Class ga Isekai Shoukan Capítulo 10

Kamaishi en apuros

“Kamiya-kun… Es tarde.”

Desde que Kamiya salió del techo diciendo que tenía algo que hacer, yo estaba sentada sola en el banco esperándole mientras balanceaba mis piernas.

«Me pregunto qué se le pidió que hiciera.»

Dado que estaba hablando con un detective, ¿tal vez está relacionado con los terroristas?

Pero si ése fuera el caso, ¿qué tipo de petición podría haberle confiado el detective? En primer lugar, ¿qué tipo de relación tiene con ese detective?

Mi mente no cesó en sus intentos de descifrarlos.

Cuanto más lo pienso, más me doy cuenta de lo misterioso que es Kamiya.

Se siente como si estuviera ocultando algún tipo de secreto. No puedo entender lo que pasa por su cabeza.

Sin embargo, siento como que es bueno en la forma en que esta. Esa aura misteriosa que lleva sólo añade a su encanto…… ¡¡Justo en lo que estoy pensando!!

«Por favor regresa pronto, Kamiya-kun.»

Mientras rezaba por mi cuenta, escuché los pasos que venían de más allá de la puerta de la azotea.

*gwuf, gwuf, gwuf*

El sonido es, sin duda cada vez más cerca.

¡¿Es Kamiya?! ¡Me alegro de que esté a salvo! Un sentimiento de felicidad sobrepasó mi razón y apresuré hacia la puerta.

“¡¡Kamiya-kun!!”

Justo cuando abrí la puerta para darle la bienvenida a Kamiya, me quedé sin palabras al presenciar a la persona que tenía delante de mí.

“¿AH? ¡¿Quién demonios eres?!»

No había forma de no reconocer su identidad después de observar su mirada sospechosa.

Esta persona es un terrorista….

Po-¿Por qué está aquí…?

Empecé a temblar de pánico mientras miraba al hombre que estaba frente a mí.

“Oh, bien, te ves muy linda ahora que te echo un buen vistazo. ¡De acuerdo! Decidí pasar un tiempo contigo. ¡Hey, ven aquí!»

“N… Noo…”

Atemorizándome, me retiré del hombre que agitaba su mano ordenándome que me acercara a él y sin decir una sola palabra, escapé.

Quería gritar en voz alta inmediatamente, sin embargo, debido a mi androfobia, no podía hacer ni siquiera eso.

 

«Tch, tan molesto. ¡¡Deja de correr!!»

“Uaa…”

Mientras corría, el terrorista apareció frente a mí, sacó una pistola paralizante y me disparó en la barriga, haciéndome perder el conocimiento.

Hice un ligero gemido al caer al suelo y lentamente perdí el conocimiento..

No quiero…… esto… Kam… iy… a.

Mientras lentamente perdía el conocimiento, sólo pude rezar para que Kamiya viniera a ayudarme.

ーーーーーーーーーーーーーーーー

Ha pasado poco tiempo desde que estuve expuesto al mundo de los terroristas y actualmente estoy a punto de ocuparme de ellos.

Aquí, toma mi manotazo.»

“¡¡Ggua!!”

El que recibió mi manotazo en su cuello colapsó en el suelo con los ojos blancos.

Fuu, este fue el último.

Murmuré mientras miraba los aproximadamente 10 terroristas que yacían en el suelo.

Sin embargo, ¿los manotazos de cuello son muy fuertes? No esperaba estar usándolo tanto. Creo que este ataque debería ser una habilidad.

“Habilidad 【Manotazo al cuello】 fue aprendida.»

¡¿En serio?! ¿Hay habilidad para todo? A este paso, podría decir con confianza que soy el mejor dar manotazos a cuellos a nivel internacional. Algo así como el campeón del mundo de pegar cuellos.

Mientras pensaba en una cosa tan estúpida, uno de los terroristas colapsados gimió mientras se movía. ¿Aún está bien?

«Cómo es posible… que perderíamos ante un solo… niño.»

«¿Eres el jefe de estos tipos?»

«Así es.»

«Resultó que esta vez no tuviste suerte. Si no hubiera estado aquí, tu plan probablemente habría tenido éxito.»

«Hmph, puede que tengas razón. Pero no vamos a morir aquí. Seguramente sobreviviré y volveré a ti para vengarme.»

«Ah, lo siento, se me resbaló la mano.»

Me disculpé con el jefe, sin embargo, su rostro ya estaba enterrado en el suelo y no se movió más.

Esto es malo, lo golpeé involuntariamente en la cara. Quiero decir, no podía soportar el humor serio que de repente empezó a crear.

Soy bastante malo manejando estados de ánimo serios, hasta el punto que terminé golpeándolo en la cara. Es su culpa por tratar de actuar todo serio..

Pues bien, con eso, he purgado a todos los terroristas aquí. Pero déjame confirmarlo por si acaso. Activo【Magia espacial】 he investigué toda la escuela.

¿Hm? ¿Qué es esto? Una reacción extraña volvió de la habilidad. Hay dos personas en el almacén de la gimnasia. La primera es… ¿qué? ¿Qué está haciendo Kamaishi allí? El segundo es… Un terrorista. ¡Aún queda uno!

Pero tú sabes.

El almacén del gimnasio, Kamaishi y un terrorista.

Si estas tres cosas se combinan, se referirían a una cosa… Eso es una sola cosa, ¿verdad?

«¡Debería darme prisa!»

Utilicé 【Magia de teletransportación】 para transferirme al almacén donde se encontraban Kamaishi y el terrorista.

ーーーーーーーーーーーーーーー

¿Dónde estoy?

Abrí los ojos para encontrarme en una habitación poco iluminada.

Mirando bien, me di cuenta de que era el almacén del gimnasio. Y estoy encima de una colchoneta.

 

Pero ¿qué estoy haciendo aquí…?

Empecé a recordar lo que me ha pasado hasta ahora. ¡Eso es correcto! Me encontré con un terrorista y… ¡me pilló!

“Yo, por fin estás despierta.»

Me volví hacia la dirección de la voz para encontrar al terrorista que me pilló allí parado.

«En serio, me costó mucho llevarte a este lugar. Pensé que debería hacer en el almacén de la escuela como en esos libros japoneses, pero nunca habría pensado que sería tan lejos.”

Perdí mis palabras después de oír lo que el terrorista dijo de buen humor.

«Pero sí, tal cosa no importaría si la comparamos con lo que vamos a hacer ahora, ¿verdad?»

Me retiré lentamente mientras se me acercaba.

«No tengas tanto miedo. Te haré sentir bien pronto.”

Dijo el terrorista mientras se acercaba a mí mientras extendía su brazo. Empecé a llorar de un miedo y odio extremo.

«No, aléjate…»

«Oh, la cara que estás haciendo es genial. ¡Muéstrame más!»

Cuando me llevaron de nuevo a la pared, cerré los ojos que estaban llorando.

No, no quiero esto.

¿Por qué? ¿Por qué debería pasar por algo como esto?

¿Cómo he acabado así?

¿Hice algo malo para merecerlo?

¡Ayúdenme… por favor, que alguien me ayude!

¡¡Kamiya!!

«Vale, detente ahí.»

Al mismo tiempo que grité por ayuda en mi corazón, oí una voz familiar.

“¡¿Qui-¿Quién eres?!”

«Cállate y duerme.»

“¡¡Ggaa!!”

Siguiendo a esa voz familiar, oí un sonido sordo junto con el ruido del terrorista que se desplomaba y gemía.

¿Qué-qué pasó?

Confundida un poco, lentamente abrí los ojos para encontrar a Kamiya mirando al terrorista que yacía en el suelo.

“Yoo, Kamaishi-san. ¿Estás bien?»

“¿Kamiya-…kun?”

Me levanté deliberadamente y miré fijamente a Kamiya hasta que las lágrimas empezaron a fluir naturalmente desde mis ojos mientras lo abrazaba con todas mis fuerzas.

«¡¡Kamiya-kun!!»”

Kamiya parecía un poco sorprendido por mi inesperado movimiento, pero pronto volvió a la normalidad y se quedó quieto esperándome hasta que dejé de llorar.

Índice