Class ga Isekai Shoukan Capítulo 4

El sueño es lo primero

El asiento de la esquina derecha es el más adecuado para dormir.

El aula estaba vacía cuando llegamos por primera vez.
Todo el lugar estaba desierto. No me extraña que se sintiera extrañamente tranquilo.
Esto significa que la ceremonia de entrada probablemente todavía esté en curso.

«Todavía no hay nadie aquí.»

Kamaishi pareció sorprenderse por este hecho, pero pronto escuchamos algunas voces fuera de la ventana. El resto de los estudiantes están en camino.

«Parece que están en camino, tomemos nuestros asientos primero.»
“Claro.”

Tomamos nuestros asientos que fueron designados en la pizarra y esperamos el comienzo de la clase.
Como yo ya sabía mi número personal, todo lo que tenía que hacer era revisar el tablero para encontrar mi asiento en la esquina derecha.

«Kamiya-kun, tienes el asiento de la esquina.»
“Sí, es mi día de suerte.”
“¿Eh? ¿Por qué?»
«Puedo dormir sin temer de ser expuesto.»

Así es, especialmente el asiento de la esquina derecha que da al escritorio del profesor; basado en mi experiencia, no es fácil ser encontrado durmiendo en ese lugar. Resulta que tengo suerte desde el primer día.
Cuando expresé mis pensamientos honestos a Kamaishi con una cara feliz, ella me miraba con ojos de reproche.

«Kamiya-kun, deberías portarte bien en clase.»
“Lo sé, lo sé.”

Ignoré las palabras de Kamaishi con un ligero asentimiento.
Aah~ El asiento de la esquina derecha es realmente bonito. Muy bien, vamos a averiguar lo cómodo que es dormir en él. Puse mi cara en el escritorio y tomé una posición cómoda para dormir.

“Espera, ¡¿qué estas haciendo ahora?! ¡¡Todos están de camino hacia aquí!!”

Kamaishi que estaba asombrado por mi comportamiento se sentó frente a mí. Ahora que lo pienso, resulta que se sienta delante de mí por nuestros nombres cercanos en la lista.

“No, quiero decir, ¿no es natural comprobar si el asiento es cómodo para descansar?”
«¡No, no lo es! ¡¿Por qué preguntas algo tan obvio?!”

¿No lo hace? Para mí, dormir es lo primero que pruebo en un escritorio nuevo. Recuerdo que me quedé dormido en mi primer asiento en la escuela secundaria ni siquiera un minuto después de sentarme. Aunque ya era de noche cuando me desperté.

«De todos modos, no duermas y espera a todos, ¿Okay?»

Como ella insistió tanto, decidí a regañadientes permanecer despierto; no se puede evitar.
Después de esperar un rato juntos, los otros estudiantes hicieron su camino dentro de la clase convirtiendo el lugar que estaba tranquilo a uno ruidoso

Molesto, quiero dormir. Mientras me irritaba desde el fondo de mi corazón, un adulto que parecía ser una profesora de deportes con una camiseta entró en la clase.

«¡O-kay! ¡Todos están presentes! Empezaré la clase. Primero, viene mi auto-introducción.»

La profesora que estaba apurando su discurso justo después de entrar, se presentó.

«Soy su profesora de clase, Mudou Kento. Nos llevaremos bien a partir de hoy.»

Mudou era un joven profesora de sexo femenino de 30 años y tenía un estilo especial del pelo atlético.

«Bueno, entonces, todos aquí se presentarán siguiendo el número de turnos.”

Bajo la instrucción de Mudou, la mayor parte de la clase sin problemas terminaron su auto-presentación.

“Estoy Kamaishi Sayaka. No pude asistir a la ceremonia de entrada debido a mi mala salud, sin embargo, por favor llevémonos bien. Es un placer conocerlos a todos.»

Los chicos de la clase empezaron a susurrar algo como “Esta chica es linda, ¿no?” Después de escuchar la cortes introducción de Kamaishi.
Ella es, en efecto linda. Personalmente creo que esta entre la primer y segunda en la clase cuando se trata de apariencia.
Después que Kamaishi terminó su discurso, me levanté de mi asiento y comencé el mío.

“Kamiya Yato. Encantado de conocerlos a todos.»

Con esa frase, me senté de nuevo. Bueno, eso es todo lo que tengo que decir. Simple y seguro.
Ahora que también he terminado, lo que queda es echarme una siesta. Hagamos esto.

Con ese objetivo en mente, me agache en mi escritorio, tomó una posición cómoda y fui al mundo de los sueños.
Después de la introducción de los estudiantes, la maestra del salón, Mudou explicó diferentes cuestiones acerca de las reglas de la escuela y así. Por supuesto, Yato no estaba escuchando en ese momento.
ーーーーーーーー Tiempo de descanso.

“¡Yo, Yato! Soy Bokuya Shinji. Encantado de conocerte.»
“Ggu……”
“En-encantado de…”
“Ggu……”
“………”

ーーーーーーーーSegundo descanso.

“Kamiya-Kun. So-soy Takenaka Emi. Um… Encantada de conocerte.»
“Ggu……”
“U-Umm…”
“Ggu……”
“………”

ーーーーーーーーTercer descanso.

¿Eres Kamiya Yato? Soy Sahara Yuuji. Alias Ángel Blatty(No encontrar trad). Nuestro encuentro debería ser el destino. ¡Cambiemos este mundo juntos!»
“Ggu……”
“El-El mundo…”
“Ggu……”
“… Hm, nos volveremos a ver.»

ーーーーーーーー Después de la escuela.

“¡Hnng! Descansé bien, ¿eh? ¿Qué pasa, Kamaishi-san?»

Le pregunté a Kamaishi con una expresión somnolienta, pero parecía sorprendida. Más bien, estaba un poco disgustada.

¿Me estás preguntando qué pasa? ¿Por qué dormiste en clase?»
«¿Qué quieres decir? Terminé de presentarme, así que pensé que era el momento perfecto.»
«¡Ese no es el problema aquí! ¿Qué tipo de valor tienes para dormir desde la clase hasta el final del día escolar?»
«¿Eh? ¿Ya es la hora?»
«¡Sí, lo es! A pesar de que sólo teníamos 3 horas, ¡dormiste todas ellas! En serio, esta es la primera vez que conozco a alguien como tú. Hubo incluso algunos compañeros que trataron de hablar contigo… Bueno, al último no le importaba que estuvieras dormido.»
«¿De verdad? Podrías haberme despertado entonces.»
«¡Intenté hacer eso innumerables veces! ¡No respondiste en absoluto!»

Exclamó Kamaishi, luego volvió su vista hacia una dirección diferente. Su actitud de enojo también es bastante linda, pero no digamos eso porque sólo empeorará la situación.

“Caray, yo también quería hablar contigo……”
«¿Hm? ¿Dijiste algo?”
“¡¡Nada!!”

No estoy seguro de por qué está tan enfadada, pero la escuela ha terminado, así que volvamos a casa.
Cuando decidí irme, cogí mi bolso y me levanté.

«Ah, ¿ya te vas?»
“Sí, despues entonces, Kamaishi.”
“O-Okay, nos vemos.”

Dejé atrás a Kamaishi, que por alguna razón parecía un poco decepcionado, y me fui directo a casa.
ーーーーーーーーーーーーーーーーーーー
Al día siguiente, y similar a ayer, dormía una siesta mientras estaba sentado en el asiento de la clase. Honestamente hablando, diría que es difícil ser descubierto durmiendo aquí, pero eso es probablemente sólo porque Mudou es especialmente aleatorio y que las lecciones todavía no han empezado a tener lugar. Es por eso que hoy también pude dormir durante un largo tiempo, hasta la hora del almuerzo.

«Fuaah, tuve una buena siesta. ¿Hm? ¿Qué pasa, Kamaishi?»
«No, estaba pensando en lo inútil que es discutir contigo…»

Lo primero que vi después de despertar fue la cara de Kamaishi conmocionada. ¿Ha pasado algo? Y lo más importante, es hora de comer.
Mientras sacaba mi lonchera de la bolsa, noté que unos cuantos chicos se acercaban a Kamaishi.

«Kamaishi-san, ¿te gustaría comer con nosotros?»
«Sería mejor que comer sola, ¿sabes?»
«¿Eh? Um… n… estoy…»

Sus intenciones son demasiado evidentes. Kamaishi que no es bueno en tratar con los chicos estaba temblando y sin poder hablar.
¿Se supone que debo ayudarla aquí? Puedo simplemente dejarla sola para que trate con ellos, sin embargo, eso daría lugar a algunas grietas en nuestra relación. No me dejaron otra opción, vamos a ayudarla.

«Vamos, Kamaishi. Trae tu lonchera también.»
‘¿Eh?’
“Vamos, deprisa. No tenemos mucho tiempo.”
“Cla-claro.”

La confundida Kamaishi cogió su lonchera y se vio obligada a seguirme fuera del aula.
Deberíamos estar bien hasta aquí.
Después de caminar un rato, detuve los pasos y me volví hacia Kamaishi.

«¿Estás bien?»
«Sí, sí, gracias. Como pensaba, sigo siendo mala tratando con chicos…»
«Todos son malos para lidiar con algo. No dejes que te afecte. Por cierto, si eres tan mala para hablar con chicos, ¿por qué estás bien conmigo?”
“¿Eh? E-eso es porque…»

Cuando le preguntó acerca de eso, hizo una expresión inquieta pareciendo tener dificultades para encontrar una respuesta.
Me pregunto qué pasa con ella.

“Bueno, está bien. Más importante aún, ¿está realmente bien con comer el almuerzo conmigo?”
«¿Eh? ¿Está bien?»
«Sí, eso es si quieres.»
«¡No me importa! ¡En absoluto! Más bien esto me hace feliz; siento como si por fin lo hubiera hecho, ya sabes…»

Kamaishi aceptó mi invitación de comer con todas sus fuerzas*.
No oí sus últimas palabras muy bien, pero también deberían ser positivas. Sak: No me vengan con la suma de todas las fuerzas es igual a cero que ya me tiene harto >:v.

“Pues bien, vamos.”
«Sí.»

Así, almorcé con Kamaishi.

Índice