Goblin Kingdom Capítulo 149: Movimiento Aliado

Goblin Kingdom

Capítulo 149

Movimiento Aliado

 

Estado
Raza Goblin
Nivel 72
Clase Rey; Gobernante
Habilidades <<Gobernante De Los Hijos Demoníacos Del Caos>>  <<Alma Desafiante>>  <<Aullido Devorador Del Mundo>>  <<Maestría De La Espada A->>  <<Dominador>>  <<Alma Del Rey>>  <<Sabiduría De Un Gobernante III>>  <<Hogar De Los Dioses>>  <<Ojo Malvado De La Serpiente De Un Ojo>>  <<La Danza Del Rey Al Borde De La Muerte>>  <<Manipulación Mágica>>  <<Alma Del Rey Berserk>>  <<Tercer Impacto (El Tercer Canto)>>  <<Instinto Del Guerrero>>  <<Bendición De La Diosa Del Inframundo>>  <<El Guiado>>
Protección Divina Diosa Del Inframundo (Altesia)
Atributos Oscuridad; Muerte
Bestias Subordinadas Kobold Superior Hasu (Lv77); Gastra (Lv20); Cynthia (Lv36); Rey Orco Bui (Lv82)
Estado Anormal Bendición De La Serpiente De Un Ojo; Protección de La Serpiente De Cabeza Gemela

 

En un giro inusual de los acontecimientos, los enanos koro me visitaron en la fortaleza. Aparentemente, la búsqueda de mineral de hierro negro en la cueva ha ido bien, así que decidieron forjar un prototipo de arma. Su visita de hoy fue para mostrarme ese prototipo.

 

“Rey de los Goblins, os presento…” El representante koro enano inclinó su cabeza mientras me presentaba respetuosamente una espada larga.

 

Era una hoja lustrosa con su equilibrio perfectamente alineado en el centro.

 

“Bien hecho. ¿Cuántas puedes hacer en un día?” Le pregunté.

 

Los enanos hablaban entre ellos, y luego el representante se volvió hacia mí frunciendo el ceño mientras se inclinaba. “Desafortunadamente, no podemos hacer más de dos al día.”

 

Dos espadas, eso era demasiado poco. Pero considerando el proceso de fabricación y el número de herreros enanos koro, dos espadas es probablemente lo máximo que podrían hacer.

 

De hecho, cuando piensas en sus circunstancias, en realidad es mucho.

 

“En ese caso, forja un arma todos los días y usa el resto del tiempo para enseñar a los centauros y a los Ganra tu arte.”

 

Si los centauros y los Ganra aprendieran a forjar, el número de armas que podríamos producir también aumentaría.

 

Mientras el mineral -el combustible, por así decirlo- pueda mantener el ritmo, el número de armas producidas debería aumentar enormemente.

 

“Si tienes alguna petición…”

 

Los enanos koro inclinaron su cabeza y prometieron cooperar.

 

Les estaba pidiendo que entregaran sus secretos, no había manera de que aceptaran con gusto. Afortunadamente, la escuela de los elfos resultó ser un cebo atractivo.

 

A los enanos koro nunca se les ha dado la oportunidad de entrar en la escuela de los elfos, por lo que estaban dispuestos a cerrar los ojos ante la pequeña desventaja en la que incurrirían al enseñar a los Ganra y a los centauros.

 

“Espero ansioso su trabajo.”

 

Cuando dije eso, los despedí y le di la bienvenida a Gilmi.

 

“Ha pasado un tiempo, Su Majestad. He venido a informar de la finalización de la baliza que ha pedido que se construya.”

 

Los Ganra eran los más hábiles entre los goblins, así que ordené a su héroe, Gilmi Fishiga, que me construyera una baliza que nos avisara cuando el enemigo está atacando.

 

“¿Cómo está?” Le pregunté.

 

“Era difícil ver desde la Fortaleza del Abismo, así que construí otra en el pueblo de Ganra. Mis disculpas por actuar por mi cuenta” Dijo Gilmi.

 

Le había pedido que la construyera en la cueva donde vivió Gi Go, pero aparentemente era difícil de ver desde aquí.

 

Pensar que fue capaz de determinar el propósito detrás de la baliza y fue capaz de tomar medidas para alcanzar esa meta, como se esperaba de Gilmi, es de hecho alguien en quien se puede confiar.

 

“Lo has hecho bien. Confiaré en Ganra para los días venideros” Alabé.

 

“Haremos cualquier cosa si es por el rey” Contestó Gilmi.

 

Mientras veía a Gilmi marcharse, el siguiente goblin que apareció ante mí fue el goblin al que había permitido construir un pueblo, el antiguo domador de bestias, Gi Gi Orudo.

 

Aparentemente, algo ha ido mal, porque sus cejas estaban arrugadas.

 

Gi Gi se arrodilló ante mí. “Mi señor, por favor escuche la petición de éste, Gi Gi Orudo.”

 

Aparentemente, las hembras se negaron a acercarse a su aldea por miedo al hedor que provenía de las bestias que había traído.

 

Para remediarlo, Gi Gi pensó que si podía criar a las niñas goblin en su aldea desde el principio, se acostumbrarían a ello y no le temerían.

 

Las bestias eran sin duda una nueva adición, por lo que las hembras de los goblins que no estaban familiarizadas con ellas deben haber estado estresadas. Como resultado, no nacía ningún niño en su aldea. La petición de Gi Gi es razonable.

 

“Muy bien. Debo haberte molestado mucho por no darme cuenta. Puedes llevarte a 10 niñas contigo” Le dije.

 

Gi Gi inclinó emocionado la cabeza y se retiró.

 

Por fin pude tomarme un respiro.

 

◇◆◇

 

Cuando Ra Gilmi Fishiga regresó, solicitó una audiencia con la Princesa Narsa. Aunque todavía es una clase rara, la Princesa Narsa era la jefa de Ganra Village y la amiga de la infancia de Gilmi.

 

Gilmi estaba profundamente en deuda con el padre de la Princesa Narsa, Gilan, así que siempre la cuidó.

 

“He cumplido la misión del rey, así que he regresado” Dijo Gilmi.

 

Aunque eran amigos de la infancia, la Princesa Narsa sintió algo más que el amor fraternal por el venerado héroe, Gilmi, pero escondió esos sentimientos en su interior mientras se inclinaba generosamente ante él.

 

“He oído que lo hiciste espectacularmente. Bien hecho” Dijo la Princesa Narsa.

 

Gilmi transmitió lo que el rey le había dicho. Cuando levantó la cabeza, miró hacia los influyentes goblins de Ganra.

 

El jefe, la princesa Narsa; el guerrero, Ru Rou; y el recientemente ascendido goblin, Re Roen.

 

Estos tres goblins procedían de familias diferentes, cada uno de los cuales era responsable de la producción y fabricación de los arcos para goblins.

 

Un goblin llamó de entre estas personas influyentes, era el goblin hábil en la fabricación, Re Roen.

 

“Así que los enanos koro nos enseñarán el método para forjar el hierro, pero ¿Cómo escogeremos quién aprenderá entre nosotros?”

 

Esa era una pregunta que apuntaba a Gilmi y a la Princesa Narsa.

 

La princesa Narsa pensó durante un momento antes de contestar. “No quiero ser parcial, que cada familia envíe dos goblins.”

 

La Princesa Narsa suspiró aliviada cuando vio a Gilmi asentir con la cabeza, y luego miró hacia atrás a estos influyentes goblins.

 

Cuando vio a Roen y Rou inclinando sus cabezas, concluyó la reunión.

 

Después de la reunión, los dos amigos de la infancia pasaron un tiempo juntos.

 

Hablaron de varias cosas, como el estado de los territorios circundantes, la tendencia en la corte del rey y otras cosas que consideraron dignas de preocupación al decidir el curso futuro de Ganra.

 

“Es la orden del rey, tenemos que obedecer” Dijo Gilmi.

 

Actualmente, hablaban de la dedicación de Ganra a la construcción de flechas de piedra y armaduras de cuero.

 

“El rey nunca deja de sorprenderme. Parece como si siempre estuviera pensando un paso por delante de nosotros… Por eso, toda nuestra preparación fue en vano” Dijo Narsa con un toque de soledad en su voz.

 

Gilmi la corrigió. “No, probablemente no será el caso.”

 

Los ojos curiosos de Narsa incitaron a Gilmi a continuar.

 

“La producción de armadura de hierro llevará algún tiempo. No será posible equipar a todos los guerreros con ellos en la fecha fijada por el rey. Además, la armadura de hierro es pesada y difícil de usar” Dijo Gilmi.

 

Para Ganra, que era responsable del apoyo desde la espalda, las armaduras de cuero, más ligeras y fáciles de manejar, eran mucho más preferibles.

 

“¿¡Quieres decir!?” Narsa exclamó con una sonrisa al darse cuenta de lo que Gilmi quería decir.

 

“Incluso con los enanos koro y los Ganra trabajando juntos, la demanda de armaduras de cuero debería mantenerse alta por un tiempo. La decisión de la princesa no fue un error” Dijo Gilmi.

 

Era la primera orden que la princesa Narsa había dado para ayudar al rey. Naturalmente, se alegró de que no fuera para nada.

 

Al verla feliz, Gilmi también sonrió. Al mismo tiempo, decidió sondear las intenciones del rey después de ver el progreso del equipo de hierro.

 

◇◆◇

 

La famosa jefa de las arpías, Yushika, presentó una propuesta al cuerpo colectivo demihumano conocido como las “Ocho Banderas”.

 

Después de que el rey solicitara la construcción de posadas, de repente se me ocurrió la idea de conectar los distintos pueblos con carreteras.

 

Según su propuesta, su raza buscará la ruta más corta desde los cielos, mientras que los centauros, los rizalat (long-tailed) y los minotauros limpiarán el bosque y transportarán la madera. Una vez despejado el camino, los tarpidae (mud-scales), las araneae y los papirsag (shell tribe), serán los encargados de construir la carretera, mientras que los fang y los goblins se mantendrán en guardia.

 

Yushika ardía con pasión mientras intentaba persuadir a las tribus. Esa seria apariencia suya era realmente diferente a su usualmente lánguida apariencia.

 

“¡El comercio entre nuestras razas explotará si lo conseguimos! ¡Nuestro país progresará a pasos agigantados!”

 

Gurfia, cuyos sueños terminaron prematuramente, y Daizos, que se sacrificó para pagar a los elfos. No había mejor momento que hoy si querían hacer realidad los sueños de sus difuntos camaradas, persuadió Yushika.

 

Persuadidos por su fervor, los Ocho Banderas decidieron construir los caminos. Los construirían desde el cuartel general de los goblins hasta la aldea de los elfos. Era una tarea enorme.

 

“Estás trabajando duro” Dijo una voz.

 

Cuando terminó la reunión, alguien se lo dijo a Yushika. Cuando se dio la vuelta, notó que se trataba de la araneae, Nikea.

 

Fue su raza la que se alió primero con los goblins, y también fue ella la que estuvo a la vanguardia en la guerra de unificación de los elfos.

 

“¿De verdad?” Yushika le dijo a su amiga, haciéndose la tonta.

 

Nikea preguntó con énfasis: “¿Te ha influenciado el Rey Goblin?”

 

“Tal vez”. Yushika sonrió irónicamente y Nikea se la devolvió. “Pero es verdad que es para la gloria de mi raza y las Ocho Banderas…”

 

“Estás haciendo esto por nuestros difuntos amigos, ¿No?” Preguntó Nikea.

 

Yushika intentó deshacerse de ella riéndose, pero luego se quedó en silencio y empezó a hablar de un viejo amigo. “Estoy seguro de que Daizos se sentiría molesto si estuviera vivo.”

 

Nikea estuvo de acuerdo. “Suficiente para arrepentirse de la muerte.”

 

Los dos sonrieron irónicamente, luego Nikea se excusó y se fue.

 

“Arrepiéntete, Daizos. Porque ahora que te has ido, no puedes hacer nada más que mirar” Dijo Yushika, criticando a su viejo amigo. Pero aunque sus palabras parecían agudas, no había ni una pizca de mala voluntad en ellas.

 

◇◆◇

 

El gran pueblo elfo del oeste, Gastair. Era un pueblo gobernado por el viejo Falun, un elfo brillante que no perdía ni ante el famoso y heroico Shure de Forni.

 

Los elfos estaban en medio de la realización de su gran proyecto, la escuela de los elfos.

 

En el pasado, la escuela de los elfos sólo había acogido a estudiantes de las diversas aldeas de los sílfides, sin abrir ni una sola vez sus puertas a las otras razas, pero por sugerencia de Falun, eso había cambiado.

 

Demihumanos, enanos koro, elfos e incluso goblins estaban siendo aceptados.

 

El propio Falun estaba a cargo de la gestión de la escuela. En ella enseñaban todo tipo de materias como lengua, geografía, historia, matemáticas y magia.

 

Falun personalmente escogió a los maestros de los elfos y el material didáctico de las bibliotecas de los elfos.

 

A excepción de las comidas, con las que los estudiantes tenían que lidiar, la escuela fue extremadamente generosa y servicial, llegando incluso a proporcionar una habitación para cada estudiante.

 

Además, incluso los propios estudiantes podían decidir cuánto tiempo estudiarían. Era realmente el mejor ambiente para estudiar.

 

Cualquiera que viera el pueblo de los elfos por primera vez encontraría que sus pueblos natales son inferiores, con su llamativa civilización, las flores floreciendo, y la suave luz del sol que hacía brillar hasta las salpicaduras de agua.

 

“Esto es increíble, Kuzan…”

 

La pequeña enana koro, que acompañaba a Kuzan, abrió bien los ojos en cuanto vio la aldea. Mientras tanto, la otra enana koro se quedó sin habla mientras miraba a la gran aldea de los elfos.

 

Incluso en comparación con Forni y Symphoria, la gran aldea de elfos de Gastair estaba a una legua por encima. Después de todo, el viejo Falun había dedicado su vida a levantar Gastair, convirtiéndolo en el pueblo más próspero incluso entre los sílfides.

 

Si incluso los propios elfos podrían quedar estupefactos, ¿Qué más de las otras razas?

 

“Han llegado. Bienvenido” Dijo el viejo Falun al dar la bienvenida a estos estudiantes de intercambio, empezando por Kuzan.

 

“¡Me llamo Kuzan! ¡De la Fortaleza del Abismo!”

 

Comparado con las dos enanas koro que se habían perdido en su asombro, Kuzan fue capaz de responder adecuadamente a Falun.

 

“Soy Falun Gastair. Seré responsable de todos en los días venideros. Es un placer conocerlos a todos ustedes” Dijo Falun.

 

“¡El placer es nuestro!” Los estudiantes respondieron.

 

Mientras Falun guiaba a los estudiantes, la vida escolar de estos jóvenes estudiantes finalmente había comenzado.

 

—152 días hasta la guerra con los humanos.

 

———————————————————————————————————-

Bueno, aquí vienen otros 4 capítulos más, recuerden que estos capítulos extras son para compensar las semanas que no subí nada.

Los capítulos no son iguales a como siempre ya que hay un nuevo programa de edición para los capítulos (El cuál no me gusta, si se lo preguntan) y por eso los párrafos están más pegados de lo normal, pero aparte de eso no debería haber ningún problema, si hay alguno no duden en avisarme y ahí veo como lo arreglo.

Bye bye.

Traductor: Krailus

Índice