Tensei Slime – Capítulo 240: Batalla decisiva en la cima- Parte 1

Incluso cuando se les llamaba falsos, Damrada y Kondou estaban tranquilos, ni siquiera movieron una ceja.

Miraron a Ultima y Carrera sin dejar que sus sentimientos les afectaran.

No, era obvio que no tenían sentimientos.

Incluso si él fue capaz de recrear sus recuerdos, son seres diferentes en su totalidad. Mientras no tengan alma, no son más que un hombre sustituto hecho para las batallas. Es realmente un acto que insulta a los muertos.

La expresión de Velda no cambió ni siquiera después de ver a los demonios enojarse y él simplemente ordenó:’Desháganse de los obstáculos’.

Y entonces, la pelea comenzó.

Damrada y Ultima intercambiaron golpes.

Kondou y Carrera se apuntaron el uno al otro a un corto rango.

Ambas peleas fueron intensas, pero era obvio quién era superior en un instante.

Ultima usó ‘Bloody Bite’ pero Damrada lo rechazó sin ser abrumado.

“Mi movimiento, ¿eh? Parece que lo heredaste maravillosamente, pero… Si la técnica es la misma, sólo es obvio que la diferencia de fuerza decidiría al vencedor” Dijo Damrada.

Y luego perforó el pecho de Ultima con su puño mientras ella estaba desprevenida.

Refinó la enorme cantidad de energía con su espíritu y lo concentró todo en el puño. Esto produjo una cantidad explosiva de poder destructivo.

Se retorcía dentro del cuerpo de Ultima como una serpiente, devorándolo todo.

Y aunque permanecía consciente, no podía mover su cuerpo. Fue sólo porque ella era un ser espiritual que perdió el control sobre su cuerpo ya que el ataque devoró su flujo de energía.

Si se tratara de alguien que poseyera un cuerpo, sería incapaz de soportar el dolor y explotaría desde adentro….

Carrera también estaba tirada en el suelo.

Ambos habían sacado sus armas y disparado a la velocidad de la luz, pero la diferencia de potencia era excesiva.

La bala de la pistola de gran calibre de Carrera chocó con la de la pistola automática de Kondou. Y debido a la diferencia de densidad de energía entre las balas, una simplemente desapareció. Era la de Carrera.

“¡¿Qué?!”

En el momento en que se sorprendió, una gran cantidad de energía ya había sido robada del cuerpo de Carrera.

Carrera y Ultima, que eran aún más fuertes de lo normal, fueron derrotadas fácilmente.

Milim miraba esa pelea con una mirada lateral mientras se enfrentaba a Velda.

(Energía igual a la de 10 señores demonios despiertos, ¿eh? Supongo que no estaba exactamente presumiendo)

Llegó a una conclusión rápida.

Se dio cuenta de que de ese intercambio de golpes los demonios no tenían ninguna oportunidad contra Kondou y Damrada.

¿Y qué iba a hacer ahora? No tenía otro plan.

Y además de eso…. lo que la hizo más curiosa fue el tercer orbe con memoria que sostenía Velda.

Aunque la mayor parte de la energía del mundo celestial se había agotado sólo para dar a luz a esos dos, pero si él hiciera otro, no tendrían absolutamente ninguna oportunidad de ganar.

(Esto es extremadamente malo. Pensar que realmente posee una fuerza superior a la de los dragones… Parece que fui un poco ingenua)

Pero entonces, pensó que si Velda posee tanta fuerza, no habría hecho mucha diferencia aunque hubiera hecho un plan bien pensado y atacado con todos.

Lo único que Milim podía hacer ahora era usar toda su fuerza para aplastar a Velda.

Mientras acumulaba energía en todo su cuerpo, se preparó para lanzar un Dragon Nova sobre Velda.

Milim ni siquiera estaba cerca de rendirse todavía.

Eso se debió a que creía que si sólo aterrizaba su ataque, el porcentaje de derrotar a Velda no sería cero.

Sin embargo, tuvo que aceptar que sería extremadamente difícil atraparlo con la guardia baja?

Después de la derrota de los dos demonios, la que quedaba, Testarossa no podría enfrentarse a Kondou y Damrada por su cuenta.

Estaban en una situación muy desfavorable.

Pero, aún así–

Milim analizó la situación con calma.

“Ahora bien, Milim, ya es hora de que te rindas y seas obediente. Entiendes que no tienes posibilidades de ganar sin importar cómo luches, ¿verdad?”

“Di lo que quieras. Si quisieras tener hijos, podrías haberlos hecho con esa falsa que se hace llamar mi madre. Aunque, se enfrentó a un final tonto”

“No te equivoques ahora, Milim. Lo que quiero no son niños. La única a la que se le permite estar al lado de Velda es sólo a Lucía. Había pensado que sería capaz de producir ‘Wisdom Lord Raphael’ si le diera un cuerpo y nombre pero…”

“¿Qué?”

“Sí, parece que el Manas creado de “Justice King Michael” no pudo convertirse en el alma de Lucía. También te decepcionaste, ¿verdad? Si yo reprodujera la habilidad que Lucía tenía “Wisdom Lord Raphael”, podría hacerla de nuevo. Si hubiera tenido éxito en hacer eso, sólo necesitaría plantar los recuerdos en ella. Es sólo invertir el proceso de creación de habilidades del alma, pero… parece ser más difícil de lo que pensaba. Era el método más plausible, pero…”

Velda respondió a la pregunta de Milim.

Sus pensamientos no eran más que una locura, hablando de un método prohibido.

“Bastardo, para devolverle la vida a mi madre… ¿creaste el orbe de la memoria?”

“Sí, ¿y qué? La razón por la que esparcí la ansiedad y el caos para destruir a los humanos fue para crear un ambiente bajo el cual alguien pudiera despertar a la habilidad. ¿No es obvio que hay que explorar un método con mayor éxito? Aunque es muy difícil reproducir almas, si sólo pudiera reproducir las mismas habilidades, ya que su naturaleza es muy similar, podría usar eso. Y como tal, la habilidad definitiva ” Wisdom Lord Raphael” era necesaria.

“Tú, ¿qué estás….?”

Milim se quedó sin palabras.

Estaba a punto de negarlo, pero acababa de darse cuenta de que había una pequeña posibilidad de que ese método funcionara.

“Pero bueno, no pensé que fallaría incluso después de darle el cuerpo que había preservado. Encima de eso, terminé perdiendo ese precioso cuerpo también. Fue un fracaso. Y así, como mi última opción, creo que hacer un bebé contigo tendría el índice más alto de éxito. Debido a que tienes la sangre de Lucía, ¿no es más probable que engendres un cuerpo similar en términos de ADN? Podría llegar a ser la vieja Lucía con un pequeño retoque también”

Sin una pizca de incertidumbre en su sonrisa, Velda explicó a Milim su plan lleno de locura.

“Estás loco…”

“¿Es eso cierto? Pero, Milim…. No me importa lo que pienses, ya sabes”

Y entonces, en un momento, Velda desapareció y Milim sintió un intenso choque en su abdomen.

Aunque adoptó una postura defensiva en un instante, el puñetazo de Velda rompió fácilmente a través de sus múltiples capas de defensa y la energía que había reunido también se dispersó.

Y así, la tiraron al suelo.

Aunque pensó en ponerse de pie, su cuerpo ya no tenía fuerzas.

(Kuha-Este tipo… sin duda, es fuerte-)

Ella mantuvo la conciencia y miró a Velda.

“¿Sigues siendo rebelde, Milim? Me encargaré de ti después de destruir el mundo, así que duerme un rato”

Mientras decía eso, enfocó su energía en su puño y lo sostuvo sobre Milim.

Y entonces, la luz se desbordó de la mano.

◇◇◇

Testarossa analizó la situación correctamente y consideró que sus posibilidades de victoria eran nulas.

Fue una conclusión mucho más pesimista que la de Milim, pero fue porque no tenía una carta de triunfo bajo la manga.

Si los demonios de su nivel eran derrotados en un instante, no importaba lo duro que luchara, no tenía oportunidad de ganar.

Cuando se ha llegado a esto, sólo hay una cosa que ella puede hacer.

(Por el amor de Dios. Y pensar que Velda es así de fuerte. Pero, bueno, desde que hemos destruido la puerta celestial, hemos conseguido cumplir la misión que nos dio Rimuru-sama. Si es Rimuru-sama, probablemente ya ha hecho su siguiente movimiento, así que supongo que intentaré ganar algo de tiempo)

Si no puede ganar luchando, tiene que ganar tiempo hablando.

Para Testarossa, la muerte no es algo a lo que temer. En unos pocos cientos o a lo sumo mil años, es posible para ella revivir con algunos de sus recuerdos y personalidad. Sin embargo, cuando piensa que puede que no quede ninguno de sus aliados hasta entonces, no puede evitar sentirse triste….

(Fufu, interesante. Pensar… que me sentiría… sola… ¿Es esto lo que ellos llaman sentimientos? Bueno, está bien de cualquier manera…)

Testarossa cambió sus pensamientos y empezó a ganar tiempo atacándolos verbalmente.

“Sin sentimientos, sin alma. Tus movimientos son bastante refinados para ser una muñeca hueca. Pero, es cómico…”

Se dio aires y esperó su respuesta.

Si sus recuerdos se reprodujeran, hablar así no tendría ningún significado, pero Damrada y Kondou también alteraron sus recuerdos. Su objetivo era atacar esa inconsistencia.

Aunque fueran dos autómatas sin ningún sentimiento, si se trata de máquinas bien hechas, ¿no se confundirían aún más por esa inconsistencia? Eso era lo que Testarossa había pensado.

“¿Cómico…? ¿De qué estás hablando, jovencita?”

Preguntó Damrada, con aire de serenidad.

El que respondió fue Kondou, no Testarossa.

“Es simple. Este demonio (Carrera), ha heredado mis habilidades, incluso mi alma. Sin embargo, no tengo ningún recuerdo de ello. La persona a la que le he dado mi alma, ahora se opone a Velda-sama por alguna razón. Si tuviera que juzgar por esto, es natural pensar que mis recuerdos, que no son convenientes para Velda-sama, han sido reescritos. ¿No eres tú el mismo, Damrada?”

“-¿Qué hay de la posibilidad de que nos roben el alma?”

“Ninguna. De ninguna manera voy a permitir algo tan poco elegante”

Kondou declaró lleno de confianza.

Damrada también asintió. Aunque él mismo habló de eso, sabía que la posibilidad de que eso ocurriera era baja.

“- Así es, claro. Esta chica heredó mis habilidades y las usó perfectamente, después de todo….”

Damrada aceptó la explicación de Kondou.

Testarossa miró a Kondou con sorpresa.

A Testarossa le impresionó Kondou, ya que fue capaz de analizar perfectamente la situación sólo unos momentos después de haber nacido.

(Este hombre está terriblemente tranquilo. Supongo que Carrera reconocería a alguien así-)

Sin embargo, también se dio cuenta, después de mirar a los ojos claros de Kondou, de que no podría hacerlos caer en un estado de confusión o hacerlos cambiar de bando.

“Pero, ¿qué pasa con eso? No te preocupes demasiado, Damrada. Sólo tenemos que completar la misión que Velda-sama nos ha dado”

Y tal como Testarossa esperaba, el hombre llamado Kondou ni siquiera dudó y le apuntó con su arma.

(Tch. Pensé que podría ganar un poco de tiempo, pero supongo que no tenía sentido. Rimuru-sama, no es como si fuéramos a morir – Por favor, perdónanos….)

Testarossa permaneció orgullosa hasta el final.

Tenía una sonrisa encantadora en la cara.

Hizo todo lo que pudo, pero parece que se le acabó el tiempo. Pero no era como si se hubiera rendido. Con su orgullo como el Señor demonio más fuerte, enfocó su voluntad para activar la técnica secreta de la resurrección. (NT: Acá se refiere a ser la más fuerte entre las 3)

Sin embargo, la técnica no se activó.

Fue porque no había necesidad de ello.

La última lucha por la que pasó Testarossa no fue en absoluto insignificante.

Una bala fue disparada desde el arma.

Justo cuando la bala con una energía abrumadora y sed de sangre estaba a punto de atravesar las múltiples barreras de Testarossa.

“Kufufufufufu. Testarossa, no puedo dejar que te mueras así. Rimuru-sama se enfurecerá, ¿sabes?”

Se detuvo justo antes de llegar a Testarossa.

Había aparecido de la nada junto a Testarossa y sostenía la bala con el dedo y con una sonrisa en la cara.

“Llegas tarde, ¿verdad, Diablo? No planeaba morir, pero eso estaba a un paso de ser eliminada”

“Kufufufufu, lo siento. Sin embargo, ¿no son ustedes las que se fueron por su cuenta después de destruir la puerta celestial?”

Testarossa se encogió un poco de hombros y luego cambió de tema.

“¿Y bien? ¿Está bien si te dejo esos dos a ti?”

“Desafortunadamente, podría ser un poco difícil para mí solo. Pero no hay necesidad de preocuparse. Después de todo, no era el único que se dirigía hacia aquí”

“¡¿No me lo digas, Rimuru-sama también?!

“No, parece que Rimuru-sama vendrá después de confirmar la eliminación de los debiluchos. Y así, quería terminar todo antes de eso, pero…”

Diablo miró a Damrada y a Kondou y sonrió amargamente.

Y justo cuando miró hacia Velda y Milim, una luz se dirigía hacia Milim.

“Kufufufufufu. Como era de esperar, son rápidos. Parece que esa gente está aquí. Pero todo esto es probablemente de acuerdo al plan…”

“¿Qué?”

Justo después de que Testarossa reaccionó a los murmullos de Diablo, ocurrió una explosión en el lugar donde Milim yacía.

Kondou se retiró, cauteloso ante Diablo y Damrada y se teletransportó instantáneamente frente a Velda para usar su cuerpo como escudo.

Viendo una explosión que se suponía que no iba a ocurrir, Velda chasqueó la lengua y murmuró: “Más molestias…”

“¿Ves? Ya que ustedes tardaron tanto en destruir la puerta, esos tipos también vinieron. Aunque, probablemente habría perdido si estuviera solo, así que no me quejo esta vez”

Es bastante obvio de quiénes eran estas “molestias” de las que hablaba Velda.

Aparecieron al lado y delante de Milim cinco figuras humanas: Guy, Chloe y los tres dragones.

◇◇◇

Velda miró incómodamente a Guy y a los demás.

Y luego dijo,

“Por el amor de Dios. Como todos ustedes se unieron, ¿significa que se oponen a mí? ¿Velzado?”

Pidió que se confirmara la voluntad de Velzado, que estaba bajo su mando, y no la de Veldora o Velgrynd.

“Quédate callado. Eres un impostor que finge ser mi hermano. Y ahora que lo pienso, ¿por qué pensé por un momento que eras mi hermano…”

Cortando la pregunta de Velda a la mitad, Velzado dejó clara su hostilidad contra Velda.

La regla de Velda ya había sido quebrantada por Guy y ahora no había espacio en el corazón de Velzado para que entraran habilidades de tipo dominación.

Al ver eso, Velda se encogió de hombros y dijo: “Vaya”

“En serio, todos ustedes son tan molestos”, dijo Velda, molesto, pero luego una sonrisa malvada apareció en su rostro, como si se le hubiera ocurrido algo.

“Oh, sí, debería traer a una persona que es muy nostálgica contigo. Después de todo, soy muy amable”

Diciendo eso, sacó el orbe de la memoria.

“¡Guy!”

“¡Como si te lo permitiera!”

Guy reaccionó al grito de Milim y desenvainó su espada a la velocidad de dios y estaba en camino a cortar a Velda.

Lo esquivó con facilidad y se rió diciendo:’Tú también eres lento’

“Mira, parece que los ángeles de abajo también están siendo aniquilados perfectamente. El mundo celestial se está llenando de energía. Con esto, debería ser capaz de crear un ser más fuerte con la energía de todos los ángeles. Ustedes también están emocionados, ¿verdad? Sienten nostalgia por todo lo que me importa!”

Y luego-

Nació un humano.

“Este lugar… ¿es? O mejor dicho, ¿qué me pasó?”

Al ver a esa persona, Velgrynd se puso pálido. Guy y Velzado también.

Fue porque esa persona era el amigo íntimo de Guy, un blanco de los celos de Velzado y el compañero de Velgrynd.

Su nombre era Rudra Naska.

Era el Rudra Naska que poseía los recuerdos de sus días dorados, los días en que estaba en su apogeo.

La energía fluía hacia el cuerpo de Rudra desde abajo, desde los ángeles que estaban siendo asesinados en la superficie. Esa energía se volvió muy densa e incluso superó a la de Damrada y Kondou.

Como Velda predijo la derrota en la superficie, ahora su carta de triunfo se había manifestado en su verdadera forma.

Los tres se pusieron de pie para proteger a Velda.

Con Rudra en el centro y Kondou y Damrada a los lados.

Se les oponían Guy, Milim, Chloe, Diablo y los tres dragones.

Testarossa había recogido a Ultima y Carrera y las estaba curando. Se había dado cuenta de que la lucha ya había alcanzado otra dimensión, en la que su participación no tendría sentido.

Porque no podía hacer otra cosa que rezar por la victoria de Diablo y de los demás.

Sin embargo, fue como si Testarossa no tuviera ninguna sensación de inquietud o miedo.

Desde sus ojos, uno sólo podía ver el color de la curiosidad.

(Pero aún así…. pensar que Diablo es lo suficientemente fuerte como para alinearse con la gente de arriba, eh….)

No sintiéndose tímida con esas personas, Testarossa asintió con satisfacción al ver a su colega haciendo fila junto a ellos.

No le temo a la derrota.

Incluso venceré a la muerte, si es necesario.

Y entonces -un día, nosotros también nos levantaremos allí-Testarossa estaba decidida.

Y luego-

Cada uno de ellos comprobó su presa y la lucha había comenzado.


Traductor: Hamlet


Índice