Goblin Kingdom Capítulo 133: Guerra De Unificación De Los Sílfides VIII

Goblin Kingdom

Capítulo 133

Guerra De Unificación De Los Sílfides VIII

 

Estado
Raza Goblin
Nivel 57
Clase Rey; Gobernante
Habilidades <<Gobernante De Los Hijos Demoníacos Del Caos>>  <<Alma Desafiante>>  <<Aullido Devorador Del Mundo>>  <<Maestría De La Espada A->>  <<Dominador>>  <<Alma Del Rey>>  <<Sabiduría De Un Gobernante III>>  <<Hogar De Los Dioses>>  <<Ojo Malvado De La Serpiente De Un Ojo>>  <<La Danza Del Rey Al Borde De La Muerte>>  <<Manipulación Mágica>>  <<Alma Del Rey Berserk>>  <<Tercer Impacto (El Tercer Canto)>>  <<Instinto Del Guerrero>>  <<Bendición De La Diosa Del Inframundo>>  <<El Guiado>>
Protección Divina Diosa Del Inframundo (Altesia)
Atributos Oscuridad; Muerte
Bestias Subordinadas Kobold Superior Hasu (Lv77); Gastra (Lv20); Cynthia (Lv1); Rey Orco Bui (Lv82)
Estado Anormal Bendición De La Serpiente De Un Ojo; Protección de La Serpiente De Cabeza Gemela

 

Enterré mi espada en el suelo y quemé la escena delante de mí en mis ojos.

 

Ahora mismo, los elfos estaban persiguiendo a mis subordinados goblin. Sus espadas enterradas en las espaldas en retirada de los goblins, dando lugar a muchas agonías de muerte.

 

–Todavía no…

 

“¡Mi rey! Por favor, perdóname.” El de ojos bien abiertos Gi Dji se arrodilló ante mí e inclinó la cabeza.

 

“Vete” Dije secamente mientras agitaba mi mano para despedirlo, y luego saqué mi gran espada.

 

La Espada que Danza con las Llamas Negras, Flamberge.

 

Yo llevaba esa espada que era tan larga como yo era alto sobre mi hombro, entonces me volví hacia el pelotón de contraataque detrás de mí y declaré “Somos los guerreros de los Hijos Demoníacos del Caos (Goblins)… ¡El miedo es cobardía! ¡Así que aúllen!”

 

Al instante siguiente, un gran grito de guerra surgió de la horda.

 

“¡Ataquen!” Ordené a los goblins que gritaran, luego me volví hacia el enemigo que se acercaba y corrí hacia ellos.

 

El enemigo era tan numeroso que era casi como si la tierra hubiera sido reemplazada por ellos. Exhalando un leve aliento, como para soltar todo ese vigor reprimido que tenía, incliné mi postura hacia delante y miré con ira al enemigo.

 

“¡GURUuOoOoAaA!” Aullé.

 

El aullido continuó detrás de mí.

 

Medí la distancia entre nuestros ejércitos que se acercaban con mis ojos, y luego dirigí el éter para que fluyera en mi gran espada.

 

“¡Conviérteme en una espada! (Enchant)”

 

Mientras el éter se elevaba del filo en forma de danza de mi gran espada, la balanceé.

 

El enemigo estaba allí para saludarlo, pero la espada larga que usaba para intentar recibir mi espada fue cortada a su lado.

 

Después de cortar al enemigo en dos, barrí con mi gran espada para limpiar la sangre que fluía de su hoja, y luego mostré mis colmillos una vez más.

 

Esta vez el enemigo me dio la bienvenida con sus escudos, así que los envié volando con ellos. Sólo un poco, se había formado una grieta en la formación del enemigo.

 

Dando un paso al frente, balanceé mi gran espada por encima y la bajé sobre un grupo de soldados enemigos.

 

Mientras destrozaba a los soldados enemigos, el sonido del hierro chocando con el hierro resonó detrás de mí.

 

Los goblins que ahora les perseguían estaban luchando con los elfos enemigos.

 

Estaban equipados con equipo de acero azul plateado (Srilana), pero en realidad todos eran de clase normal. Como raza, eran más débiles que los Gaidga, más lentos que los Paradua, y menos diestros que los Ganra, pero me siguieron desesperadamente hasta el pelotón enemigo que acababa de destruir las fuerzas de Gi Dji y estaban contraatacando.

 

Alinearon sus lanzas y lucharon desesperadamente mientras se cubrían unos a otros y sustituían a los heridos cuando era necesario.

 

Los elfos también lucharon desesperadamente.

 

El lugar en el que estábamos luchando era una de esos pueblos entre Sinfall y Sheng. Este en particular estaba más cerca de Sinfall.

 

No era fácil idear un plan que minimizara las pérdidas contra estos inteligentes elfos, así que prioricé minimizar nuestras pérdidas y ganar tiempo sobre la protección de las aldeas.

 

Con el fin de formar comandantes goblin, he dirigido intencionadamente este pelotón de contraataque yo mismo y he protegido al otro pelotón mientras se retiraban. Con ese fin, incluso decidí asumir personalmente el deber de detener al enemigo.

 

El enemigo parece haber notado mis intenciones, considerando que sus ataques se han vuelto aún más feroces.

 

—Pero…

 

Aprieto los dientes.

 

Los cadáveres de mis compañeros guerreros que no pude salvar llenaron mi visión. No pudimos atacar antes por el plan. La razón por la que este contraataque pudo ser un éxito fue porque el enemigo fue atraído apropiadamente. Por eso pudimos detenerlos ahora. Por eso pudimos ejecutar este contraataque.

 

Pero aunque podría entender eso en mi cabeza, todavía no podía evitar que la rabia que ardía dentro de mí se elevara.

 

Moví mi gran espada sin miedo y derribé enemigo tras enemigo.

 

Matar a uno de mis subordinados es como quitarme las extremidades.

 

—¡Pagarán!

 

“¡GURUuRUooOaAaAa!”

 

En mi furia, bramé El Aullido Devorador del Mundo. Su gran poder suprimió a todos los que me rodeaban, pero luego llegaron flechas disparando desde lejos.

 

Como siempre, su respuesta es rápida. El enemigo también es serio.

 

Barrí con mi gran espada para defenderme del ataque concentrado del enemigo, pero no pude defenderme de todo. Había incontables flechas vestidas de éter mezcladas con las flechas normales.

 

Viento, agua, fuego, esas flechas variadas caían sobre mí sin parar. Al mismo tiempo, tuve que desviar los ataques del enemigo que llegaban por los flancos, mientras mataba al enemigo.

 

Sin embargo, no hubo un segundo ataque.

 

—Este debería ser un buen momento.

 

“¡Retirada! ¡A la derecha!” Apunté mi gran espada a la derecha y ordené.

 

Me quedé en la retaguardia de los goblins en retirada.

 

Todos corrimos hasta llegar a un camino estrecho, donde las flechas disparaban desde el mar de árboles a nuestros flancos.

 

Estos eran, por supuesto, los arqueros de Forni.

 

Así nos retiramos con éxito a Sinfall.

 

◆◆◇

 

El asesino, Gi Ji Arsil, abandonó la Fortaleza del Abismo y partió hacia el territorio de los elfos. Según el mensajero que llegó hace unos días, el rey estaba librando actualmente una difícil batalla contra los elfos.

 

“Seguro que hay muchos goblins. Pensé que la última horda era grande. ¿Quién hubiera pensado que aún quedarían tantos?” Una de las ocho banderas de los demihumanos, Mido de los hombres lobo, dijo mientras caminaba junto a Gi Ji.

 

La tribu Fang, los hombres lobo, eran grandes guerreros que poseían una fuerza y velocidad excepcionales. Corrían por las llanuras con sus amigos, los lobos grises, por lo que no era sorprendente que pudieran llevar rápidamente el mensaje del rey.

 

Pero como no eran muy brillantes, terminaron peleándose con los goblins frente a la Fortaleza del Abismo, causando mucha molestia a los demihumanos que vinieron a cumplir su parte del intercambio cultural.

 

Detrás de Gi Ji Arsil había 80 goblins normales procedentes de la clase caballero, Gi Ga Rax, y 50 guerreros voluntarios de las tribus.

 

“Por el rey, ofreceremos incluso nuestra carne y nuestros huesos” Dijo Gi Ji, con la mirada fija en la dirección en la que luchaban los goblins y los elfos.

 

Mido se encogió de hombros. “Bueno, nosotros también tenemos deudas con nuestros benefactores que deben ser pagadas. A mí también me gustaría ir de buen humor, pero…”

 

Se dice que los rumores se mueven más rápido que el viento.

 

Fiel a ese dicho, las noticias sobre los demihumanos esclavizados de Jirad ya habían llegado a los demihumanos fuera de los bosques de los elfos.

 

Gi Ji se volvió hacia el Mido que sonreía ferozmente. “Descendiente del cristal, ¿Verdad? ¿También has jurado lealtad al rey?”

 

Mido se echó a reír. “¡Bwa ha ha ha! Y una mierda que juraríamos lealtad a un goblin.”

 

Pero casi inmediatamente después dejó de reír y se volvió hacia Gi Ji con una mirada furiosa. “Pero no me falta el sentido del deber. Ese goblin bastardo crió a los hijos de un amigo, así que… Tengo un deber con él. Por eso le prestaré mi fuerza.”

 

Gi Ji asintió con la cabeza a las palabras de este jefe demihumano que también era conocido como ‘Tirano’. “… Conozco a un hombre como tú. Un goblin a quien el rey alabó como espadachín; un guerrero que apuntó con su espada al rey.”

 

“Parece alguien con quien podría llevarme bien.”

 

“Era fuerte, tan fuerte que no dudó en empuñar su espada contra los lobos grises por el bien de sus hermanos. Pero como era tan fuerte, apuntó con su espada al rey.”

 

“¿Qué le pasó?”

 

Gi Ji agitó la cabeza, casi como si intentara sacudir la imagen de esa espalda distante, y luego volvió a mirar hacia delante. “Se fue a algún lugar lejano, pero… Estoy seguro de que algún día volverá.”

 

Ahora mismo, Gi Ji no podía alcanzar a ese goblin que admiraba.

 

“… Tenemos que ser fuertes” Dijo Gi Ji. “Aparte de nosotros, el rey no tiene a nadie que lo proteja.”

 

Gi Ji y Mido entraron en una aldea regida por las Ocho Banderas y comenzaron los preparativos para el viaje al territorio de los elfos.

 

◆◆◇

 

La fuerza de la coalición liderada por Pale y Felbi ya ascendía a 400 después de recibir el apoyo de Sheng y Jirad.

 

Con la mano de obra y el poder de los equipos de acero azul plateado, el poder de su fuerza era algo que había que temer. Eso, junto con las estrategias de Pale, que ha sobrevivido a las tormentas del mundo humano, y el heroico liderazgo de Felbi en el frente de batalla, ya han conseguido 10 victorias en total.

 

Aunque la mayoría de ellas eran sólo de pequeñas escaramuzas peleadas en las aldeas de escala entre las grandes aldeas de Sheng y Sinfall, todavía hablaban de la grandeza de los dos líderes. Especialmente Pale, cuyos logros fueron tan deslumbrantes que sólo podía decirse que fue bendecida por los propios espíritus. Donde ella luchaba, el enemigo seguramente se retiraría.

 

Contraste a Felbi, que a menudo estaba en primera línea con una sonrisa en la cara, ganándose el título de Hijo Preferido de Dios del Bosque, Pale rara vez sonreía; sin embargo, esa figura suya mientras guiaba con el tiro de su arco fue elogiada como la personificación del dios de los arcos, Za Ruga.

 

De esta manera, Pale se hizo famosa.

 

Ser apoyada por sus camaradas de guerra y los jefes de Sheng y Jirad no debería de ninguna manera ser algo malo. Desafortunadamente, los jefes tenían otra agenda. Esperaban que se convirtiera en la rival de Fenit, por eso la apoyaron.

 

Cuando Fenit Symphoria, el hombre que actualmente poseía el mayor poder entre los silfos, vio a Pale Symphoria disfrutando de la gloria, se puso furioso.

 

Después de que Sheng y Jirad se recuperaran de la trampa de Shure Forni, habían estado apoyando a los soldados de Fenit mientras enviaban soldados a los otros bosques. Fue gracias a ellos que Pale y Felbi pudieron luchar. De lo contrario, las batallas de Pale habrían sido mucho más difíciles. Especialmente desde que Symphoria no ha estado apoyando a Pale y Felbi.

 

Cuanto más disminuía la amenaza de la coalición Goblin-Elfo, más se le recordaba a Fenit la amenaza de Pale.

 

“Como se esperaba de Symphoria” Alabó Jirad Nash.

 

“De hecho, estoy seguro de que Fenit está orgulloso” Añadió Priena.

 

“… Por supuesto” Fenit estuvo amargamente de acuerdo con una mueca de desprecio.

 

Se suponía que Pale habría caído en un aprieto, ¿Pero ahora? Había salido de la zanja y brillaba intensamente.

 

Fenit se sintió amenazado.

 

“… Parece que los goblins ya no serán una amenaza. Entonces me iré a casa” Dijo Fenit, girando el talón a pesar de las protestas de Jirad Nash y Priena.

 

Los soldados de Fenit seguramente no estarían felices de recibir una orden tan repentina. Un elfo trató de decírselo a Fenit cuando se fue, pero cuando Fenit vio quién era ese elfo, sus cejas se arrugaron por un instante, entonces se mofó y se alejó.

 

Esa elfa lo siguió.

 

 

—276 días para la batalla con los humanos.

 

 

◆◆◇◇◆◆◇◇

 

El nivel ha subido.

 

57 => 59

 

◆◆◇◇◆◆◇◇

 

———————————————————————————————————-

Traductor: Krailus

Editor: Reika

Índice