Goblin Kingdom Capítulo 147: Salida

Goblin Kingdom

Capítulo 147

Salida

 

Estado
Raza Goblin
Nivel 72
Clase Rey; Gobernante
Habilidades <<Gobernante De Los Hijos Demoníacos Del Caos>>  <<Alma Desafiante>>  <<Aullido Devorador Del Mundo>>  <<Maestría De La Espada A->>  <<Dominador>>  <<Alma Del Rey>>  <<Sabiduría De Un Gobernante III>>  <<Hogar De Los Dioses>>  <<Ojo Malvado De La Serpiente De Un Ojo>>  <<La Danza Del Rey Al Borde De La Muerte>>  <<Manipulación Mágica>>  <<Alma Del Rey Berserk>>  <<Tercer Impacto (El Tercer Canto)>>  <<Instinto Del Guerrero>>  <<Bendición De La Diosa Del Inframundo>>  <<El Guiado>>
Protección Divina Diosa Del Inframundo (Altesia)
Atributos Oscuridad; Muerte
Bestias Subordinadas Kobold Superior Hasu (Lv77); Gastra (Lv20); Cynthia (Lv36); Rey Orco Bui (Lv82)
Estado Anormal Bendición De La Serpiente De Un Ojo; Protección de La Serpiente De Cabeza Gemela

 

Dentro del país de los “caballeros sagrados”, sólo siete han alcanzado la cúspide.

 

Cada uno de estos siete tenía sus propias peculiaridades, pero todos eran lo suficientemente fuertes como para que no pudieran ignorarse el uno al otro.

 

El Caballero de la Destrucción, Zelkov; el Caballero del Brazo de Hierro, Gowen; el Caballero de las Tormentas, Gulland; el Caballero de las Espadas Gemelas, Vald; el Caballero Destripador, Sivara; el Caballero de los Ojos Agudos, Jize y el ya difunto Caballero Veloz como el Rayo, Gene Marlon.

 

Un hombre loco amado por los dioses, un viejo veterano acostumbrado a la guerra, una existencia cumbre entre aventureros, un viajero del este… Su origen y propósito eran tan variados como sus personalidades, pero había una cosa que tenían en común, ellos tenían la paz de la patria en sus manos.

 

A sus espaldas cargaban a los soldados que lideraban y a los innumerables ciudadanos que protegían.

 

Por supuesto, ellos conocían bien este hecho, y fue por eso que el Rey Ashtal los nombró caballeros sagrados y les dio el honor y la riqueza que correspondía a la de los guardianes del reino.

 

“… No me gusta.”

 

Los instintos animales de Gulland estaban vibrando.

 

No sabía por qué, pero por alguna razón, ese comerciante que estaba molestando a Reshia no estaba en ninguna parte.

 

Cuando Gulland dejó su asiento, salió del salón de baile y salió afuera, para caminar bajo el cielo tranquilo del dios de la noche iluminado por la luz roja de la diosa de la luz de la luna.

 

Los sonidos de la fiesta se hicieron cada vez más lejanos mientras caminaba, y luego escuchó algo.

 

Ese algo llamó la atención de Gulland.

 

Era el sonido de la hierba rozando; el sonido de la voz de una persona siendo sofocada con fuerza. Para alguien como Gulland, acostumbrado a la tranquilidad del nevado campo de batalla, el castillo era irritantemente ruidoso.

 

Sus oídos afilados por el combate, Gulland caminó hacia la fuente de ese sonido.

 

“Oh, qué cruel, mi querida santa, qué cruel… ¿Cómo pudiste herir el frágil corazón de este?” Ese molesto mercader de hace un rato dijo con la respiración entrecortada mientras se acercaba a Reshia, quien estaba siendo retenida por un hombre cubierto de negro, quizás la escolta del mercader.

 

El hombre de negro se dio cuenta de los pasos de Gulland, pero el mercader lo ignoraba.

 

El mercader extendió sus manos hacia Reshia, acariciando sus delgadas mejillas que eran tan suaves como la arcilla.

 

“Ahh… Ahh…” El hombre gimió.

 

Mientras sus manos acariciaban las mejillas de Reshia como una babosa, el deseo se apoderó de él, y saltó para abrazarla, pero—

 

“Ya basta, escoria” Una voz resonó repentinamente detrás de él, provocando que se congelara.

 

Cuando se dio la vuelta, sus ojos casi se le caen de las órbitas cuando vio a Gulland parado detrás de él con los brazos cruzados.

 

“¡M-M-M-Mátalo! ¡Sigmund!” El mercader ordenó.

 

El guardia negro inmediatamente tiró a Reshia y sacó su daga.

 

Cuando Reshia cayó al suelo, inconsciente, Gulland chasqueó la lengua.

 

“En qué lío innecesario me he metido.”

 

Mientras Gulland murmuraba para sí mismo, el guardia negro blandió su hoja contra la garganta de Gulland.

 

“Hmph” Dijo Gulland con arrogancia mientras esquivaba la espada del guardia negro por la anchura de un pelo.

 

Al mismo tiempo, cogió los brazos del guardia negro, impidiéndole moverse.

 

“Débil” Dijo Gulland.

 

Sin espacio para correr, el puño de Gulland descendió libremente sobre el hombre.

 

Ni siquiera había una señal de que Gulland estaba a punto de hacer un movimiento. Solo golpeó su puño como una bestia atacando a su presa, haciendo que el guardia negro volase contra una pared.

 

Sin salida, el guardia negro agarró su propia armadura.

 

“¿Qué estás…?” Preguntó Gulland cuando el guardia negro de repente le arrojó su armadura, haciendo que su visión se alejara del guardia negro por un momento.

 

Cuando miró de nuevo al guardia negro, todos los rastros de él desaparecieron.

 

“Escapó…” Murmuró Gulland, y luego se volvió hacia el mercader.

 

“E-Eeek…” El mercader gritó mientras los ojos de Gulland se clavaban en él.

 

Gulland noqueó al mercader y luego los cargó a él y a Reshia.

 

“… Qué dolor” Se quejó Gulland.

 

“¡GAU, GUUUU!” Gastra ladró cuando Gulland entró en la habitación de Reshia, pero Gulland lo ignoró y dejó a Reshia en su cama antes de irse.

 

“… Lord Caballero Sagrado, huh” Dijo Gulland mientras se ponía innecesariamente sentimental, entonces cerró la puerta detrás de él y se sentó frente a ella.

 

No tenía ganas de volver a la fiesta, así que pensó que podría esperar aquí en el silencio del dios de la noche.

 

Gulland cerró los ojos.

 

◆◆◇

 

El informe de Gi Ji Arsil había llegado finalmente.

 

Las murallas de la fortaleza humana tenían 10 km de largo. Era tan largo que no pude evitar preguntarme de dónde y cómo se las arreglaron para conseguir toda esa piedra en tan poco tiempo, pero lo más sorprendente fue la altura de las paredes.

 

Las paredes tenían más de 3 metros de altura. Además, la gente podía caminar sobre él.

 

Eso significaba que las paredes no sólo eran largas y altas, sino también gruesas.

 

Debe ser seguro asumir que las paredes del castillo están dispuestas en círculo. En cuanto a lo que hay dentro, probablemente son instalaciones defensivas o una ciudad.

 

Según el informe, también había cosas similares a escudos colocados cerca de la salida que conducía al territorio humano.

 

Probablemente están destinados a obstruir la visión de uno y detener un ataque, pero eso es algo en lo que hay que pensar en otro momento. Ahora mismo, debería centrar mi atención en la fortaleza humana.

 

Los humanos han ido mucho más allá de mis expectativas.

 

Muros de 3 metros de altura junto con varias instalaciones defensivas. Atacar la fortaleza humana no parece una tarea fácil.

 

Más allá del bosque hay una llanura. Puede que haya una o dos colinas, pero no debería haber nada más alto que la fortaleza humana.

 

“Un golpe de escudo ante nosotros, huh.”

 

¿Debemos capturarlo a pesar del costo? ¿O simplemente deberíamos ignorarlo?

 

Para empezar, mi objetivo no es capturar la fortaleza sino derrotar al reino humano.

 

Los pueblos humanos no deberían ser todos tan grandes.

 

“Shumea, hay algo que quiero preguntarte” Le dije.

 

Shumea ha estado entrenando con Felbi desde que se recuperó.

 

“¿Hmm? ¿Sobre las aldeas humanas?” Preguntó, perpleja.

 

“El informe de Gi Ji llegó hace un rato. Aparentemente, hay una gran fortaleza justo enfrente de la fortaleza.”

 

“Probablemente sea una ciudad colonial” Dijo Shumea.

 

¿Oh? Parece ser famoso.

 

Las cosas finalmente tuvieron sentido después de escuchar la explicación de Shumea. Parece que estas llamadas “ciudades coloniales” son las bases que los humanos construyen para iniciar una invasión. Con esto trabajando con la ciudad detrás, es ciertamente una amenaza.

 

Pensé que era un escudo, pero resulta que en realidad es una lanza para arrastrarnos a una guerra de desgaste.

 

Sería genial si los humanos pudieran pelear entre ellos, pero obviamente eso es demasiado para esperar. Después de todo, están todos unidos como una sola raza luchando contra los monstruos.

 

Sin mencionar que la persona que los dirige es ese general. No puedo esperar que cometan muchos errores.

 

En ese caso….

 

No tendremos más remedio que tomarlos por sorpresa por detrás.

 

Tenemos que usar algo inesperado, algo en lo que no han pensado, un método más allá de su imaginación más salvaje…

 

… Desafortunadamente, no se me ocurre nada. La bendición de la diosa de la sabiduría no es algo que viene sólo porque uno lo quiera. Bueno, me tomaré mi tiempo.

 

Tendré que sacar esa tarjeta para reunir información y robarles una marcha.

 

“Shumea” Le dije.

 

“¿Qué pasa, jefe?” Preguntó ella.

 

“¿Quieres salir del bosque?” Le pregunté.

 

Shumea me miró con cara de asombro, luego me puso una cara difícil y dijo: “Por favor, no hagas preguntas difíciles.”

 

“No es realmente difícil, sin embargo. ¿Quieres ir o no?”

 

“Seguro que lo hace parecer simple, jefe. Espero que no hayas olvidado que soy una esclava.”

 

“Antigua esclava” La corregí.

 

Shumea se rascó la cabeza. “Bueno, sí, pero… ¡Maldita sea! Honestamente, ¡De verdad quiero salir! Pero, es sólo que… ya sabes… ¿Algo de miedo?”

 

Al principio, emocionada, luego mansa como un cordero. Incluso Shumea parecía avergonzada de lo cobarde que estaba actuando, ya que se le veía un rubor en las mejillas.

 

“Hmm…”

 

Según ella, los esclavos que han perdido a su amo se convertirán en esclavos de quien los atrape, por lo que tendremos que hacer algo con respecto a su identidad de esclava.

 

“Estará bien siempre y cuando te demos un nuevo amo” Le dije.

 

“E-Espere un momento, jefe. Los goblins no servirán” Dijo.

 

Naturalmente, pero al menos, lo está entendiendo. Bien, eso hará que esto sea rápido.

 

“Obviamente, sobre todo porque el propio maestro también necesitará alguna identificación” Le dije.

 

“Bueno, sí, ¿Pero tienes a alguien así?” Ella preguntó.

 

“Sí, la única pregunta es si esa persona estará de acuerdo o no. E incluso si esa persona está de acuerdo, es probable que la fortaleza no descanse tranquila sabiendo en quién estamos poniendo nuestras esperanzas. Pero después de eso, todo dependerá de ti” Dije.

 

“Le debo mucho, jefe, así que no se preocupe. Definitivamente puedes contar conmigo” Dijo Shumea mientras se reía.

 

Ahora, todo lo que queda es elegir al maestro.

 

Después de enviarle un mensajero, finalmente apareció ante mí.

 

“¿Hablas en serio?” Preguntó ella.

 

Sí, no era otra que Pale Symphoria. La luz verde que se reflejaba en los árboles del bosque la iluminó a ella y a Selena mientras me miraban.

 

Cuando se trataba de medicinas secretas curativas, ser bañado en luz era bastante efectivo.

 

“Sí” Asentí.

 

Pale se quedó en silencio.

 

Mentiría si dijera que no tengo mis dudas. No era como Gi Ga y los otros que me han jurado fidelidad. Tampoco era alguien como Shumea que no podía traicionarme debido a sus circunstancias.

 

Los demihumanos y los elfos podrían ser nuestros aliados en esta guerra contra los humanos, pero sus posiciones eran muy diferentes entre sí.

 

“No entiendo… No eres tonto. Seguramente, debes darte cuenta de que te traicionaré” Dijo Pale, sorprendiendo a Selena.

 

Habiendo dicho eso directamente a mi cara, no pude evitar sonreír irónicamente.

 

“Los elfos no serán suficientes para encadenarme” Dijo ella.

 

“Me imaginé que ese sería el caso” Dije.

 

“¿Entonces por qué?” Preguntó de repente, y yo le respondí honestamente.

 

“¿Crees que lo que sabes puede hacernos daño?” Le pregunté.

 

“Eso es….”

 

“Los seres humanos pueden tener una perspectiva más amplia debido al conocimiento que poseen. Es, por lo tanto, el deber de un rey dar a uno la oportunidad de verificar la verdad” Dije.

 

Perpleja, Pale preguntó. “¿Me estás diciendo que me estás dando tiempo y oportunidad?”

 

Esta mujer, Pale Symphoria, no era alguien que se volteara a mi lado tan fácilmente, pero después de venir aquí a esta fortaleza, ella ha empezado a cambiar. Después de todo, ella ha visto nuestra forma de vida. Eso solo es suficiente para cambiar la única verdad que ha sostenido todo este tiempo… No somos monstruos.

 

Me encantaría saber qué pensó cuando se dio cuenta de eso, pero aunque probablemente no estaba al nivel de Felbi, debe haber causado un cambio radical en su perspectiva.

 

Voy a usar esto como una oportunidad para atraer a este genio a mi ejército.

 

“Confiado, ¿No?” Dijo ella.

 

Yo le respondí sonriendo.

 

Es una apuesta arriesgada, pero no puedo esperar a que sus sentimientos cambien naturalmente.

 

Pale, no sé si realmente no lo has notado o simplemente estás fingiendo ignorancia, pero….

 

Cuando peleaste conmigo en el campo de batalla en ese entonces, estabas sonriendo.

 

Eres más feliz cuando lideras un ejército en una batalla de vida o muerte.

 

No sé si es la caza de monstruos lo que te divierte o el tener poder a tu alcance, pero a pesar de todo, te he elegido a ti.

 

“Por supuesto, si te niegas, no hay nada que pueda hacer” Le dije.

 

“Por favor, déjame pensar un poco” Dijo Pale.

 

Selena la miró con un poco de disgusto.

 

Al día siguiente, Pale estuvo de acuerdo. Selena vendría con ella y también recomendó a Felbi que actuara como intermediario entre Shumea y yo.

 

Así, el grupo de tres elfos y un humano se adentró en el mundo de los humanos.

 

◆◆◇

 

Ese fue un recuerdo de la época en que aún creía en la ilusión llamada felicidad.

 

Un recuerdo teñido con el rojo de la sangre y la vergüenza, y el remordimiento a causa del hielo.

 

No importaba lo fuerte que llorara o agitara sus brazos, ese era un recuerdo en el pasado que nunca podría alcanzar.

 

La aldea en la que vivía era una pequeña aldea.

 

Era un pueblo de 100 personas rodeado por una valla que mantenía alejados a los monstruos. Era un pequeño y pacífico pueblo donde todos se conocían.

 

La vida como aventurero tenía sus riesgos, pero pagaba bien, lo que le permitía tener una pequeña fortuna.

 

Tenía una prometida. Tenía una madre que, aunque vieja, era pícara. Tenía una linda hermana pequeña.

 

Aunque no era rico, era feliz.

 

Pero un día, esa felicidad fue destruida.

 

Una horda de monstruos atacó su aldea.

 

Como un hombre joven, agitó sus brazos y reunió cada pedacito de fuerza que pudo, pero luchando mientras lo intentaba, al final, los monstruos se abrieron paso y mataron a los hombres que lucharon.

 

En cuanto a las mujeres, eran—

 

Extendió la mano, pero sus manos manchadas de sangre no pudieron alcanzarlas…

 

De repente, su conciencia se separó… Separado de ese sueño que ha visto innumerables veces.

 

El sol de la fragante primavera brilló sobre él, llevándolo a un cálido abrazo que lo arrulló en un profundo sueño.

 

En ese profundo sueño, no hubo pesadillas.

 

“…”

 

Cuando los rayos del sol cayeron sobre sus párpados cerrados, finalmente se despertó.

 

Chasqueó la lengua al darse cuenta de que se había quedado dormido, y cuando vio una manta sobre él, se quedó confundido.

 

La puerta de la torre ya estaba abierta, el interior vacío como el de la piel de una serpiente.

 

Levantándose, se dirigió a la terraza del castillo y miró hacia abajo a la ciudad.

 

La multitud se había reunido para despedirse de la santa.

 

“Santa, ¿Huh? Qué montón de tonterías” Escupió, y luego se marchó para prepararse para su regreso al norte.

 

Él no vacilaría por algo como esto. Era un caballero sagrado, una existencia que mataba monstruos y protegía a la gente.

 

Era sólo que sus ojos no podían evitar seguir la figura de la santa que se iba.

 

La multitud la llenó de gritos de alegría, y sólo un poco, ella trató de saludar.

 

Se podía ver una pinza de pelo barata pegada firmemente a su pelo, pero nadie, excepto unos chicos en la esquina de la calle, se dio cuenta.

 

 

 

—163 días para la batalla con los humanos.

 

———————————————————————————————————-

Traductor: Krailus

Índice