Aventurero Rango A — Capitulo 2: Nordende

 

Nordende:

Continué mi viaje por una carretera suavemente inclinada.

Campos de maíz y viñedos, se veían en ambos lados de la carretera pintando toda el área de un rico y exuberante verde.

A lo lejos, bajo un claro cielo azulado había varias hileras de montañas. Sin embargo, no había visto una figura humana aún. Tal vez estén trabajando en alguna parte de los campos, donde no pueda verlos por el momento.

Ha pasado un mes desde que comencé el viaje desde el reino de Abalonia.

Llegando finalmente a Nordende.

El paisaje parecía idéntico a como era hace nueve años, con la excepción del tamaño de la tierra cultivada. Ya que parecían un poco más amplias ahora. Pero, es natural que el área se expanda, ya que han pasado nueve años.

El olor de la tierra y la hierba me hacen cosquillas en la nariz cuando sopla una suave brisa.

Cerré los ojos por un momento ante la sensación del viento soplando hacia mí, luego miré el paisaje que se extendía hasta donde alcanzaba la vista.

Si continúo yendo recto por este camino, debería ser capaz de encontrar algunas de las casas de los aldeanos del pueblo  adelante. Luego, detrás de allí, debería estar cerca de las flores que alguna vez me cautivaron.

Ese era el lugar con el que incluso soñaba durante el viaje. Me siento un poco ansioso después de imaginarlo de nuevo.

De repente, algo entró en mi campo de visión cuando miré los hermosos viñedos. Era una persona que caminaba llevando una bolsa de uvas sobre sus hombros.

Entonces, salió una mujer que estaba trabajando en la viña.

Ella tiene la piel ligeramente bronceada, con un pasador dividiendo su cabello rojo detrás de su cabeza. Su altura parece estar cerca de los 160 centímetros, pero su físico no está claro debido a la gruesa ropa de trabajo que lleva puesta.

La mujer de pelo rojo caminó hacia mí elegantemente, mirándome directamente con sus ojos rojos. Su fuerza de voluntad se mostraba en la aguda mirada de sus ojos.

Por el momento, sería incómodo si me quedo en silencio, así que debería decir algo, para hacerle saber que no tengo intenciones hostiles.

— …Hola

— …Hola. Um, ¿y tú quién eres? No te he visto antes por aquí, así que no puedo evitar preocuparme, ya que no has estado haciendo nada, mientras estás fijamente parado frente a los campos de otra persona

Ella me está mirando con los ojos de que soy una persona sospechosa.

Al verla como alguien que me devuelve los saludos con gracia, no parece ser una mala persona por el momento. Su tono era un poco severo, pero desde su punto de vista, puedo ser visto como una persona sospechosa que estaba de pie frente a sus campos. Oh, bueno, un recién llegado que viene a un pueblo rural generalmente seria recibido así.

— Um, mis disculpas. Soy alguien que vino aquí, para mudarse a este pueblo. No soy alguien sospechoso.

Ella murmuró “Hmmm” en un tono ligero a cambio.

—… pelo negro y ojos negros, eh …

—¿Eh?

No entendí lo que acaba de decir por la forma silenciosa con que lo dijo, así que involuntariamente dejé salir una pregunta de respuesta.

—Oh, no es nada. Entonces, ¿de dónde vienes?

—Del el reino de Abalonia.

Ella se ve insatisfecha por mi respuesta, pero si dudaba en responder aquí, me haría parecer más sospechoso, así que le respondí con sinceridad.

—Viniste de un lugar que está extremadamente lejos, ¿eh? Bueno … no parecías un ladrón cuando te vi por primera vez. Te guiaré al lugar del jefe de la aldea.

—Gracias.

Cuando vine aquí hace nueve años, nunca pude visitar la casa del jefe de la aldea. Es tranquilizador tener a alguien que me guíe.

—No tiene sentido dejar a un extraño deambulando por su cuenta, porque eso inquietaría a la gente. Ven conmigo.

La chica agitó su mano hacia mí como si dijera “no te preocupes; no es gran cosa”. Luego, ella se dio vuelta y comenzó a caminar.

Mientras pensaba en lo abierta que es su personalidad, comencé a seguirla sin decir nada.

Mientras seguía detrás de la mujer, se veían a lo lejos las casas de la aldea, con tejados de color marrón que están alineados en filas muy cercanas entre sí. Quizás allí, es la parte con mayor densidad poblacional, la parte central del pueblo.

Afuera de esa área, hay pocas casas, y están dispersas una de la otra.

Debe haber varios cientos de personas viviendo en este pueblo, si la población no ha aumentado explosivamente desde la última vez que estuve aquí.

Continuamos por un rato por un camino de tierra y pasto. Entonces, nos encontramos con un hombre que empujaba un carro.

—Oya, Aisha, ¿quién es este hombre?

Naturalmente, el hombre que no me conoce me detuvo y preguntó.

Llamó a esta mujer, Aisha.

— Vine a mudarme aquí

— Oh, ya veo. Eso es algo de lo que no escucho todos los días. ¡Espero ser tu amigo!

— ¡Gracias, lo espero ansiosamente también!”

Incliné la cabeza hacia el hombre que mostraba una sonrisa amistosa.

— Oya oya, eres una persona muy educada.

El hombre parecía estar un poco desconcertado, y luego respondió sonriendo alegremente.

Tal vez había despertado a las reacciones naturales que estaban arraigadas en mí desde el comienzo de mis días de aventurero a partir de las relaciones que tenia con los aventureros mayores.  En aquellos días, en que solo era un aventurero novato, mostraba las mismas y respetuosas formalidades que tendrían como si estuvieran tratando de convertirme en aprendiz de un estricto artesano

—… ¿Le gustaría que recibiera el permiso del jefe del pueblo para mudarse?

Aisha-san, por favor, no hay necesidad de transmitir lo que estamos haciendo.

Ella parece ser del tipo que dice todo en voz alta, rotundamente.

—Hmm … Si es este chico, creo que estará bien. Bueno, avísame si es aprobado.

El hombre parece estar muy acostumbrado a cómo actúa Aisha, y comenzó a jalar su carro mientras sonreía alegremente.

◆ ◆ ◆ ◆ ◆

Después de caminar por rutas similares unas cuantas veces mientras caminaba con Aisha, llegamos a la parte central de la aldea, donde se reunían muchas casas privadas.

Puedo sentir miradas procedentes de los hombres que hacen varios tipos de tareas rutinarias y de las mujeres que lavan la ropa. Ya estoy acostumbrado a esto, ya que era así todo el tiempo en el gremio de los aventureros después de todo.

Era lo mismo sin importar si eres un recién llegado a un pueblo o un aventurero novato que recién inicia.

Aunque, se siente mejor aquí, porque ahora no estoy cerca de ser repentinamente sorprendido por las miradas de rudos aventureros. Sin embargo, estar rodeado por ojos desde la distancia se siente incómodo de todas maneras.

Si no tuviera a Aisha acompañándome aquí, hubiera sido mucho peor.

Me gustaría poder llegar a un punto en el que pueda ignorar por completo las miradas de todos.

Echemos un vistazo al paisaje por el momento.

En comparación con hace nueve años, el número de flores plantadas parece haber aumentado, y este pueblo se siente como si fuera aún más glamoroso que antes.

Hay flores de colores cálidos como rojo y amarillo, así como otras con colores fríos como azul y púrpura.

No siento nada más que alegría cuando veo esas cosas.

Esa casa de allí parece haber usado diferentes flores para mostrar una escala de colores, muy hábil.

¿Cómo lo siembras para que se vean así?

Las flores de Nordende son tan hermosas, después de todo.

Aunque las flores no pueden volverse en algo que pueda comerse, aún me tomaría mi tiempo para nutrirlas cuidadosamente en mi propia casa.

—Este pueblo siempre es tan hermoso cuando florecen las flores.

—¿Siempre? ¿Has estado aquí antes?

Aisha, que estaba caminando delante de mí, miró hacia atrás y preguntó en respuesta después de atrapar los murmullos que dejé salir mientras revisaba las flores de las casas de los aldeanos.

—Solo una vez, hace nueve años

—¡¿Hace nueve años?!

Aisha gritó con una voz un poco fuerte después de escuchar lo que dije.

Para una chica que parecía que siempre podía mantener la compostura, fue sorprendente verla sorprendida.

—Sí, ¿pero realmente es tan sorprendente?

—No, es nada. Lo siento por eso.

A mi pregunta, Aisha dio una respuesta en un tono frágil para ocultar su error verbal.

No, espera, incluso si dices que no es nada, me tienes realmente curioso sobre eso … ¿Hice algo cuando estuve aquí hace nueve años? No puedo recordarlo bien

— Aquí esta. La casa del jefe de la aldea

Quería preguntarle a Aisha de nuevo por qué estaba sorprendida, pero parece que hemos llegado al hogar del jefe de la aldea.

Es una gran casa construida ligeramente lejos de los edificios centrales del pueblo. Entre estos edificios, también hay lo que parece ser algún tipo de almacén que se usa para almacenar alimentos.

Exuberante hierba verde crece alrededor del área circundante de la casa. Parece que sería muy cómodo tumbarse en la hierba.

—Aquí, eh …

—Bueno, apúrate y entra.

Tan pronto como empiezo a prepararme para entrar … * toc * * toc *, Aisha ya comenzó a llamar a la puerta.

… Hmm, ¿qué está pasando? ¿Por qué me siento nervioso, aunque ya he conozco varias personas de alto nivel social? ¿Es por la posibilidad de que no puedo vivir aquí si el jefe del pueblo dice que no? Siento que ni siquiera me pongo así de nervioso cuando peleo contra monstruos.

En poco tiempo, oí una voz femenina detrás de la puerta que respondía —Hola.

—Vamos entra.

Después de escuchar esa respuesta, Aisha abre la puerta sin preocupaciones y entra a la casa. ¿Está bien no esperar a que la persona del otro lado abra la puerta ella misma?

—Date prisa e ingresa.

Después de que Aisha lo dijera, entré con ella aun estando un poco indeciso.

—Ara, lo sabía. Es Aisha-chan.

La persona que nos recibió era una mujer hermosa con cabello rubio ondulado y ojos de color jade.

Pensé que esta persona debería ser bastante vieja, pero parece ser una esposa que logró mantener una cara hermosa que no mostraba signos de envejecimiento.

… «Creo que la he visto en algún lado antes. ¿O es solo en mi cabeza?»

— Fiona-san, ¿no soy lo suficientemente mayor para que no agregues el chan a mi nombre?

— Te he estado viendo jugar como mi hija desde que eras una niña, así que Aisha-chan siempre será una niña en mi corazón, ¿sabes?

La dama evitó la protesta de Aisha con una sonrisa.

Aisha parece incapaz de encontrar otra réplica, y su cuerpo se movió un poco como si estuviera avergonzada. Aparentemente, para una persona sencilla como Aisha, Fiona es un oponente con el que no puede competir.

— Entonces, trajiste un invitado que nunca había visto antes, ¿eh? ¿Me estás presentando a tu novio?

La dama miró tranquilamente hacia allí con sus ojos color jade.

Tener a Aisha como mi novia no sería una mala idea, pero parece ser alguien que mantendría a su esposo controlado con solo un dedo. (Rathiel: Yo no me quejo)

— Asi no es. Él vino del reino de Abalonia, queriendo mudarse a este pueblo.

—Oh el …viniendo desde un lugar tan lejano. Entra y habla en detalle con mi esposo, que es el jefe de esta aldea.

—Bueno (Aisha)

En lugar de parecerse a mi novia, se parece más a alguien que viviese en esta casa.

Para tener una conversación con el jefe del pueblo, la esposa del jefe del pueblo nos condujo a una habitación en el interior.

Editado por Rathiel

 

Índice