A- A+ Ahora puede cambiar de capítulo pulsando dos veces las teclas de navegación izquierda y derecha, espero lo disfruten.

Capítulo 179 – Esquema

Zhao Feng inspeccionó esta sala del tesoro.

Desde el momento en que había entrado, su ojo izquierdo había escaneado todo el paisaje, incluyendo donde se colocaron algunos guardias.

Había una cosa que podría ser confirmado – este lugar era de hecho la parte más central y era lo más protegido.

Quan Chen había pasado dos o tres días para llegar hasta aquí, y por lo menos cuarenta guardias fueron despejados para llegar hasta aquí.

Zhao Feng sabía que había varios cientos de guardias dentro del castillo, y que no era fácil para Quan Chen llegar hasta aquí. Este último debió haber pagado un alto precio aunque estuviera en el pico del cuarto cielo del reino ascendido en fuerza.

Con la mentalidad de Quan Chen, ¿permitiría que alguien tomara las recompensas?

Por lo tanto, la propuesta de Quan Chen para dividir los tesoros “cincuenta-cincuenta” definitivamente no era realista.

… ..

Zhao Feng entendió que, usando a Quan Chen, había llegado a la zona central con menos dificultad.

El tesoro en su frente era del mismo tamaño que un salón, sino un poco más grande, y el aura de tesoro en el interior podía hacer latir el corazón de cualquier cultivador.

“Un indicio de aura de estos es más potente que un arma Espiritual normal”.

Los sentidos de Zhao Feng eran aún más agudos que los de Quan Chen. Después de todo, él había manejado un Arma Espiritual antes.

Las armas espirituales eran extremadamente valiosas y la mayoría de los clanes sólo tenían uno o dos que eran tratados como una reliquia familiar.

Además, esto era sólo el aura del tesoro – probablemente ni siquiera era un centésimo de la verdadera aura interior.

“Hermano Zhao, ¿por qué no nos separamos? ¿Uno de nosotros distrae a la mayoría de los guardias mientras el otro va dentro del tesoro y roba todo el tesoro?”

Quan Chen esbozó una sonrisa.

“¿Robar? Hermano Quan, no hagas que suene tan mal. No hay dueño aquí – ¿quién sabe cuántos años ha pasado desde su muerte? Lo estamos tomando en plena luz.”

Zhao Feng se rió.

“Sí, sí, lo estamos tomando.”

Quan Chen rió con rigidez y suprimió la ira en su corazón. ¿Desde cuándo esta hormiga se atrevió a hablar con él de esta manera?

Los dos entonces discutieron quién atraería a los guardias y quién atraparía el tesoro.

Zhao Feng primero escaneó todo el tesoro y capturó rastros de matrices dentro. Su ojo izquierdo apenas podía ver a través de las paredes y ver las líneas de contorno dentro.

“Hermano Zhao, tus habilidades de movimiento son bastante buenas, así que no hay mucho problema para que distraigas a los guardias. Por supuesto, si no quieres, yo puedo.”

Quan Chen dijo generosamente, como si no le importase la elección que Zhao Feng hiciese.

La mayoría probablemente elegiría este último, puesto que sólo se sienten seguros si fueran el que tomara el tesoro.

“De acuerdo. Voy a distraer a los guardias.”

Zhao Feng respondió.

“Por supuesto.”

Quan Chen estaba algo sorprendido, pero aún se reía fríamente en su corazón. ¡No importa qué elijas, todavía eres una pieza de ajedrez que está siendo enviado a él es muerte!

En primer lugar, Zhao Feng acababa de llegar al castillo y no conocía algunos de los peligros ocultos. Si eligiera distraer a los guardias, atraería cada vez más peligro.

En segundo lugar, si Zhao Feng eligió entrar en el tesoro, todo lo que Quan Chen tenía que hacer era distraer a los guardias y luego desaparecer sin dejar rastro, lo que significaba que los grupos de guardias volverían al tesoro.

Por lo tanto, Quan Chen no le importa qué elección Zhao Feng hiciese, ya que ambas opciones tenían escritas muerte para él.

……… ..

Había alrededor de veinte a treinta guardias estacionados cerca del tesoro cuya fuerza iba desde el cuarto al sexto cielo, así que distraer a estos guardias era un trabajo peligroso.

Según el plan, Zhao Feng necesitaba distraer al menos a la mitad.

¡Peng!

Zhao Feng golpeó una onda aérea que golpeó las paredes de la tesorería y sacudió a toda la habitación.

El tesoro tenía una matriz que lo protegía, y en el instante en que fue golpeado, un resplandor rojo apareció que llamó la atención de algunos guardias cercanos.

¡Ceng! ¡Sou!

La figura de Zhao Feng se desdibujó al atraer de diez a veinte guardias hacia el área exterior.

De estos guardias, alrededor de diez estaban en el cuarto cielo, cuatro en el quinto cielo, y sólo un guardia plateado en el sexto cielo.

“¡Gran trabajo hermano Zhao!”

Quan Chen rió satisfecho mientras la alegría y la frialdad brillaban en sus ojos.

Después de ser perseguido por tantos guardias, tal vez sólo Yang Gan sería capaz de retirarse sin ser perjudicado. Incluso Bei Moi y él mismo lo encontrarían extremadamente peligroso.

Además, Zhao Feng acababa de entrar en el castillo y no conocía ninguno de los otros peligros.

La figura de Zhao Feng se convirtió en una imagen remanente mientras circulaba su Fuerza Verdadera Viento Celestial a su máximo nivel, presumiendo de velocidad superior a la mayoría de los cultivadores en el Cuarto Cielo del Reino Ascendido.

Esto era porque él había alcanzado un nivel alto en la Técnica Dios Divino del Viento, y la pureza de su fuerza verdadera era incluso mejor que cultivadores normales en el 4to cielo.

Además, Zhao Feng había fusionado su imagen ilusión de pescados en esta habilidad, lo que hizo que su velocidad fuera incluso más rápida que la de Quan Chen.

Aparte de eso, estos guardias estaban adornados con una armadura pesada que realzaba sus defensas, con el impedimento de su agilidad y rango de movimiento siendo la única carga.

Utilizando su agilidad, incluso los guardias en el quinto y sexto cielo no fueron capaces de ponerse al día en un corto período de tiempo.

Su ojo izquierdo podía ver a través de las paredes y predecir algunos de los peligros ocultos.

En cuanto al paisaje, estaba aún más familiarizado con él de Quan Chen.

Pronto.

Zhao Feng había atraído a estos guardias a la entrada del edificio.

En este momento, los guardias que todavía podían ponerse al día eran los guardias en el quinto cielo, así como el guardia plateado.

Sólo la velocidad del guardia plateado estaba en paridad con Zhao Feng, pero su agilidad era mucho peor.

El ojo izquierdo de Zhao Feng podía mirar en el cuerpo del guardia y ver el flujo de energía dentro, lo que le permitía predecir los ataques del otro de antemano.

Zhao Feng logró esquivar los ataques del guardia plateado muchas veces – si se le golpeara, sería herido gravemente, sino incluso muerto, a pesar de que su técnica pared de plata había sido entrenada a su nivel más alto.

Pero Zhao Feng, que tenía el misterioso ojo izquierdo, controlaba toda la situación.

Después de salir corriendo del edificio, el paisaje se hizo plano, lo que le dificultaba utilizarlo a su favor.

La distancia entre Zhao Feng y el guardia plateado se acortó gradualmente.

Una vez que el guardia alcanzó y logró atraparlo, llegaron los otros cuatro guardias negros blindados (cambio nombre) del quinto cielo, que casi garantizó su muerte.

¡Ta!

Una capa de sangre azur apareció dentro del cuerpo de Zhao Feng, que desprendió una fuerte aura del alma.

Instantáneamente, su energía mental, su concentración y sus sentidos aumentaron.

El poder de la línea de sangre era algo que Zhao Feng mismo no entendía, pero la diferencia era obvia. El mismo golpe con el poder de la línea de sangre podría alcanzar los 3000-3500 kilogramos, mientras que era solamente 1500-2000 kilogramos sin él.

En ese momento, la velocidad de Zhao Feng aumentó instantáneamente.

Qiu—

La velocidad de Zhao Feng casi se duplicó e incluso superó al guardia plateado que estaba en el sexto cielo del Reino Ascendido. Este último podría tener un alto nivel de cultivo, pero su velocidad era un poco más rápida que la del quinto cielo.

En un abrir y cerrar de ojos, Zhao Feng había corrido decenas de yardas. Luego se dio la vuelta y sacó su arco Luohou y puso una flecha azul sobre ella.

Al estar en el aire, podía ver la situación de Quan Chen con su ojo izquierdo. Después de que éste entró en la tesorería y tocó la matriz, los diez guardias cercanos o así lo persiguieron, pero debido a que el camino hacia el tesoro era pequeño, el número de guardias que podía pasar a la vez era limitado.

Quan Chen era extremadamente astuto – bloqueó un lado de la entrada y trató de tomar algunos tesoros mientras luchaba contra ellos al mismo tiempo.

Los diferentes tipos de tesoros emanaban auras puras y seductoras que hacían palpitar sus corazones.

¡Peng!

Quan Chen trató de tomar un artículo, pero fue bloqueado por una capa de luz blanca y casi resultó herido.

“¡Maldición! ¡Todos los tesoros tienen matrices alrededor de ellos!”

La expresión de Quan Chen era sombría: él había intentado muchas veces y sabía que estas matrices no se podían romper en un corto período de tiempo.

Fue una suerte que su cultivo hubiera aumentado significativamente desde que había entrado en el juicio. Tenía un arma Mortal de grado medio, lo que significaba que podía fácilmente matar a los guardias negros blindados en el cuarto cielo.

“Ese retrasado Zhao Feng debe haber muerto después de atraer la atención de tantos guardias.”

Quan Chen se sintió un poco mejor después de pensar en Zhao Feng.

Al mismo tiempo, fuera del edificio.

¡Beng! Sou—

Un objeto azul voló a través del aire y causó la caída de la temperatura cercana.

El símbolo de loto de hielo en el Arco de Luohou de repente se iluminó cuando fue retirado, y bajo la temperatura de congelación, se convirtió en una flecha transparente de hielo.

¡Kaa!

La flecha golpeó la cabeza del guardia plateado y se rompió en el impacto.

Con la fuerza actual de Zhao Feng, no podía romper las defensas del guardia plateado, especialmente cuando el fuerte de estos guardias era la defensa.

El guardia plateado saltó hacia Zhao Feng, ileso.

Sin embargo, al igual que se movía, sus acciones disminuyeron poco y una capa de hielo se formó sobre su cuerpo.

Una frialdad aterradora se extendía a cuatro o cinco metros del guardia plateada.

¡Deng! Deng! Deng….

Los guardias negros blindados en la parte de atrás se congelaron en sus pasos cuando entraron en el área de efecto del frío.

En apenas una respiración de tiempo, cuatro guardias negros blindados en el quinto cielo del Reino Ascendido se convirtieron en esculturas de hielo.

Sólo el guardia plateado era apenas capaz de luchar contra el frío.

En este punto en el tiempo, el guardia plateado, así como los cuatro guardias negros blindados fueron controlados por la flecha de Zhao Feng.

El efecto fue mucho mayor de lo que Zhao Feng esperaba.

Este último abrió su ojo izquierdo y se dio cuenta de que una capa de hielo se extendía a través de las partes de los guardias, llegando pronto al núcleo donde se almacenaba la energía.

Estos guardias no tenían vida pero tenían muchas partes dentro. Una vez congelados, afectaría la cantidad de energía transferida.

Por lo visto, los cuatro guardias negros habían sido sellados en hielo y no podrían escapar en poco tiempo.

Era el guardia plateado todavía resistía, pero incluso si pudiera romper el sello de hielo, su velocidad sería restringida.

¡Ir!

Zhao Feng ya no se molestó con estos guardias y regresó al edificio.

En el área central, Quan Chen todavía estaba frente a los guardias, pero estos guardias no parecían ser inteligentes o bien podrían haber convocado a los cientos de guardias restantes. A menos que uno estuviera en el Reino Espíritu Verdadero, nadie sería capaz de escapar de tal flujo de guardias.

Zhao Feng aterrizó en un tejado cerca de la tesorería y vio el espectáculo a continuación.

Cuando Zhao Feng regresó, los guardias negros que no lo habían alcanzado antes regresaron al tesoro.

Un total de veinte a treinta guardias blindados estaban a punto de rodear el tesoro.

“¿Ese mocoso Zhao Feng ya ha terminado?”

La expresión de Quan Chen cambió a medida que avanzaba pesadamente, rasgando dos guardias negros blindados en pedazos.

¡Correr!

Se dirigió hacia la salida del edificio, pero antes de llegar, un frío plateado entró desde la dirección opuesta.

“¡Ah!”

Quan Chen hinchó mientras miraba a este guardia plateado envuelto en una capa de hielo.

“Jeje.”

Una figura se rió ligeramente y entró en la tesorería mientras Quan Chen estaba siendo perseguido por los guardias.

En la actualidad, no había guardias en los alrededores.