Martial World-Capítulo154: Qin Ziya

Capítulo 154 – Qin Ziya 

 

El ‘Poder Divino de Acacia’ fue un método de cultivo desviado y perverso. Después de que uno cultivara el ‘Poder Divino de Acacia’, su aura se llenaría con un ímpetu retorcido e inmoral. Si un artista marcial estuviera envuelto en esto, su mente sería incapaz de hacer frente a las ilusiones infinitamente aberrantes, y expondrían la fealdad de su corazón. 

Pero el corazón de las artes marciales de Lin Ming era especialmente puro y honesto. No solo eso, sino que Lin Ming cultivó los «Meridianos de Combate de las Virtudes Caóticas», así que su esencia verdadera era incomparablemente espesa. Su aura de artes marciales es como un puente inflexible, inmóvil como una montaña. Debido a esto, estos fantasmas ilusorios interminables fueron simplemente una broma para Lin Ming. 

El cultivo de Ouyang Dihua solo estaba en el Período de Condensación de Pulso; incluso si estuviera en el reino Houtian, ¡Lin Ming aún sería capaz de resistir su aura! 

Es por eso que la escena actual era tal. A pesar de cómo Ouyang Dihua ejerció su aura, Lin Ming no se impresionó ni se movió. ¡Esto hizo que Ouyang Dihua pareciera nada más que un payaso de circo! 

Cuando todos los presentes vieron esta escena, se sorprendieron tontamente. ¡Mientras enfrentaba el aura opresiva de Ouyang Dihua, Lin Ming no parecía verse afectado en lo más mínimo! 

¡Esto era demasiado ridículo! ¡Era simplemente una bofetada en la cara! 

Dentro de la multitud, Bai Jingyun miraba inexpresivamente hacia Lin Ming. Ella no había pensado que bajo tan terrible presión, Lin Ming podía permanecer calmado y tranquilo como si poseyera una arrogancia digna que despreciara a todos los demás. 

Para Lin Ming, el aura opresiva de Ouyang Dihua era como una frágil telaraña que fácilmente se podría quitar de encima. 

Independientemente de si fue hace un momento cuando enfrentaba a Zhang Guanyu, o ahora, el aura de Lin Ming era sin igual. Pudo destruir incluso las irrompibles defensas; ¡Fue como una larga lanza que lo atravesaba todo! 

En ese momento, los latidos del corazón de Bai Jingyun se aceleraron con desconcierto. 

Lin Ming era tranquilo y comedido como una montaña inmutable. Pero cuando estallaba el combate, él no tenía limites, ¡asombrando al mundo! 

Tal vez… solo tal vez… ¡podría ganar! 

Pensando esto, Bai Jingyun agarró el cuello de su vestido, sin aliento. 

En el pequeño y desolado rincón donde estaba parada, nadie había notado su expresión. Esto incluía a Murong Zi, que estaba callada de pie con la mente perdida… 

En el campo militar, cuanto más tiempo permanecía Lin Ming en calma, más desacreditado y más avergonzado estaba Ouyang Dihua. 

Algunas personas no podrían soportar seguir viendo eso. ¿Cómo terminaría Ouyang Dihua este evento de hoy? 

Para aquellos de alto estatus, lo que consideraban como lo más importante era la cara. ¡Y Lin Ming simplemente no le daba ninguna cara! 

—Lin Ming es demasiado anormal. Aun así, no creo que sea sabio para él ser tan resistente al aura de Ouyang Dihua. Debería ceder un poco y darle a Ouyang Dihua la oportunidad de renunciar. —Algunas personas murmuraron. 

— ¿Ceder? —Murong Zi pasó a escuchar. Ella se burló y dijo con frialdad. —Si Lin Ming realmente cediera incluso un poco, entonces no podría resistir el aura de Ouyang Dihua. Ouyang Dihua no permitirá que Lin Ming se vaya tan fácilmente. Hará que Lin Ming sea exactamente como esos idiotas hace un momento, con sus bocas babeantes, ojos muertos y actuando como bufones. Eso simplemente no es mejor que un cerdo. 

La atmósfera se hizo cada vez más intensa. Como las cosas llegaron a este punto, ya había pasado el tiempo para cualquier posibilidad de resolución pacífica. 

Pero en este momento, una risa bulliciosa de repente sonó en el aire. Esta risa fue particularmente fuerte; cuando la escucharon por primera vez, todavía estaba muy lejos, y en el siguiente segundo sonó en los oídos de todos. 

Antes de que alguien pudiera reaccionar, un hombre con una túnica blanca se apareció frente a la multitud, sosteniendo una larga cítara en sus brazos. 

El hombre era alto y delgado, con espesas y pobladas cejas. Parado allí, estaba envuelto en una gracia atemporal. Los que lo vieron no pudieron evitar sentir una sensación de asombro en sus corazones. 

Cuando esta persona apareció, la presión que Ouyang Dihua estaba emitiendo se dispersó repentinamente en el viento. Sin duda, la fuerza de esta persona era mucho más formidable que Ouyang Dihua. 

—Maestro… ¿Maestro de la Casa Marcial? 

Qin Xingxuan se sorprendió. Rara vez veía al misterioso Maestro de la Séptima Profunda Casa Marcial. Sus movimientos fueron extraños y se desplazaba de un lugar a otro. Su fuerza era incomparablemente profunda. ¡Ya se había estancado en la etapa máxima Houtian durante mucho tiempo, y se dijo que ya había dado medio paso en el reino de Xiantian! 

La boca de Ouyang Dihua se retorció tan pronto como vio aparecer a este hombre que sostenía una larga cítara, y aprovechó este momento para retirar su aura. Este hombre que sostenía la cítara era el maestro de la Séptima Profunda Casa Marcial, Qin Ziya. 

Antes de que Qin Ziya se uniera a los Siete Profundos Valles, no era más que un mero músico errante. Después, él termino su viaje y entró en la Facción Cítara de los Siete Profundos Valles. En ese momento, ya tenía 20 años. 

Desde que Qin Ziya comenzó a cultivar artes marciales a los 20 años de edad, ya había perdido el período de oro para cultivar de un artista marcial. Aun así, tal como estaban las cosas, logró entrar inesperadamente en el Período de condensación de pulso a los 31 años, luego entro en el Reino Houtian a los 36 años de edad. Cuando tenía 45 años había alcanzado la etapa máxima Houtian. 

Tal talentoso genio de cultivo había conmocionado incluso a los ancianos de los Siete Profundos Valles. Sin embargo, fue una gran pérdida que haya perdido la edad de oro para cultivar de un artista marcial. Entonces, aunque Qin Ziya renació, se encontró con un enorme cuello de botella al intentar entrar al reino de Xiantian. Ahora, recorrió el mundo a su merced a su propio capricho, y también ocupó el puesto de Maestro de la Séptima Profunda Casa Marcial en el Reino Fortuna Celestial. Esto fue porque deseaba viajar y encontrar un avance en su cultivo y en su habilidad con la cítara. 

—Señor Ouyang, ¿puede considerar darme la cara, y pensar que este asunto terminó hoy? ¿Qué le parece? 

Qin Ziya dijo esto sonriendo. Su voz tenía una afición muy extraña, como si escuchara una brisa primaveral. 

Después de un silencio, Ouyang Dihua dijo en voz baja: —Como el Maestro Qin de la Casa Marcial lo dice, naturalmente no seguiré con este asunto. 

Como Qin Ziya se había presentado personalmente, Ouyang Dihua ciertamente aprovecharía esta oportunidad y le mostraría respeto. Ouyang Dihua también estaba un poco sorprendido de Qin Ziya. Una vez que Qin Ziya ingresó al reino de Xiantian, también sería un anciano. Con su talento en las artes de la cítara, su estado no sería necesariamente más bajo que el de su tío. 

—Pequeño Hermano Lin esto es para ti. —Qin Ziya movió su muñeca. No estaba claro cómo se movió, pero un Lingzhi carmesí del tamaño de la palma de un bebé apareció en su mano. 

Con un gesto de su mano, el Lingzhi de sangre voló hacia Lin Ming como si tuviera algún tipo de inteligencia. 

¡Lingzhi de sangre de 500 años! 

Después de que Lin Ming atrapó el Lingzhi de sangre, pudo sentir que la rica esencia comenzaba a fluir en su mano. Su corazón no pudo evitar latir rápidamente de emoción. 

Un Lingzhi de sangre de 500 años es extremadamente raro. Solo una gran secta conocería los métodos secretos con los cuales cultivarla, y su tasa de supervivencia también era muy baja. 

La mayoría de los Lingzhi de sangre llegan al final de su vida útil a los 300 años de edad. Si la planta no se recogía, simplemente se desperdiciaría. Un Lingzhi de sangre de 300 años crece hasta el tamaño de un tazón grande, y se considera una medicina milagrosa incomparablemente maravillosa en el mundo de los hombres mortales. 

Este tipo de Lingzhi ya era muy valioso. Un Lingzhi de sangre que fuera más viejo sería mucho más difícil de encontrar en el mundo mortal. Solo había algunas montañas sagradas que eran ricas en esencia espiritual que las sectas más grandes podían conocer. 

Cuando un Lingzhi de sangre alcanza los 300 años de edad, su esencia comienza a comprimirse y su tamaño disminuye gradualmente. Un Lingzhi de 400 años era del tamaño de un puño, pero un Lingzhi de 500 años tenía el tamaño de la palma de un bebé. 

Aunque el Lingzhi de sangre era más pequeño, lo que se concentró fue en realidad su rica esencia. Este Lingzhi de sangre fue capaz de complementar la carne y el cuerpo de uno, haciendo que la vitalidad de un artista marcial sea especialmente incomparable, y también aumente la fuerza. 

Un Lingzhi de sangre de 500 años era una medicina maravillosa que los artistas marciales que buscaban fuerza anhelaban en cada uno de sus sueños. 

A medida que los presentes sintieron este tenue aroma emitido por el Lingzhi de sangre carmesí, sus corazones se movieron. Algunas personas incluso tomaron un trago profundo; este tipo de medicina milagrosa simplemente no podría comprarse con dinero. 

Antes, el Anciano Wang había transmitido un decreto a Lin Ming. Hubo 4 recompensas prometidas. Eran la Lanza Ligera de Peso Profundo, el Lingzhi de sangre de 500 años, la Píldora Milagrosa Azul y la botella de Cuerpo Espiritual Divino. Aunque estas recompensas fueron impresionantes, nadie creía realmente que Lin Ming pudiera obtenerlas. Pero ahora, Lin Ming había obtenido más de una. En cuanto al resto, no era una imposibilidad extrema que él pudiera tomarlos también. 

Esto hizo que los presentes se sintieran celosos pero indefensos. La fuerza de Lin Ming ya se había exhibido ante sus ojos; no hubo palabras que pudieran decir. 

Lin Ming sostuvo el Lingzhi de sangre con ambas manos y respetuosamente se inclinó ante Qin Ziya. —Gracias, Maestro de la Casa Marcial. 

—Jaja, no me agradezcas. Este Lingzhi no es mío, sino de los Siete Profundos Valles para ser una recompensa dada a los discípulos dotados. Desde que pasaste la prueba que te preparé, entonces te has ganado este Lingzhi de sangre. 

Lin Ming colocó el Lingzhi de sangre dentro de su anillo espacial y también guardó la Perla de Trueno y Fuego Diabólico que había recogido. No tenía intenciones de devolverle esta cuenta a Ouyang Dihua. Supuso que Ouyang Dihua no lo enfrentaría por esto, además, Ouyang Dihua no querría admitir que le dio esta cuenta a Zhang Guanyu. 

Cuando Ouyang Dihua vio el movimiento de Lin Ming, su tez se volvió cada vez más sombría. Lin Ming, Lin Ming, ya que codicias tanto la perla de Trueno y Fuego Diabólico, entonces deberás usarla bien. ¡Esperaré el día en que casualmente experimentes con ella y te mates en la explosión! 

Debido al duelo entre Zhang Guanyu y Lin Ming, el acto original del gran banquete ya había perdido completamente su significado. Y ahora, con la aparición del Maestro de la Casa Marcial, Qin Ziya, la atmósfera había llegado a su clímax. 

En lo que respecta a los artistas marciales, conocer al Maestro de la Sétima Profunda Casa Marciales era similar a un plebeyo que se encontró con el emperador. Tenía autoridad suprema, y su fuerza excedía con creces a cualquier otra persona en el Reino Fortuna Celestial. Incluso si fuera un famoso maestro houtian como Muyi o Wang Xuanji, en presencia de Qin Ziya, ni siquiera merecían mencionarse. 

Ouyang Dihua no tenía interés en quedarse más tiempo. Pacientemente controló su temperamento y le dijo algunas palabras educadas a Qin Ziya, luego se sacudió la manga y se alejó. 

Qin Ziya tampoco tenía intención de quedarse. Después de todo, él era una figura a la que le gustaba ir con el viento. Después de tomar algunas tazas de té, también se fue. 

De este gran banquete, aunque el propósito original había sido completamente olvidado, la mayoría de los invitados todavía estaban de buen humor. Habían sido testigos de todo tipo de batallas; se podría decir que la noche había alcanzado el clímax después del clímax, y estaban completamente satisfechos. 

Por supuesto, también estaban aquellos que estaban de mal humor, como el Décimo Príncipe, Yang Zhen. Nunca había imaginado que Zhang Guanyu sufriría una aplastante derrota por parte de Lin Ming, e incluso que su mano se convertiría en papilla. 

Zhang Guanyu había querido lisiar a Lin Ming, y el resultado fue que quedó parcialmente discapacitado. El Décimo Príncipe acababa de encontrar un aliado, pero ahora ese aliado ya había sido eliminado. Además, Zhang Guanyu fue quien lo relacionó con Ouyang Dihua. Sin Zhang Guanyu, no era seguro que Ouyang Dihua siguiera apoyándolo. 

Pensando esto, Yang Zhen no sintió nada más que amargura. Lin Ming era el némesis más oscuro de su vida. 

Ciertamente, había un presente que estaba de un humor mucho más sombrío. Este era el director de la Asociación de Comercio Aliada de la Familia Zhang, Zhang Fengxian. 

Cuando se llevaron a Zhang Guanyu, Zhang Fengxian sintió como la sangre furiosa en su corazón estaba circulando. Inmediatamente se llenó con un monstruoso intento de matar, y quiso destrozar a Lin Ming. Pero su personalidad era diferente a la de Zhang Guanyu. Estaba al frente de la Asociación de Comercio Aliada, por lo que tuvo que mantener su razonamiento y calma. ¡Sabía que en este momento no podría tratar con Lin Ming! Si era demasiado apresurado, sería su Asociación de Comercio Aliada la que sufriría. 

 

 

TRADUCTOR: Horo      

EDITORA: Aucifer Sakuya      

 Horo: Sry por andar de vago y no subir casi nada jajaja, pero no andaba de vago u.u me enferme como 2 semanas del estomago, no podia comer nada, tenia el estomago como la mano de Zhang Guanyu jajaja, pero ya me recupere y bueno no todo es malo en este mundo hay que ver el lado positivo de las cosas…. baje 5 kilos en 2 semanas XD, aunque… tal vez no es tan bueno eso pero bueno espero que disfrutaran el cap :3

Índice