Goblin Kingdom Capítulo 137: Guerra De Unificación De Los Sílfides XII

Goblin Kingdom

Capítulo 137

Guerra De Unificación De Los Sílfides XII

 

Estado
Raza Goblin
Nivel 59
Clase Rey; Gobernante
Habilidades <<Gobernante De Los Hijos Demoníacos Del Caos>>  <<Alma Desafiante>>  <<Aullido Devorador Del Mundo>>  <<Maestría De La Espada A->>  <<Dominador>>  <<Alma Del Rey>>  <<Sabiduría De Un Gobernante III>>  <<Hogar De Los Dioses>>  <<Ojo Malvado De La Serpiente De Un Ojo>>  <<La Danza Del Rey Al Borde De La Muerte>>  <<Manipulación Mágica>>  <<Alma Del Rey Berserk>>  <<Tercer Impacto (El Tercer Canto)>>  <<Instinto Del Guerrero>>  <<Bendición De La Diosa Del Inframundo>>  <<El Guiado>>
Protección Divina Diosa Del Inframundo (Altesia)
Atributos Oscuridad; Muerte
Bestias Subordinadas Kobold Superior Hasu (Lv77); Gastra (Lv20); Cynthia (Lv1); Rey Orco Bui (Lv82)
Estado Anormal Bendición De La Serpiente De Un Ojo; Protección de La Serpiente De Cabeza Gemela

 

“¡Joder! ¡Esto es una pérdida de tiempo!” Maldijo Shumea después de cortar a los elfos que bloqueaban su camino.

 

Shumea y los elfos escoltas protegían a Selena mientras huían del humo negro.

 

“¿¡Por qué los elfos son tan testarudos!?” Se quejó Shumea mientras se limpiaba las mejillas de hollín y sangre.

 

“L-lo siento…” Selena se encontró disculpándose por alguna razón.

 

“No te estoy culpando. De todos modos, apurémonos. Saben que estamos aquí.” Shumea sonrió irónicamente y frotó la cabeza de Selena.

 

Después de capturar a algunos elfos para determinar la ubicación de Pale, corrieron a través del humo y las llamas.

 

“… ¿Qué vas a hacer una vez que la encontremos? Has pensado en ello, ¿Verdad?”

 

Por lo que han visto, Pale estaba liderando un ejército de soldados de élite.

 

Shumea ya ha considerado el peor escenario posible, pero a pesar de ello, no tenía ninguna intención de disuadir a Selena de encontrarse con ella.

 

“No lo sé, pero creo que lo sabré cuando la encuentre. En ese momento, no creo que me arrepienta aunque termine siendo el enemigo del rey.”

 

“Siempre me ha gustado lo valiente que eres” Dijo Shumea, y luego se volvió hacia los elfos que les escoltaban los Fei. “Ya pueden regresar. Si continúan siguiéndonos, podrían terminar levantando sus arcos contra su amo” Dijo ella.

 

Los elfos se miraron unos a otros, y luego uno de ellos se adelantó.

 

“Nuestro deber es protegerte, Lord Shumea. Te acompañaremos hasta que hayamos comprobado que eres realmente el enemigo de Forni” Dijo el elfo.

 

“Ingenuo. O tal vez eres estúpido… Bueno, no odio eso. Yo también soy así después de todo.”

 

Después de pasar corriendo entre el humo negro, Shumea miró a su alrededor.

 

“Hemos llegado al lado este. ¡Por ahí debería estar el norte!” Dijo Shumea.

 

“¿Puedo hacerte una pregunta?” Preguntó uno de los elfos.

 

“Que sea breve” Dijo Shumea.

 

“Lord Pale es la comandante enemiga. Seguramente, estará acompañada por muchos soldados. ¿Qué harás con ellos?” Preguntó el elfo escolta.

 

“Nos abriremos paso” Dijo Shumea con naturalidad.

 

Los elfos escoltas se quedaron sin palabras.

 

“¿Tienes un plan?” Preguntó el elfo escolta.

 

“¡Por supuesto que no! ¡Lo único que tengo son las agallas de una chica! ¡Así que si vas a acompañarme, mejor asegúrate de no orinar tus pantalones!”

 

Mientras corrían, la figura del rey goblin y los elfos que luchaban aparecieron a la vista.

 

“¿Están todos listos?” Preguntó Shumea.

 

Cuando asintieron, ella entrecerró los ojos.

 

“Tomemos la felicidad con nuestras propias manos. Incluso si eso significa arrancarlo de la boca del destino por la fuerza.”

 

Amada por un residente de la casa del dios del fuego, el dios de la llama, Hektokrups, Shumea sonrió ferozmente ante la batalla mientras gritaba al enemigo y a sus aliados por igual.

 

“¡Ora ora ora! ¡Quítense del camino! ¡¡Un humano está pasando!!”

 

◆◆◇

 

La luz negra de Rashka estalló en la apretada formación enemiga. Su velocidad no se ralentizó ni siquiera un poco mientras cargaba contra el enemigo. Esa valiente carga suya afectó a los otros guerreros, y nosotros le seguimos.

 

Rashka balanceó sus dos garrotes en todas direcciones. En lo que respecta a la batalla, era uno de los mejores entre los goblins.

 

Su gran fuerza perforó un agujero en la línea de los elfos blindados. A medida que su desenfreno continuó, el movimiento de los elfos se volvió más torpe.

 

“¡Sólo un poco más y seremos capaces de ganar! ¡No bajen la velocidad ni por un momento!” Dije, haciendo que los goblins gritaran en respuesta junto con la Tribu Fang y los elfos.

 

Pero entonces una lluvia de flechas descendió donde estaba Rashka.

 

“¿¡Nu!?”

 

Cuando me di la vuelta, el enemigo estaba allí.

 

La infantería ligera que llegó apuntó a Rashka. Sus movimientos eran como el movimiento de las olas. No había ni un solo indicio de duda en ellos mientras atacaban por turnos. ¡Pero lo más llamativo de todo era la gran moral que tenían!

 

—¡Así que has venido, Pale Symphoria!”

 

Los jefes o el estratega. ¿A quién debo arrancarle la cabeza?

 

Por un momento, no estaba seguro de qué hacer, pero al final, decidí ir a por los jefes enemigos.

 

Le ordené a Rashka que procediera mientras defendía solamente en la medida de lo necesario.

 

Selena y Shumea no la alcanzaron a tiempo, al parecer.

 

¡Desgraciadamente! ¡No puedo contenerme en la batalla! ¡Sobre todo, una tan fuerte!

 

“¡Rashka, sigue así y toma las cabezas de los jefes enemigos! ¡Ese será el mayor logro en esta batalla!” Dije.

 

“¡Muy bien!” Rashka sonrió sin miedo mientras levantaba sus garrotes.

 

“¡Fei, Mido! ¡Estamos interceptando al nuevo enemigo! ¡Síganme!”

 

“¡Entendido!” Dijo Mido.

 

“Como desees” Dijo Fei.

 

Apunté con mi espada al nuevo enemigo.

 

Podían moverse rápidamente, pero tenían que sacrificar su armadura para conseguirlo.

 

Empuñando mi espada a mi lado, la balanceé desde abajo.

 

—Pale Symphoria está adelante. Debería tomar su cabeza yo mismo. Es una cortesía hacerlo.

 

Mientras el éter recorría mis piernas, bajé mi cuerpo lo suficiente como para que Flamberge tocara el suelo.

 

La fuerza principal estaba con Rashka. En cuanto al resto: los demihumanos restantes, los elfos y el resto de los goblins — ellos se peleaban conmigo.

 

“¡Mi vida es como el polvo! (Accel)”

 

◆◆◇

 

Después de confirmar el avistamiento del ejército de los jefes, Pale dio órdenes a los soldados.

 

“¡Pelotones, avancen en fila! Eviten a los goblins tanto como puedan. Felbi, segundo pelotón, ¡Al frente!”

 

Pale ordenó al segundo pelotón que estaba protegiendo su retaguardia que fuera al frente. A cambio, ordenó al tercer pelotón que se moviera hacia atrás.

 

Cuando Pale miró fugazmente a los goblins, inmediatamente se dio cuenta de su alta moral, y luego volvió a mirar hacia el frente. El goblin negro gigante lideraba un ejército de demihumanos, elfos y goblins. Había un líder para cada grupo.

 

¿De verdad podría hacer esto? Se preguntó mientras miraba hacia arriba.

 

“Todos, denme fuerza.”

 

De repente, cerró los ojos y pensó en los días en que luchaba con los miembros del Clan Alces.

 

Los murmullos silenciosos de Pale fueron ahogados por el sonido de la guerra.

 

“¡Puedo hacer esto! ¡Voy a proteger a mi familia!” Pale abrió los ojos y se dijo eso a sí misma.

 

Su objetivo era la bestia de tres cabezas de ejército que se dirigía hacia ellos.

 

“¡Arqueros, descarga paralela! ¡Después de mí!”

 

Pale sacó una flecha de orichalcum de su carcaj y la llenó de éter.

 

“¡Segundo, cuarto, quinto y sexto pelotón! ¡Detengan al enemigo! ¡Vamos a pasar por su nariz y salvar a los jefes!”

 

Ella intencionalmente habló así. Normalmente, prefería hablar con más formalidad, pero ese tipo de lenguaje no era adecuado durante la guerra.

 

Los distintos pelotones gritaron en respuesta a las órdenes de Pale.

 

Al soltar la cuerda de su arco, el sonido del viento cortante resonó junto a los chillidos de la flecha de orichalcum. Voló ferozmente por el aire mientras se lanzaba hacia el enemigo.

 

“¡Vientos, denme poder! (Wind Shot)”

 

Su objetivo era el miembro de la Tribu Fang que lideraba a los demihumanos.

 

Ese no era otro que el hombre que los traicionó. Si ella recordaba correctamente, su nombre era Mido, un jefe de la Tribu Fang.

 

La vanguardia del enemigo perseguía a los jefes.

 

Mientras observaba cómo se desgarraba la retaguardia de una vez, siguió la flecha con los ojos. Un temible grito resonó al descender cuando Mido la repelió. Pero ese único disparo no fue suficiente para romper la formación del enemigo. Cuando el resto de los arqueros dispararon sus flechas, las fuerzas enemigas finalmente se detuvieron.

 

El segundo disparo.

 

Esta vez su objetivo era el ejército de los elfos, que intentaba detenerlos.

 

“¡Vientos, denme su bendición! (Barrel Shot)”

 

Pero el enemigo se dio cuenta de lo que estaba intentando, y sus flechas pasaron una al lado de la otra más o menos al mismo tiempo. La presión del viento de sus flechas alteró el curso de la otra, dejando una mancha de sangre roja en la sien de Pale.

 

Aunque fallaron en seguir esa flecha, aún así lograron golpear el hombro del segundo jefe.

 

“¡El siguiente!”

 

“¡GURUUuoOOOAaOA!”

 

Cuando Pale volvió a sacar su arco, un aullido devorador del mundo bramó. Su gran presión cayó sobre ellos cuando el Rey Goblin blandió su negra y ardiente gran espada para cortar a los elfos por la mitad.

 

La infantería ligera no era rival para él.

 

Pale inmediatamente dio órdenes.

 

“Tercer y cuarto pelotón, ¡Vayan con los jefes! ¡Segundo pelotón, formen dos filas desde el frente hacia la retaguardia!”

 

Pale ordenó al segundo pelotón que hiciera varias capas de paredes entre ella y el goblin negro.

 

“¡Por aquí, monstruo! ¡Seré tu oponente!” Dijo Pale.

 

Ella reunió todo su éter y lo reunió en su flecha.

 

“¡En el nombre del feroz viento! (Storm Bullet)”

 

Los vientos reunidos soplaban detrás de la flecha, impulsándola hacia delante mientras dibujaban una hélice en el aire.

 

“¡GURUuuOOOAaAOO!”

 

Pero justo cuando la flecha parecía que estaba a punto de golpear al Rey Goblin, el Rey Goblin blandió su ardiente y negra gran espada, causando la colisión de dos grandes masas de éter.

 

Las dos masas de éter buscaban destruirse mutuamente. Las llamas negras trataron de devorar la flecha del viento, mientras que esta última trató de atravesar las llamas negras.

 

Pale ya estaba de rodillas debido al gran consumo de éter.

 

El Rey Goblin rechinó los dientes y puso aún más éter en su gran espada.

 

Pale finalmente comprendió que una confrontación directa era desventajosa, por lo que cambió su papel de guerrera a comandante.

 

Después de recibir la carga de los elfos, las fuerzas goblin estaban en caos. Forzar su camino a través del interino de las fuerzas goblin y las fuerzas de los jefes era exactamente el plan de Pale.

 

Con sus elfos atacando a los goblins desde el flanco, la batalla había girado ligeramente a su favor. Pero a este ritmo, no les quedará más remedio que retirarse de la batalla y huir. Ella miró hacia atrás y hacia adelante.

 

La retaguardia estaba siendo bien sostenida por Felbi, mientras que en el frente había demihumanos heridos. A pesar de eso, las fuerzas de los elfos habían ralentizado su impulso.

 

Pale pensó que debería ser posible aprovechar la diferencia de tiempo para abrirse paso.

 

“¡GURUuuOOOAaA!”

 

—Eso es si podemos acabar con este monstruo, de todos modos.

 

El Rey Goblin, que podía detener incluso el ataque de Pale, era imparable. Era como una tormenta mientras se abría camino hasta Pale.

 

“¡Segundo pelotón, muévanse a los flancos!”

 

Pale estaba tan cansada que hasta su garganta parecía que iba a estallar al dar órdenes.

 

Al mover el segundo pelotón a los flancos, no habría nadie que detuviese al Rey Goblin.

 

Con las manos temblando, volvió a sacar su arco.

 

“Ven” Dijo ella.

 

Sus manos ya no temblaban cuando sostenía sus flechas. Su enfoque, que había agudizado toda su vida, le permitió quedarse tan quieta como las aguas tranquilas.

 

En sus manos había una flecha especial de Srilana (Acero Azul Plateado).

 

Su objetivo era la frente del imparable Rey Goblin.

 

Perfectamente concentrada, apuntó con calma su arco.

 

◆◆◇

 

Golpeé la flecha del viento y corrí hacia el enemigo.

 

Había una distancia de unos 50 metros entre el enemigo y yo, una elfa solitaria con un arco en la mano. Esa persona no era otra que Pale Symphoria, la guerrera elfa que ha frustrado nuestros planes una y otra vez.

 

Entre nosotros había varios guerreros elfos fuertemente armados.

 

¿Pero pensó que algo así me detendría? Si yo fuera de los que se detienen por algo así, ¡Nunca habría dicho que le cortaría la cabeza en primer lugar!

 

“¡Segundo pelotón, muévanse a los flancos!”

 

Una tranquila voz resonó por todo el campo de batalla, y luego los elfos de la infantería pesada se movieron hacia los flancos.

 

Con esto no había nadie que se interpusiera en nuestro camino.

 

¿En qué está pensando? No lo entiendo.

 

— ¡Pero eso no importa!

 

El éter atravesó mis piernas mientras esgrimía a Flamberge en una postura baja, y luego salí corriendo. Salté sobre la tierra en una forma arrastrada, cerrando nuestra distancia en un abrir y cerrar de ojos.

 

“¡Segundo pelotón, ciérrenlo!”

 

De repente, la infantería pesada que se había movido a los flancos comenzó a moverse de nuevo, cerrando la abertura una vez más.

 

¿¡Estaban apuntando hacia mí!?

 

Con esto me he separado de los goblins.

 

¡Maldición! La sangre se me subió a la cabeza y perdí de vista lo que me rodeaba. Ahora, estoy rodeado.

 

Bueno, entonces…

 

—En ese caso, tendré que cumplir tus expectativas, ¿¡No!?

 

“¡GURUuOOAaOaOooO!”

 

Cuando invoqué al Alma del Rey Berserk, los soldados detrás de mí dejaron de importar. No es una lucha individual, así que no puedo maximizar mi fuerza, pero aún así puedo reforzar mi fuerza a cambio de un poco de cordura.

 

— ¡Alma Desafiante!

 

¡Si mi camino de escape ha sido cortado, entonces tendré que cortar uno nuevo!

 

¡Si estoy rodeado, tendré que abrirme paso!

 

¡Eso es todo lo que hay que hacer!

 

Con la invocación de El Tercer Canto, las llamas negras que surgieron de Flamberge se volvieron más feroces. De hecho, ardían tan ferozmente que tuve que suprimirlas un poco.

 

¡No necesito un lugar para correr!

 

— ¡Hay un enemigo! ¡¡¡Un enemigo, enemigo, enemigo, enemigo, enemigo al frente!!!

 

Después de luchar para recuperar el control de mi mente enloquecida, balanceé a Flamberge contra los soldados que me rodeaban.

 

Las furiosas llamas negras rompieron sus escudos y desviaron sus armas.

 

La infantería pesada era diferente de la infantería ligera.

 

Cuando sentí que Flamberge se detuvo, me volví, y allí vi a tres guerreros elfos.

 

¡Voy a arrancarle la cabeza a Pale Symphoria!

 

Después de barrer con Flamberge, la sostuve hacia el frente y la aplasté junto con mi cuerpo contra la formación enemiga.

 

“¡Mi vida es como una nube de polvo! (Accel)”

 

El éter explotó detrás de mí, impulsándome hacia adelante mientras mi espada vestida de llamas negras rasgaba el aire y penetraba a los soldados elfos.

 

Las complejas invocaciones de éter, junto con la pared de aire por la que me empujé, dejaron mi visión cubierta de una capa de calor ardiente.

 

Pero no me detuve. Seguí adelante con mi gran espada penetrando en los guerreros elfos, usándolos como escudo.

 

“¡—, GU— Ga—!”

 

Sonidos incomprensibles se filtraron por mi boca, pero los ignoré y continué desviando a los enemigos que tenía enfrente.

 

Después de un tiempo, finalmente me abrí paso a través de la formación enemiga.

 

Tomé el escudo de cadáveres elfos que llevaba y lo tiré, luego caminé hacia Pale Symphoria.

 

¡He ganado!

 

“¡GURUUuoOAOaAA!”

 

◆◆◇

 

El Rey Goblin era abrumador.

 

Ni siquiera el muro de infantería pesada podía detenerlo en su camino mientras balanceaba esa gigantesca espada suya con una fuerza aterradora.

 

Llamas negras vistieron su gran espada, afilando su hoja. La Srilana (Acero Azul Plateado) tenía un efecto dispersante sobre el éter, pero el Rey Goblin se las arregló para atravesar a los soldados con facilidad.

 

Pero también fue por eso por lo que Pale Symphoria sabía que él podía alcanzarla.

 

Pale miró a la majestuosa figura del rey.

 

Sabía muy bien cuál era el precio de arrastrar a este rey que podía dirigir a tantos hacia aquí.

 

Desde el principio, el único objetivo de Pale era matar al Rey Goblin.

 

Hordas de goblins que nunca antes había visto le seguían. Los demihumanos le seguían. Incluso los elfos…

 

Al principio, Pale no podía creer lo que veía, pero no tardó mucho en darse cuenta de que no estaba soñando.

 

Los elfos bajo Shure Forni pueden ser los que se interponen en su camino, pero el que lo unió todo, permitiendo que esta guerra se desatara, fue en realidad este Rey Goblin.

 

Los espectaculares retiros durante la batalla en las carreteras, o el plan de sacrificar el pueblo para superar su falta de números. Lo más probable es que este Rey Goblin estuviera detrás de todo.

 

Qué existencia tan aterradora.

 

Pero eso era precisamente por lo que ella tenía que matarlo.

 

El pilar principal era el Rey Goblin; por lo tanto, si él moría, entonces toda la estructura que constituía el ejército enemigo se derrumbaría.

 

El vigoroso y entusiasta ejército de goblins era todo lo que Pale necesitaba para ver a través de la verdadera naturaleza del Rey Goblin: un guerrero enloquecido.

 

Para una persona así, no importaba lo grande que fuera la presa. Para él, no había nada que no pudiera cazar.

 

Así que puso un poco de cebo y lo atrajo a una trampa.

 

“¡Segundo pelotón, vayan tras el tercer pelotón! Una vez que hayan llegado a ellos, ¡Corran a Symphoria sin parar!”

 

Rescatar a los jefes y retirarse a Symphoria. La infantería ligera ya había recibido esas órdenes de antemano. Incluso su camino de retirada a través del oeste.

 

Una vez dadas sus últimas órdenes, Pale se preparó para enfrentarse al enemigo más fuerte.

 

Su arco estaba cargado con la Flecha Trichella, que había pedido especialmente a un enano koro. Era una flecha poderosa que se dividía varias veces antes de enterrarse en su objetivo. Una flecha que podría matar instantáneamente a su objetivo.

 

El rasgo especial del Rey Goblin era la enorme cantidad de éter que poseía.

 

Esas llamas negras probablemente se originaron de Altesia, la Diosa del Inframundo, o Ya Jansu, el Dios de la Noche, ambos detestables para los elfos.

 

Pale dispersaría el éter del Rey Goblin, y luego lo mataría.

 

Pale había aprendido previamente en el este el método de sellar el éter. Esa era su carta de triunfo.

 

Para ello, Srilana (Acero Azul Plateado) y la Flecha Trichella eran necesarias. De hecho, había pedido que le hicieran la Flecha Trichella en el momento en que vio al Rey Goblin. Desafortunadamente, la preparación fue tan difícil que sólo pudieron preparar esta sola flecha.

 

Ella no podía fallar. Si fallaba, estaba garantizada su muerte.

 

Los sonidos se apagaron al aumentar su concentración. La espada del Rey Goblin se balanceó como una tormenta.

 

Cuando Pale pensó que se había detenido, de repente aceleró con una velocidad aterradora.

 

“…!?”

 

Pale entró en pánico durante un momento ante el repentino aumento de la velocidad del Rey Goblin, pero rápidamente recuperó la calma.

 

El Rey Goblin era demasiado rápido.

 

Mientras el Rey Goblin tiraba el cadáver de un guerrero elfo ensartado, la sangre del guerrero salpicaba a Pale.

 

A pesar de eso, Pale ni siquiera se movió.

 

Pale sólo necesitaba un momento, un momento en el que estuviera segura de que el Rey Goblin no sería capaz de esquivar, por lo que decidió disparar en el momento en que él blandiese su espada.

 

Pero el Rey Goblin era demasiado formidable. Aunque lograse disparar la flecha, su espada la cortaría por la mitad.

 

—Muerte.

 

Pale sabía que iba a morir, pero a pesar de eso no vaciló.

 

—Lo siento, Selena… Parece que no podré encontrarte después de todo.

 

En el silencio, donde todos los sonidos estaban ausentes, Pale se disculpó en silencio con Selena.

 

Entonces, en un abrir y cerrar de ojos, un poderoso viento surgió de la silenciosa Pale.

 

Del silencio al movimiento.

 

Pale abrió bien los ojos y miró fijamente al Rey Goblin. La mirada que salía de sus ojos amenazaba incluso al Rey Goblin, pero la suerte ya estaba echada. Su espada en medio del vuelo, ya no podía retirarse, así que reunió aún más éter, haciendo que sus negras llamas ardiesen aún más intensamente.

 

“¡¡Pale!!”

 

Fue entonces cuando una voz gritó de repente.

 

“¿Eh?”

 

Por un momento, Pale se olvidó de todo y se volvió hacia esa voz.

 

Por eso disparó la Flecha Trichella un momento después de lo que pretendía.

 

“¡¡¡HiyaaaAAAa!!!”

 

“¿¡Nu!?”

 

Shumea saltó entre Pale y el Rey, deteniendo el ataque del rey con el giro de su lanza.

 

El rey había notado inmediatamente lo que estaba pasando, así que cambió la dirección de su gran espada.

 

Desafortunadamente, debido a eso, no pudo esquivar la Flecha Trichella a tiempo, y se vio obligado a arrodillarse.

 

“Shumea—” El rey estaba a punto de decir algo, pero después de ver el estado actual de Shumea, se tragó sus palabras.

 

En la espalda de Shumea había heridas causadas por la magia, mientras que la lanza que había usado estaba cortada por la mitad, su mano ensangrentada.

 

Sin embargo, sonrió sin miedo y le dijo a Selena: “Ve

 

Después de ver a Selena abrazar a Pale, finalmente perdió las últimas fuerzas y cayó de rodillas.

 

“Lo siento, Jefe…”

 

“Chica imprudente.”

 

El Rey Goblin estaba de pie con su gran espada como apoyo.

 

◆◇◇

 

Detrás de Shumea estaban las escoltas de los elfos que la habían hechizado.

 

No podía llegar a tiempo con medios normales, así que parece que hizo que la hechizaran para impulsarla hacia adelante como una bala. Qué plan tan temerario.

 

Por eso ya no tengo ganas de matar a Pale.

 

“Espero que te des cuenta de que recibirás un castigo una vez que termine esta batalla” Le dije.

 

“Por favor, sé gentil… ¡Ow!”

 

Traté de levantarme con mi gran espada, pero no pude reunir ninguna fuerza y terminé de rodillas de nuevo.

 

El éter que normalmente venía brotando no se veía por ninguna parte. Cuando miré hacia abajo, noté que las tres flechas se habían clavado en mi cuerpo.

 

“Así que ustedes son la razón.”

 

Cuando saqué una flecha, mi fuerza empezó a regresar. Después de sacarlo todo, pude sentir que mi fuerza regresaba.

 

La infantería pesada que Gi Dji había estado suprimiendo se dirigía ahora hacia aquí.

 

“Parece que no tenemos tiempo para estar holgazaneando.”

 

Todavía no me había recuperado del todo, pero aún así me obligué a retroceder e intenté apuntar con mi espada a Pale para acabar dando un paso atrás.

 

Esto es malo. Todavía no puedo reunir mi éter. Si llega el ejército enemigo, tendré problemas.

 

“¡Pale!” Mientras yo trataba de ponerme de pie, llegaron los guerreros que Gi Dji había estado suprimiendo. Desenvainaron sus espadas, cautelosos de mí, y después de cargar a Pale y Selena, se retiraron.

 

Pensé en perseguirlos, pero desafortunadamente, no pude conseguir ninguna fuerza en mis brazos.

 

“¡Nos retiramos! ¡¡Vamos!!” Un hombre elfo ordenó.

 

“¡Mi señor!” Gi Dji dijo.

 

Mirando a mi alrededor, no quedaban más elfos. Aliviado, empujé mi espada contra el suelo y caí de rodillas.

 

“¿¡Está usted bien!?” reguntó Gi Dji.

 

Asentí con la cabeza. “Perseguidlos, pero no os adentréis demasiado. También, informa a Rashka y Gi Ji para…”

 

—No.

 

Luché contra el impulso de dormirme y me obligué a levantarme.

 

Yo soy el rey.

 

Debo mantenerme fuerte.

 

Apretando los dientes, levanté la voz y ordené a Gi Dji. “Ve, Gi Dji Yubu. ¡No los dejes escapar!”

 

“¡Como ordenes!” Gi Dji dijo arrodillado, y luego corrió tras el enemigo.

 

Con esto hemos recuperado con éxito Symphoria.

 

—255 días para la batalla con los humanos.

 

◇◆◆◇◇◆◆◇

 

El nivel ha subido.

59 => 71

 

El nivel de Gi Do ha subido.

89 => 1 (Clase UP)

 

El nivel de Gi Za Zakuend ha subido.

61 => 82

 

El nivel de Gi Ji Arsil ha subido.

21 => 37

 

El nivel de Gi Ba ha subido.

53 => 81

 

El nivel de Gi Dji Yubu ha subido.

5 => 27

 

El nivel de Gi Ah ha subido.

10 => 42

 

El nivel de Gi Ii ha subido.

6 => 38

 

El nivel de Gi Uu ha subido.

13 => 40

 

El nivel de Hal ha subido.

95 => 5 (Clase UP)

 

El nivel de Mido ha subido.

97 => 5 (¡Cambio de clase!)

 

El nivel de Cynthia ha subido.

1 => 36

 

El nivel de Shumea ha subido.

67 => 89

 

◇◆◆◇◇◆◆◇

 

———————————————————————————————————-

Traductor: Krailus

Editor: Reika

Índice