A- A+

¡El hermano mayor no lo permitirá!

“¡¡Gyaaa!!”

“Molesto.”

Le di una patada al monstruo tanuki que me había estado amenazando a la cara.

El monstruo fue arrojado al suelo y no se movió. Rápidamente se convirtió en partículas de luz y desapareció.

Ese debería ser el último. Me aseguré de que ningún monstruo estuviera cerca usando mi habilidad Sensación de presencia y empecé a considerar los eventos actuales.

La razón por la que los monstruos estaban en este mundo debe ser porque alguien los trajo, algo está ocurriendo en el otro mundo o debido a algún tipo de mal funcionamiento que los espamea (spawning) en la Tierra.

Las dos últimas posibilidades fueron las más probables considerando el estado de las cosas. Era posible enviarlos aquí, pero no veo la razón para que cualquiera lo hiciera. ¿Qué se puede lograr enviando aleatoriamente algunos monstruos aquí?

Al final, todavía no tenía ni idea del motivo que había detrás de ello, pero al menos entendí algo. Los monstruos siempre se espamean en lugares con poca gente. El tanuki derroté había sido localizado en un edificio en ruinas. Los otros habían estado en un callejón pequeño o en un lugar similar con poco tráfico. Podría concluir con seguridad que no iban a aparecer en un lugar con mucha gente.

Una vez más intenté averiguar la causa de los spawns al azar, aunque honestamente, no pude llegar a una conclusión. Bueno, no hay manera de que yo conozca los orígenes antes de tener un buen conocimiento de la razón detrás de ello en primer lugar.

La única preocupación que persiste en mi mente es si aparecen en cualquier lugar con poca gente o simplemente cerca de mí. Si fuera la primera, todo el país caería en un desastre y no habría nada que yo pudiera hacer al respecto.

Podría derrotarlos con bastante facilidad, pero impedir sus spawns estaba fuera de mi alcance.

“… Volvamos.”

Sólo podía rezar para que no ocurriera. Confiando sólo en la esperanza de que tal desastre sería evitado, regresé a casa.

ーーーーーーーーーーーーーーーーーーーーーーーーーーーーーー

Cuando llegué a casa, fui a mi cuarto y empecé a leer un libro mientras estaba acostado en mi cama, cuando de repente, Karen entró sin molestarse en llamar a la puerta.

¡Deberías llamar al menos una vez!

“Nee~ ¿puedo hacer mi tarea aquí?”

¿Por qué quieres que hacer tu tarea aquí?

La pregunta estaba en la punta de la lengua, pero me abstuve de decirlo después de darme cuenta de su comportamiento extraño.

A primera vista, Karen llevaba su habitual cara de póquer y hablaba en un tono frío y bajo. Sin embargo, me daba cuenta fácilmente por su expresión que estaba bastante cansada. ¿Pasó algo en su escuela, quizás?

Después de pensar por un corto tiempo, decidí que le permitiera hacer su tarea en mi habitación.

“Está bien.”

“… Gracias.”

Pronunciando esa sola palabra, Karen fue directamente a mi escritorio, puso su cuaderno y libro de texto, y luego comenzó a trabajar.

Mientras ella seguía moviendo su pluma/lapicero en silencio, yo la miraba fijamente a la vez que seguía acostada y leyendo.

Algo era extraño. Que ella se metiese en mi habitación sin una razón significativa no era nuevo. Sin embargo, nunca había hecho algo tan problemático como traer su tarea.

En conclusión, algo tiene que haber ocurrido.

“…… Hey, ¿Qué pasó para que irrumpas en mi habitación de repente?”

Cediendo a mi curiosidad, intenté preguntarle a Karen, quien dejó de mover su pluma.

“… Nada en realidad.”

Con esa respuesta corta, Karen volvió a escribir.

A juzgar por su actitud, puedo deducir con confianza que algo había sucedido, aunque ella no parecía tener ninguna intención de hablar de ello.

Si ella no quería abrirse, entonces no puedo obligarla a hablar, pero si algo le pasara, definitivamente derribaría a la parte relacionada al infierno. ¡Nunca permitiría que nadie hiciera daño a mi hermanita!

Mientras estaba apretando el puño con determinación, no me di cuenta que Karen parecía relajarse un poco después mirarme a escondidas.