A- A+

Terror Infinity

Vol. 1: Capítulo 3-2

 

Los zombis seguían llegando como un enjambre desde todos lados. A pesar que daban miedo, en realidad se movían muy lento. Bajo la plena concentración de Zheng, los zombis no podían acercarse a ellos. Pero a medida que aumentaba el número de zombis que morían bajo su arma, solo le quedó un cargador.

Por otro lado, los mercenarios abrieron una puerta que daba a un laboratorio. No obstante, un grupo de zombis se agolpó de repente y arrastró al mercenario que abrió la puerta hacia el interior. Su último grito fue horrible. Como se ha dicho antes, puede que no se piense mucho en esto cuando se ve en una película; pero cuando pasa lo mismo a tu lado, ese horror era indescriptible.

One gritó, “¡Vuelvan a la habitación de la Reina Roja! ¡Ahora!”

En poco tiempo, más de diez zombis se habían movido entre el grupo de Zheng y los mercenarios. Mientras tropezaban hacia Zheng, los tres podían oler ese hedor. Xiaoyi no pudo evitar gritar, “¡Zheng, dispárales, deprisa!”

Como los espectadores sabían, cualquiera que fuera mordido o arañado por los zombis se infectaría. Las únicas vacunas estaban todavía en el tren. Morirían antes de llegar hasta allá dado que aún eran solo  personas normales.

Zheng estaba ansioso al ver que los mercenarios se alejaban. Más zombis estaban apareciendo por la esquina, pero su munición seguía disminuyendo.

“Diez, nueve, ocho…”

Zheng contó en silencio las balas en su arma. De repente los zombies en frente de él fueron cayendo uno a uno. Jie apareció detrás de ellos y gritó, “¡¿Qué hacen?! ¿No les dije que tenían que seguirlos? ¿No han visto la película? ¡Un licker aparecerá aquí!”

Jie siguió disparando, y sin echar otro vistazo a los tres, corrió hacia donde iban los mercenarios. Zheng, Lan y Xiaoyi le siguieron.

(Su velocidad es un 20% más rápida que la nuestra. Probablemente mejoró sus músculos.)

Zheng inspeccionaba a Jie mientras corrían. Encontró que su cuerpo no podía ponerse al día con su velocidad de pensamiento o velocidad de reacción. Era más prominente cuando estaba disparando.

Con la adición de Jie, los cuatro finalmente llegaron a la sala de la computadora central. Con un fuerte bang, la puerta se cerró y los zombis fueron bloqueados fuera.

Todos cayeron repentinamente al suelo. Aparte de Jie, todos estaban jadeando, respirando con dificultad. Incluso cuando sus pulmones se llenaban de aire, el terror les mantenía respirando forzosamente. Tomó un tiempo para que los tres se calmaran.

“No estuvo tan mal.” Jie puso su arma en la cintura y se rió de Zheng.

“¿Qué quieres decir?”

Jie se dio la vuelta para ver a los mercenarios. Ellos miraban a los cadáveres en el corredor del láser. Luego dijo en voz baja, “El momento más peligroso para un novato es generalmente la primera película. La mentalidad es lo más importante. En primer lugar, tienen que entender su situación. He visto a muchas personas que pensaban que esto era una ilusión o un programa de televisión, por lo que terminaron muriendo muy rápido. Pero los tres lograron ajustar rápidamente sus mentalidades. Sobre todo tú y Lan. Has sido el mejor de todos los novatos que he conocido. No solo ajustaste tu mentalidad rápidamente, sino que también te sobrepusiste a tus miedos.”

“En segundo lugar, sobreponerse a los miedos no es suficiente para vivir. Sigues siendo solo una persona normal en la primera película. Incluso si saben la trama, sigue siendo fácil morir. Así que la primera película también depende en gran medida de la suerte. Mientras sobrevivan a la primera película, podrán mejorarse a sí mismos e intercambiar armas; como mi pistola.”

Después de decir todo esto, Jie sacó un paquete de cigarrillos y le dio uno a Zheng, “Enhorabuena, novatos. ¿Cómo se siente estar vivos? Jajaja.”

Xiaoyi se acercó. “Jie, dame uno también.”

Jielo lo miró. “No creas que no puedo olerlo. No tienes ni una pizca de olor a cigarrillo. Si no quieres morir, entonces síguenos.”

Xiaoyi bajó la cabeza. “Jie, ya tengo 10 puntos negativos. ¿Qué debería hacer?”

Jie se rió y dijo, “¿Perdiste 10 puntos en vez de ganar alguno? Tu suerte es mejor que la media. No te preocupes, recibirás 1000 puntos al final; pero recuerda, si todavía estas en números negativos después de los 1000 puntos, serás borrado del mundo.”

Alguien llamó a la puerta. La voz de Alice venía de fuera de la habitación, “Abran la puerta. ¡Deprisa!”

Los mercenarios se acercaron y Jie abrió un espacio para permitir que Alice y Matt entraran.

One les preguntó, “¿Cómo está afuera? ¿Podemos volver por donde venimos?”

Alice sacudió la cabeza, “Están por todo el lugar.”

Todos se quedaron en silencio. Kaplan de repente vino abajo, “¡No podemos escapar! No hay otro camino en la habitación de la Reina Roja. ¡Estamos acabados!”

Entonces Spence dijo, “¿No podríamos permanecer aquí? Una vez que en el exterior se enteren de que no hemos vuelto, enviarán apoyo. Creo que estamos a salvo aquí. No quiero salir a luchar contra esos muertos vivientes.”

Los mercenarios parecían avergonzados, Spence preguntó con curiosidad, “¿He dicho algo malo?”

Kaplan respondió, “Probablemente no va a haber ningún apoyo.”

Spence estaba irritado y le agarró el cuello, “¿Qué quieres decir con que no hay refuerzos?”

One suspiró. “Nuestras órdenes eran traer de vuelta el circuito principal de la Reina Roja y aislar La Colmena del exterior. ¿Recuerdas el camino que va desde el edificio a La Colmena? Si nosotros no estamos de vuelta allí después de tres horas, la puerta se cierra, aislando así a La Colmena. A la mierda la corporación, ya entiendo por qué hemos recibido estas órdenes.”

El grupo de Zheng se miró entre sí. También sabían lo que significaba el temporizador en sus relojes. Tenían que sobrevivir hasta que se cerrara la puerta. Y antes de que eso pase, no podían ser heridos por los zombis. No podían luchar contra demasiados zombis a la vez, y -con solo un Águila del Desierto- no podían luchar contra un licker.

Spence soltó a Kaplan, pero fue presa del pánico. “¡No! Ellos no pueden hacer esto. ¿Están tratando de matarnos a todos aquí abajo?”

Rain dijo, “Esta es la forma más segura de mantener el secreto de sus investigaciones. Si todos morimos aquí, entonces a nadie se le escapará nada.” Su mano estaba ensangrentada donde fue mordida.

Se quedaron en silencio, entonces Spence se irritó más. “¿Por qué nos dices esto ahora? ¿Por qué no lo dijeron antes de que sucediera todo?”

Alice intervino. “Dejen de discutir. Encontremos una salida. Primero busquemos una manera de salir de esta habitación.” Tomó el circuito principal de la Reina Roja y entró en la habitación de la Reina Roja.

“¿Qué estás haciendo?” preguntó One.

“Volviéndola a encender.”

Cuando los mercenarios se fueron, Zheng le preguntó a Jie, “¿No vamos a echar un vistazo?”

“¿Y qué hay que mirar? No es como si no hubieras visto la película. Es mejor que salves tu energía aquí y mates a unos cuantos zombis más después.”

Lan se tocó la frente, “Ah, claro. Jie, tengo una pregunta. ¿Cómo vamos a volver al lugar donde está Dios? ¿Brillará una luz sobre nosotros? ¿Poco a poco nos desvaneceremos? ¿O un camino aparecerá frente a nosotros?”

Jie le dijo, “No sé cómo es que volvemos. Cada vez, después que la misión ha terminado, al momento siguiente ya me encuentro en el salón donde está Dios. No tienen que preocuparse por no ser capaces de volver cuando llegue el momento. Mientras estén vivos, incluso si se infectan por el Virus-T o algo así, siempre y cuando todavía tengan su conciencia todo va a ir bien. Del mismo modo, si pierden un brazo o una pierna, lo pueden reparar con solo algunos puntos.”

Lan frunció el ceño y preguntó, “¿Acabas de mencionar una misión?”

“Por supuesto, dije que estamos simplemente luchando por sobrevivir. Al igual que cuando acabamos de llegar y no podíamos dejar el lado de One. Esa fue una misión especial. Así que eso es lo que es, a veces tenemos que completar algunas misiones especiales, esa es la manera que tiene Dios para aumentar la dificultad.”

Lan suspiró. “Eso es lamentable. Originalmente quería… no importa.”

“¿Qué querías hacer?” Zheng interrumpió, “¿Querías decir que nos dejara quedarnos aquí?”

Lan sonrió a Zheng. “Cierto. Eso es lo que quería hacer. Como Jie dijo que vamos a salir de aquí al instante cuando llegue el momento, podríamos estar en cualquier lugar a diferencia del elenco. ¿Entonces por qué no quedarse aquí? Recuerdo que en la trama entran en un túnel subterráneo y casi consiguen ser asesinados por un licker. Incluso después que entran en el tren, todavía no están seguros, entonces, ¿qué hay acerca de este lugar?”

Zheng y Jie se sorprendieron de Lan.

“¿Tienes miedo de que Dios nos dé alguna misión más adelante? ¿Como que nos haga seguir a otro del elenco? ¿Y que si no estamos cerca de ellos vayamos a morir?”

“Cierto, este es el lugar más seguro si no tenemos en cuenta esa posibilidad.”

Jie se fumó un cigarrillo y pensó un poco, “Está bien, nos quedaremos aquí. Dios no nos dará misiones imposibles, como pedirnos estar a 300 pies de los mercenarios cuando se hayan ido. Ya que está decidido, nos quedaremos aquí.”

Los tres se sorprendieron. Zheng le dijo a Jie, “No tienes que quedarte aquí como nosotros. Seguimos siendo gente normal, pero tú tienes un arma y te has mejorado. ¿Por qué no ir a matar zombis por los puntos? ¡Y si matas a un licker son 100 puntos más! Solo nos quedamos aquí porque tenemos que hacerlo.”

Jie forzó una sonrisa. “Para ser honesto, quién diablos quiere estar en este lugar. Cualquier persona se desmoronaría yendo de una película a otra sin parar. Esta es mi cuarta vez y a veces he pensado en suicidarme.”

“Y quiero que ustedes vivan. A veces no se puede sobrevivir por sí mismo. Si hay algunos sobrevivientes experimentados aparte de mí, entonces nuestras posibilidades de sobrevivir serán mayores. Ok, entonces nos quedamos aquí. Piensen en qué decirle al elenco.”

Los cuatro empezaron a discutir hasta que el elenco volvió, y luego se acercaron a ellos con una sonrisa. Zheng lo entendió. No era solo él quien quería vivir, todos los demás estaban igual.


 Traductor Tordmund Icestorm

Editor Lykanos