A- A+ Ahora puede cambiar de capítulo pulsando dos veces las teclas de navegación izquierda y derecha, espero lo disfruten.

Dudian sonrió y se llevó el periódico publicado por los militares.

“El incidente relacionado con el asesinato del diácono Huey. El asesino actuó de nuevo. Mary, la esposa del diácono Huey, fue asesinada “.

“El magistrado ha buscado toda la noche, y hay pruebas sólidas sobre la identidad del asesino”.

“Ayer por la tarde, la esposa del difunto diácono Huey, Mary fue asesinada en su casa. Según la investigación, pocos vecinos habían visto a un sospechoso enmascarado entrar en la casa de la familia del diácono “.

“El magistrado tiene pruebas sólidas sobre la identidad del asesino, y será arrestado.”

Había una amplia sonrisa en la cara de Dudian cuando vio el resumen final.

“¿Por qué estás tan feliz?” El viejo Fulin, que estaba sentado frente a Dudian, notó su expresión facial. Había revisado el periódico, pero como no había usado gafas, no podía leer el contenido.

Dudian entregó el periódico.

El viejo Fulin revisó el periódico y miró a Dudian como si hubiera una sorpresa en su cara:”¿Lo hiciste tú?”

Dudian respondió:”No, fue hecho por un miembro de la familia Milán.”

El viejo Fulin estaba aturdido.

…..

…..

El castillo de la familia Milán.

El comedor era de granito. Los miembros de la familia Milan se fueron sucediendo y tomaron asiento.

Siete u ocho doncellas estaban cerca de la mesa, de una docena de metros de largo.

El viejo patriarca de la familia Milan estaba sentado a la cabeza de la mesa, ya que representaba la posición del jefe. Este año iba a cumplir sesenta y tres años. Ha pasado algún tiempo desde que se ha retirado de su puesto para disfrutar de los últimos años de su vida. Su hijo mayor, Abel, dirigía todas las industrias y empresas bajo el mando de la familia.
Abel era un hombre de cuarenta años de edad madura con un temperamento refinado. Estaba sentado en una posición correcta a la derecha del viejo patriarca.

“Recemos por la comida”, dijo el viejo patriarca Alex.

Toda la gente sentada a ambos lados de la mesa dejó de charlar en el momento en que las palabras fueron pronunciadas por el viejo patriarca. Agarraron las manos, cerraron los ojos y comenzaron a recitar las enseñanzas del libro de la luz:”Gracias a Dios que nos dio el alimento. Demos gracias al Señor por habernos bendecido con riquezas. Gracias al Señor…”

No pasó mucho tiempo antes de que terminaran la oración.

“Comamos”, dijo Alex mientras abría los ojos.

Todo el mundo empezó a comer.

Después de empezar a cenar, una joven figura bajó de las escaleras y se sentó en la silla junto a la mesa. Comenzó a recitar la oración y a comer después.

“¡Vick! ¿Por qué llegas tan tarde?”Abel, que estaba sentado a la derecha de Alex, gritó.

Vick vio que no iba a poder evitar a su padre:”Bebí un poco anoche. ¡Sobredormé! Lo siento!”

“Bueno,” dijo Abel en tono frío:”Deberías aprender de tu hermano y tu hermana. ¡Eres un caballero y tienes que serlo y actuar como tal! Aunque no tengas que ir a las zonas fronterizas para proteger la tierra, al menos no deshonres la gloria del caballero “.

Vick dijo en tono honesto:”Lo sé”.

“¡Muy bien, muy bien! El niño se durmió un poco sin necesidad de hacer una escena “, le susurró Alex a Abel.

Abel suspiró:”¡Papá, lo has malcriado mucho!”

Alex sonrió mientras miraba a Vick:”Escuché que recientemente tú y la pequeña señorita de la familia Mel sois muy cercanos. ¿Te interesa esa niña?”

Vick sintió los ojos celosos de sus hermanos y primos sobre él. Pero estaba secretamente orgulloso en su corazón. Dijo humildemente:”Abuelo, estaba preguntando por Jenny de Sarah.”

Alex se rió:”Parece que la llamas por su nombre de pila. Si alguna vez quieres seguirme, avísame. Sería bueno que se casaran “.

Abel frunció un poco el ceño, pero no dijo nada. Inclinó la cabeza al cortar el filete. Ocasionalmente levantaba la cabeza para mirar fríamente a Vick. Era para recordarle que no se dejara llevar.

Vick notó las miradas frías de su padre y se rascó la cabeza:”Abuelo, encontraré un camino por mi cuenta”.

“¡Buen chico! Así debería actuar un hombre de la familia Milán “, se rió Alex.

Mientras la voz de Alex se atenuaba, un mayordomo corrió por el pasillo apresuradamente. Respiraba fuertemente como le dijo a Alex:”Maestro. Hay un problema. Un grupo de caballeros del magistrado ha llegado. Quieren atravesar…”

Abel estaba a punto de regañar al mayordomo porque no seguía la etiqueta, pero en el momento en que escuchó sus palabras muchos pensamientos pasaron por su corazón. Inmediatamente se levantó y le dijo a Alex:”Padre, iré a echar un vistazo”.

Alex le miró:”Lidia con ello”.

“Lo haré.” Abel asintió y dejó el comedor con el mayordomo. Vinieron a la puerta del castillo. Había un escuadrón de caballeros liderado por dos figuras que tenían armadura de plata. Sus insignias eran el símbolo de su identidad como caballeros del magistrado.

La puerta estaba abierta, y Abel esperó en silencio a que entraran. Sin embargo, su corazón sospechaba, ya que esos dos blindados plateados significaban que el magistrado estaba firme en tomar acción. Normalmente, un magistrado no ofendería a su familia si no hubiera una razón aparente.

Abel tomó la iniciativa de hablar, al verlos acercarse.

El caballero disciplinario dirigía a sus escuadrones cuando entraron en el patio del castillo. Tenían un niño pequeño con ellos. En el momento en que oyeron las palabras de Abel, las cejas gruesas de los dos caballeros disciplinarios se arrugaron:”¡Deberías ser Abel Milán! Hoy hemos venido a llevar a su hijo a la corte por una investigación en curso “.

“¿Ah?” Abel se quedó atónito porque no esperaba que vinieran tras su hijo. Pensó que algo con sus negocios había salido mal:”Soy Abel Milan. Mi hijo se llama Vick. Es un caballero. ¿Por qué la corte pediría por él? Tiene que ser un malentendido “.

El caballero disciplinario de la derecha habló en tono frío:”Su hijo está involucrado en un caso de homicidio. Hay pruebas sólidas de que su hijo es el asesino del diácono Huey. No hay malentendidos. Además, será mejor que le dejes salir. Si no lo llevamos hoy, el tribunal emitirá una orden de arresto contra él inmediatamente “.

“¡¿Qué?! Mi hijo es un asesino” Abel se sintió un poco aliviado cuando mencionaron un caso de asesinato. Sin embargo, cuando el caballero disciplinario dejó claro que el caso se refería al asesinato del diácono Huey, el corazón de Abel se endureció. La naturaleza de un caso normal de asesinato y el asesinato de un diácono eran dos cosas totalmente diferentes!

“¡Es imposible!”, dijo Abel apresuradamente:”¡Es imposible que mi hijo mate a Deacon, Huey! Debe haber un malentendido. ¡Hay otra razón detrás de este caso!”

El segundo caballero disciplinario que tenía una cicatriz de espada en la cara dijo:”Hemos investigado lo suficiente, y no hay malentendidos. Ahora, si continúas luchando, ¡entonces se considerará como un encubrimiento de un crimen!”

Abel miró la expresión contundente del caballero disciplinario. Su cara se puso fea al dudar un poco. Le ordenó al mayordomo que estaba a su lado:”¡Llama a Vick!”

El mayordomo quedó atónito al oír las palabras de los caballeros disciplinarios. Sin embargo, se recuperó mientras escuchaba la orden de Abel y volvía al castillo apresuradamente.

Después de un tiempo, Vick fue conducido por el mayordomo de la casa. Alex estaba caminando detrás del Vick. Había dos mujeres de mediana edad detrás de Alex.

La cara de Vick se puso blanca y pálida cuando vio a dos caballeros disciplinarios. Dijo apresuradamente:”¡Tiene que haber algún error! ¡Simplemente no puedo matar a Deacon, Huey! ¿Por qué haría una cosa tan estúpida?”

“¡Es él!”

El niño pequeño que estaba de pie junto a caballeros disciplinarios gritó. Los dos caballeros disciplinarios, Alex y Abel, quedaron conmocionados.

Los ojos del chico estaban rojos y llenos de odio mientras miraba a Vick. “¡Sí! ¡Es él! ¡Lo vi ayer!”

(Lalo: con esto acaba hast próximo aviso)