Goblin Kingdom Capítulo 141: Por Las Riquezas Y El Poder

Goblin Kingdom

Capítulo 141

Por Las Riquezas Y El Poder

 

Estado
Raza Goblin
Nivel 72
Clase Rey; Gobernante
Habilidades <<Gobernante De Los Hijos Demoníacos Del Caos>>  <<Alma Desafiante>>  <<Aullido Devorador Del Mundo>>  <<Maestría De La Espada A->>  <<Dominador>>  <<Alma Del Rey>>  <<Sabiduría De Un Gobernante III>>  <<Hogar De Los Dioses>>  <<Ojo Malvado De La Serpiente De Un Ojo>>  <<La Danza Del Rey Al Borde De La Muerte>>  <<Manipulación Mágica>>  <<Alma Del Rey Berserk>>  <<Tercer Impacto (El Tercer Canto)>>  <<Instinto Del Guerrero>>  <<Bendición De La Diosa Del Inframundo>>  <<El Guiado>>
Protección Divina Diosa Del Inframundo (Altesia)
Atributos Oscuridad; Muerte
Bestias Subordinadas Kobold Superior Hasu (Lv77); Gastra (Lv20); Cynthia (Lv36); Rey Orco Bui (Lv82)
Estado Anormal Bendición De La Serpiente De Un Ojo; Protección de La Serpiente De Cabeza Gemela

 

Ahora, ¿Por dónde empiezo? Hace apenas unos días, me compadecía de Shure con todo el papeleo con el que tenía que lidiar, pero ahora me encuentro en la misma situación. Qué irónico.

 

Después de formar una alianza con los elfos y los demihumanos, me dirigí de nuevo a la Fortaleza del Abismo.

 

El chamán, Gi Za Zakuend, y los otros druidas se quedaron con los elfos para estudiar, mientras que Cynthia se quedó con los lobos grises. Cynthia ya era una espléndida loba gris. Sólo se contendría si continuara dependiendo de mí. Pero la echo de menos.

 

Hasta cierto punto, también se ha construido una carretera que conecta la Base de los Goblins con los elfos, acortando enormemente el tiempo de viaje.

 

Era una vista magnífica ya que unos 200 goblins, elfos, enanos koro, y un humano marchaban de vuelta a la fortaleza.

 

En el camino, los goblins raros recién evolucionados se encargaban de conseguir comida, mientras que yo distribuía a los nuevos goblins normales y raros a sus respectivos pelotones.

 

El asesino, Gi Ji Arsil, y el demonio de batalla, Gi Dji Yubu, se negaron a recibir un territorio. Por eso tuve que encontrar otra forma de compensarlos.

 

Recibir un territorio significaba que uno también recibía un ejército más grande, así como la responsabilidad de cuidar la tierra. Por supuesto, siempre se enfatizó como una recompensa, pero a pesar de todo, ya que ellos se niegan a aceptar, entonces tengo que encontrar otra manera de otorgarles esas mismas responsabilidades.

 

“Haré que los soldados bajo el control directo de Gi Ji Arsil se encarguen del reconocimiento. Reforzaré su unidad con más hombres de la base.”

 

Decidí conferirle 100 goblins.

 

Una vez que entrene a los 100 goblins, tendremos una pequeña pero selecta unidad de exploradores.

 

“En cuanto a Gi Dji Yubu, haré que entrene a los goblins en la fortaleza junto a Gi Ga Rax.”

 

Los goblins recién nacidos están siendo entrenados actualmente por el goblin de clase caballero, Gi Ga Rax, en el camino de la lanza. Pero mientras los goblins se hacen más fuertes físicamente, hay mucho que desear cuando se trata de sus cabezas. Su formación es insuficiente.

 

Haré que Gi Dji llene ese hueco.

 

Le pregunté a Hal si quería un nombre de familia después de evolucionar a noble, pero se negó, diciendo “Es mi orgullo empuñar la lanza de Paradua en lealtad al rey. El Maestro Aluhaliha seguramente me regañaría de avaricia si pidiera más.”

 

Sólo podía asentir con la cabeza a su humildad.

 

Los goblins tribales tenían su propia tierra, así que no estaban muy interesados en recibir un nuevo nombre. No estaría bien forzar el asunto.

 

“Una actitud espléndida. Sigue así” Le dije.

 

“Como usted quiera” Dijo Hal.

 

Pasamos por las aldeas demihumanas a lo largo del camino, y cuando finalmente regresamos a la fortaleza, nos había llevado un total de 11 días desde la región de los elfos.

 

“¡Bienvenido a casa, Su Majestad!”

 

“¡Mi señor, hemos estado esperando su llegada!”

 

Kuzan y Gi Ga Rax me dieron la bienvenida en cuanto llegué.

 

“Estoy de vuelta. Los he molestado mucho en mi ausencia” Les dije, y luego me dirigí a Kuzan. “Tenemos gente nueva con nosotros, ¿Puedes asignarles un lugar donde quedarse, Kuzan?”

 

“Por favor, déjamelo a mí” Dijo Kuzan mientras brincaba con ese pequeño cuerpo suyo.

 

“Gi Ga Rax, has trabajado duro en mi ausencia” Le dije.

 

“No, todavía tengo mucho que aprender. Perdóname por mi incapacidad, Mi Señor” Dijo, arrodillándose

 

Le di una palmadita en los hombros y le dije. “Era un deber que nadie más que tú podía cumplir. Gi Ga Rax, ¡Siéntete orgulloso!”

 

“Como usted quiera… Gracias” Dijo.

 

Después de eso, me dirigí al trono, donde los goblins, empezando por Gi Ga y los nobles, y luego los raros, se arrodillaron ante mí.

 

◆◆◇

 

La diosa se sentó en su trono mientras miraba a través de su espejo mágico. Una toga blanca pura cubría sus cuatro extremidades. Se veía embrujadamente hermosa mientras se sentaba allí con su brillante piel que era la envidia de cualquier mujer.

 

“Todo fue como se esperaba” Dijo.

 

“El mensajero de Gawayn también ha completado su tarea” Dijo una serpiente roja de un solo ojo.

 

“¿Dijo algo el dios del viento?”

 

“No parecía muy interesado en los espíritus. Pero siempre ha hecho lo que ha querido.”

 

La diosa se rió. “Lamentable. Intenta fingir locura y llamar la atención de su amo, al final, nadie se preocupa por él.”

 

“… Maestra” Dijo la serpiente roja de un ojo cuando vio a la diosa mirando a lo lejos con tristeza en sus ojos.

 

Probablemente estaba pensando en cómo era ella en el pasado.

 

“¿Y?” Preguntó la diosa. “¿Qué hay del espíritu?”

 

El dios del viento tenía muchos familiares a su cargo, cada uno desinhibido y caprichoso, pero lo más notable de todo era su gran número. Por lo tanto, al dios del viento no le importaba aún cuando uno de ellos se volvía loco.

 

“El discípulo de Gawayn se ha calmado, pero es sólo cuestión de tiempo antes de que se vuelva loco.”

 

“Ya veo.”

 

“Si usted lo permite, hay una persona experta en leer el viento debajo de él. ¿Qué tal si influenciamos a esa persona?” La serpiente roja de un ojo miró al espejo, y un goblin se sentó en su trono. “Sería una gran ayuda para nosotros si tuviéramos éxito.”

 

“Interesante” Dijo la diosa. “¿Podría alguien capaz de someter a los espíritus aparecer a su lado? Es algo que vale la pena probar.”

 

“Como usted quiera.”

 

En el pueblo de los elfos, un piojo negro apareció ante Gi Za Zakuend.

 

◆◆◇

 

Tan pronto como regresé, eché un vistazo a nuestros números actuales y empecé a asignar trabajo por clase. Después de la guerra, todo dependerá de la eficiencia con la que seamos capaces de gestionar a los humanos.

 

Cuando los goblins recién nacidos en la fortaleza se añaden a los goblins que participaron en la expedición, obtenemos un total de 380 goblins guerreros.

 

Actualmente hay 140 hembras y 50 goblins que son demasiado jóvenes para luchar o incapaces de hacerlo por alguna otra razón.

 

Los goblins no nacen a una velocidad fija; más bien, la velocidad de reproducción aumenta constantemente.

 

Una horda de más de 500 goblins. Mantener una horda de ese tamaño alimentada no es tarea fácil.

 

Los goblins pueden estar bien comiendo hasta los huesos de las bestias, pero no pasará mucho tiempo antes de que la caza por sí sola sea insuficiente para nosotros.

 

Este problema alimenticio debe resolverse lo antes posible.

 

Es por eso que le pedí a Shure que nos enviara a los demihumanos de Jirad. Anteriormente, él vino a mí para discutir el asunto de las granjas de Jirad. Fue entonces cuando le dije que me diera a los demihumanos.

 

Ni los elfos, ni los goblins, ni los demihumanos tenían originalmente ningún conocimiento sobre la agricultura. En este bosque abundante en alimentos, el principal medio de vida de estas tres razas era siempre la caza.

 

Pero cuando Nash Jirad se dio cuenta de que los humanos podían atacar, tomó a los demihumanos bajo su mando y comenzó a cultivar la tierra de un bosque escondido dentro de Jirad. Nash Jirad entendió el método, pero desafortunadamente, no estaba dispuesto a cooperar con nosotros.

 

En ese caso, tendré que usar a los demihumanos que trabajaron bajo su mando e intentar redescubrir sus métodos. Estaremos a tientas, pero con suerte, lo lograremos a tiempo. Ni siquiera quiero imaginar un escenario en el que acabemos luchando contra los humanos porque nos quedamos sin comida.

 

El líder de los demihumanos de Jirad, Carad, se quedó en el bosque escondido de Jirad, mientras que nosotros tomamos prestados algunos de los demihumanos de Jirad para ayudarnos a cultivar nuestra tierra.

 

Cuando investigaron la tierra que rodeaba la Fortaleza, la delimitaron y talaron los árboles, creando parcelas de tierra para usarlas como campos. Utilizamos la madera adquirida para trabajar en la fortaleza.

 

De los elfos, los que llegaron a la fortaleza fueron Fei, Felbi, Pale, Selena y 30 elfos guerreros que eligieron seguirlos.

 

Les pedí que hicieran los campos mientras minimizaban los cambios en el bosque.

 

“Como pensaba… No hay suficientes bendiciones. No puedo usar mi poder con normalidad” Dijo Fei.

 

“Sólo haz lo que puedas. No quiero que la geografía se altere demasiado de todos modos” Dije.

 

Cuanto más lejos estaban los elfos de su bosque, más débil era su capacidad para controlar las plantas y los árboles.

 

Por supuesto, los elfos no estaban dispuestos a convertir el bosque en campos al principio, pero cuando vieron lo rápido que se reproducían los goblins, comprendieron la gravedad de la situación y decidieron cooperar.

 

Para los goblins, el propio bosque era una especie de escudo que utilizaban para protegerse. Puede que ahora estemos pasando a una etapa diferente, pero eso no significa que podamos cambiar de un extremo a otro así como así. El cambio que llega demasiado rápido estaba destinado a fracasar.

 

Los goblins normales se encargaron de la mayor parte del trabajo, aunque también ayudé mientras intercambiaba opiniones con los elfos y los demihumanos.

 

Empezamos a trabajar tan pronto como decidimos el tipo de cultivo que íbamos a plantar, el área que íbamos a utilizar y la ruta del agua. La escala era tan grande que mis ojos giraban.

 

Todo el mundo era un principiante, así que no se sabía si esto funcionaría o no, pero no se podía evitar. Lo único que podíamos hacer era tomar las mejores decisiones y proceder.

 

Todo esto me recuerda a los humanos, Mattis y Chinos, que estuvieron una vez con nosotros en el pueblo. Si tan sólo tuviéramos algunos humanos ayudando, todo esto iría mucho mejor.

 

Desafortunadamente, quejarse es una tarea inútil. Todo lo que puedo hacer ahora es hacer lo que pueda.

 

◆◆◇

 

Aparte del problema alimenticio, también tuvimos que lidiar con nuestras defensas.

 

Había mucha distancia entre la fortaleza y las fronteras del bosque, pero no era una distancia intransitable para los humanos. Además, también teníamos que tener cuidado con los asesinos.

 

Los kobolds y los orcos habitan el área entre la fortaleza y las fronteras del bosque, así que si un ejército suficientemente grande ataca, será fácil saberlo. Siempre y cuando no terminen como la última vez, de todos modos. Tendremos que asegurarnos de que eso no vuelva a pasar.

 

En este mundo, existe gente que puede destruir un ejército entero por su cuenta. Si tal persona se infiltra en la fortaleza y comienza a masacrar a las hembras y a los jóvenes, se acabó el juego. La única ventaja que tenemos sobre los humanos es nuestra capacidad de reproducirnos rápidamente.

 

Para solucionarlo, llamé a Kuzan y le pedí que trasladara a las hembras y a las crías a diferentes habitaciones. Mientras no se junten en una sola canasta, incluso en el peor de los casos, podremos mitigar nuestras pérdidas.

 

La fortaleza ocupaba sólo dos pisos desde el suelo, pero su sótano era colosal. Era tan grande que ni siquiera yo sabía lo grande que era, y quizás, incluso Kuzan.

 

“¡Sí! ¡Su Majestad!” Contestó alegremente Kuzan.

 

Le ordené que tomara al Gordob y buscara en la Fortaleza del Abismo. La casa de su tribu bajo tierra estaba conectada a la fortaleza, así que los elegí para la búsqueda. Por si acaso, ordené al recientemente evolucionado goblin raro, Gi Ah, que liderara un pelotón para que los acompañara.

 

“Como ordene el rey” Dijo Gi Ah.

 

Gi Ah guió a 30 goblins normales para que acompañaran a Kuzan y a su gente. Este viaje no debería ser peligroso, pero siempre será mejor estar seguro que arrepentido.

 

En la última batalla, los orcos y los kobolds se volvieron irrelevantes debido al ataque sorpresa de los humanos. La pequeña élite los pisoteó, luego llegó el ejército humano.

 

Es necesario mejorar la red de vigilancia.

 

Para ello, instalaremos balizas de señalización y reutilizaremos la antigua cueva de Gi Go como base en primera línea.

 

El siguiente problema es la horda de más de 500 goblins. Necesitan ser divididos en grupos más pequeños, pero ¿Quién va a liderar?

 

Los goblins raros no son malos, pero puede que no puedan durar bajo el estrés del trabajo. Eso deja sólo a los goblins nobles. Gi Dji y Gi Ji tienen que trabajar en la fortaleza, y Gi Ga sigue trabajando como mi representante.

 

Tendré que hacer que las tribus ayuden.

 

Llamé a Ra Gilmi Fishiga y le ordené que llevara a algunos soldados a la base de primera línea. Los soldados que lo acompañaban eran el guerrero bestia, Gi Bu, el mago del agua, Gi Ba, y 60 goblins normales. Los mismos goblins que evolucionaron durante la batalla con los humanos.

 

Elegí al héroe de Ganra, Gilmi, para manejar la base de la primera línea y su baliza porque era el único adecuado, siendo miembro de la Tribu Ganra, la más hábil entre los goblins cuando se trataba de sus manos. Podían usar arcos e incluso hacer sus propias herramientas.

 

Gilmi comprendió inmediatamente mis intenciones cuando escuchó mi orden.

 

Inclinando la cabeza, dijo. “Como ordene el rey, así cumpliré con mi deber.”

 

“La paz de Ganra está sobre tus hombros. ¡Esfuérzate mucho!”

 

“Como usted quiera.”

 

◆◆◇

 

“¿Ha llamado, Su Majestad?”

 

“Qué lindo lugar. Está tan oscuro.”

 

Respondiendo a mi llamada estaba la representante demihumana, la arpía Yushika. Tenía alas en la espalda y las patas de un pájaro. En sus brazos, llevaba una bolsa. Destacó notablemente en la débilmente iluminada Fortaleza del Abismo.

 

El otro que vino fue el papirsag de ojos soñolientos que llevaba una concha musgosa en la espalda, Luther.

 

“Bueno, fue una petición poco común del jefe de los alados.”

 

“No necesitas agradecerme. Nuestra posición es la misma de siempre. Mientras haya algo que ganar, haré negocios con cualquiera.”

 

Yushika parecía saber para qué la llamaba aquí, mientras sonreía de forma hechizante.

 

Mi petición era comerciar con los elfos y los demihumanos.

 

“¿Y qué nos darás a cambio?” Preguntó Yushika.

 

“Les proporcionaremos comida y refugio a lo largo de sus rutas comerciales” Dije.

 

Yushika sonrió. “¿Hablas en serio?”

 

“Por supuesto” Dije sin pensarlo dos veces.

 

Yushika se volvió pensativa.

 

Lo que más asusta a un comerciante es perder su negocio. Lo que quiero de ellos es su capacidad para transportar mercancías rápidamente por vía aérea.

 

La creación de refugios a lo largo de su ruta comercial les permitiría tener un lugar para descansar. Pueden volar, pero no pueden volar para siempre. De vez en cuando, necesitan tomar un respiro y dormir. A veces, necesitan parar por el clima, y otras veces es porque fueron atacados por alguna bestia.

 

Mi oferta para ella es protección.

 

Tengo a los goblins bajo mi gobierno y una alianza con los elfos y los demihumanos. Esto me da la capacidad de colocar a mis hombres a lo largo de las aldeas y las carreteras para garantizar su seguridad. Sólo tener un lugar para correr no garantiza la seguridad, después de todo.

 

Esta petición también es una preparación para la guerra, ya que se trata de la cuestión de los bienes y suministros.

 

Sería problemático, después de todo, si nos quedáramos sin suministros lejos del bosque. Para evitar eso, necesitamos su poder como comerciante.

 

“… Los alados están profundamente agradecidos al rey” Dijo Yushika con una sonrisa seductora.

 

Me volví hacia Luther. “También deseo reclutar a los Papirsag, que se dice que son expertos en artesanías de madera. Quiero que me crees una ‘posada para viajeros’.”

 

“Con mucho gusto haré cualquier cosa por el bien de la comunidad.”

 

No importa lo bien que los goblins talen los árboles, sólo los Ganra pueden trabajar con ellos, pero la Tribu Ganra actualmente tiene las manos llenas instalando la base de primera línea.

 

En otras palabras, no tengo suficientes hombres.

 

Por eso decidí pedirle a Luther de la tribu shell que hiciera las posadas, en las que estacionaré a mis hombres. Ambos actuarán como guardias de la posada y como exploradores para monitorear los movimientos de las otras razas.

 

Es imperativo que vigile los movimientos de los demihumanos y los elfos.

 

Puede que hoy seamos aliados, pero no se sabe cuánto tiempo durará.

 

Ahora mismo, los goblins dominamos, así que eligen ser serviles. Sin embargo, si perdemos nuestra ventaja durante la guerra con los humanos, no se sabe si me traicionarán o no. Como mínimo, no se puede negar la posibilidad.

 

Por eso necesito estacionar a mis tropas por toda la región, asegurándome de que estén un paso por debajo de mí.

 

“Gi Be, te ordeno que escoltes a los descendientes de los cristales. Protégelos bien” Dije.

 

“Como usted quiera” Contestó.

 

El manco Gi Be y los otros goblins heridos entrenados bajo Gi Ga. Aunque estos goblins han perdido una o dos partes del cuerpo, estos goblins son extremadamente leales a mí. Envié a la mitad de ellos a vigilar y monitorear las otras regiones.

 

Los goblins con la habilidad de la Serpiente Come-Hombres no estaban contentos de ver que no estarían participando en la guerra con los humanos, pero todavía faltaba algún tiempo para la guerra. Hasta entonces, necesito aumentar nuestras fuerzas tanto como sea posible.

 

 

 

—215 días hasta la guerra con los humanos.

 

———————————————————————————————————-

Traductor: Krailus

Editor: Reika

Índice