A- A+

I was Reincarnated as a Magic Academy!

Capítulo 32: Fuego. Sangre. Confianza – Parte 3

 

Tenía que haber una manera de pasar este campo de lava, pero si había una pared en ese lado, entonces seguramente había una palanca para llegar al otro lado. Todas las mazmorras tenían una. Cada planta tenía una lógica, un laberinto con una sola entrada y salida, pero con múltiples caminos de un punto a otro. Esta era una regla de la que no había mazmorra que se alejara, lo que significaba que tenía que haber una forma de pasar por esto, una manera de abrir el camino a mi señor…

¿Pero qué? Apreté los dientes e intenté analizar la habitación otra vez. ¿Dónde está? Miré hacia arriba, pero no había nada malo con el techo. ¿Dónde lo escondiste? tampoco había nada en las paredes. ¿Dónde? esto significa que… miré al otro extremo del corredor. Las plataformas eran idénticas. Las paredes eran las mismas, pero tenía que haber algo fuera, algo diferente.

“Debe haber una palanca o un botón escondido detrás de estas paredes. ¡Empieza a buscar!” Ordené.

Los soldados registraron a mi alrededor, mientras que Theyon, otro comandante se me acercó y me dio una palmadita en el hombro.

“¡Relájate o te saldrán arrugas!” Dijo con una sonrisa.

“¡No hay tiempo para relajarse o para crecer arrugas! Tenemos que averiguar dónde está escondida esa palanca”. Dije apretando la empuñadura de mi espada.

Asintiendo, me dio una palmadita en el hombro.

“¿Debería intentar encontrar uno en esas paredes?” me preguntó señalando las plataformas.

“Sí.” Le dije.

Con una sonrisa en los labios, se alejó e hizo el primer salto. Aterrizó en la primera plataforma y perforó la pared, se agrietó, pero no pudo verse ningún compartimento escondido. En cada plataforma repitió el proceso hasta que llegó a la última. Allí, el trozo de pared que escondía el interruptor se cayó, pero no se detuvo para presionarlo. Nada garantizaba que las plataformas se congelarían en su lugar si lo hacía. Saltó sobre la pared al final y de nuevo sobre la plataforma después de que se extendió de nuevo. Después de tirar de la palanca allí, saltó sobre las plataformas hasta que me alcanzó. La pared del final se abrió.

“¡Bien! ¿Fue tan difícil?” preguntó Milord mientras caminaba junto a nosotros, y con un salto, llegó al otro lado.

“¡No, Milord!” Respondí con la cabeza inclinada.

¡Ya sacrifiqué a tres hombres y ni siquiera hemos pasado el primer piso! Pensé, pero no podría decir cosas tan traicioneras en voz alta… Si lo hiciera, mi cabeza sería la siguiente en rodar.

Después de pasar el foso de lava, llegamos a la siguiente parte ridícula del laberinto. Era algo escandaloso, algo que nunca había visto ni oído antes. El camino que teníamos que tomar para llegar al otro lado era un laberinto de tablas para caminar. Debajo de nosotros sólo nos esperaba un pozo lleno de picos mortíferos. También había monstruos aquí, arpías volando y gritando.

Dos de ellas atacaron a Milord, pero él las agarró por el cuello y las aplastó en sus manos. No tuvieron ninguna oportunidad contra él, sin embargo, mis soldados tenían problemas para defenderse de estas cosas.

“¡Mata esas cosas con ataques a distancia! ¡Formad pequeños grupos y vigilad las tablas! ¡Cuidado con las trampas!” Ordené y los hombres se separaron.

“Hay tres caminos aquí.” dijo Theyon.

“Toma la derecha. Yo iré a la izquierda, y Zarus puede tomar la delantera. Si encontramos la salida, sal y díselo a Milord. Tomaremos un grupo de cinco soldados cada uno. El resto de ellos se quedarán aquí con Milord”. Ordené.

Zarus y Theyon asintieron, y cada uno de ellos seleccionó a sus cinco soldados. Yo hice lo mismo y luego uno tras otro, caminamos sobre las tablas. En cuanto dimos el primer paso, una de las malditas arpías atacó a mi grupo y despidió a uno de mis hombres. El muchacho cayó gritando. Sus palabras fueron cortadas tan pronto como llegó al fondo, su cuerpo fue aplastado por la caída y perforado por las púas.

“¡No retrocedan y sigan empujando!” Ordené.

“¡Sí, señor!” respondieron desde detrás de sus escudos.

Oí otro grito, pero no miré para ver qué grupo se encontró con la desafortunada pérdida.

Cuando me acerqué lo suficiente a la zona de desove de las arpías, apunté una [Bola de Fuego] a la abertura y la dejé explotar dentro. Eso fue todo para las arpías. Sólo teníamos que matar al resto, y habríamos terminado.

“¡GYAAH!” gritó otro soldado detrás de mí.

Mirando hacia atrás, vi al hombre escupiendo sangre y luego cayéndose de la cornisa. Su espalda estaba atravesada por flechas encantadas que ignoraban la Armadura Mágica.

Esta mazmorra es aterradora… pensé mientras miraba el cadáver debajo de mí. No había nada que pudiera hacer por él, así que seguí adelante. Nos aseguramos de proteger nuestras espaldas también para ese tipo de trampas.

“¡NOO!” gritó otro soldado, y sólo podía apretar los dientes.

Este no era parte de mi grupo, pero aun así…

Hasta que llegamos a esta maldita Academia de Magia, no perdimos ni un solo soldado en todo el viaje desde Teslov. Luchamos contra bandidos, monstruos, navegamos por los mares y volamos a través del cielo, pero ni siquiera uno de ellos cayó presa de esos peligros… Pensé cuando recordaba con qué facilidad recorríamos un continente entero para ser derribados. Por una simple Academia de Magia humana.

Era vergonzoso.

“¡Ese es el final!” Les dije a los soldados detrás de mí.

Nos apresuramos y alcanzamos la puerta con seguridad.

Con un solo empujón, la abrimos y entramos. Lo que vimos no era una salida. Era una habitación de jefe. Arpías e imps nos miraban con sus ojos afilados, mientras el Minotauro en el medio resoplaba y levantaba sus armas.

Tienes que estar bromeando… me dije a mí mismo, pero al menos era un oponente que podíamos manejar.

“Mátenlos a todos”. Ordené y apunté con mi espada a las bestias.

La batalla comenzó. Mis soldados se alejaron y atacaron a las arpías e imps. Los monstruos eran aceptables para los primeros pisos, pero aún imposibles de encontrar en el primero de cualquier mazmorra.

Mientras mis hombres se ocupaban de los pececillos, yo salté al jefe. Reforzando mi cuerpo con un empuje, usé [Dash] y clavé mi espada en el vientre de la bestia. El corte estaba ahí, pero no se estremeció. [Miles de Golpes] fue lo siguiente. El Minotauro retrocedió y trató de bloquear con sus armas, pero no tenía ninguna posibilidad. Los anillos que convocaban a las bestias fueron destrozados y usando [Dash Relámpago], me abrí camino a través de sus defensas y le di un golpe en el corazón.

La bestia estaba muerta.

Fue nuestra victoria completa.

“¡Buen trabajo!” Dije con una sonrisa sonriente mientras limpiaba la espada de la sangre del Minotauro.

“¡Señor! ¡Creo que hay algo aquí!” dijo uno de mis soldados.

“Ten cuidado donde pisas.” Le dije, pero esa fue la última vez que pude hablar con él.

A su primer paso, incontables flechas volaron hacia él, atravesando su Armadura Mágica como si no fuera nada y deteniéndose dentro de su carne. Atravesaron las grietas de su armadura y lo mataron. El hombre cayó al suelo sin soltar ni un grito.

Apreté los dientes ante la idea de perder a otro soldado.

“Déjalo ahí. Volveremos con el señor Dankyun y le diremos que esto es un callejón sin salida” Les ordené y salí de la habitación, escudo levantado y preparado para un posible ataque sorpresa.

A nuestro regreso, los otros grupos también habían terminado. Perdieron a todos sus soldados, mientras que Zarus sólo perdió uno. Era un retorno patético, no digno de comandantes draconianos bajo un Supremo draconiano.

“No encontré nada en el camino de la izquierda, mi señor.” Di mi informe mientras me arrodillaba frente a él.

“El camino derecho nos llevó al grupo de Zarus.” Ellos también dieron su informe.

“El camino frontal conduce al siguiente piso.” dijo Zarus.

“Adelante entonces”. Dankyun asintió y señaló con su mano a la salida.

“¡Como ordene, mi señor!” Dije.

Todo el grupo le siguió, mientras los soldados heridos trataban de curar sus heridas lo mejor que podían. Aquellos con habilidades curativas vinieron ahora mismo.

Cuando llegamos a la fosa que llevaba al siguiente piso, vi cómo Theyon perdió el resto de sus soldados. Todos terminaron aplastados bajo una roca gigante, ahora agrietada a la mitad por un fuerte puñetazo. Me hizo preguntarme si nuestros hombres eran realmente un grupo patético o si esta mazmorra era así de peligrosa.

Perdimos muchos y apenas empezamos a explorar este lugar… pensé mientras miraba hacia el fondo del pozo, donde se veía un charco de agua manchado con la sangre de un draconiano.

“Arreglaré la escalera”. Theyon dijo antes de tomar una cuerda de su cristal de almacenamiento.

Usando dos grandes clavos de metal y su propio puño, lo sujetó al suelo y luego lo dejó rodar hasta el fondo. Era un poco más largo, así que aterrizó en el agua. Cinco soldados la usaron primero para asegurarse de que estaba a salvo, luego siguieron a los siguientes, luego otros cinco soldados. Todos bajaron con seguridad y evitaron caer en el pozo de agua.

Cuando era el turno de Dankyun, no necesitaba usar la escalera. El señor saltó de pared en pared hasta llegar al fondo, mostrándonos una vez más la diferencia de fuerza y velocidad. Fui el último en saltar, asegurándome de que ningún monstruo o trampa nos persiguiera.

Lo que nos esperaba era un extraño y retorcido laberinto, y a la entrada de él había una escena digna de revolver incluso el estómago de un guerrero…

“¡Señor del Calabozo! ¡Te voy a matar! ¡¿ME OYES?! ¡TE DESTRUIRÉ POR ESTO!” gritó Milord Dankyun.

[¿Eh? ¡Lo siento! ¿Dijiste algo? No estaba prestando atención. De todos modos, ¡diviértete en mi laberinto!] la voz del Señor de las mazmorras se oyó venir por detrás de nosotros.

Todos nos dimos la vuelta, pero no vimos nada por allí, sin embargo, nuestra escalera desapareció y el aceite resbaladizo se derramó en las paredes desde arriba, haciendo que el viaje de regreso a la superficie fuera lo menos problemático. Quería atraparnos aquí, matarnos. (BryanSSC: Y hasta ahora se da cuenta xD)

Por los dioses… ¿en qué tipo de mazmorra nos aterrizamos? Me pregunté mientras sentía un escalofrío de miedo corriendo por todo mi cuerpo.

De hecho, por primera vez desde que entré en este calabozo, sentí miedo…

 

[Punto de vista de Illsyore]

 

En algún momento antes de que las dos asesinas entraran en mi mazmorra.

Encontré a Nanya parada encima de mi cuerpo de Cristal Verde y empujándonos a ambos a través del túnel encima de esos rodillos. Gracias a su fuerza inhumana, la hazaña fue mucho más fácil de lograr de lo que hubiera sido de otro modo. De cualquier manera, estaba claro que ella necesitaba mi ayuda.

“¡Perdón por llegar tarde!” dije y rápidamente usé [Telequinesis] para empujar mi cuerpo y guiarlo por el camino correcto.

“¡Bienvenido, Illsy! ¡Estaba así de cerca de destrozar tu cuerpo inútil en pedazos! ¿No podías haber construido un carro de la mina o algo así?” me preguntó ella mirándome fijamente.

“Tuve un momento de retraso cuando construí esto…”, confesé.

De hecho, un carro de mina habría hecho las cosas mucho más fáciles y sencillas, pero con toda honestidad, no tenía ni idea de cómo podía construirlo. Mi mente sólo giraba en torno a la idea de utilizar [Crear Habitación] para crear cada parte individual y luego ensamblarla. Sonaba muy problemático, pero no imposible.

“De todos modos, abrí el calabozo, ahora sólo tengo que prepararme…”, le dije.

“Yo también voy a deshacer mi sello. Va a tardar un rato, desafortunadamente…”, sacudió la cabeza y cruzó las manos en el pecho.

“¿Cuánto tiempo?” Pregunté.

“No lo sé. Ha pasado algún tiempo desde la última vez que lo hice, y cuanto más te mantienes sellado, más difícil es deshacerte del sello”. inclinó la cabeza hacia la izquierda, arrugó la frente y suspiró.

“¿Quién te selló?”

“Lo hice yo… no me gusta mucho mi forma real…”, sacudió la cabeza y miró hacia abajo.

“Ya veo…”

No había necesidad de hacer más preguntas, estaba claro que era algo de lo que ella no quería hablar, pero me hizo sentir curiosidad por su verdadera forma. Mi imaginación ya corría desenfrenada con diferentes versiones de ella, la mayoría inspiradas en el anime y el manga, pero dudaba mucho de que alguna de ellas se acercara a lo real. (BryanSSC: Pinche calabozo pervertido 7v7r)

Diez minutos después, llegamos a mi habitación. Nanya saltó y echó un vistazo a todo. Era una gran sala circular, bastante espaciosa y con mi cuerpo situado en la parte trasera. Numerosos láseres AGLMC estaban esparcidos alrededor de la habitación, capaces de apuntar a cualquier punto del suelo. Eran mucho más fuertes que lo que tenía en la academia. Sólo una de estas cosas era lo suficientemente poderosa como para destruir en un solo disparo la Armadura Mágica de un rango Maestro. Probablemente necesitaba dos para un Emperador. Eran ligeramente más fuertes que los otros que estaban dentro del calabozo con el propósito de bajar la armadura de Dankyun. Una vez que llegó al laberinto, planeé usar pequeños hechizos para forzarlo a atacar y usar su Energía Mágica. No tenía ni idea de cuántos de esos cristales llevaba encima, así que era mejor que hiciera todo lo que pudiera para debilitarle.

Después de colocar mi cuerpo en el lugar designado, volví a revisar todas las defensas y mecanismos de ataque que diseñé para esta habitación. Además de los láseres, también había encantado los escudos de Inconel que salían del suelo frente a mi cuerpo. Allí se colocó un cristal eléctrico con el único propósito de electrificar el suelo.

Todo lo demás dependía de mis hechizos. Esta vez, estaba preparado para enfrentarme a Dankyun con mis auras completamente cargadas y hechizos listos para hacer estallar todo a través de él. Desgraciadamente, el laberinto de esta mazmorra aún no se había terminado. No tenía tiempo para hacerlo, por lo tanto, tenía que hacer algo al respecto.

“Voy a aumentar el tamaño del cuarto y crear un montón de círculos de invocación con [Crear Círculo Básico de Invocación para <Tipo> <Número> monstruo], pero primero, voy a mejorar esta habilidad. Estado.” Dije, y la pantalla apareció ante mí.

 

Nivel: 86

[Fuerza]: 200+1000

[Agilidad]: 150+1000

[Inteligencia]: 225+1000

[Energía mágica]: 8120

[Regeneración de Energía Mágica]: 30 puntos de energía por segundo

[Puntos disponibles]: 295

[Puntos de habilidad disponibles]: 180

 

Sin demora, usé 250 puntos en mi Regeneración Mágica, y como 25 puntos significaban 1 punto por segundo, esto elevó mi Regeneración Mágica a 40 puntos por segundo. Todo lo demás se agregó a la Inteligencia, un total de 45 puntos, lo que me otorgó otros 225 puntos de Energía Mágica a mi total.

Lo último que hice fue usar mis puntos de habilidad.

Elegí [Glaciar Infernal X10], opté por mejorarlo.

El precio fue de 25 puntos de habilidad para cada nivel.

[Glaciar Infernal X10] > [Glaciar Infernal X20] > [Glaciar Infernal X30] > [Glaciar Infernal X30] > [Glaciar Infernal X30] <Coste reducido en 25% y Potencia aumentada en 10%> > [Glaciar Infernal X50]

Estos cuatro niveles agotaron 100 puntos de habilidad, pero aún me quedaban 80.

Elegí mejorarlo de nuevo, pero esta actualización requería 50 puntos de habilidad.

Acepté y recibí:

[Glaciar Infernal X60] <Daño duplicado. Área de Salpicaduras de Fuego Líquido Duplicada. Costo reducido en un 50%>

Una gran sonrisa apareció en mi cara en el momento en que vi esto. Sólo me quedaban 5 puntos de habilidad, pero valió TOTALMENTE la pena.

Ahora la habilidad me decía lo siguiente en la descripción:

[Glaciar Infernal X60] <Crea 60 lanzas de hielo con punta densa y cubierta de fuego líquido. El núcleo de la lanza está a 150 grados bajo el punto de congelación del agua. El fuego líquido es de más de 4500 grados sobre el punto de congelación del agua. Tras el impacto, el fuego líquido se propaga y se adhiere al blanco, mientras que la punta dentada de la lanza de hielo detona en el interior. Capacidad de mejora: El daño hecho por cada Lanza de Glaciar Infernal se duplica. El Fuego Líquido se propaga dos veces más lejos sobre la detonación. Costo: 100 puntos de energía mágica>

Un lanzamiento de este hechizo equivalía a 6 lanzamientos de [Glaciar Infernal X10] y dos veces más barato.

Así, terminé con las siguientes estadísticas:

 

Nivel: 86

[Fuerza]: 200+1000

[Agilidad]: 150+1000

[Inteligencia]: 270+1000

[Energía mágica]: 8345

[Regeneración de Energía Mágica]: 40 puntos de energía por segundo

[Puntos disponibles]: 0

[Puntos de habilidad disponibles]: 5

 

¡Vale la pena totalmente! Pensé con una sonrisa.

 

 

BryanSSC: ¡Preparado y listo para la batalla!

Trad. BryanSSC