Goblin Kingdom Capítulo 143: Las Expectativas De Los Fuertes

Goblin Kingdom

Capítulo 143

Las Expectativas De Los Fuertes

 

Estado
Raza Goblin
Nivel 72
Clase Rey; Gobernante
Habilidades <<Gobernante De Los Hijos Demoníacos Del Caos>>  <<Alma Desafiante>>  <<Aullido Devorador Del Mundo>>  <<Maestría De La Espada A->>  <<Dominador>>  <<Alma Del Rey>>  <<Sabiduría De Un Gobernante III>>  <<Hogar De Los Dioses>>  <<Ojo Malvado De La Serpiente De Un Ojo>>  <<La Danza Del Rey Al Borde De La Muerte>>  <<Manipulación Mágica>>  <<Alma Del Rey Berserk>>  <<Tercer Impacto (El Tercer Canto)>>  <<Instinto Del Guerrero>>  <<Bendición De La Diosa Del Inframundo>>  <<El Guiado>>
Protección Divina Diosa Del Inframundo (Altesia)
Atributos Oscuridad; Muerte
Bestias Subordinadas Kobold Superior Hasu (Lv77); Gastra (Lv20); Cynthia (Lv36); Rey Orco Bui (Lv82)
Estado Anormal Bendición De La Serpiente De Un Ojo; Protección de La Serpiente De Cabeza Gemela

 

El corral.

 

Eso es algo que nosotros, los orcos, creamos para asegurar nuestro continuo sustento.

 

Demarcamos un área y construimos una cerca alrededor de ella, luego llenamos esa área con herbívoros relativamente débiles, dándoles rienda suelta para pastar y multiplicarse. Una vez que se multiplican, comemos el exceso, dándonos una deliciosa golosina mientras nos aseguramos de que nunca nos quedemos sin comida. Pero eso no es todo. De vez en cuando, otras bestias les atacaban, y nosotros, por supuesto, teníamos que lidiar con ello. De esta manera, somos capaces de comer no sólo la deliciosa carne de nuestras bestias capturadas, sino también la carne de los tontos depredadores.

 

Doralia misma es muy aficionada a las bestias ya que eventualmente se convertirían en nutrientes para ella.

 

Últimamente, he estado aplastando los huesos de las bestias antes de enterrarlas por sus raíces. Ella estaba más feliz de esa manera, ya que facilitaba la absorción de los nutrientes.

 

El corral es algo que se me ocurrió con Doralia, y luego lo creé en la zona norte del pueblo, lejos de los ojos y oídos de los goblins.

 

¡Y sin embargo! ¿¡Qué pasa con esta sincronización!?

 

Intenté engañar al Sr. Gi Dji, pero se veía profundamente pensativo.

 

Tal vez se quede callado si lo persuado. ¡Tengo que hacer algo o mi sueño seguirá siendo sólo un sueño! ¡Oh, cuán cruel es la diosa de la sabiduría!

 

“Bui, ¿¡Qué vamos a hacer!?” Preguntó Gui.

 

“¡Reúne a los soldados!” Dije. “¿¡Quién atacó!?”

 

“¡Vagabundos! ¡Esos vagabundos que vienen del norte!” Dijo Gui.

 

Antes de darme cuenta, tenía la cabeza en las manos. Por lo que yo sabía, los orcos raramente se reunían en grandes cantidades. Tampoco debería haber ningún grupo grande cerca.

 

Hay muchas razones por las que los orcos no nos reunimos en grandes cantidades, como problemas de comida o problemas territoriales, pero independientemente de cuáles fueran las razones, era una rareza que los orcos se reunieran en un grupo grande. La única excepción es cuando un líder fuerte como el Maestro Gol Gol estaba presente.

 

Últimamente se ha producido un cambio en la zona norte. Por alguna razón que no puedo comprender – tal vez fueron atacados por bestias y ahuyentados de sus tierras o algo así – pero a pesar de todo, algunos grupos de orco han estado apareciendo en nuestro territorio desde hace un tiempo.

 

“¿Sus números?” Le pregunté.

 

“¡15 orcos!” Dijo Gui.

 

“¡Golpéalos! ¡Pero no los mates!” Dije.

 

“¡Por supuesto!” Dijo Gui.

 

Entonces me volví hacia el Sr. Gi Dji. “Sr. Gi Dji, tendrá que disculparme. Mientras tanto, por favor, descansa bien.”

 

“No, déjame ayudar” Dijo.

 

¡Oh no no no no no! ¡No puedes! ¡Averiguarás lo del corral! ¡Los orcos del norte no saben nada sobre lo temible que son los goblins aquí, así que no se rendirán fácilmente!

 

“¡E-Está bien! ¡Mira, son sólo 15 orcos! ¡Incluso nosotros podemos manejar eso!”

 

“Cuidaste de mí antes. Permítanme aprovechar esta oportunidad para mostrarles mi gratitud” Dijo Gi Dji.

 

Qué buena voluntad.

 

¡No necesito tan buena voluntad! Quiero decir, estoy feliz, ¡Pero en otro momento! ¡Por ejemplo, cuando me encuentro en apuros con ese goblin negro!

 

En ese momento, el rostro sonriente de la diosa de la sabiduría resplandeció en mi mente.

 

“Además, ¿No te dio el rey un trabajo importante? No le vendría bien a tu rey que anduvieras merodeando por ahí mientras cumplías su importante misión, ¿Verdad?”

 

Una expresión de preocupación apareció en la cara del Sr. Gi Dji.

 

“Mu… Tienes razón. Tengo que hacer lo mejor para el rey.”

 

G-Gracias a dios me las arreglé para convencerlo.

 

“Pero…” Gi Dji empezó a decir, pero le corté antes de que pudiera decir una palabra más.

 

“¡Estamos realmente bien! ¡Ahora, si me disculpas!”

 

Dejé al Sr. Gi Dji casi huyendo y me dirigí al corral.

 

Para cuando llegué, los orcos extranjeros ya habían sido rodeados y estaban siendo burlados por Gui y los demás.

 

“¿¡De quiénes creen que son estas tierras, bastardos!?”

 

“¡Los enviaré a todos al infierno, lo haré!”

 

“¡Pagarán por todo lo que han comido!”

 

Sí, dan mucho miedo, de acuerdo.

 

Los 15 orcos extranjeros ya habían sacado sus armas. Me pregunto si debería llamarles en momentos como este, pero… Hay goblins en el pueblo, así que creo que sería mejor arreglar esto lo antes posible.

 

“¡Gui!” Llamé.

 

“Ah, Bui, viniste” Dijo Gui, haciendo que los orcos se volvieran hacia mí.

 

“¡General! ¡General!” Los orcos gritaron.

 

“¡Muéstrales quién manda, General!” Dijo otro.

 

Los orcos normales pisaron el suelo y aplaudieron, haciendo que los orcos extranjeros que estaban dentro de su cerco titubearan. Mirando más de cerca, se les podía ver sentados de rodillas en seiza.

 

“¡Golpéalos!” Gritó un goblin. (Krailus: Pffffffff)

 

“¡Maestro Bui, abrázame!” Dijo otro. (Krailus: PFFFFFFFFFFFFFFFF)

 

Siento que acabo de escuchar algo raro, pero ignorándolo, me acerqué a los 15 orcos extranjeros.

 

Puedes hacerlo, Bui. No te pongas nervioso.

 

“Me gustaría disculparme por este incidente” Dijo el líder de los orcos extranjeros mientras se disculpaba.

 

Bueno, sí, no hay mucho más que puedas hacer cuando estás rodeado de una horda de tres veces tu tamaño.

 

También han sido insultados durante un tiempo, por lo que era natural que parecieran debilitados. De hecho, parecía que estaban a punto de llorar en cualquier momento.

 

Personalmente, preferiría perdonarlos y olvidarlos, pero eso no bastaría. Los orcos son demasiado impulsivos. Si los dejas a la ligera, no pasará mucho tiempo antes de que lo vuelvan a hacer.

 

Para evitarlo, hay que ser duro y severo. Si todo esto pudiera convertirse en una experiencia traumática para ellos, mejor aún. De lo contrario, nunca escucharán. Especialmente, estos vagabundos de tipo guerrero.

 

Mientras me quedaba callado, los orcos de los alrededores se volvieron aún más ruidosos.

 

“¡¿Cómo vas a compensar esto?! ¿¡Vas a alimentarnos con tu carne!? ¿¡Hah!?”

 

Para que conste, no nos dedicamos al canibalismo.

 

“Pero, las bestias del norte se han vuelto locas—” Se quejó el líder orco.

 

“¡Como si nos importara! ¡Páganos por la comida que robaste!” Exigieron los otros orcos de mi lado.

 

En ese momento, la presencia del líder orco extranjero se hizo cada vez más pequeña hasta que parecía apenas visible.

 

Justo cuando pensaba que ya era hora de terminar, de repente, una sombra apareció detrás de los orcos sentados en seiza.

 

E-Eso es…

 

“Orcos, carne” Dijo la sombra.

 

Era Hasu y sus hombres, una fiera llama brillando en sus ojos. Había más de 70 de ellos en total.

 

“¿¡K-Kobolds!?” Los orcos extranjeros gritaron.

 

“Ahh, esas… Esas son las mascotas de nuestro general, mascotas aterradoras que comen orcos malos—” Dijeron los orcos de mi lado.

 

“Escuchemos tu respuesta” Intervine, cortando el orco anterior.

 

¡Esto es malo! Sra. Hasu parece tan hambrienta que parece dispuesta a abalanzarse en cualquier momento. Yo estaré bien, pero podrían confundir a los orcos bebés con comida.

 

Para terminar rápidamente, le dije: “Te doy dos opciones: Uno, trabajas en este pueblo, o dos…”

 

Señalé a los kobolds.

 

El líder orco extranjero contestó inmediatamente con ojos llorosos. “¡Maestro Bui, por favor, déjenos servirle!”

 

Viendo eso, le hice señas a Gui con mis ojos.

 

¡Denle carne a los kobolds!

 

Gui asintió en respuesta, y luego cogió a los orcos extranjeros y les ordenó que reconstruyeran el corral roto.

 

Tenemos que atrapar a los animales que escaparon también.

 

Cuando me empezó a doler la cabeza por todos los problemas, me dirigí de nuevo a la aldea donde me esperaba el Sr. Gi Dji.

 

◆◆◇

 

Cuando Gi Dji Arsil regresó con sus hombres, reportó sus hallazgos. Escuché con los brazos cruzados.

 

Muros de piedra más grandes que mi altura que se extendía sin fin alrededor del bosque; y ni siquiera le tomó a Gi Dji medio día de caminata para alcanzarlo. Esa distancia es un problema. Probablemente sería mejor asumir que estas paredes son el verdadero negocio también.

 

La falta de un sistema de medición es un problema. Debí haberme decidido por una antes.

 

¿Puedo hacerlo si empiezo a enseñar a los goblins ahora?

 

Incluso yo sólo puedo distinguir las distancias con los ojos. ¿Cómo debería explicarles lo que es un metro para ellos? ¿Qué hay de los números?

 

Los goblins a partir de la clase rara pueden contar. Del 1 al 10, luego está el 100. Por encima de eso hay 1.000, y luego hay 10.000. Debería enseñar a distancia de manera similar.

 

Gi Dji logró contar hasta 100 antes, pero no pudo contar más.

 

Si utilizo los pasos como base, debería ser capaz de enseñar a los goblins sobre la distancia.

 

Después de enseñarle a Gi Dji, lo envié a explorar de nuevo. Podría ir yo mismo, pero si siempre soy yo el que hace las cosas, podría acabar dificultando el crecimiento de los goblins.

 

Debido a la próxima guerra con los humanos, la calidad de los goblins se ha convertido en un tema urgente. Por eso sería mejor para mí usar a los goblins o incluso a los demihumanos para llevar a cabo tareas con poco o ningún peligro para entrenarlos.

 

Sólo la fuerza física y el éter por sí solos no serán suficientes para ganar una guerra.

 

Esos muros que los humanos crearon ya han superado mis expectativas. Hemos dado nuestros primeros pasos en esta guerra contra ellos, pero todavía están lejos de nosotros.

 

Agarrarlos por el hombro, darles la vuelta y golpearlos en negro y azul… Todavía queda un largo camino por recorrer.

 

Aún así…

 

“Un corral, huh.”

 

Aparentemente, Gi Dji se enteró de que los orcos estaban construyendo uno cuando pasó por allí. Es una buena idea, creo.

 

Capturar a los herbívoros relativamente mansos y criarlos para que sean -quizás- incluso mejores que sus contrapartes salvajes, eso podría ser un objetivo demasiado alto. En cualquier caso, criarlos para comer no es una mala idea.

 

Debo consultar a los domadores de bestias, Luther de la tribu papirsag (tribu shell), y a Gi Gi Orudo el domador de bestias ancestral, cuando regresen. Mientras tanto, debo enviar al más entendido de ellos, Luther, a buscar bestias que podamos poner en nuestro corral.

 

◆◆◇

 

“Las paredes del castillo finalmente han tomado forma” Dijo una tranquila voz, haciendo que el jefe de los carpinteros se diera la vuelta.

 

Cuando lo hizo, un anciano caballero de pelo plateado y bigote plateado peinado llenó su visión.

 

En cuanto lo vio, el carpintero principal le dijo: “¡Mi lord!

 

El hombre gordo estaba a punto de empezar a adular al viejo veterano, pero una mirada y una sacudida de la mano fue todo lo que Gowen necesitó para detenerlo.

 

“Basta” Dijo. “¿Cómo va el proceso de construcción?”

 

“S-Sí, casi hemos completado los muros exteriores. Las paredes tienen un grosor de 4 m y la gente puede transitar por encima de las paredes sin problemas. Como ha solicitado, hemos instalado senderos por toda la instalación y nos hemos abastecido de lanzas y arcos…”

 

Gowen miró alrededor de las murallas del castillo mientras escuchaba al hombre.

 

La última vez perdieron contra los goblins. Con la oscuridad y el bosque de su lado, los goblins fueron capaces de destruir completamente la mitad de su ejército.

 

Gowen había pasado mucho tiempo en el ejército, pero incluso para él, sufrir tanto en manos de los goblins era una primera vez.

 

Pero precisamente por eso no podía bajar la guardia.

 

Los goblins a los que se enfrentaban no eran normales. Un goblin que la humanidad nunca había visto antes estaba con ellos. Si eso era realmente una clase rey, entonces era realmente lamentable que no pudiera subyugarlo ese día. ¿Qué tan fuertes serían los goblins en unos pocos años? Gowen no podía decirlo.

 

“No puedo bajar la guardia” Murmuró Gowen.

 

“¿Sí…?” Preguntó el carpintero jefe.

 

Gowen le imploró que continuase, y luego volvió a mirar las murallas del castillo y reflexionó.

 

Estos muros se terminaron rápidamente gracias a los magos que el rey pidió, y era entre estos muros donde se celebraría la guerra.

 

Pero si estos muros cayesen… ¿Entonces qué?

 

Gowen sacudió el pensamiento imposible de su mente. Si eso fuera posible, tendría que pensar en un plan para contrarrestarlo.

 

Más allá de las murallas estaban los campos, y más allá las entrañas de esta ciudad colonial. Había puertas en los muros oeste y este, que conducían a la capital occidental por carretera. A partir de ahí, se tarda unos 2 días a caballo.

 

Si este lugar cayera, el enemigo seguramente llegaría a la capital occidental por esos caminos.

 

En las ventosas llanuras vacías, no había forma de detener una invasión que venía del oeste.

 

¿Debería intentar fortificar los dos caminos? Pero no tenía hombres a su disposición aparte de esos nuevos reclutas. Había fuerza en el número, pero alistar a demasiados civiles afectaría negativamente a los impuestos. Eso disgustaría al Rey Ashtal, haciéndolo un plan imprudente.

 

¿Qué hay de los aventureros? Fue desafortunado, pero tuvo que restringirlos por ahora. En la medida de lo posible, Gowen no deseaba agitar el nido de avispas hasta que estuviera seguro de que estaba listo.

 

Pero las paredes exteriores estaban listas, ¿No? Si es así, ¿No debería estar bien ahora? Los factores inciertos deben mantenerse alejados de la ecuación, pero…

 

En ese caso, debería coger a los cobardes soldados y atacar a los monstruos a través de las llanuras.

 

Un mapa apareció en la mente de Gowen mientras pensaba en todas las batallas hasta ahora. Consideró la posibilidad de hacer un muro de protección entre los diferentes barrios de la ciudad. Pensó que también debía prepararse para llamar a refuerzos de la capital occidental en caso de que los goblins se las arreglasen para atravesarla.

 

“Umm… ¿Hay algún problema, mi señor?” Preguntó el carpintero en jefe con temor.

 

“No, no es nada. Echaré un vistazo a las paredes. Puede volver a su puesto.”

 

“¡S-Sí, mi lord!

 

Mientras el carpintero jefe se retiraba, Gowen subió por las paredes y miró los pasadizos por los que pasarían los soldados en caso de guerra.

 

Los vientos soplaban de las montañas del dios de la nieve, agitando la ropa de Gowen. Mientras los recuerdos del lejano campo de batalla dibujaban una sonrisa en la cara del viejo veterano, murmuró para sí mismo: “Os enseñaré a vosotros, goblins, lo que significa luchar en una guerra.”

 

El señor feudal occidental miró fijamente al bosque, luego se giró y nunca miró hacia atrás.

 

 

 

—199 días hasta la guerra con los humanos.

 

———————————————————————————————————-

Traductor: Krailus

Editor: Reika

Índice