Goblin Kingdom Capítulo 131: Guerra De Unificación De Los Sílfides VI

Goblin Kingdom

Capítulo 131

Guerra De Unificación De Los Sílfides VI

 

Estado
Raza Goblin
Nivel 57
Clase Rey; Gobernante
Habilidades <<Gobernante De Los Hijos Demoníacos Del Caos>>  <<Alma Desafiante>>  <<Aullido Devorador Del Mundo>>  <<Maestría De La Espada A->>  <<Dominador>>  <<Alma Del Rey>>  <<Sabiduría De Un Gobernante III>>  <<Hogar De Los Dioses>>  <<Ojo Malvado De La Serpiente De Un Ojo>>  <<La Danza Del Rey Al Borde De La Muerte>>  <<Manipulación Mágica>>  <<Alma Del Rey Berserk>>  <<Tercer Impacto (El Tercer Canto)>>  <<Instinto Del Guerrero>>  <<Bendición De La Diosa Del Inframundo>>  <<El Guiado>>
Protección Divina Diosa Del Inframundo (Altesia)
Atributos Oscuridad; Muerte
Bestias Subordinadas Kobold Superior Hasu (Lv77); Gastra (Lv20); Cynthia (Lv1); Rey Orco Bui (Lv82)
Estado Anormal Bendición De La Serpiente De Un Ojo; Protección de La Serpiente De Cabeza Gemela

 

Después de comparar nuestras fuerzas con las de los inalterables elfos enemigos, sentí que ya era hora de retirarnos. Todavía podíamos seguir luchando, pero no se me ocurría una forma de asegurar la victoria.

 

Si seguimos así, sólo nos dispararíamos a nosotros mismos en el pie. Reemplazar a los elfos caídos no es fácil, y los goblins están demasiado lejos del cuartel general. No podemos perder aquí. Si perdemos aquí, el sueño de conquistar a la humanidad seguirá siendo un sueño.

 

“¡Fei, Gi Dji, nos retiramos!” Ordené.

 

Fei asintió, mientras Gi Dji estaba conmocionado. A pesar de todo, ambos entendieron mis intenciones y rápidamente aprobaron mis órdenes.

 

“¡Fei, toma a Ru Rou y dispersaos en el bosque! Gi Dji, que las hordas en el frente se retiren” Di órdenes mientras mataba al enemigo. “Protegeré la espalda.”

 

Las células de tres hombres bajo mi mando están agotadas, pero tenemos que seguir luchando si queremos minimizar nuestras pérdidas.

 

Balanceando la espada larga de oricalcum, la revisto de éter. A medida que la vanguardia se retiraba gradualmente, el foco del enemigo se dirigía hacia mí.

 

Flechas salieron del bosque para cubrirme.

 

No sé si esto es de Fei o de Ru Rou, pero de cualquier manera, estoy agradecido.

 

“¡Gi Za, cúbreme!”

 

“¡En ello!”

 

Ciclones brotaron a mi alrededor, volando las plantas cercanas e impidiendo que la infantería pesada se me acercara.

 

Continuamos nuestra retirada así, pero el enemigo continuó persiguiéndonos. Afortunadamente, las flechas que disparaban desde el bosque eran capaces de ralentizarlos.

 

“¡Ahora! ¡Dense la vuelta y corran!” Ordené a la vanguardia goblin que luchaba detrás de mí, luego corrimos hacia Jirad.

 

¡Perdimos! ¡Maldita sea!

 

La diferencia de equipamiento, el conocimiento del terreno, las tácticas utilizadas… Hay muchas cosas en las que pensar, pero ahora mismo tenemos que centrarnos en retroceder.

 

Asfixiando la sensación de pérdida dentro de mí, corrí.

 

◆◆◇

 

“… ¿Es eso?”

 

Fei se había adelantado para guiar a su pelotón cuando notó que varios árboles se habían amontonado, bloqueando su camino. Con los árboles unidos con vides, no sería tarea fácil romper esta obstrucción.

 

Estaban casi en Jirad, así que ¿Quién podría haber puesto esta obstrucción? Entonces un escalofrío lo golpeó.

 

“¡Cuidado, hombres!” Ordenó Fei mientras miraba a su alrededor, buscando al enemigo.

 

Sólo un enemigo haría algo así. Si es así, entonces un enemigo debe estar esperándoles aquí.

 

El peor escenario pasó por la mente de Fei. Fue entonces cuando las flechas llovieron desde arriba.

 

“¡Bendición del Viento del Cielo!” Cantó Fei, lanzando Escudo de Viento y desviando la lluvia de flechas.

 

“¡Así que realmente es un enemigo! ¿Hemos estado rodeados?”

 

El enemigo que debería haberlos perseguido por detrás estaba de repente ante ellos.

 

Cuanto más la vista ante él se clavaba en sus ojos, más difícil le resultaba creer.

 

El bosque que rodeaba los caminos que atravesaban era algo que podía ralentizar incluso a los propios elfos. Rebosante de plantas enmarañadas con enredaderas, era una especie de lugar que obstruía incluso la visión.

 

Ahora que su camino estaba bloqueado, no tenían otra opción que retirarse.

 

No tenían suficiente gente para vencer al enemigo que se avecinaba, y tampoco podían correr hacia el bosque, pues hacerlo sería abandonar a los goblins que venían de atrás.

 

Varios elfos aparecieron detrás de los árboles que obstruían el camino.

 

“¡Estúpidos ciudadanos de Forni! ¡Pensar que realmente se unirían a goblins como ellos! ¡Sois una vergüenza!” El elfo enemigo gritó mientras las flechas llovían sobre Fei y sus hombres.

 

“¡Retirada, retirada!” Ordenó Fei mientras miraba con ira esa pared de árboles que se erguía sobre ellos.

 

Fei no lo sabía, pero el que creó esta barricada no era otro que la fuerza separada de Pale liderada por Felbi. Su trabajo era exactamente este, rodear el campo de batalla y sellar el camino del ejército Goblin-Forni, luego esperarían la señal de Pale, a la que luego realizarían un ataque de pinza contra el enemigo.

 

“El enemigo se retiró” Dijo Felbi mientras veía a Fei y a sus hombres retroceder desde lo alto de un árbol. “… Procedamos según el plan. ¡A Jirad!”

 

◆◆◇

 

Para cuando llegó el chillante informe de Fei, ya habíamos superado al enemigo que nos perseguía por detrás.

 

—El enemigo está adelante.

 

Tuve que tomar una decisión en el momento en que recibí ese informe.

 

¿Debemos tratar de luchar contra el enemigo que está detrás de nosotros una vez más, o debemos tratar de atravesar al enemigo que está más adelante? De cualquier manera, vamos a ser golpeados de ambos lados.

 

Si luchamos contra un lado, el otro vendrá a aplastar a nuestra retaguardia. Eso sería malo. Si salimos de la carretera y entramos en el bosque, nuestra movilidad se verá gravemente afectada; por no hablar de que no podremos movernos mientras llevamos equipaje. Tampoco puedo luchar contra más de un frente.

 

Los Gaidga y los goblins de clase noble también deberían estar casi sin vapor.

 

“Fei, ¿Hay algún camino que podamos usar para llegar a Sinfall desde aquí?” Pregunté, tratando de calmarme lo más posible.

 

“!?” Por un momento, Fei se quedó sin palabras. “… Es posible. Será un camino estrecho, pero probablemente lo lograremos si nos vamos desde aquí.”

 

Mientras Fei tragaba el amargo sabor de la derrota, hablé. “Vamos a Sinfall, entonces. No podemos soportar un ataque de pinza directamente. Tenemos que retirarnos por ahora y recuperar nuestras fuerzas.”

 

“… Lo entiendo.”

 

Viendo a Fei correr de nuevo, no pude evitar suspirar.

 

“Esta derrota nos costó mucho.”

 

Exhalando profundamente, ahogué la impaciencia que trataba de abrumarme y di una orden. “¡A Sinfall!”

 

Corrí a la retaguardia mientras rezaba por la seguridad de Shure en su búsqueda.

 

◆◆◇

 

“Te debo una” Dijo Gi Ji Arsil.

 

Bui sonrió irónicamente y movió las manos cuando escuchó a Gi Ji decir eso. Y pensar que era tan reacio a ellos hace poco tiempo.

 

“No te preocupes. Es un hecho que nos ayudemos unos a otros” Dijo Bui.

 

Después de fracasar en su intento de infiltrarse en la fortaleza humana y de resultar herido, Gi Ji Arsil fue recogido y atendido en la aldea de los orcos. Una vez intentó irse a pesar de que sólo intentaban curarlo.

 

La aldea de los orcos se construyó alrededor de la tierra donde estaba arraigado el árbol madre. La vida que los orcos vivían aquí le recordaba a Gi Ji Arsil el tiempo en que vivían en la Aldea Gi.

 

“¿Podrás volver a la aldea de los goblins?” Preguntó Bui.

 

“Eso es lo que pretendo… He hecho lo que necesitaba hacer, después de todo” Dijo Gi Ji Arsil.

 

“… Romper la fortaleza humana solo será difícil, creo” Dijo Bui.

 

Gi Ji se cruzó de brazos y asintió. Gi Ji tuvo mucho tiempo para pensar mientras se recuperaba de sus heridas. Esos altos muros de piedra junto con la longitud de la propia fortaleza. Llevaría mucho tiempo si intentara explorar todo esto él solo.

 

También estaban esos campos y esos soldados que siempre estaban patrullando. Tratar de infiltrarse por sí mismo era demasiado peligroso.

 

La misión que recibió de Gi Ga Rax, de sondear a los humanos fuera del bosque, no parece factible por sí sola.

 

“Creo que podemos trabajar juntos” Dijo Bui.

 

“No puedo tomar esa decisión. Como mínimo, necesito preguntarle a Lord Gi Ga” Dijo Gi Ji Arsil.

 

Cuando Gi Ji fue herido, fueron los orcos quienes exploraron la fortaleza humana. Bui recogió la información que adquirieron y se la dio a Gi Ji. Cuando Gi Ji escuchó los detalles de los hallazgos de Bui, se sorprendió y no pudo evitar cambiar su visión de los orcos. Pensar que eran capaces de reunir información tan detallada.

 

“Por favor, pregúntale entonces” Dijo Bui.

 

“Lo haré” Dijo Gi Ji.

 

Este rey orco no era como el rey. No era feroz. No era un rey que guiaba con poder, sino que guiaba con sabiduría.

 

Por supuesto, la fe de Gi Ji en su rey nunca vacilaría. Es sólo que por primera vez se dio cuenta de que también había reyes como éste.

 

“Adiós, Rey Orco” Gi Ji se despidió y se fue.

 

Gi Ji sintió que debía enseñar a los otros goblins cómo reunir información también.

 

◆◆◇

 

“¡Lord Gi Ga, Lord Gi Ji ha vuelto!” Yellow de Gordob se reportó felizmente a la clase caballero, Gi Ga Rax, a quien se le encargó la tarea de proteger la fortaleza.

 

El propio Yellow también se sintió aliviado al ver a Gi Ji sano y salvo. Después de todo, recientemente habían enviado un mensajero al campeón de Ganra, Ra Gilmi, para buscar a Gi Ji Arsil. Afortunadamente, había regresado sano y salvo.

 

Gi Ga suspiró aliviado cuando vio a Gi Ji. “Es bueno verlo a salvo, Lord Gi Ji.”

 

“Perdón por preocuparte” Gi Ji se inclinó, y luego le dijo a Gi Ga de sus hallazgos fuera del bosque.

 

Gi Ga se frotó la barbilla con su única mano. “Al menos deberíamos reunir a la gente de las tribus y hablar de esto.”

 

“Si es posible, entonces por supuesto” Dijo Gi Ji.

 

Había una fortaleza humana justo fuera del bosque, y una demasiado grande para que pudieran subyugarla fácilmente. La sabiduría de los jefes tribales podría ser invaluable.

 

Mientras Gi Ga pensaba eso, Gi Ji habló.

 

“Tengo una petición. Por favor, dame unos goblins” Dijo Gi Ji.

 

“¿Qué? Bueno, no me importa, pero…”

 

A todos los goblins de clase noble se les concedió el derecho a tener su propia casa, pero la mayoría de ellos fueron enviados lejos para expandir la horda.

 

Reuniendo goblins de una tierra desconocida para crear una casa. Al hacerlo, uno verdaderamente se convertía en la cabeza de una familia, poseyendo una tierra que sólo le pertenece a uno mismo. Este sistema es también conocido como el sistema feudal, en el que el mérito es recompensado con territorio. Por supuesto, los goblins no entendieron esto. Todo lo que sabían era que el rey confiaba más en ellos.

 

La propuesta de Gi Ji, sin embargo, no implicaba un territorio.

 

Además, los goblins recibidos del rey eran regalos, no se suponía que fueran tratados como soldados.

 

“Deseo entrenarlos para reunir información. Tal como soy ahora, soy incapaz de servir al rey.”

 

Gi Ga dudó al oír eso. ¿No ha completado Gi Ji fielmente todas sus misiones hasta ahora?

 

“A partir de ahora, lucharemos contra los humanos. Solo, soy insuficiente. Necesito más goblins para darle al rey información satisfactoria.”

 

Finalmente, Gi Ga lo entendió.

 

“Ya veo, entonces en ese caso, ¿Qué hay de los goblins que nacieron recientemente…” Dijo Gi Ga cuando Yellow irrumpió de repente.

 

“¡Lord Gi Ga! ¡Hay extraños llamando a nuestras puertas!” Reportó Yellow.

 

En ese momento, Gi Ga tomó su lanza y montó en su querido corcel fuera.

 

“¿¡Q-Quiénes son estas personas!?”

 

Ante ellos había una mujer que estaba entre el pájaro y el humano, un hombre con forma de tortuga montado en una bestia y un toro con un hacha gigante.

 

“¡Nómbrense! ¡Estas tierras están gobernadas por nuestro rey! ¡La agresión no será perdonada!” Proclamó Gi Ga en la espalda del tigre negro.

 

La mujer pájaro respondió. “Somos descendientes de los cristales, habitantes del oeste. Hemos venido aquí como prueba de nuestra amistad con su rey.”

 

“… Estos son diferentes de los que conocí, pero son demihumanos” Dijo Gi Ji desde atrás de Gi Ga.

 

“Hmm… ¿Eso os convertiría en los invitados del rey, entonces? En ese caso, bienvenidos.”

 

A medida que los demihumanos llegaron a la Fortaleza del Abismo, los goblins y los demihumanos se fueron conociendo poco a poco.

 

 

—300 días para la batalla con los humanos.

 

 

◇◆◆◇◇◆◆◇

 

El nivel de Gi Dji ha subido. 86 => 90

 

El nivel de Gi Do ha subido. 71 => 81

 

El nivel de Gi Za ha subido. 51 => 56

 

El nivel de Gi Ji Arsil ha subido 7 => 14

 

◇◆◆◇◇◆◆◇

 

———————————————————————————————————-

Traductor: Krailus

Editor: Reika

Índice