Goblin Kingdom Entreacto: Registro De Duelos De Gi Zu II

Goblin Kingdom

Entreacto

Registro De Duelos De Gi Zu II

 

Estado
Nombre Gi Zu Ruo
Raza Goblin
Nivel 15
Clase Noble
Habilidades <<Aullido Abrumador>> <<Lanzamiento De Proyectil>> <<Maestría De La Lanza B->> <<Muerte Instantánea>>  <<Shishi Loco>>  <<Mordida>>
Protección  Divina Dios Loco (Zu Oru)
Atributos Ninguno

 

El goblin noble que tenía una gran herida que se extendía desde el hombro hasta el pecho agarró a otro goblin normal y lo arrojó contra Gi Zu.

 

Gi Zu esquivó al goblin incluso cuando lanzas fueron empujadas hacia él, entonces – tal y como implicaba el nombre Shishi Loco – se abrió paso a la fuerza.

 

Cuando el goblin de clase noble vio eso, lanzó otro goblin normal contra Gi Zu.

 

“¡El mismo truco no funcionará de nuevo!” Gi Zu cambió los agarres de su lanza por un revés y se la lanzó al goblin normal.

 

La lanza voló por el aire y chocó contra el goblin, atravesándolo, muerto.

 

Sin su lanza, la brutalidad innata de Gi Zu y sus instintos de batalla finalmente mostraron sus verdaderos colores.

 

¡Adelante!

 

Espadas oxidadas, palos, madera afilada como lanzas…. Toda clase de armas se estrellaron contra Gi Zu, pero él era implacable. Atacó con determinación hacia delante.

 

“¡GURUuuOOAAA!”

 

El fuego que arde en su interior parecía haber poseído a Gi Zu, ya que incluso sus pequeñas heridas empezaron a rebosar sangre.

 

Teñido de rojo, Gi Zu cogió la cabeza del goblin normal que bloqueaba su camino y la aplastó, luego le rompió el brazo a un goblin de clase rara y le dio una patada para que se fuera.

 

Una lanza llegó hasta él, pero Gi Zu se deslizó a través de ella y mordió el cuello de otro goblin de clase rara.

 

“Hii—”

 

Sin siquiera tener tiempo para llorar, la garganta del goblin de clase rara fue desgarrada. La sangre que brotaba bañaba todo el cuerpo de Gi Zu en otra capa de rojo mientras sonreía ferozmente, con sus afilados colmillos a la vista.

 

“¿¡A quién más le clavaré mis colmillos!?” Dijo provocativamente Gi Zu mientras daba un paso adelante.

 

Después de que Gi Zu desgarró con sus colmillos el cuello de un goblin de clase rara, tomó la cabeza desmembrada del goblin y la arrojó hacia el goblin noble, que observó aturdido todo el asunto.

 

El goblin noble intentó apartar la cabeza, pero entonces Gi Zu repentinamente salió corriendo hacia él con una velocidad aterradora.

 

“Qu—”

 

“¡GURUuOOAA!”

 

Con su aullido, Gi Zu golpeó con su puño al goblin noble, lanzando al goblin que era incluso más grande que el propio Gi Zu a una buena distancia.

 

Sin embargo, Gi Zu no se detuvo.

 

“¡Recupérate y ponte de pie!” Preguntó Gi Zu. “¿¡O vas a hacerme golpear a alguien mientras está tirado en el suelo!?”

 

Gi Zu corrió hacia el goblin noble y usó toda la fuerza de su cuerpo para golpear con el puño al goblin noble mientras trataba de levantarse.

 

Cada vez que Gi Zu movía los puños, la cara del goblin cambiaba y los huesos de Gi Zu se rompían, pero Gi Zu nunca dejó de golpear al goblin de clase noble.

 

“¡GAH, GUAH, HII!”

 

Era una violencia tan sangrienta que el área circundante parecía incluso nublada. Gi Zu usó su abrumadora fuerza para vencer al goblin de clase noble hasta dejarlo inconsciente.

 

Debido a la protección divina del Dios Loco, Gi Zu se perdería y dejaría de sentir dolor cada vez que fuera bañado en la sangre de sus hermanos.

 

“S, alva— por favor” El goblin noble trató de suplicar, pero sólo una ráfaga interminable de puños estaba allí para responderle.

 

Gi Zu siguió golpeando al goblin de clase noble hasta que perdió el conocimiento. Cuando finalmente se detuvo, miró a su alrededor. Los goblins de alrededor ya no tenían la voluntad de luchar.

 

Lo único que se reflejaba en sus ojos ahora era la encarnación de la violencia que era Gi Zu.

 

La visión de Gi Zu suprimiendo a su enemigo con nada más que sus propios puños fue tan violenta que infundió miedo en los corazones de estos goblins.

 

“Que se sepa, de ahora en adelante, que este pueblo pertenece a mí, Gi Zu Ruo. Si alguno de ustedes está en desacuerdo, ¡Un paso adelante!”

 

Gi Zu agitó sus manos manchadas de sangre a los goblins que le rodeaban, pero solo cabezas postradas y figuras encogidas respondieron a su llamada. Nadie deseaba pelear más.

 

◆◆◇

 

Era el octavo día desde que Gi Zu se había apoderado de la aldea de ese goblin noble, y Gi Zu no estaba contento. Desde ese día, la clase noble que se suponía era el igual de Gi Zu le tenía tanto miedo que siempre se acobardaba cuando se encontraban. Mientras tanto, los goblins normales se postraban inmediatamente en el momento en que Gi Zu hacía siquiera un ruido.

 

Gi Zu se sentó en el suelo con la mano sobre la cabeza y se quejó en silencio.

 

“Esto no es lo que quería…” Dijo.

 

No debería haber soltado la lanza.

 

Era impensable que el discípulo número uno de Gi Ga soltara la lanza. Por eso terminó peleando como una bestia, igual que antes. No, de hecho, luchó aún más salvajemente que en el pasado.

 

“No puedo ser como Lord Gi Ga de esta manera.”

 

El shishi loco, Gi Zu Ruo, quería ser como Gi Ga Rax, un goblin que era temido y respetado. Los goblins podrían temerle ahora, pero nadie le respetaba.

 

Al final, Gi Zu no pudo encontrar una respuesta. Tuvo que continuar su misión así.

 

“Por otra parte, no soy Lord Gi Ga.”

 

Era imposible llegar a serlo desde el principio.

 

“Hey” Dijo Gi Zu al goblin noble.

 

“Ah, sí” Dijo el goblin noble con la cabeza baja.

 

Primero, Gi Zu le daría un nombre a los goblins. No podría llamarlos con un “hey” por siempre, ¿Verdad? Si lo hiciera, estaría desperdiciando las enseñanzas del gran rey.

 

“Estoy pensando en darte un nombre” Dijo Gi Zu.

 

“¿Un nombre? ¿Es comestible?” Preguntó el goblin, perplejo.

 

Gi Zu agitó la cabeza y lo reprendió. “Recibir un nombre es recibir honor del rey.”

 

“Honor, dices” Dijo el goblin.

 

El goblin aún no lo entendía, por lo que Gi Zu no tuvo más remedio que explicarlo pacientemente.

 

“El rey nos da un nombre, y con él recibimos cosas diferentes a las de los goblins que no tienen.”

 

Gi Zu no era bueno explicando. Pero eso era un hecho, después de todo, siempre había sido el tipo de persona que prefería la acción a las palabras.

 

“En otras palabras, al recibir un nombre, uno recibe honor, ¿Lo que le permite a uno comer más?” Preguntó el goblin.

 

“Sí” Asintió Gi Zu.

 

Gi Zu sentía que algo estaba mal, pero no estaba equivocado.

 

El goblin noble llamó a sus subordinados. “Oigan, bastardos. ¡Vayan a agradecerle a papá! ¡Nos va a dar nombres! ¡Recibidlo con gratitud!”

 

Estos goblins se referían a Gi Zu como ‘Papá’. Bueno, lo que sea, pensó. Mientras no lo llamaran rey, todo estaría bien. Pero en realidad no lo entendió. Después de todo, no era exactamente su padre, ¿O lo era ahora?

 

Probablemente era su costumbre. De cualquier manera, Gi Zu no se molestó en preguntar.

 

“Te daré una parte del nombre que el rey me ha dado. Serás Zu Vet.”

 

“¡Hehe!” Zu Vet se inclinó profundamente con satisfacción.

 

Gi Zu también nombró a los dos goblins raros que quedaban. Solía haber cuatro, pero Gi Zu mató a dos, así que sólo quedaban dos.

 

“Tú serás Zu Bi. Tú serás Zu Bo” Dijo Gi Zu.

 

Los dos goblins de clase rara bailaron para mostrar su felicidad.

 

“¡Tío, soy Zu Bi!”

 

“¡Tío, soy Zu Bo!”

 

Gi Zu miró a los goblins bailar con satisfacción, y luego habló con Zu Vet sobre sus planes para conquistar su próxima aldea.

 

“Vet, ¿Has estado recogiendo comida?” Preguntó Gi Zu.

 

“Sí, la célula de tres hombres que nos enseñaste nos ayudó mucho. Deberíamos poder recoger la comida pronto…” Dijo Zu Vet.

 

“Yo no soy grande, el rey lo es” Corrigió Gi Zu.

 

“Ya veo. El rey es grande” Dijo Zu Vet.

 

Zu Vet no parecía serio cuando dijo eso, pero Gi Zu no lo culpó. Después de todo, nunca habían conocido al rey. Era natural que no pudieran entender su grandeza.

 

Cuando Gi Zu vino aquí, lo más sorprendente que notó fue el hecho de que los goblins estaban criando Noro Bison, una especie de ganado de pelo largo que cubría todo su cuerpo y dos cuernos que sobresalían de su cabeza hacia el cielo.

 

“Esos tipos fueron atrapados por el tipo que hizo la aldea. Son muy convenientes, así que pensamos en usarlos. Además, se pueden comer también si la necesidad lo requiere” Dijo Zu Vet.

 

Parece que fue el mismo goblin que dejó esa cicatriz en Vet.

 

“Es una pena que la vida de un guerrero se haya perdido” Dijo Gi Zu.

 

Probablemente era un hábil domador de bestias, pensó Gi Zu. Podría haberse llevado bien con Lord Gi Gi.

 

“¿De verdad?” Preguntó Zu Vet.

 

Gi Zu asintió con la cabeza, y luego pidió a Zu Vet que explorara las aldeas de goblins cercanas. Goblins enviados a veces no regresaban, pero cuando le preguntó a Zu Vet sobre ello, sólo dijo que era normal.

 

“Hay gigantes sin cerebro (Gigantopitecus) y ogros cerca, y vacas martillo gigantes (enboro) en los campos, así que…” Explicó Zu Vet.

 

Pero Gi Zu nunca había oído esos nombres antes. “¿Qué son esos?”

 

“Oh, claro, viniste del norte. El gigantopitecus es un monstruo del doble de mi tamaño. No hay que luchar, sólo correr” Dijo Zu Vet.

 

Zu Vet ya era el doble de grande que Gi Zu, aunque todavía era un poco más pequeño que el rey, sin duda era grande; si los gigantopitecus fueran el doble de grandes, sería un monstruo comparable a un ogro.

 

“En cuanto al ogro…” Zu Vet estaba a punto de decir.

 

“Ese lo conozco. Nuestro rey los cazó” Dijo Gi Zu.

 

“¿Ho? Bueno, eso es algo” Dijo Zu Vet.

 

Zu Vet no podía imaginar a un goblin cazando a un ogro, pero no se atrevía a dudar de las palabras de Gi Zu. No estaba bien dudar de alguien a quien admiraba como un padre.

 

“Ciertamente” Dijo Gi Zu. “¿Qué hay de ese enboro?”

 

“Los enboro viven en las llanuras y tienen cuernos como hachas… Son rápidos y vendrán a perseguirnos en cuanto nos vean.”

 

“Hmm….”

 

Gi Zu se cruzó de brazos y consideró qué presa complacería más al rey.

 

“¿Sabes dónde viven los gigantopitecus y los ogros?” Preguntó Gi Zu.

 

“… No, pero normalmente merodean por el bosque, así que…” Zu Vet respondió a pesar de sentir que algo estaba mal.

 

“Entonces desafiaré al enboro” Dijo Gi Zu.

 

“¡Papá! ¡No diré nada malo, pero es muy peligroso!” Imploró Zu Vet.

 

“¡No! ¡Lo voy a hacer! ¿Cómo podría encarar al rey si dejara sola a una presa fuerte?” Dijo Gi Zu con orgullo.

 

Zu Vet sólo podía mirar, atónito, mientras Gi Zu se iba.

 

“¡¿Está loco papá?!” Preguntó Zu Vet.

 

Pero no podía dejarlo solo como su seguidor, aunque haya sido abandonado por sus verdaderos padres.

 

“¡Hey, bastardos!”

 

Decidiéndose, Vet se puso de pie y llamó a los goblins de la aldea.

 

“¡Papá está cazando al enboro! ¡Vamos a ir tras él!”

 

Los goblins gritaron tan pronto como salió la palabra ‘enboro’, pero él los abofeteó y los obligó a levantarse, luego tomó a los goblins y persiguió a Gi Zu.

 

◆◆◇

 

En una de las llanuras salpicadas de bosque, donde los vientos soplaban contra las altas hierbas que llegaban hasta las rodillas y el bosque ya no se podía ver….

 

“Papá, ¿No lo reconsiderarás?” Preguntó Zu Vet.

 

“¿Reconsiderar qué? Estoy desafiando a esa cosa, sólo tienes que quedarte quieto y mirar” Dijo Gi Zu con obstinación, haciendo que Zu Vet casi se desmaye.

 

“Entonces, ¿Cuál es el enboro?” Preguntó Gi Zu.

 

“Ese… Ese grande” Dijo Zu Vet, señalando a una vaca visiblemente grande de más de 3 metros de altura.

 

“Ése, huh” Gi Zu sonrió ferozmente de una manera que reveló sus colmillos.

 

Cuando Zu Vet y los otros vieron eso, no pudieron evitarlo.

 

“Ustedes esperen aquí. Si muero, envía un mensajero al norte” Dijo Gi Zu.

 

“¡Papá!” Gritó Zu Vet.

 

“Dile al rey que su guerrero, Gi Zu Ruo, ha muerto” Dijo Gi Zu, y luego tomó su lanza y corrió hacia el enboro.

 

Gi Zu había corrido con todas sus fuerzas y empujado su lanza, pero lo máximo que podía hacer era herir las piernas del enboro. El enboro había conseguido esquivar a tiempo.

 

“¡BAGOooOOA!” El enboro se llenó de ira cuando se dio cuenta de que sus piernas estaban heridas e inspeccionó a Gi Zu.

 

La presión que emanaba del enboro no era nada de lo que burlarse, especialmente de cerca. Cuernos fuertes como martillos, un cuello grueso que los sostenía, y cuatro miembros esculpidos.

 

Una sonrisa apareció en los labios de Gi Zu mientras desafiaba a este digno adversario.

 

“¡GURUoOOOAAO!” Gi Zu bramó un aullido que no perdía ante el enboro, y luego esquivando la carga del enboro por la anchura de un pelo, golpeó su lanza hacia sus patas. Desafortunadamente, incluso con el Shishi Loco reforzando su fuerza, no era una tarea fácil herir a un enboro.

 

Gi Zu solo podía reducir lentamente la fuerza del enboro, por lo que necesitaba asegurarse de mantener su distancia de la bestia. Desafortunadamente, al ser un especialista en combate cuerpo a cuerpo, eso significaba que no podía luchar con sus mejores técnicas, y lo máximo que podía hacer era mantener a raya los cuernos de martillo del enboro. Pero incluso entonces, sólo pudo mantener alejada la mitad de sus ataques, y el resto se las arregló para acercarse a él. Un error y Gi Zu podría encontrarse en la tumba.

 

Pasaron 2 horas mientras Gi Zu y el enboro bailaban al borde de la vida y la muerte, pero de alguna manera, Gi Zu logró derrotar al enboro.

 

Cuando el enboro cayó al suelo, un temblor de tierra hizo erupción, y Zu Vet y el resto de los goblins miraron atónitos, el silencio llenó el área durante uno o dos segundos antes de que las ovaciones ocuparan su lugar.

 

Zu Vet y el resto de los goblins mantuvieron los ojos abiertos mientras Gi Zu remataba el inmóvil enboro.

 

Después de acabar con su presa, Gi Zu perdió las últimas fuerzas, por lo que Zu Vet y el resto de los goblins tuvieron que llevarlo a rastras con el enboro de vuelta a la aldea.

 

◆◆◇

 

En el camino de regreso, Zu Vet nunca dejó de alabar a Gi Zu.

 

“¡Siempre supe que podías hacerlo, papá! ¡No dejes que otros te digan lo contrario!” Dijo Zu Vet.

 

Así fue como Zu Vet mostró su felicidad, era su rasgo distintivo.

 

Zu Vet prestó su hombro a Gi Zu para ayudarle a caminar.

 

Los goblins de clase rara, Zu Bi y Zu Bo, también estaban contentos.

 

Después de todo, fueron capaces de subyugar a un oponente contra el que creían que no podían ganar.

 

Pero su felicidad no duró mucho tiempo, y la tierra tembló cuando una figura gigante apareció ante ellos.

 

Con una altura igual a la de los árboles y un arma y escudo gigantesco en sus manos, eso no era otra cosa que el gigantopitecus.

 

“…Gigantopitecus…” Murmuró Zu Vet aturdido, mientras Gi Zu miraba a esa figura gigante.

 

Ojos ocultos por su largo pelaje, una boca desnuda en contraste, desde la que se podían ver grandes colmillos.

 

Ese gigante miró hacia abajo a los goblins. Cuando vio al enboro muerto, sus labios se convirtieron en una sonrisa.

 

Era como si ni siquiera viera a los goblins mientras se llevaba el cadáver del enboro.

 

Los goblins de la aldea intentaron tirar del enboro, pero el gigantopitecus lo cogió fácilmente con una mano.

 

Las ondas resultantes de su despliegue de fuerza, derribaron a algunos de los goblins, haciendo que huyeran gritando.

 

“…Gu, ¡Esa es la presa de papá!” Gritó Zu Vet mientras intentaba perseguir al gigantopitecus.

 

Pero Gi Zu lo detuvo.

 

“Está bien” Dijo Gi Zu. “Prioriza el escape de los goblins.”

 

“¡Papá!” Gritó Zu Vet, apretando el puño con frustración.

 

Pero siguió las órdenes de Gi Zu y le dijo a los goblins normales que se retiraran.

 

En ese momento, se alejaron del enboro y se reunieron bajo Zu Bi y Zu Bo.

 

Los goblins solo podían ver impotentes como el gigantopitecus se iba con el cadáver del enboro. Estaban tan frustrados por su impotencia que ninguno de ellos habló durante mucho tiempo.

 

“Papá… Lo siento. Si tan sólo fuera más fuerte…” Dijo Zu Vet.

 

Gi Zu agitó la cabeza a pesar de que su conciencia se estaba desvaneciendo. “Es bueno… que los otros estén a salvo… Si murieran en un lugar como este… No tendría… cara… para mostrarle… al… rey…”

 

Zu Vet no podía levantar la cabeza. Gi Zu en realidad se preocupaba más por los goblins que por su caza. Esa amabilidad lo conmovió, y por primera vez, Zu Vet encontró que su comportamiento pasado era vergonzoso.

 

“Papá, sólo mira… Te mostraremos.”

 

A partir de hoy, los goblins de Gi Zu se unificarán y se convertirán en una fuerza poderosa.

 

Estos goblins nunca olvidarían la figura del gigantopitecus que se lleva despreocupadamente la presa de su padre. Un día, seguramente se vengarían.

 

 

 

—170 días para la guerra con los humanos.

 

◇◆◆◇◇◆◆◇

 

El nivel de Gi Zu Ruo ha subido.

 

15 => 68

 

Baño De Sangre aprendido.

 

Baño De Sangre – Cuando se baña en la sangre de un hermano, el daño recibido disminuye, pero la influencia del dios loco se hace más fuerte.

 

◇◆◆◇◇◆◆◇

 

———————————————————————————————————-

Traductor: Krailus

Editor: Reika

Índice