A Kingdom Of Unfortunates – Volumen 1 – Capitulo 4

Cuarto día de la Tercera Luna, Año 300513

En uno de los asientos de la gran mesa ovalada, aquella bajo la hermosa runa llamada “Deber”, estaban una vez más los 37 dirigentes de esta nación, aquellos que habían sido dignos de llevar el honor y la responsabilidad del título conocido como “Legado”.

Todos mirando atentamente las imágenes reproducidas por el encantamiento que la mesa poseia

Ese carruaje, todas las conversaciones todo el movimiento era vigilado, por mí, con el hechizo rúnico de largo alcance “Ojo en el Cielo”, la tercera generación de runas estaba especializada en la obtención de información, muy útil en cualquier momento.

claramente no era el único vigilando, sentados en una mesa circular de muy alta calidad estábamos los 37 Legados de nuestra nación, aunque algunos creerían que es más una alianza de ciudades estado que una nación nosotros no contemplábamos de ninguna forma la traición o el perjudicar a alguno de los otros, realmente nos habíamos convertido en una nación.

Recientemente elegimos el nombre oficial de la misma, antes simplemente nos llamaban Bloodrosiano, bueno antes, antes, hace unos… 300 o 400 años antes de que cerráramos nuestra isla…si la cerramos por completo, el ejercito la armada y nuestra bestias aéreas se encargaron de mantener toda la isla sellada para que nadie entre, de salir…

Nadie quiere abandonar a nuestra gran nación, aunque suene como encarcelamiento es en realidad así nadie quiere abandonarla.

¿Qué como lo es? A través de la runa “Mente” de la segunda generación podemos leer la mente de toda la nación, nuestra organización “Madre”,  se encarga de vigilar todo, para encontrar descontentos en la población, mientras más gente tiene lo que quiere mejor responderán al llamado de las armas y mejor lucharan por defender su nación.

Damos a nuestra gente lo mejor de lo mejor, a cambio deben servir en el ejército para defender la nación.

Hahn…. Que divago demasiado.

Los 37 estábamos viendo esta proyección de unos visitantes inesperados. A decir verdad no son los primeros en tratar de contactar con nosotros, pero esta situación es diferente.

Hace unas semanas debatimos si ya habíamos erradicado todos los males que nos llevaron a cerrar la nación, este lugar se puso muy acalorado, el debate se prolongó por horas, la llamada “Coalición Norteña” fue la que puso más resistencia. Era de esperarse, fueron los que se llevaron el peor golpe en la rebelión.

Los Legados de “Arenas Rojas”, no tenían entusiasmo en que se abriera la nación pero tampoco estaban en contra.

Los “Señores Grises “de las montaña, apoyaban a la “Coalición Norteña”, normal, fueron los que se encargaron de las armas y armaduras no querían que sus técnicas fueran robadas.

En principio los “Hoja Demonio”, estaban en contra, pero se cambiaron de bando a la mitad del debate.

En definitiva el debate fue largo, difícil y agotador. Pero luego de mostrar todos los planes y contramedidas preparadas para nuestro regreso aceptaron y quedaron conformes. Especialmente “Coalición Norteña” que fueron de los primeros en solicitar un lugar en nuestra próxima incursión.

Eso sucedió hace… 31 días.

Cuando explorábamos para ver los cambios que habían sucedido en estos 300 años, (si, no nos preocupamos por nada, nos aislamos por completa, ni la magia para ver a través de la muralla estaba permitida, además de que habíamos hecho barreras suficientemente potentes como para frenar a los dioses, si mi hermano y yo no los hubiéramos matado hace tiempo) divisamos una ciudad a la distancia, la cual estaba siendo asediada por un ejército enorme.

“Es una buena oportunidad” pensé y envié al recién formado batallón, “Prodigios”, liderado por mi hija menor, Kirye Vaas Thirvanir.

600 soldados novatos contra un ejército de más de 10000, las posibilidades numéricas no estaban de su lado. Pero con mi hija como la comandante nada saldría mal.

En primer lugar posiciono a la infantería pesada en formación de muro de escudos activando el encantamiento Anti-Proyectiles, detrás de ellos nuestros fusileros y ballesteros se posicionaron para una lluvia, los Hechiceros Rúnicos, y por ultimo sus magos iniciaron con un bombardeo masivo de magia de largo alcance.

El resultado? 8600 muertos, 300 heridos y 100 desaparecidos.

¿De nuestro lado? 24 heridos leves.

Fue realmente decepcionante, realmente esperaba más de ellos, eran 10000.

Después de ese evento esperábamos alguna reacción de las naciones circundantes, que serían el Reino Meredico, La Republica de Saarin, el Santo Imperio Jovnor y el reino de las bestias, “Gwonlerd”. Pasaron los días, las semanas y no ocurría nada, hasta que finalmente quien nos contacto fue el Reino Meredico. A través de una carta nos notificaron su deseo de entablar unas reuniones diplomáticas.

Ya que nuestra actual posición es retornar al mundo una vez más aceptamos.

Por supuesto en cuanto decidimos “abrir” nuestra nación, enviamos espías y agentes para saber dónde estábamos parados. Los meredicos están en una situación peligrosa, actualmente su reserva de alimentos está escaseando, sufrió una guerra civil hace algunas décadas que dejo una buena parte del ejercito destruido y la “Iglesia de la Salvación” que predica el Wung, dejo de apoyarlos.

La población civil y los altos nobles están preocupados por la precaria situación militar de su tierra, en especial desde que el Santo Imperio comenzó una campaña de reclutamiento y sus fuerzas comenzaran a moverse hace algunos meses, el peligro de una guerra es inminente.

El Rey, que se hace llamar Leonido, puede pedir ayuda únicamente a su hermano mayor, El Duque Vernmier, un alto noble de la Republica Saarin. Pero no lo hará por que no llevan bien. En todo caso una vez escucho sobre la victoria de 600 soldados sobre una división del ejército imperial comenzó a trazar planes para conseguirnos como aliados.

Actualmente se dirige en el carruaje al “Puente”, lo único que conecta nuestra isla con el continente.

Según puedo entender, planea ofrecer a alguno de sus hijos menores, Yrileth, o a su hijo menor Marcurio.

Al parecer de los dos el más aceptable es Yrileth, quien posee una gran cantidad de energía física, su cuerpo fue entrenado y de su conversación ella al parecer es una guerrera.

Disolviendo el efecto de la runa me puse en pie.

“Bien, creo que hemos visto suficiente, decir, como debemos manejar esta situación”

Mientras esperaba una respuesta moví ligeramente los ojos para observar lo que estaba haciendo mi hermano menor. Como si nada de lo que estaba ocurriendo fuera de importancia, se encontraba leyendo un viejo libro. Aun que quería regañarle este no era el momento ni el lugar.

Una vez se decidió que sería yo el representante de la Confederación en las siguiente “negociaciones diplomáticas”. Alguien hablo con una firme voz.

“Esperen”

Dijo mientras se ponía en pie, con cabello negro y brillos purpura, en una armadura ligera y completamente funcional, su aura era densa y casi visible.

Su rostro era delicado como el de un joven muchacho sin embargo, al igual que yo, está cerca de su noveno centenar de años.

El segundo Legado  “Slayer Hó Sromer”

“Este libro que he estado leyendo, es exactamente el mismo que posee la joven en el carruaje, camaradas”

Decía con una expresión firme, sus manos perdieron color frente a la fuerza que estaba ejerciendo, claramente estaba enojado.

“En el describen al gran maestro Wang Kun Huang y todas sus hazañas”

El aire en la sala se enfrió ligeramente, esto es malo…

“No es lo que creen, no describen en ningún momento la causa de su poder antes de aprender el control del mana”

Gradualmente la sala se llenaba de una mezcla entre felicidad e ira…

“Y examinando los recuerdos de todos en el carruaje me di cuenta de algo… Han reemplazado las runas completamente por la magia moderna…. Antes de que alguno de ustedes de desenfrene” dijo mirándome, no se la verdad por qué.

“Esto puede resultar un pilar fundamental para obtener una gran recompensa en nuestro ansiado retorno”

“Entiendo lo que quieres decir hermano menor.

Seguramente en esos escritos se muestra la técnica suprema del Gran Maestro ¿Verdad?”

Una sonrisa surgió en el rostro de cada uno de los presentes. Y continúe luego de ver asentir a mi hermano menor.

“Legada Benjira, para tu plan, es realmente una buena fortuna, te daré a mi hijo Karbogh, con el podremos adueñarnos rápidamente de esta nación, después de todo”

Hice una pausa y señale tres puntos en un enorme mapa del Reino Meredico “Hay minas de Piedras Elementales sin descubrir en ese territorio”

La joven legada asintió ante mis palabras y golpeo la mesa con fuerza

Al momento un viejo mayordomo entro en la sala,

“Señores, Señoras que es lo que requieren”

“Contacta  a la fortaleza de piedra roja” decía mientras escribía con rapidez un documente y hacia una marca con mi sangre “Diles que me envíen a Karbogh y a Kirye”

Luego de esas palabras el mayordomo tomo la carta y salió con paso apresurado de la sala

“Creo que ahora si podemos dar por terminada la sesión

Índice