Maou-sama no machi-zukuri! Capítulo 16: Negociación fuerte

El soldado ante mí estaba enfurecido. Recordé quién era; él era el mismo soldado que dirigía la delegación antes.

Al principio, Avalon había recibido demandas de la ciudad vecina para estar bajo su control. Cuando habían despachado a su primer grupo de delegados, fingí ser servil y les pedí que regresaran mientras yo pensaba en ello, efectivamente comprándonos algún tiempo. Después, continuaron enviando demandas para una respuesta definitiva, pero yo sólo daba respuestas vagas, comprándonos más tiempo.

Sin embargo, sólo pude pararlo durante ese tiempo; el otro día, yo había recibido su último aviso. Según él, enviarían una última delegación. Si yo no cumplía, estaríamos bajo la amenaza de estar en el extremo receptor de una demostración de fuerza.

“Tú, ¿qué tiene esa boca tuya?”

El soldado gritó así y puso una mano en su espada.

Parecería que al ser obediente la última vez, estaba bajo un malentendido. El malentendido era que él era el superior entre nosotros.

La responsabilidad entonces recae en mí para aclarar este malentendido de los suyos.

“De vuelta a ti. ¿Qué eres, un simple soldado, tratando de tirar? ¡Cuidado con tu tono!” (Lalo: así se habla, échenla a la zorrita a ese soldado)

“¡Túúúúúúúúúúúú!”

Finalmente, sacó su espada. Como estaba, iba a balancear su espada contra mí y, sin embargo, sólo sonreí.

Yo diría que este soldado era tan fuerte como un aventurero veterano o en términos monstruosos, un rango C. Yo, por otro lado, tenía 3 Monstruos del Pacto clasificados como rango S. y por lo tanto tenía un poder abrumador dentro de mí. Incluso si no hiciera nada, sabía que todavía estaría ileso. Sin embargo, por el bien de este espectáculo, opté por una respuesta diferente.

Y así, algo tan rápido como el viento se interpuso entre mí y el soldado. (Lalo: la zorrita)

El soldado trató de detener su swing, pero ya era demasiado tarde. La espada fue dibujada en la sombra y entonces hizo un sonido fuerte cuando hizo contacto. El soldado dejó caer la espada y luego sostuvo su muñeca mientras el dolor corría a través de ella. El soldado que atacó fue el único que resultó herido.

Si era quizá una espada no hecha por Rorono, la espada probablemente se habría roto. Sin embargo, esa fue su desgracia. Si se hubiera roto, el impacto habría sido menos.

“Q-qué,”

El soldado levantó la vista y vio al gigantesco cuerpo de oricalco que tenía un poco más de dos metros. En comparación con otros gólems, tenía una forma más pequeña y curvilínea. Sí, era un Avalon-Ritter.

Los gólems fueron programados para defender automáticamente a los ciudadanos de Avalon si alguna vez estaban expuestos a la violencia. Además, por el momento, los gólems no tenían prohibido atacar a los soldados. Y así, como respuesta al acto de violencia del soldado hacia mí, el objetivo más alto de los gólems a proteger, el Avalon-Ritter que apareció lanzó su puño hacia el soldado.

Sin embargo, su puño, como su cuerpo, estaba hecho de oricalco. Además, un Avalon-Ritter tenía el poder de un monstruo de rango A por encima de la media. Si fuera a golpear a un humano que era tan fuerte como un monstruo de rango C, ese cadáver humano se dispersaría por todo el lugar.

“Detente.”

En el momento en que lo juzgué apropiado, di ese mandato. De acuerdo con ello, el puño de Avalon-Ritter se detuvo a unos 10 cm de la cara del soldado. (Lalo: precioso, y el pendejo ya se debió haber cagado de miedo)

El soldado parecía asustado más allá de la ayuda antes de que estuviera impresionado. El puño se detuvo en el momento exacto en que di el comando, pero la fuerza de él solo fue suficiente para enviar al hombre como si no fuera más que una hoja. (Lalo: es decir que el puto viento lo mandó a chingar a su madre…)

Los otros soldados detrás de él empezaron a temblar. Incluso si se hacía en broma, todavía eran lo suficientemente buenos como soldados para ser elegidos como parte de esta delegación. Por lo tanto, deberían haber tenido suficiente habilidad dentro de ellos para tener al menos una idea de cuán bestias eran los Avalon-Ritters.

Por desgracia para los soldados, su terror tuvo que ir un poco más para el momento siguiente, Avalon-Ritters comenzaron a aparecer uno tras otro hasta que un total -incluyendo el primero- de 10 se había reunido. (Lalo: como que apesta a mierda…)

Un Avalon-Ritter era suficiente para asesinarlos fácilmente, pero ahora, había diez antes de ellos. En su miedo, sus dientes se sacudían y sus cuerpos temblaban.

“Avalon-Ritters, muéstrenles tu poder.”

A mis órdenes, los Avalon-Ritters desataron el poder mágico de sus dos motores a toda velocidad y aullaron amenazadoramente.

En eso, algunos de los soldados se humedecían y se cagaban. (Lalo: jajajajajaja, se los dije)

Esto tenía que hacerse para que dejaran de tomarnos a la ligera. Tuve que hacerles darse cuenta de la situación precaria de sus vidas para que pudiéramos finalmente tener una negociación adecuada.

“Quiero negociar, pero como todos podemos ver, ese hombre al que traté la última vez no está disponible en este momento. ¿No hay nadie que vaya a reemplazarlo?” (Lalo: se la rifa)

Informé a cada miembro de la delegación así. Esperé un rato, pero no hubo respuesta. Cuando empecé a hacerme impaciente, se presentó un hombre del coche de atrás. Era un hombre alto que llevaba gafas delgadas.

“Yo seré el encargado de las negociaciones de hoy. Procell-sama, soy Telroma Roctinne. Es un placer haber conocido al líder de Avalon.”

Su voz temblaba mientras hablaba. También parecía débil.

Sin embargo, tuvo el coraje de intentar continuar las negociaciones bajo tales circunstancias. Por no mencionar, mencionó el nombre de Avalon. Aquello, para mí, lo hicieron muy interesante. (Lalo: tiene huevos, se le reconoce)

“Entonces, ¿Telroma-dono será el que estaré tratando? Bien. Parece que podremos hacer una diplomacia apropiada.”

“……Espero con interés trabajar con usted.”

Nos estrechamos la mano y luego nos trasladamos a mi residencia.

No aguantaré más nada; les haré saber de nuestras demandas.

“Ten un poco de té.”

“Gracias. Lo aprecio.”

Para nuestras negociaciones, llegamos a la sala de recepción de mi residencia. Allí, una zorra mitológica servía té. Telroma fue cautivado por la belleza de la zorra mitológica, pero luego, en el momento siguiente, se sorprendió por sus orejas y cola de zorro.

“He oído los rumores, pero realmente hay muchos demi-humanos aquí en Avalon.”

“Sí. Es una ciudad construida para los demi-humanos que están oprimidos en todas partes después de todo. ”

“…… ¿Así que no tienes intención de sacar a esas chicas de la ciudad, entonces?”

“Ninguna en absoluto.”

La delegación anterior que llegó nos presentó los términos de su partido y entre ellos, algunos eran imposibles de aceptar. Uno de esos términos era la prohibición de otorgar a los demi-humanos los mismos derechos concedidos a los seres humanos. Casi nos obligaba a exiliar a los demi-humanos o dejarlos ser tratados como esclavos de los humanos. No había forma de dejar que cualquiera de esas les pasara a mis lindos monstruos.

“Procell-dono, si los demi-humanos quizás fueran tratados mejor, hasta cierto punto, ¿estarás de acuerdo con nuestros términos?”

Estaba un poco sorprendido.

Al principio pensé que me iban a obligar a aceptar todos sus términos. Yo les amenazaba con los Avalon-Ritters y todos, pero aun así, esta timidez era sorprendente.

“Nosotros de Avalon nunca podríamos tolerar ninguna discriminación hacia los demi-humanos en nuestra ciudad. Esta ciudad está por ellos. De hecho, los principales atractivos de esta ciudad -las frutas llamadas manzanas, las espadas y armaduras de alto rendimiento y los gólems que protegen a todo este lugar- son por ellos y sus habilidades. Otra característica de nuestra ciudad -y tal vez ya se ha convertido en parte de los chismes- es que el entrenamiento de los monstruos utilizados para el transporte aéreo es atendido por ellos. Esta ciudad no estará aquí ahora ni en ningún momento sin estos demi-humanos.”

Tal fue nuestra declaración oficial. Ya era de conocimiento común que había elfos y enanos aquí en Avalon, pero en lugar de decir que eran monstruos, habíamos declarado que eran demi-humanos.

“Ya veo. Entonces, ¿hay algo más que podamos discutir? ”

“Estoy un poco sorprendido de tener una negociación más adecuada. Bueno, aquí.”

Le entregué los documentos que preparé por si acaso. Detalló mi respuesta a los términos inicialmente dados a mí. Si todas mis contrapropuestas fueran aprobadas, incluso llegar a ser una ciudad del imperio estaba bien para mí.

“Hemos examinado atentamente los términos que nos ha dado la delegación anterior y hemos llegado a la conclusión de que éstos son realistas a medio camino. En otras palabras, Avalon sólo puede conceder hasta ahora. ”

“Voy a echar un vistazo entonces …… ¡E-esto es imposible! ¡No hay forma de comprometer tanto esto!”

Telroma habló con una voz áspera. Esos puntos podrían estar más allá de su autoridad, pensé. (Lalo: ya échales a la zorrita enojada, me imaginé a Kuina toda rabiosa con correa XD)

“Podemos decir lo mismo fácilmente. Hemos comprometido mucho ya con esos puntos y nada más será imposible.”

Telroma, el funcionario civil, tembló.

“Empecemos con los impuestos que se deben pagar. Esta cantidad todavía está dentro de valores aceptables. ”

Lo que yo había escrito allí era que debíamos pagar en monedas de oro el mismo tipo de impuesto de encuesta implementado por la ciudad vecina, así como el 30% del total del trigo cosechado. Originalmente, se nos exigió pagar el 50% de la cantidad total cosechada y que era con el trigo real.

El trigo de Avalon valía más que su precio de mercado. Además, pagar con el oro que pudiéramos obtener tanto como queramos de la [Mina] era más conveniente. Los materiales utilizados principalmente para los gólems eran oricalco, mitril y plata. No teníamos mucho uso para el oro así que lo utilizamos solamente para el dinero. Incluso en ese momento, teníamos montañas de monedas de oro en reposo en los almacenes.

“Entonces, dime, Telroma-san, ¿qué te parece inaceptable?”

“En primer lugar, no podemos estar de acuerdo en que usted no cumpla con enviar a ningún personal que nos proporcione su tecnología.” (Lalo: tocan a Rorono y les enseñaré que la división o fusión del átomo son cerillos al lado de las bombas anti materia que les pondré, haré un crate de 100 km de diámetro donde estaba su ciudad)

A lo que se refería era la exigencia de que enviásemos expertos a la ciudad vecina para que esos expertos pudieran compartir sus conocimientos sobre nuestra tecnología avanzada en cuanto a las vías navegables, la preparación del suelo y la producción de las armas y el equipo. Además, se trataba de un acuerdo a largo plazo. No me jodas, fue la única respuesta que pude pensar inicialmente.

“Si quieres obtener la tecnología de Avalon, puedes enviarte expertos aquí y hacer que aprendan de la observación. No tengo ninguna intención de rechazar eso. Si son las armas y el equipo, pueden comprar uno y examinarlo. No son niños, ¿verdad?”

“Sin embargo-”

“Si quieres robar nuestra tecnología, bien, pero robadla por vosotros mismos. No podemos y no comprometeremos más que eso.”

Yo lo declaré fuertemente. En eso, Telroma estaba bastante en conflicto. Podría haber sido la condición más importante para ellos, para que ellos mismos puedan tener todas las cosas que hicieron que Avalon fuera fascinante.

La respuesta natural entonces era no permitir que sucediera, pero como robarla completamente sería imposible para ellos, les permití enviar a sus expertos.

“… al siguiente punto, Procell-sama. ¿No piensas en adoptar el mismo conjunto de leyes que siguen mi ciudad y otras en todo el imperio? Después de todo, el imperio ha prosperado durante muchos años usando estas leyes. Nuestras leyes probadas y revisadas son mucho mejores que sus leyes no refinadas.”

“Me niego. Nuestra ciudad operará con nuestras propias reglas. Dicho esto, como se indica en esos documentos, le permitiremos establecer su propio consulado aquí y todo dentro de ese territorio puede estar bajo la jurisdicción de sus leyes si así lo desea. Sin embargo, incluso un paso fuera de ese territorio seguirá estando bajo la jurisdicción de las leyes de Avalon.” (Lalo: tienen su cuchitril, sale mierda de ahí y los pateo)

Esto era absolutamente necesario.

Si yo les permitía esto, gente problemática vendría aquí de la ciudad vecina y haría lo que quisieran. Extremadamente hablando, era posible para ese individuo robar y violar, pero ser juzgado y castigado solamente por las leyes de esa ciudad.

“Procell-sama, ¿incluso piensas en un compromiso?”

“Pero ya lo tengo y por lo tanto, esa sugerencia.”

¡Cómo se atreve a acusarme de eso cuando he estado comprometiéndome tanto!

“Entonces, por último, ¿también rechazará totalmente la implementación de aranceles y peajes a los que vayan a esta ciudad y nos entreguen el 30% del total recolectado?”

“Si, lo haremos. Después de todo, Avalon es mejor conocido como una ciudad libre. No ser uno más significaría la muerte de nuestra ciudad.”

Estábamos siendo presionados para hacer esto también.

El encanto de nuestra ciudad reposaba en sus impuestos baratos. Si permitiéramos que la otra ciudad nos aplicara cada vez más presión, Avalon también tendría que adoptar altos impuestos. Si eso sucede, sin embargo, también tendríamos que cargar a nuestros ciudadanos con los impuestos y, por lo tanto, nuestro encanto sería reducido a la mitad por lo menos. Aunque eso podría ser lo que tenían en mente.

“¡Inaceptable, Procell-sama! ¿Incluso entiendes el estado en que está tu ciudad? Si nuestra ciudad pusiera un embargo sobre su ciudad, se marchitaría incluso antes de que comience la lucha. Avalon depende de nuestra ciudad después de todo.” (Lalo: por favor, mátalo, que la zorrita se divierta, que la diva saque su sadismo, deja que Aura haga lo que quiera con él, que Wight se lo eche a los dragones)

“Siéntete libre de hacerlo. Tu ciudad ya no es nuestra única fuente de negocios.”

Innegablemente, fueron nuestra fuente hasta hace unos días. Sin embargo, ahora, eso no era más que una historia del pasado. Ahora, teníamos transporte aéreo a través de los Hipogrifos. Gracias a ellos, habíamos reunido rápidamente mercancías de todo el mundo.

La aplicación de la presión y la prohibición de sus ciudades aliadas de la venta a nosotros podría funcionar si no fuera por el hecho de que los Hipogrifos podían volar 600 kilómetros en un día, incluso con algo de carga. Influir en su camino a través de cada asentamiento y ciudad dentro de ese rango simplemente no era posible.

Por otra parte, los comerciantes de la ciudad vecina incluso estaban eligiendo pagar las multas apenas así que podrían venir a Avalon y comprar las mercancías reunidas aquí.

¿Qué… entonces, ¿qué pasaría si prohibimos el viaje a esta ciudad?”

“Siéntete libre de hacerlo también. Por el contrario, por favor, hágalo. Tal como son las cosas, si lo hicieras, el número de personas que saldrán de tu ciudad y se asentarán en la nuestra será bastante significativo, ¿no?” (Lalo: pinche escopetazo en el ocico)

En la actualidad, Avalon estaba lleno de suministros e incluso entretenimiento.

Nuestro impuesto era bajo y el coste de vivir aquí era ya más bajo que en la otra ciudad.

Constantemente estábamos construyendo casas y aun así no podíamos seguir el ritmo del aumento de gente. Esa afluencia de gente aumentaría aún más si ellos prohibieran el viaje a nuestra ciudad y por eso, realmente estaríamos agradecidos.

“Ve… vendrá a la guerra entonces. Esta pequeña ciudad será borrada en un instante. Antes incluso de que eso suceda, con la guerra en el horizonte, sus residentes se iránde su ciudad.”

“Eso es ciertamente preocupante.”

En el corazón de Avalon estaban sus inmigrantes.

Si se les hiciera saber que quedarse aquí pondría sus vidas en peligro, probablemente volverían a su ciudad natal.

“¿Si claro?”

“Creo que la mayoría de ellos seguirá estando. Incluso suponiendo que ocurra una guerra, saldremos como los vencedores después de todo.”

“¿Cómo puedes creer eso?”

“Los has visto, ¿verdad? Quiero decir, los gólems.”

Telroma no sabía qué decir.

Sabía que yo no estaba chorreando tonterías.

“Avalon no tiene miedo de participar en la guerra…… qué digo, es casi inevitable perder la vida de los civiles, ¿no?”

A mis palabras más reservadas, el funcionario civil sonrió ampliamente.

“¡Sí! Por lo tanto, comprometa más…”

“¡Deja de joder!”

Le mostré mi enojo y golpeé el escritorio. El escritorio crujió y luego se rompió.

“¡Hiiiiiiii!”

“Sólo voy a comprometer tanto como dije que lo haría. No tengo que hacerlo, pero he cedido a esas cosas y, ¿¡estás pidiendo más!? ¡No, absolutamente me niego! …… Sígueme, te mostraré algo bueno.”

Después de mi arrebato, de repente me eché a reír.

“S-sí.”

El funcionario civil se levantó y siguió nerviosamente detrás de mí.

Nuestro destino era un [llano].

Avalon estaba obligado a hacinarse por espacio así que compré otra sala de mazmorras. En el futuro, también estaría haciendo esto una parte de la ciudad, pero por el momento, yo tenía la intención de que sea el campo de batalla para la próxima guerra. Yo sólo podía ganar DP matando si mi party era la que mató a un enemigo o si la muerte ocurrió dentro de mi mazmorra. No había manera de que iba a desperdiciar el tremendo DP que la guerra iba a dar y, por lo tanto, estaba esta sala de mazmorra. Si la pelea tuviera lugar aquí, podría ganar a todos esos DP.

De todos modos, allí, tuve una pequeña sorpresa preparada para Telroma.

Habíamos llegado a la llanura que estaba en el fondo de Avalon.

Al ver el espectáculo que había preparado, la delegación, comenzando con el funcionario civil, se congeló en su lugar.

“E-Esto es”

Lo que vieron fue la reunión de todos nuestros gólems, incluso los que no fueron designados para proteger a Avalon.

En total, contaban con 332 gólems.

Era un espectáculo extraño, de hecho.

A mi orden, los gólems de una vez desataron su poder mágico.

En ese momento, la delegación estaba convencida. Convencidos de que, si hubiera una guerra, estarían en el lado perdedor.

“Estos son los gólems hechos por los enanos de esta ciudad. Cada uno de ellos tiene al menos el mismo poder que un veterano aventurero. Usted es libre de declararnos la guerra, pero en el caso de que lo haga, incluso suponiendo que gane, espere que su equipo sufra enormes bajas.”

“Esto es imposible. Incluso si eres un sabio del país, todavía te llevaría meses y años construir estos muchos gólems que son tan poderosos.”

Fue una respuesta natural. Para los humanos, probablemente tomaría al menos alguien con las capacidades de un rango A para construir incluso los gólems de rango C que los Enanos Herreros podrían hacer.

“¿Tenemos entendimiento? Si quieres ir a la guerra con Avalon, hazlo con la resolución de luchar contra ellos. Pues bien, se concluye esta negociación. Te guiaré hasta tu carruaje.”

Y así, guie a la delegación congelada en el lugar hacia la entrada de la ciudad.

Mostrarles los gólems sirvió tanto para amenazar como para mal dirigirlos. En lo que respecta a Avalon, los gólems no eran más que soldados colocados en las líneas de frente. Si el enemigo debía centrarse en pensar en contramedidas contra ellos, sería fácil sorprenderlos con nuestras otras tropas.

Para esta guerra -si ellos estuvieran locamente decididos a proceder- nuestras fuerzas estarían compuestas por el cuerpo de francotiradores liderados por Aura, los gólems, los dragones y la unidad de inteligencia dirigida por R’lyeh Diva. Los otros monstruos se mantendrían en reserva. Después de todo, todavía teníamos que aparecer como una ciudad de demi humanos.

A medida que la delegación que se volvía pálida volvía a casa, me preguntaba si la otra ciudad seguiría eligiendo ir a la guerra con nosotros, incluso después de todas estas amenazas. Estoy deseando ver la respuesta de los humanos.

Varios días después, llegó una carta.

Era una proclamación de guerra de la ciudad vecina. La guerra estaba programada para comenzar tres semanas después.

También hubo una recomendación para nuestra rendición. Parecía que, si nos rendíamos, aparte de ser perdonados, también recibiríamos términos ligeramente mejores de lo que nos dieron originalmente.

Por supuesto, arrojé apresuradamente el papel que contenía la recomendación para nuestra rendición.

“¿Son estúpidos?”

De la declaración de guerra a darnos tres semanas, fue estúpido.

Oh bien, ahora que es así, no puede ser ayudado; ahora tendré que mostrarles su lugar. Y luego, supongo que debo hacer un poco de ajuste dentro de Avalon para que pueda disminuir a los seres humanos que querrán salir de nuestra ciudad.

Traductor y editor: Lalo

(Lalo: bueno, hasta aquí el cap, no iba a subirlo, porque ando medio acarrereado, pero decidí subirlo para que no lloren mis lectores consentidos XD.

Bueno, no tengo fotos de mis peces, de hecho murieron 3, mis dos gupis y mi ancistrus, que no tengo puta idea de por qué, y mis dos barbos uno está con problemas de vejiga y el otro anda bien, así que sepa la chingada que habrá pasado, espero no les pase ya nada, que si me dolió lo de los otros, más del ancistrus, que era mi consentido.

Y bueno, los dejo que hay un chorro de tarea, y les platico, parece que desarrollé una alergia al pescado, jajajajaja, hoy comí unos makis con salmón y tuve comezón en la boca, vaya mierda, ¿no?

Saludos.)

Índice