Class ga Isekai Shoukan Capítulo 5

Kamaishi cocina deliciosas comidas

«¡Comamos!»

«Sí.»

En el techo, Kamaishi y yo empezamos a almorzar. Una cálida brisa primaveral soplaba de vez en cuando, lo que la hacía un momento perfecto para comer.

¿Por qué elegimos el techo? Bueno, Kamaishi sintió algo de vergüenza al ser vista comiendo conmigo. Afortunadamente, no había nadie aquí cuando llegamos.

Sentados en un banco de madera, abrimos nuestras loncheras.

«Kamaishi-san, tu comida se ve bien. ¿Lo hiciste tú misma?»

“Ehehe, así es. Lo hice en casa.»

Pollo frito, Tamagoyaki, Brócoli y más. Sólo de un vistazo, y mi boca se hizo agua. Como se esperaba de alguien que sabe cocinar.

«Como mi madre está ocupada con su trabajo la mayor parte del tiempo, siempre hago las comidas en su lugar.» Ella continuó.

«Eso es impresionante.»

“¿Tal vez quieres probar?”

Dicho esto, Kamaishi recogió un tamagoyaki con un par de palillos y se lo llevó a mis labios.

«¿Estás segura?»

«Sí, al final soy una comedora ligera. No seas reservado y prueba…»

Kamaishi llevó el tamagoyaki más cerca, y yo no podía dejar de pensar en lo que esto era, o podría ser. Estaba, por supuesto, feliz de degustar su cocina y todo, pero esto no sería un… ¿beso indirecta?

Dudé, mi mirada cambiando entre Kamaishi y el tamagoyaki.

Quiero decir, conocía a Kamaishi. Conociéndola, probablemente ni siquiera pensó en ello. Dios, los cabezas huecas dan miedo. Pero aun así…

*Glup*

«Bien entonces, por favor.»

Abrí la boca y dejé que el tamagoyaki se deslizara por mis labios.

“…… Hm, es delicioso.”

«¿De Verdad?»

“Sí, está en el mismo nivel que la cocina de mi madre.”

«Es eso así. ¿Qué hace tu madre, por cierto?»

“Investigador gastronómica.”

“Hmm … Espere … ¿¡eeeh!?”

Yo sabía por qué estaba tan conmocionada. Mi madre, Kamiya Shiori es una investigadora gastronómica. Debido a su joven apariencia y campo de trabajo, a menudo aparece en la televisión.

No hace falta mencionar que sus habilidades culinarias son demasiado espléndidas en comparación con la media, lo que me hace a mí, la persona que come su comida todos los días, un poco quisquillosa cuando se trata de sabores, pero para yo elogiar las habilidades de Kamaishi así, debe significar que ella también es bastante buena cocinando.

De hecho, mi padre es un productor de televisión que conoció a mi madre, por primera vez, en su lugar de trabajo. Ellos parecen haber pasado un tiempo romántico trabajando juntos.

“Kamiya-kun, no esperaba que tu madre fuera alguien famosa.»

«Sí, pero creo que también eres genial para hacer algo tan bueno como su cocina.»

“E-Eso no es cierto~” se sonrojó Kamaishi.

«¿Quizás quieras probar el mío también?»

“¿Eh? ¿Está bien?»

«Sí, te estoy devolviendo el favor.»

Cogí un tamagoyaki de mi lonchera y la llevó a la boca de Kamaishi.

“P-Pero, me sentiría mal…”

“Vamos ahora, comer antes de que sea demasiado tarde. Debes tener curiosidad acerca de la cocina de la mano de mi madre, ¿no?”

La cocina de una investigadora gastronómica… Tal vez porque ella estaba interesada, Kamaishi tragó saliva, y en poco tiempo, ella abrió la boca y se acercó.

«Bu-Bueno, entonces…»

Y ella mordió.

“Mhm mhm… Se sabe muy bien.”

“lo sé, ¿cierto?”

Aunque lo diga yo mismo, la cocina de mi madre es deliciosa.

Y ambos nos divertimos mucho almorzando juntos mientras hablábamos de diferentes cosas.

ーーーーーーーーーーーーーー

Incluso después de que el último de ellos se había ido, permanecimos sentados en el banco. El calor del sol era cálido y me trajo el ambiente ideal para tomar una siesta después del almuerzo.

“Fuaah~ Estoy somnoliento.”

“¿Todavía quieres dormir después de todo el tiempo que pasaste en clase descansando?” Preguntó Kamaishi con una expresión levemente escandalizada.

“Todavía tenemos las clases de la tarde. ¿Estarás bien si duermes todas ellas?»

“No te preocupes, puedo hacerlo.”

“¿Por qué estás tan lleno de confianza…?”

Kamaishi parecía estar preguntándose cómo podía dormir durante tanto tiempo, pero tengo un plan secreto. No hay problema. Pues bien, vamos a pasar un buen rato durmiendo esta tarde.

ーーーーーーーーーーーーーー

(Tercera Persona POV)

Las lecciones de la tarde habían comenzado, y al mismo tiempo, Kamiyama* empezó a roncar. (Sak: así esta.)

La explicación del profesor trabajó como una buena música de fondo, dejándolo dormir profundamente.

«Bueno, Kamiya, por favor resuelve este problema.»

“Ggu…”

«¡Hey, Kamiya, despierta!»

“Ggu…”

«¡¡Despierta!!»

¡¡BAM!!

“…… ¡Nnha!” Kamiyama gimió mientras se frotaba la cabeza, viendo el libro de texto con el que el profesor le había golpeado.

«Tienes el valor para estar durmiendo en clase, sobre todo después de que la escuela empezó hace unos días, ¿no? ¿Supongo que eso significa que estás seguro de conocer la materia? Supongo que entonces podrás resolver este problema.»

El profesor parecía enojado mientras señalaba hacia la pizarra.

Kamiyama contempló la ecuación en la pizarra, y dentro de unos segundos, dijo,

“X = 3”

«Eso es…» El profesor tosió. «Eso es co-correcto.»

Pero justo cuando Kamiya iba a bajar la cabeza, el profesor lo llamó de nuevo.

«Espera, Kamiya. Prueba el problema 03 en la página 05 de tu libro de texto.»

“Y = 8, x = 2”

“Uh…. Correcto, otra vez.»

No parecía que Kamiya oyera a sus compañeros exclamar un «¡¡Hoo!!».

Por supuesto eso no era cierto.

Todo esto era el plan de Kamiya. A medida que se fue nivelando, no sólo creció su estatus, sino también cosas diferentes. Sus puntos de ataque, su defensa y, por supuesto, su inteligencia, lo que le permitía memorizar todo el libro de texto de sólo lectura a través de él.

Con esto, podía dormir libremente sin que el profesor se quejara.

Y así se quedó dormido, ignorando la cara torcida del profesor.

ーーーーーーーーーーーーーー

(Sayaka POV)

El primer día oficial de clases había terminado. Actualmente, me dirigía al apartamento donde vivo con mi madre.

«He vuelto.»

“Bienvenida, Sayaka. ¿Cómo estuvo la escuela últimamente?»

“Me desmayé por la anemia, pero después de eso lo pasé muy bien.»

«¿Te desmayaste? ¿Qué ha pasado? ¿Estás bien?»

«Sí, un compañero de estudios me ayudó y me siento bien.»

«Si estás bien. Estoy aliviada. La cena está casi lista, así que guarda tus cosas y prepárate.»

«Entiendo. Volveré después de cambiarme.”

Después de hablar con mi mama, fui a mi habitación, puse mi bolsa en el suelo y salté en la cama.

(Sólo han pasado dos días desde el comienzo de la escuela, pero muchas cosas pasaron…)

Mientras pensaba en eso, empecé recordando lo que ocurrió hasta ahora.

Colapsando por mi mala salud.

Ser rescatada por Kamiya.

Comer con Kamiya.

Pasando un buen rato hablando con Kamiya.

Espereー¡¡más de la mitad de ello se trata de Kamiya!!

Mientras me revolvía con las piernas abrazadas, una repentina duda apareció en mi mente.

(Me pregunto por qué estoy bien cuando estoy con él.)

Debido a una serie de acontecimientos, llegué a ser mala tratando con chicos. No soy capaz de siquiera mirarles a los ojos, mucho menos hablar con ellos.

Entonces, ¿por qué no es el caso de Kamiya? Ahora que lo pienso, pude hablar con él normalmente desde nuestro primer encuentro……

“Podría ser que… estoy en… ¡¡Kyah!! ¡¡Qué estoy pensando!!»

Enterré mi cara en mi almohada y me caí de la cama. Qué vergüenza decirlo en voz alta…

Después de tomarme un tiempo para calmarme, recordé cuando probé su lonchera. Estuvo delicioso. ¿Debería decir lo que se espera de un investigador gastronómico? Un día, quiero ser capaz de cocinar algo tan bueno.

¿Hm? Espera un segundo, ahora que lo pienso…

¡¿Fue un beso indirecto?!

¡¡¡Kyah!!! ¡¿En qué estaba pensando cuando hice eso?! Y pensando eso, enterré mi cara en mi almohada, rodando en agonía.

¿Qué debo hacer? …… ¿Quizás me considera un bicho raro?

Me había sentido impulsado por tanta inquietud, pero pronto recuperé la compostura y retomé mis pensamientos.

«Era bastante asombroso… de muchas maneras.»

Como cómo puede dormir justo después de terminar su auto-introducción a la clase hasta el mediodía, o cómo su madre resulto ser una celebridad, y también el hecho de que es inteligente para alguien que pasa la mayor parte de su tiempo durmiendo.

“Voy a… intentar hablar con él mañana de nuevo…» Me dije a mí misma en mi habitación.

Índice