Aventurero Rango A — Capitulo 3: La tranquilidad del té de manzana y menta

 

La tranquilidad del té de manzana y menta:

 

Mientras caminábamos por los pasillos dentro de la casa del jefe de la aldea, Aisha se volvió hacia Fiona-san y dijo:

— Oye, Fiona-san. ¿Flora no está aquí?

— Sí, esa niña no está aquí porque fue a recoger algunas frutas. Creo que volverá al atardecer.

— … Entonces, por favor dime cuando ella regrese.

— Por supuesto.

Aisha de repente se levantó después de la respuesta de Fiona-san.

—Está bien, entonces, regresaré porque aun estoy en medio del trabajo.

— Ah. Gracias por guiarme hasta este punto.

Pensé que me iba a llevar a la casa del jefe del pueblo por buena voluntad, pero por la conversación que acababan de tener, parece que quería encontrarse a una persona llamada Flora.

Entonces, como Flora no está aquí, ella naturalmente regresaría después de traerme aquí. Es una razón simple que se puede entender fácilmente.

Aisha rápidamente se dio la vuelta y salió.

— Quería que te quedaras a tomar té, pero no hay nada que pueda hacer ya que hay trabajo en el campo por hacer.

Fiona-san murmuró con una expresión sombría. Es la expresión de alguien que está mirando a su hijo, que no ha estado en casa por años, irse de nuevo apenas después de haber regresado.

Luego, ella apartó la mirada de la puerta y me dijo —Vámonos —Y comenzamos a caminar de nuevo.

—Esta es la habitación del jefe de la aldea.

—Listo.

knock ** knock *, Fiona-san comenzó a llamar a la puerta después de escuchar mi respuesta.

— Jefe. Hay un invitado para verte aquí. Aisha lo trajo.

— …Ya veo. Entra

Al escuchar la respuesta de la voz de un hombre desde dentro de la habitación, Fiona-san abrió la puerta.

Entré en la habitación después de ver a Fiona-san insinuándome que lo hiciera con su mirada. Entonces, vi a un hombre elegante con facciones bien definidas ahí de pie con una sonrisa agradable en su rostro. Su edad esta probable entre los treinta años.

Lleva una chaqueta roja con largas mangas de color blanco y pantalones largos de color marrón. Sin embargo, parece que estaban hechos de una tela ligeramente mejor que la ropa de los aldeanos.

Me pregunto si, al menos, deberías vestirte así cuando eres el jefe del pueblo.

En su habitación, hay una estantería y un armario que parece estar hecho de madera simple, con un sofá colocado en el costado. Y, en el fondo de la habitación, también había un escritorio donde parece que hace sus trámites y demás deberes.

—Esta persona desea mudarse a esta aldea.

—Hoh ~ eso es algo de lo que casi no me entero. No ha habido nadie viniendo a visitarme desde fuera del pueblo desde hace mucho tiempo. Por favor, adelante y tome asiento.

El jefe de la aldea me invitó a sentarme con una sonrisa después de haber sido informado por Fiona-san.

—De acuerdo, discúlpenme.

—Les haré un poco de té.

Fiona-san sale de la habitación mientras yo tomaba mi asiento.

Por cierto, estoy feliz por lo del té, porque tengo mucha sed en este momento.

— Soy el jefe del pueblo de Nordende, Ergys

— Aldo. Vine a vivir a este pueblo del reino de Abalonia

Pensé en darle un nombre falso, pero después de pensarlo, decidí no hacerlo. Debería ser suficiente con solo usar mi nombre abreviado “Aldo”.

El nombre Aldred y Aldo son originalmente bastante comunes de todos modos. En la iglesia donde estuve alguna vez, había otra persona con cabello negro llamado Aldred, y también había un Arnold y un Alto. Incluso durante mis días de aventurero, conocí a otro Aldo también.

Así que incluso si alguien en esta aldea hubiera oído hablar de un asesino de dragones llamado Aldred, la persona en sí misma no pensaría que el “Aldred” de otro país sería el que está en su aldea.

No hay una sucursal del gremio de aventureros aquí, e incluso si hubiera una, no creo que supieran exactamente cómo me veo. Los rumores de los héroes asesinos de dragones son exagerados a medida que se extienden, en algunas regiones, algunos incluso han dicho que su líder era un príncipe de un país en ruinas o que era un hombre hermoso, de cabello rubio con ojos azules.

— Este es un lugar extremadamente lejos de dónde vienes. ¿Me dirías por qué has venido a vivir aquí?

 Me tomó alrededor de un mes y medio llegar hasta aquí. Incluso yo iba a toda velocidad por mi cuenta sin tener que preocuparme por los monstruos, probablemente le tomaría a una persona promedio unos dos meses llegar hasta aquí. Naturalmente, se preguntaría por qué alguien vendría a un lugar tan lejano.

— Es porque estuve aquí hace nueve años. Desde entonces, todavía no puedo olvidar la hermosa vista de los campos de flores de aquí …

— Ah, entonces se trata de eso. Los campos de flores son el orgullo de nuestra aldea. Incluso no puedo cansarme de ver esas hermosas flores que cambian de color según las estaciones.

Ergys-san asintió como si de alguna manera lo hubiera convencido.

— Los viajeros y los aldeanos de las aldeas vecinas también han querido migrar aquí por razones similares, pero es la primera vez que tenemos a alguien del reino de Abalonia. Te debe gustar bastante las flores.

Mostró una débil sonrisa que era mucho más suave que la sonrisa que tenía antes.

Entendí por el diálogo que acabamos de tener, que Ergys-san realmente ama las flores también. Después de que me calme, podría ser agradable tener una larga y agradable conversación con él mientras miramos las flores. (Rathiel: Admiren la masculina de este ex-aventurero)

Cuando comencé a pensar en esas cosas, Fiona-san regresó, llamando a la puerta.

Vapor blanco salía de las tazas de té que estaban en las bandejas, y con él venía un refrescante y dulce aroma.

— Es un olor agradable.

Inhalé profundamente para tomar este dulce aroma.

—Es té de manzana y menta. Esta recién recogido por lo que huele bien, ¿verdad? También he añadido un poco de miel, si es de tu agrado

— Te calmará una vez que lo bebas.

Extiendo la mano para tomar una taza de la mesa, después de que los dos me incitaran a probarlo.

Cuando tomé un sorbo del té de menta de manzana, pude oler el dulce y fresco aroma de las manzanas verdes. Inclino la taza lentamente mientras la bebo para disfrutar del agradable olor al mismo tiempo.

La refrescante dulzura de la menta y la manzana corre por mi nariz y se extiende en mi boca mientras la bebida baja por mi garganta.

El té gradualmente calienta mi cuerpo y puedo sentir la fatiga abandonándome.

— Ahhh …. se siente muy relajante.

Cuando dejé escapar un suspiro de alivio, Ergys-san y Fiona-san se rieron.

— Por fin, te has aliviado un poco, ¿no?” (Jefe)

— Sí, Aldo-san estaba, un poco, demasiado tenso. Tu tono y actitud me hacían sentir tensa también.

Ahora que lo mencionaron, comencé a notarlo también.

Mis tensiones parecen no haberse levantado del todo aún, ya que he estado alerta todo el tiempo durante mi viaje en solitario desde Abalonia.

«Por Dios, ya he llegado aquí. No hay personal del gremio, realeza o nobles aquí. Debería relajarme un poco.»

— Lo siento, es porque he estado viajando solo.

Como estaba hablando con personas mayores que yo, no pude relajarme en nuestra primera reunión. Pero ahora puedo sentir una sonrisa natural en mi rostro.

—No se puede evitar ya que llegaste muy lejos. Solo establécete aquí y tómalo con calma a partir de ahora.

— ¿Eso significa … que soy bienvenido a vivir en este pueblo?

— Sí, no hay ningún problema con la gente de aquí tampoco”

Estoy muy contento de haber recibido el permiso del jefe del pueblo.

«¡Lo hice! Finalmente puedo vivir en Nordende.»

— Aisha no es alguien que traería a una mala persona aquí. Ella puede ser una persona de corazón abierto, pero tiene los ojos más perspicaces para analizar las personas, ¿sabes?

Dado que es forzoso pasar por los viñedos para entrar en Nordende, Aisha debe haber desarrollado naturalmente una capacidad de percepción para ver la naturaleza de los diferentes tipos de personas a medida que pasaran.

Al principio, estaba un poco asustada por ella.

— No hay casas vacías cerca de la parte central de la ciudad en este momento. Pero, hay un lugar en el que puedes vivir que no está muy lejos de aquí, ¿qué dices sobre comprobarlo?”

— Sí por favor.

— Dicho eso, todavía no podrías mudarte rápidamente, solo pasa la noche aquí para deshacerte de la fatiga que acumulaste durante el viaje. Podemos ir a ver tu lugar mañana.

Estoy muy agradecido por su oferta. Desde hace mucho tiempo he seguido el patrón de montar en un carruaje de caballos, descansar en lugares discretos y caminar a pie. Estoy bastante cansado de repetir ese proceso por quién sabe cuántos días.

Se sentirá bien poder dormir toda una noche sin tener que estar alerta todo el tiempo.

— Gracias por todo lo que has hecho por mí hasta ahora.

— Sí, cuidaremos de ti.

Le di las gracias mientras bajaba la cabeza y Fiona-san respondía con una sonrisa.

Fue una conversación sin nada es especial, pero me dio una sensación de calidez.

Me pregunto si así es como se sentiría tener padres. Esta es una sensación muy agradable.

— Por cierto, Aldo-san. ¿Tienes algo para lo que eres especialmente bueno? ¿O hay algo en particular que te gustaría hacer? Si lo hay, puedo presentarte a las personas adecuadas. Los hombres en la flor de la vida son muy bienvenidos en todo tipo de lugares de trabajo, ya que tienen una gran demanda.

— … Algo en lo que soy especialmente bueno, eh.

Mi mayor especialidad es subyugar monstruos, pero eso no es lo que quiero hacer aquí.

Por lo que he visto, hay pocas apariciones de monstruos que aparecen aquí, pero no soy necesario para intervenir en eso.

Si pudiera, podría usar las habilidades que desarrollé siendo un aventurero para cazar, o tal vez arar pequeños campos.

«Arar un campo por mí mismo y comer mis propios cultivos … Me gustaría vivir ese tipo de estilo de vida autosuficiente.»

En cuanto a la caza, ya he cazado una cantidad infinita de veces para asegurar la comida durante mis días de aventurero. Aunque no soy muy hábil en el uso de herramientas como trampas para cazar, el arco y la flecha son cosas que puedo manejar.

Pero, para la agricultura, necesitaré que alguien me enseñe, ya que nunca he hecho cosas así. Sin embargo, debería estar bien si cazo y cultivo por separado.

— … Veamos. Tengo confianza en mis habilidades de caza, y también quiero intentar cultivar un campo pequeño.

— Ohh, eso haría a la gente de por aquí muy feliz ya que hay pocos cazadores en este pueblo. Te presentaré a los cazadores de aquí, después de que te instales. Con gusto, te enseñaran sobre los ingredientes y los animales que se pueden tomar de las montañas. En cuanto a los campos, dependiendo de lo que quieras cultivar, la elección de la persona que te presentaría cambiaria, así que piensa en lo que quieres cultivar y cuéntame.

— Gracias de nuevo por todo lo que has hecho hasta ahora.

Como han hecho tanto para ayudarme, tendré que hacer todo lo posible para cazar. Quiero hacer algo por ellos también, de cualquier manera.

— No, no, Aldo-san ya es un miembro de la aldea. Te ayudaría, no solo como un jefe del pueblo, sino también como individuo.

Ergys-san se rió mientras estaba algo avergonzado.

A pesar de cómo se ve, podría ser una persona bastante tímida.

— Aldo-san, ¿qué te gustaría hacer por ahora? Todavía es un poco temprano para el almuerzo, pero ¿te gustaría algo de comer?

Ciertamente, estoy un poco hambriento, pero hay algo que me gustaría ver antes de comer.

Todavía me queda algo de comida conservada, así que puedo comer eso para el almuerzo.

— No, iré a ver los campos de flores.

Ergys-san me mostró una sonrisa brillante después de que le respondí, mientras me levantaba.

 

Editado por Rathiel

 

Índice