan empezó a hacer extraños gritos para conversar con la reina. Después de un tiempo, me llamó.

 

«Su Majestad, las hormigas están dispuestas a obedecer siempre y cuando les den comida. Además, obedecerán aún más si se trata mejor a Fanfan» dijo Fanfan.

 

Esa última parte era obviamente una mentira, pero ella merecía ser recompensada, así que lo dejé pasar. Sobre todo porque no quería destruirlas, sino que quería su cooperación.

 

«Ya veo… Entonces, Fanfan, ¿Quién quiere ser tratada mejor, qué es lo que quieres?» Le pregunté.

 

«Eh, ¿En serio? ¡Wow, Su Majestad, es usted tan amable! Entonces, por favor, coge el bolso de Yushika—» Dijo ella.

 

«Rechazado» Dije secamente.

 

«¡No es justo! ¿No dijiste que me tratarías mejor? Fanfan piensa que no es bueno mentir» Dijo Fanfan.

 

Pero eso no tiene nada que ver con mejorar tu tratamiento, sólo es burlarse de la gente.

 

«Bueno, está bien. Si eso no es bueno, entonces a Fanfan le gustaría que los elfos le dieran prioridad al envío de papel» Dijo Fanfan.

 

«¿Oh? Por mí está bien, ¿Pero para qué los usas?» Le pregunté.

 

«He estado escribiendo un libro últimamente. Fanfan es buena tanto en literatura como en dibujo» Dijo.

 

«Muy bien entonces. Hablaré con Fei sobre ello» Dije.

 

«¡Sí! ¡Gracias, Su Majestad!» Dijo ella.

 

Después de eso Fanfan habló con la reina durante mucho tiempo. Le dejé la reina a ella, y volví a subir para prepararme.

 

Todavía falta el liderazgo de las clases nobles y superiores.

 

El enemigo esta vez era débil, por lo que fueron capaces de tratar con ellos sin problema, pero esto no va a funcionar… Tendré que hablar con Gi Dji y los demás sobre esto.

 

— 57 días para la guerra con los humanos.

 

◇◆◆◇◇◆◆◇

 

El nivel de Rashka ha subido.

 

76 => 81

 

El nivel de Gi Gu Verbena ha subido.

 

1 => 20

 

◇◆◆◇◇◆◆◇

 

———————————————————————————————————-

Traductor: Krailus

Índice