A Kingdom of Unfortunates – Volumen 1 – Capitulo 6

Quinto día de la Tercera luna, Año 300513 Después del Rubí

Esa misma tarde un hombre de mediana edad entro al gran salón. Su mirada estaba ligeramente preocupada mientras se arrodillaba ante Shara. Con una voz ligera declaro

“Mi señora, un grupo de soldados se acerca a la Fortaleza”

No dudo ni siquiera un segundo.

“Sus colores?”

“Negro, un fénix con dos alabardas detrás”

Esos eran los mismos colores que el Hombre de cabello carmesí portaba cuando llego hace más de una década, naturalmente ella lo recodaba, después de todo era la única persona que pudo derrotarla.

“Números”

“Mi señora, este no pudo ver con claridad, estima que alrededor de 30”

La cara de Shara pronto se enalteció, seguramente le mostraría a este hijo suyo que su madre no era alguien a quien podían subestimar derrotando al enviado de la confederación.

“Preparen la sala principal, debemos atender bien a nuestros “invitados especiales”

Ordenaba a viva voz, mientras una mueca de desdén y desprecio aparecía para que todos sus subordinados la vieran, obviamente no pensaba bien de estos tipos y quería dejarles en claro que no podrían tomarla a la ligera.

Aunque el grupo estaba relativamente cerca de la fortaleza aún se tardó su tiempo, alrededor de 3 a 4 horas. Pero mientras se acercaban los dos jóvenes al frente mantenían una alegre charla.

“Hermano mayor, saben que estamos en camino verdad?”

Dijo una pequeña niña con un rastro de duda

“Hermano mayor Karbogh fue enviado por padre hace más de medio mes, si realmente no completo al tarea no tendremos más remedio que eliminarlo”

La voz del joven era extremadamente dura, como si no se tratase de su propio hermano. Rápidamente visualizo a la joven a quien estaba acompañando ahora, una pequeña niña de cabello color carmesí al igual que él, sus orejas ligeramente más largas que las de una persona humana daban fe de su origen, un medio-elfo.

En cuanto a él, una fuerte cola brotaba de la parte de su espalda baja, sus piernas parecían más las de una bestia que las de un humano, en su cuello parecía haber rastros de escamas.

Él era un medio-humano al igual que ella, pero su otra parte era la de un dragón. Aun con la sangre del “Emperador Dragón del Despertar” corriendo por su venas, no se sentía superior a la joven en lo más mínimo, después de todo era la hija favorita de su padre, a quien tomo como discípula personal y a quien planeaba dejarle el cargo una vez el quisiese morir en paz.

Mientras veía la expresión ligeramente ansiosa de la niña suspiro, realmente tenía en alta estima a este inútil hermano mayor, el medio OrdFemer, Karbogh, a pesar de que fue el último que conoció y prácticamente no paso más de un mes en tiempo con él.

En cuanto a la niña, su edad no era mayor que los 12 años, como es de esperarse no tenía demasiado del “encanto” que poseen las féminas, su cuerpo estaba ataviado en una ligera armadura de cuero tratado encima de una cota de malla,  su falda también era de cuero reforzado. Las extrañas marcas en sus brazos y cuello tenían un ligero brillo color carmesí, que contrastaba con su pálida piel, en cuanto armas. Únicamente llevaba aquella que su padre le regalo y aun no pudo verla en batalla.

De repente su suave y linda voz sonó.

“Hermano mayor, porque padre te envió junto a mí, sabe que no puedes derrotarte y que ni siquiera necesito usar mi arma para barrer contigo verdad?”

Mientras miraba con una pequeña cantidad de vergüenza contesto con voz firme.

“Eres su hija favorita, aun si eres fuerte te seguirá tratando como a una niña pequeña hasta el fin de tus días, o eso es lo que creo. Él sabe que puedes derrotarme, pero ahora en cambio sabe padre que tú no has podido derrotar Primo-hermano Maido?”

De repente su expresión se volvió avergonzada.

“No es justo compararnos y lo sabes, su entrenamiento es mucho más riguroso que el mío” casi fue un murmuro debido al puchero que hacia mientras fruncía el ceño frente al comentario de su hermano mayor

“Pero Dorian, no te parece extraño que ni siquiera tu eres rival para primo Maido?”

En ese momento Dorian, el joven hombre-dragón se negó con la cabeza mientras su mirada se elevaba al cielo.

“Querida hermana lo que no sabes es que nuestro primo fue entrenado desde la segunda semana de su nacimiento, además su raza es mucho más fuerte que la nuestra, de los hijos de nuestro padre, creo que únicamente Karbogh podría vencerlo mientras continúe con el entrenamiento de padre”

No se sentía ni frustrado ni avergonzado por no ser rival de Maido, después de todo él era anormal.

Se giró levemente para mirar a los jinetes de Draco detrás de él, solo tenía 30 guerreros, si fuera un misión normal entonces creería que lo envían a suicidarse, pero ahora no era algo como una subyugación o saqueo, su padre había enviado a estos 30 expertos para que pusieran en orden la fortaleza y puedan hacerla una buena base de operaciones para confederación en el continente.

Las carretas que transportaban traían a sus familias y grandes cantidades de recursos de construcción, además de comida herramientas y oro.

Nuevamente miro a su hermana menor y noto que ella estaba tarareando.

“Que melodía es esa?”

Se detuvo abruptamente y se volvió con una brillante sonrisa.

“Es lo que mi madre me cantaba cada día antes de dormir”

Luego cerró sus ojos.

“Aunque no recuerdo la letra”

Y continúo

“Hum, na na, hum na na, na na, na, na na, hum nana”

La expresión de Dorian se hundió y se volvió sombría, en primer lugar su madre era una Dragona, y nunca había mostrado una actitud medianamente amable a él, debido a su supuesta “debilidad”.

Pero más importante que eso  era la melodía que su hermana estaba tarareando. Si sus recuerdos no eran erróneos, era muy similar al canto de una maldición druídica usada por los Elfos de las nieves.

Qué tal si esta hermana suya fue maldita, el sentido común de cualquier persona diría que es imposible que una madre haga tal cosa con su propia descendencia, pero el en cambio no tenía una madre normal y rápidamente asimilo la idea de que esta mujer que dio a luz a su hermana era una persona peligrosa.

Mientras el tiempo pasaba y ellos charlaban finalmente llegaron la Fortaleza de Piedra Roja y avanzaron hacia el Gran Salón para reunirse con la líder del lugar y madre de su hermano mayor, la OrdFemer conocida como Shara.

Índice