Aventurero Rango A ~ Capitulo 5 ~

 

 

Reunión con el Hada.

 

Cuando mis ojos se abrieron repentinamente, el sol ya se había movido a una posición mucho más baja.

La tarde vendría muy pronto.

Después de mirar la espalda de la niña mientras se escapaba, comí el queso, las frambuesas y los bizcochos que había empacado.

Cuando mi estómago estuvo lleno, me sentí somnoliento y me tendí en la sombra de un árbol, pero parece que me quedé dormido por lo demasiado cómodo que me sentía.

Era más cómodo de lo que imaginaba. Bajo las ramas del árbol, que bloqueaban la luz del sol y acompañado del dulce aroma de las flores, me envolvía en la frescura. Cada vez que el viento soplaba, hacia suaves cosquillas al lóbulo de mi oreja y al mismo tiempo la hierba emitía un suave silbido.

Era como si me volviera uno con la naturaleza.

«¡Vaya! Ahora no es el momento de sumergirme en aquellos sentimientos. Dentro de poco, este cielo azul se teñirá con los colores naranja y rojo, a medida que se ponga el sol».

«En este momento no estoy viviendo solo dentro de una posada».

«Aunque sigo en deuda con ustedes, perdónenme si llego tarde a cenar».

«Al menos, necesito llegar allí antes de que el sol se ponga por completo»

Me levanté inmediatamente, para sacudirme la leve somnolencia que aún tenía. Entonces, una mariposa aterrizo en mi nariz momentáneamente ante de volver a volar.

Aunque la mariposa volando arrebato mi atención por un segundo, logre que se escapara con un movimiento brusco y repentino, luego comencé a correr de regreso a la casa del jefe de la aldea.

♦♦♦♦♦

Cuando llegué a la casa del jefe del pueblo y abrí firmemente la puerta, el cielo estaba teñido de un color naranja rojizo que poco después se oscureció.

— Bienvenido de vuelta— respondió Fiona-san, cuando se asomó desde la parte de atrás de la vivienda mientras yo entraba por la puerta de su casa.

— ¡Ah Sí!… Estoy de vuelta.

Se siente como si hubiera pasado una eternidad desde que fui recibido tan cálidamente.

Es por lo anterior que mi respuesta fue un poco lenta.

Mis amigos del antiguo grupo “Black Silver”, solo me saludaban a la ligera, con un ‘Oh, has vuelto’, ‘llegas tarde’ o ‘¿Estabas entrenando de nuevo?’.

Esas amistosas bienvenidas no eran malas, pero las palabras de bienvenida de Fiona-san me otorgaron la sensación de estar siendo cuidado, y una cálida sensación en el pecho.

Tal vez, por que como huérfano siempre he anhelado el amor de una madre.

Anteriormente pensé que, si podía vivir una tranquila vida en Nordende, estaría bien incluso si no me casara.

Pero justo ahora pensé que sería agradable tener a alguien que me diera la bienvenida a casa de esa manera, surgió un poco el deseo de tener una esposa.

— Ven aquí, la cena está lista.

Fiona-san me hizo señas con las manos mientras sonreía.

Un olor estimulante y apetitoso flotaba desde lo más profundo de la casa. Puedo oler fuertemente la carne condimentada con hierbas y acompañada de queso.

Mi estómago gruño al ser provocado por el olor. Como pensé, el queso, las frambuesas y los bizcochos que comí en la tarde no fueron suficientes.

Entre al interior de la habitación mientras me frotaba mi estómago que se quejaba del hambre.

Adentro, estaba la sala conectada a la cocina. Había un sofá en el costado y una mesa de cocina lo suficientemente grande como para acomodar unas seis personas a su alrededor.

—Ah, bienvenido de vuelta Aldo-san ¿Qué piensas del campo de flores que no habías visto en tanto tiempo? — me pregunto Ergys-san, con una sonrisa mientras estaba sentado.

— Fue realmente hermoso. Mucho más hermoso de lo que imaginaba… Me quedé dormido por la abrumadora sensación de comodidad que había allí. Me eché una siesta, por eso volví tarde. Lo lamento por eso.

—Ese lugar es bueno, ¿Verdad? Tiene una brisa fresca cuando te acuestas, y la suave hierba que crece en el suelo brinda una suave amortiguación. Yo iría allí para tomar una siesta incluso en este momento, si tuviera tiempo libre.

Para mí, quien hasta hace poco tiempo lo estaba disfrutando, no podría estar más de acuerdo con lo que acababa de decir.

— Ese lugar es popular entre los aldeanos, sin importar cual jóvenes o viejos sean,. Cada vez que alguien tienen disputas. Todos los involucrados  se acuestan allí y toman una siesta después de que terminan de discutir y pelear el uno con otro— dijo Fiona-san, con un tono suave mientras preparaba la vajilla.

«Ya veo, tuve la suerte de haber ocupado ese lugar durante media tarde. Quizás la mujer con la que me encontré allí también estaba tratando de tomar en descanso debajo de aquel árbol»

«Sin embargo, se encontró con un hombre desconocido allí. Quizás es por eso que se fue»

— Ese árbol trae toneladas de recuerdos— murmuró Ergys-san lleno de nostalgia—. Es un árbol que fue nutrido por los sentimientos de los aldeanos.

«Suena algo agradable esa clase de cosas»

— Si, también nos conocimos debajo de ese árbol, ¿Verdad? Cuando aún éramos niños, siempre peleábamos por quién dormiría la siesta en ese lugar.

—Sí, porque ambos éramos niños.

Ergys-san volvió hacia Fiona-san cuando sus palabras le tomaron por sorpresa y él respondió con una sonrisa amarga.

«Oh, entonces incluso Ergys-san, quien tiene una personalidad tan tranquila, tuvo una infancia así.»

—Y, el recuerdo más maravilloso maravillo fue el momento en que confesaste tu amor por mi allí…

—…Fiona-san, es embarazoso decir eso en voz alta frente a Aldo-san…— respondió Ergys-san a la extasiada Fiona-san, mientras parecía avergonzado.

— Ho-Ho, te confesaste en el lugar más memorable para ustedes dos, ¿Eh?

Miré a Ergys-san mientras lo molestaba con una sonrisa en mi rostro.

— Es una historia de cuando era joven. Dejando eso de lado Aldo-san déjame presentarte a nuestra hija, ¡Oh, Flora!

—¡Si, ya voy!

Una voz agradable para los oídos salió del área de la cocina después de que Ergys-san llamara.

—Ella volvió corriendo, ¿No?

Al ver en pánico a Ergys-san, Fiona-san y yo soltamos una risita.

Ergys-san parecía un poco incómodo mientras esperaba que saliera la dueña de la voz.

En poco tiempo, como si la hija de Ergys-san terminara de arreglar algo en la cocina, regresó a la habitación con prisa.

— Este es Aldo-san, quien decidió vivir en este pueblo.

Me sorprendió cuando vi a la hija de Ergys-san, Flora.

«Esta es la mujer que conocí debajo del árbol del campo de flores, una mujer con cabello rubio y ojos color jade.»

«¿Ella se dio cuenta?»

 Sus ojos están cerrados de par en par.

—…Aldo…

Mi nombre fue débilmente llamado por sus hermosos labios de color rosa.

—Hace un poco de tiempo …

Mantuve la boca cerrada mientras el ‘Hada’ que escapó antes me habló.

—Ora, ¿Se conocieron de alguna parte?— preguntó Ergys-san mientras sospechaba al ver nuestras reacciones de sorpresa

—Sí, bajo el árbol del campo de flores, antes.

Mientras respondía así, Fiona-san Comenzó a molestarme.

—Ara-Ara, reunirse bajo ese árbol como nosotros, ¿eh?

— ¿Pero no tuvimos una pelea allí?

«Todo lo que sucedió fue que se escapó después de saludarla. De alguna manera me entristecí cuando me respondía a mí mismo.»

«Una mujer que se escapó solo por mí saludo.»

Ergys-san tosió como si sintiera que el flujo de la conversación se había vuelto inestable, o tenía miedo de que chispas salieran volando.

—Ya veo. Esto nos ahorrará algo de tiempo entonces. Como dije, Aldo-san va a pasar la noche aquí, así que cuídalo también Flora.

—…

Ergys-san lo dijo nuevamente con énfasis, pero Flora todavía no mostró reacción. Ella solo está mirándome directamente.

— ¿Flora?

—¡Correcto! ¡Yo, entiendo! !Iré a traer la comida ahora¡

Flora volvió a escuchar la voz de Ergys-san y regresó a la cocina a toda prisa.

Ella huyó de mí otra vez.

«Pero, sin embargo estaremos comiendo en la misma mesa más tarde»

—Lo siento, Aldo-san mi hija es una persona tímida. Ella va a traer la comida ahora, así que espere un momento.

—Sí, gracias.

Ergys-san logró calmar el ambiente un poco justo cuando empezaba a ponerse un poco incomodo de nuevo.

«Flora es alguien tímida, ¿Verdad? No es porque ella me tiene miedo o me odia, ¿Verdad?»

Me senté mientras pensaba eso.

 

 

 

Traductor Farkas

Editor Rathiell

Índice