Class ga Isekai Shoukan Capítulo 6

Bandera levantada

La mañana del tercer día desde que empezó la escuela.

Estaba comiendo tostadas y café para desayunar, la tele delante de mí.

«Esta mañana recibimos información de una organización terrorista internacional que pudo infiltrarse y esconderse en Japón-»

El audio entró y salió mientras escuchaba, intentando luchar contra el sueño que amenazaba con llevarme.

“Noticias inquietantes… Ten cuidado, Yato.” mi madre advirtió; su expresión se llenó de inquietud.

“Hn…” Gruñí por reflejo, no realmente tomando nota de sus palabras. Prácticamente estaba medio dormido, así que presté más atención a beber mi café.

Una organización terrorista acechando en Japón no quería decir que me encontraría con ellos, de todos modos. No había necesidad de preocuparse.

“Pues bien, me voy.”

«Yo también me voy.»

«¡Cuidado, vosotros dos!»

Dejando atrás a mi madre, Karen y yo nos dirigimos a nuestras respectivas escuelas.

Con una taza de café y la deslumbrante luz del sol, esa puesta de sueño que me asolaba había menguado, y finalmente pude pensar correctamente.

Fue entonces cuando empecé a pensar más en esta organización terrorista.

Terroristas…. Si esto fuera una novela ligera, entonces deberían ser atacando nuestra escuela… pero eso no va a pasar en la realidad, supongo.

No hay manera un evento poco realista suceda. De un sinnúmero de miles de escuelas, la posibilidad de que las nuestra sea seleccionada es considerablemente baja.

«Me voy por aquí.» Dijo Karen, sacándome de mis pensamientos.

«¿Hm? Ah, ya veo. Hasta luego.”

Supongo que es inútil pensar en ello demasiado.

Y con ese pensamiento, continué hacia la escuela.

ーーーーーーーーーーーーー

Entré en clase para descubrir que al menos la mitad de los estaban cotilleando.

Todos ya han formado o se han unido a un grupo, así que nadie entre ellos se ha molestado en hablar conmigo.

“Ah, Kamiya-kun, Buenos días.”

“Buenos días, Kamaishi-san.”

Justo cuando tomé mi asiento, Kamaishi que estaba sentada frente a mí, volteo y ofreció un saludo.

Ella era la única en esta clase que me habló.

Me pregunto si ella ha hecho ya amigos.

“Kamiya-kun, ¿has oído las noticias de hoy?”

“Sí, sobre la organización terrorista, ¿verdad?”

“Mhm. Ya están en Japón. Me pregunto dónde están escondidos.”

«¿Quién sabe? Podrían estar a tu lado, por lo que sabes.”

«¿Eh? ¡De-deja de decir cosas aterradoras!»

Me rió entre dientes al ver a Kamaishi saltar así, y añadiendo a eso, su cara mostrando tal vergüenza.

“Um, Hey, Yato, si está bien, ¿podemos almorzar juntos hoy también?”

«¿Hm? Almuerzo… Claro que sí.”

«Sí, claro que no lo harías… ¿n? Espera. ¿¡Si!?»

Kamaishi saltó completamente de su asiento y corrió hacia mí. Ella me miró a los ojos, y pude sentir su aliento en mi piel…. Demasiado cerca.

«S-sí, claro.»

«E-Estoy aliviada. Hice demasiado para comer sola, así que entré en pánico cuando pensé que te habías negado.”

Así que por eso me invitó. Estoy agradecido de tener otra oportunidad de probar su lonchera, aunque, al mismo tiempo, surgió una pregunta en mi mente.

“Kamaishi, ¿tienes amigos?”

“¿Eh?”

«No, pensé que si tenías amigos sería mejor que les preguntaras a ellos en vez de a mí.»

«Hee… a… E-Eso es porque… um~ Yo… Yo todavía no tengo ningún amigo…»

«Eso es, muy desafortunado.»

Pisé una mina terrestre preguntándole eso. Su voz se debilitó gradualmente cuando contestó. Su expresión también se ha vuelto deprimida. Me siento mal por preguntar eso. Aunque debería hacer un esfuerzo para hacer amigos, no era mi lugar para preguntar.

Y entonces sonó la campana. Era el momento de empezar nuestras lecciones, dando fin a este momento incómodo.

Como una cuestión de rutina, dormí todo el tiempo. Hubo algunos momentos en los que el profesor me despertó, pero al instante hice una o dos respuestas perfectas. Y así, llegó el mediodía.

Al sonar la cuarta campana, me desperté del sueño, dando un bostezo..

“Estoy impresionada de que puedas dormir tanto. ¿Duermes por la noche?»

Al parecer, acostumbrándose a mis comportamientos, Kamaishi no me regañó por dormir.

«Por supuesto que duermo por la noche, aunque no es suficiente.»

«Me pregunto por qué tu cuerpo requiere tanto sueño.»

«Honestamente, ni siquiera yo mismo me conozco. No importa cuánto duerma, parece poco. Me pregunto por qué.

De todos modos, movámonos rápido; no tenemos mucho tiempo.»

“Ci-cierto. Espérame.»

Kamaishi siguió a toda prisa detrás de mí mientras me dirigía a la azotea. Y así, fue el comienzo del almuerzo.

ーーーーーーーーーーーーーー

 

Llegamos a la azotea y nos sentamos en el mismo banco que ayer. Kamaishi sacó una de las dos loncheras que hizo de su bolsa.

“Aquí, Kamiya-kun.”

“Gracias, Kamaishi-san.”

Sin más preámbulos, he abierto la caja para encontrar una maravillosa comida casera en su interior. El plato principal era croquetas y tamagoyaki, como para acompañantes, salchichas Frankfurt, tomates cherry y ensalada de patatas. Todos tenían un aspecto apetitoso. Por si fuera poco, el arroz no sólo se preparaba sin más, sino que se cocinaba con todo lo demás. Realmente me abrió el apetito.

«Esto se ve genial.» dije.

«Hehe, terminé haciendo demasiado porque estaba llena de espíritu en ese momento.»

“¿Llena de espíritu? ¿Sucedió algo bueno?”

“¿Eh? Unn, no te preocupes por eso. Vamos, come algo antes de que sea demasiado tarde.»

«Bueno, entonces, vamos a investigar.»

Tomando un par de palillos, recogí y llevé una buena cantidad de arroz cocido a mi boca.

«¿Cómo está?»

«Mhm mhm……. Hm, es delicioso como se esperaba.»

«¿¡De Verdad!? Es un alivio.” Kamaishi suspiro, agarrándose el pecho levemente, mostrando una expresión aliviada.

Fue realmente buena. Teniendo en cuenta mi paladar y de haber probado la cocina de mi madre desde hace años, no sería difícil para mí garantizarlo. No necesita estar nerviosa hasta este punto.

Al final, vacié la lonchera de Kamaishi.

“Gracias por la comida, Kamaishi. Estaba delicioso.” dije mientras me lamía los labios

«Fufu, me alegra oírlo.»

Mientras le devolvía la caja vacía, Kamaishi se veía feliz.

Bien ahora, Vamos a la siguiente. Esta vez, saqué mi lonchera.

“Espera… ¿todavía vas a comer?”

«Sí, no debería dejarlo intacto.»

En realidad, ya estaba lleno, pero no podía dejar esto sin tocar. Mi madre era muy estricta con las dietas. ¿Qué pensaría cuando note que no me lo comí?

Era investigadora gastronómica, después de todo. Eso significa que su cocina es profesional y deliciosa, sin embargo, a pesar de todo, ella es el tipo de persona que es terriblemente severa al dejar algo en su plato.

Mi madre no es de las que se enfadaban, pero una vez que lo hace, simplemente… aterrador.

Todavía recuerdo cuando una vez había dejado algo de comida en mi plato. Sí… al final me traumatizaron.

Es por eso no debería dejar esta lonchera como esta. Si no, no habrá mañana por mí.

«¿Tal vez hice algo innecesario?»

«No, no te preocupes. Fue mi elección en primer lugar.»

Con esa última palabra, empecé a comer una vez más. Es muy delicioso. Sin embargo, no importa lo delicioso que esté, no puede cambiar el hecho de que estoy lleno. Mi estómago no lo acepta lo que resulta en la mano que sostenía los palillos se detenga.

“»¿Está bien si me lo como contigo?»

Kamaishi me ofreció ayuda.

«¿Estás de acuerdo con eso?»

“Sí, es mi culpa, para empezar. Además, quiero probar la cocina de tu madre de nuevo.”

Honestamente, su oferta es apreciada. Supongo que es imposible para mí terminarlo solo, después de todo.

“Bueno, entonces por favor.”

“Sí, déjamelo a mí.”

«aquí, dale un mordisco.»

Agarré uno de los acompañantes laterales usando los palillos y lo llevó a la boca de Kamaishi.

“¿Eh? No-no es…”

Quizás porque ella entendió algo, Kamaishi detuvo sus movimientos y cambió su visión entre yo y el palillo mientras parecía tímida.

No me digas, ¿se dio cuenta de que esto sería un beso indirecto? Aunque no notó nada ayer, ¿por qué ahora? Qué molesto; supongo que la presionaré para que se lo coma.

“¿Qué ocurre? Vamos, apúrate.”

«Eh, Aa, sí.»

Kamaishi resolvió sus sentimientos y abrió la boca mientras su cara estaba de color rojo brillante.

Bueno, vamos a continuar de esta manera.

«Aquí, otro.»

“S-sí.

Kamaishi, con la cara roja, siguió actuando ciega a este hecho mientras ella siguió comiendo mi almuerzo.

De alguna manera también pude comer algo hasta que terminamos la caja entera. Cuando estaba comiendo de él, Kamaishi parecía que quería decir algo, pero en vez de eso permaneció callada mientras su cara se volvía aún más roja. Por supuesto, hice de la vista gorda a eso.

Mientras tomaba un largo respiro después de terminar el almuerzo, Kamaishi que estaba sentado a mi lado se sentía muy avergonzada.

“Uuu, quién pensó que lo haríamos hoy también.»

«Bueno, creo que es vergonzoso hacer algo así.»

«Por supuesto que lo es… espera, Kamiya-kun, ¿lo sabías?»

“Bueno, quiero decir…”

Por el contrario, no hay forma de que no supiera algo tan obvio.

«Como no te diste cuenta ayer, pensé que estaría bien hacerlo hoy también, pero aparentemente mi juicio fue pobre.»

«¡Cualquiera se daría cuenta normalmente!»

«No lo hiciste ayer.»

“E-Eso es porque… uuuu, matón.»

Kamaishi casi dejó caer en lágrimas de la vergüenza. Ella parecía bastante linda, sin embargo, no quería arruinar el ambiente diciéndolo.

Fue cuando me aparté de ella, que mi ojo captó algo. Al girar, noté que entraron varios coches negros por la entrada de la escuela.

«¿Qué es eso?»

“¿Qué pasa?”

Escuchando mi murmullo, Kamaishi siguió mi mirada para girarse y mirar en la misma dirección.

Un grupo armado que vestía máscaras a la izquierda de los coches y corrió dentro del edificio de la escuela.

Sus movimientos eran rápidos y ágiles como los de un soldado bien entrenado.

Espera, espera, no me digasーーーー

¡¡PAAM!!

¡¡KYAAH!!

Justo cuando empecé a tener un mal presentimiento sobre el estado actual, oí un disparo y grito que viene de abajo.

Tras el disparo, también pude oír algo parecido a una voz enfadada.

Recordé las noticias de la mañana.

Tienes que estar bromeando… ¿terroristas?

Al discernir la situación, culpé a los pensamientos que tenía mientras iba a la escuela.

¡En serio, mis palabras eran una bandera!

Índice