A Kingdom Of Unfortunates – Volumen 1 – Capitulo 13

Capitulo 13 – Como destruir un Imperio – Primer Paso

Noveno día de la Séptima Luna, Día de la Luna Roja,  Año 300513

Karbogh pronto había llegado al límite del distrito interior y aunque el control era obligatorio, aquí parecía ser mucho más rápido y laxo que en los demás.

Mientras estaba en la fila esperando a ser admitido una patrulla del Segundo Ejercito se cruzaba en medio del gran camino de piedra, como cualquier camino dentro de territorio confederado este era de excelente calidad, después de todo los 4 minotauros y 20 Semi-Troll marchaban sin ninguna dificultada sobre él.

Una patrulla del Segundo Ejercito estaba compuesta por 1 oficial, normalmente de la raza Dragonewt , 4 minotauros o pequeños gigantes y 100 soldados de infantería pesada, normalmente pertenecían a los Semi-Troll, Hombres lobo, Onis, Demonios menores y orcos. Los humanos tenían poca o nula participación en varios ejércitos de Legados.

Karbogh reconoció a uno de los orcos de la patrulla, su nombre era Gkur Gnor, pertenecía una antigua familia que databa del origen de la confederación, con una gran tradición militar, en su familia todos estaban involucrados de alguna manera con el ejército, incluso su hermana menor quien actualmente era una estudiante de la Quinta Academia.

Debía decirlo ella era bastante hermosa, a pesar de la creencia popular de aquellos que no han tenido contacto directo con los orcos, estos eran bastante bien parecidos.

 

Por un momento tuvo el impulso de saludarlo. Dudo unos segundos antes de desistir por completo, Gnor estaba cumpliendo su deber, no debía ser distraído mientras lo hacía.

La fila se movió rápido, en menos de un cuarto de hora había logrado pasar exitosamente al primer distrito. Desde la entrada del quinto distrito o distrito exterior, hasta el segundo distrito había demorado alrededor de 2 horas. No había tomado desvíos ni se había parado en ningún momento y gracias a que los caminos estaban construidos con el “Salón de los Confederados” como eje central. Mientras caminaba a buen ritmo por uno de los 4 caminos principales observaba sus alrededores para encontrar alguna diferencia con la última vez que estuvo allí, pero no encontró ninguno.

Seguían siendo las imponentes edificaciones de color rojo y gris por todos lados.

Mientras más se acercaba al centro de la ciudad, menor era la cantidad de soldados y patrullas que podía ver, pero quienes se encontraban allí eran de un nivel similar, pero sin duda alguna cualquiera de ellos podría destrozarle por la cantidad de experiencia que necesitaban para colocarse como guardias dentro del distrito interior, después de todo allí era donde se encontraban muchos de los edificios gran importancia para la ciudad y la Confederación, tales como Almacén Confederado de Reserva, donde había una inmensa cantidad de alimentos que eran conservados y utilizados en tiempos de crisis, El Complejo de Forja, donde estaban los herreros estatales quienes se encargaban de mantener a todo el ejército guarnecido además de mantenerse investigando para el desarrollo tanto del ejercito como de las ciudades.

Otro institución que se encontraba aquí era la central Confederada de Vigilantes, las Elites entres las Elites del ejército.

Aunque el edificio más importante, en palabras de su padre, y por lo tanto el más custodiado era la Biblioteca del Origen, Un enorme edificio de más de 10 pisos y un enorme deposito subterráneo. Aunque en varias zonas dentro de los distritos residenciales había bibliotecas públicas, todos los libros allí expuestos eran copias, los originales eran guardados, restaurados, estudiados y conservados dentro de la Biblioteca del Origen. Allí  había libros y registros que databan del tiempo anterior al Primer Imperio y por ende anteriores a los libros escritos por Wang Kun Huang, el llamado Gran Maestro.

La razón por la que debían guardar y proteger estos, es porque muchos reinos e imperios consideran al Gran Maestro el inventor de la escritura, por ende cualquier texto anterior a él era considerado un Tabú y destruido con tal de mantener al Wang Kun Huang en lo más alto posible.

Aunque no había podido leer el total de libros contenidos dentro del edificio, sin lugar a dudas su conocimiento era muy amplio, después de todo pasaba un total de 10 horas dentro de la biblioteca estudiando junto a varios de sus hermanos menores bajo la tutela de su padre.

Cuando la imagen de su padre cruzo por su mente apuro el paso, ciertamente no deseaba verlo enojado.

En menos de 3 minutos se encontraba frente al edificio que funcionaba como el Salón de Legados. Su forma era similar a la del Partenón utilizado por un antiguo imperio de otro mundo.

Sin siquiera detenerse a admirar la majestuosidad de la estructura entro a paso rápido mientras buscaba la figura de su padre, cerca de la puerta principal del Salón Central.

De inmediato lo encontró, se encontraba sentado con un libro en sus manos, en cuanto estuvo frente a él, se levantó de su asiento y cerro el libro en sus manos.

Su largo cabello carmesí estaba como una enorme trenza que llegaba a su espalda baja. Estaba vistiendo las ropas que normalmente llevaba, un gambesón completo.

En cuanto estuvo frente a frente con su padre se estremeció, daba miedo, tal como en sus recuerdos le daba una sobrecogedora sensación de estar a punto de ser devorado. La dura mirada en sus ojos junto a sus 3 metros de altura le tenía paralizado.

Ciertamente su padre era imponente.

Aun después de años de entrenamiento junto a él y familiarizarse junto a sus hermanos, tanto su padre como sus hermanas mayores, las gemelas Nenia y Menia, le daban la misma sensación de incomodidad.

“Karbogh, tu nueva misión es la Princesa Yrileth de Reino Meredico”

Un tanto aturdido tomo un conjunto de hojas que su padre le extendió.

“Debes lograr que se convierta en la Reina, bajo cualquier costo, el tiempo límite son 2 años, tendrás apoyo total de la Confederación”

Su padre continuo hablando mientras Karbogh leía las hojas de información recopilada hasta el momento del Reino Meredico, su actual rey Leonido Teloc´Sar, y los dos príncipes, Marcurio y Mercenio, pero la situación de la Tercera princesa, Yrileth, no era buena.

“Dentro de unos días llegara a Namida una delegación Meredica dirigida por el mismo rey, junto a él vienen tanto el primer príncipe como el segundo y la tercera princesa. Es en esta reunión donde hare que destaques”

La tercera princesa no era popular en la corte real ni tenía un gran apoyo de los ciudadanos en el Reino, siendo la hija de la difunta Primera Reina su relación con sus hermanas no era buena y aunque se llevaba muy bien con el Segundo Príncipe, no era suficiente para tener algo apoyo de los nobles del país. Más aun su tío no la apreciaba y estaba actualmente en malos términos con su hermano por motivo de su existencia.

Pero aun con todo eso ella no podía ser usada por que tenía el apoyo y el amor del mismo Rey.

Sinceramente que ella subiera al trono era una misión muy difícil que no solo podría poner al reino en un estado de Guerra Civil, sí que también pondría la Republica Saarin como una posible involucrada y detractora de Yrileth.

Manteniendo la calma reflexiono un momento y analizo la información a su disposición. Ciertamente este desarrollo únicamente pondría beneficios en la Republica y en un lugar que a él le causaba tanto inquietud como aversión.

“Padre, puede sé que el objetivo de todo esto es el Santo Imperio Jovnor?”

Su padre, el máximo líder de la confederación endureció ligeramente su mirada, mientras su expresión era alegre y llena de orgullo.

“Ciertamente has aprendido bien… en efecto… Todo este alboroto es para obtener una causa justa para iniciar una guerra contra los Jovnor, si deseas saber por qué este es el momento de preguntar, si tienes alguna duda de cómo acercarte a la princesa este también es el momento de preguntar, en el momento que cruce por esa puerta al Salón de los Legados, toda mi ayuda como tu padre será cortada y solo podre apoyarte como un Legado”

Karbogh suspiro ligeramente mientras solidificaba su determinación.

“¿Cuál motivo eligió el Consejo para iniciar una guerra con el imperio?”

Su padre no desvió la mirada, ni se mostraba reacio, en cambio su expresión brillaba, ciertamente este era un hombre que disfrutaba de la guerra.

“Un dios”

En este momento la expresión de Karbogh se endureció, este era un tema muy delicado del que hablar dentro de los territorios Confederados, si alguien era encontrado con algún símbolo religioso o trataba de predicar en nombre de algún dios, ciertamente los Soldados Confederados harían desaparecer a tal persona problemática.

“Acaso el Imperio alberga el alma de un antiguo dios?”

Negando con su cabeza, su padre dijo algo con una voz irritada, completamente diferente a la alegre expresión que tenía hace algunos momentos.

“Más que eso, ellos encontraron el Alma de Relseus y actualmente su religión está creciendo a un ritmo alarmante, no podemos dejar que algo como ese hijo de puta este suelto una vez más. Esta vez definitivamente lo matare y consumiré su alma.”

Karbogh no dijo nada más, ya no importaba quien, que o cual era su objetivo, si Relseus era el objetivo de todo esto con gusto el aceptaría y lograría su misión.

Después de todo, muchos años antes de la Caída del Rubí, Relseus le dio su lagrima dos humanos, con el objetivo de que maten a todos los otros dioses que la habían capturado y quedar ella como el único y verdadero dios.

Pero esto causo que ambos sufrirían la persecución de las restantes 16 Iglesias, y de los dioses mismo, llevándoles a una vida miserable.

Aquellos quienes se les fue confiado el mundo murieron envenenados y abandonados mientras eran cuidados por dos niños que eran sus hijos, a quienes en su lecho de muerte y sufriendo del “Devorador de almas” les entregaron sus Lágrimas, otorgándoles el poder para escribir su propio destino.

…………………………………………………………………………………………………………………………………

??? Día de la ??? Luna, Año 300???

Dentro de una oscura cueva en lo profundo de una mazmorra se encontraba una hermosa mesa de color blanco puro, con cientos de grabados de brillo azulado, eran gravados hechos con sangre y mana líquido

Acostado encima de esa mesa había un cuerpo que ya había sido cortado, unido y destripado miles de veces.

En su rostro aún faltaban las orejas y el ojo derecho, había 9 cuernos sobre su cabeza, su brazo derecho tenía los músculos expuestos y su inexistente pierna derecha estaba siendo constantemente regenerada a un ritmo muy lento.

En una esquina de la habitación se encontraba una mujer joven, completamente cubierta con una túnica, en sus manos sostenía un ojo de la pupila de tres colores.

“Excelente, únicamente unas piezas más mi querido y podremos finalmente poner fin a este estúpido mundo.”

Decia la joven mientras una siniestra sonrisa maligna apareció en su rostro.

En ese preciso momento un demonio menor con forma de lobo entro en la habitación.

“Mi señora, hemos encontrado el alma de otro dios antiguo”

“Es más poderosa que la que tenemos actualmente?”

Pregunto la joven.

“Ciertamente, de hecho está ganando poder, una iglesia se está erigiendo en su nombre.”

La joven hizo su sonrisa aún más pronunciada.

“A que dios pertenecía?”

“Relseus”

………………………………………………………….

Discúlpenme por el enorme retraso, tengo una muy valida excusa, varias de hecho, una es mi apendicitis, otra son los finales, otra es una muela rota y la ultima es una gran cantidad de trabajo que surgió de la nada. Bueno como sea, dentro de 9 capítulos lineales mas y 3 Intermisiones se terminara el primer Volumen. Se que es una novela corta, pero es mi mas apreciada historia y espero que pueda disfrutar tanto como yo cuando la escribo.

Pido opiniones y criticas para poder mejorar cada día. Para aclarar algo, los Intermisiones van a girar en torno a 3 Personajes, Merry y su Oni-chan, a quienes ya conocieron, y la desafortunada aventurera Nel.

Índice