Goblin Kingdom Entreacto: Registro De Duelos De Gi Zu

Goblin Kingdom

Entreacto

Registro De Duelos De Gi Zu

 

Estado
Nombre Gi Zu Ruo
Raza Goblin
Nivel 1
Clase Noble
Habilidades <<Aullido Abrumador>> <<Lanzamiento De Proyectil>> <<Maestría De La Lanza B->> <<Muerte Instantánea>>  <<Shishi Loco>>  <<Mordida>>
Protección  Divina Dios Loco (Zu Oru)
Atributos Ninguno

 

Descartando la hoja que se acercaba, Gi Zu clavó la culata de su lanza en el costado del goblin enemigo. Mientras el goblin raro enemigo volaba por el aire, le persiguió, y cuando intentó levantarse, golpeó sus piernas. No pudiendo soportar más el dolor, el goblin raro cayó al suelo. Gi Zu agarró su cabeza con una mano.

 

“Ríndete, o si no…” Gi Zu amenazó con aplastar la cabeza del goblin enemigo con su mano.

 

El goblin raro gritó mientras Gi Zu agarraba cada vez más fuerte, hasta que finalmente, estuvo a punto de perder el conocimiento.

 

“¡Yo me rindo, yo me rindo! ¡Perdóname!” El goblin raro lloró.

 

“Bien” Dijo Gi Zu.

 

Al ser liberado, el goblin raro se postró ante Gi Zu, quien le miró durante un momento antes de mirar a los goblins normales que le rodeaban.

 

Habló en un tono de mando. “¡Desde hoy en adelante, este pueblo pertenece a mí, Gi Zu Ruo! ¡Si te resistes, morirás!”

 

Después de ser enviado por el rey para expandir la horda, Gi Zu Ruo renovó su lealtad al rey.

 

“Necesito ser más como Lord Gi Ga” Murmuró.

 

Durante la batalla con el Rey Orco, Gi Ga Rax perdió un brazo y una pierna para asegurar la victoria del rey. Aunque en ese momento Gi Zu no lo entendía, el rey recompensó a Gi Ga con una bestia jinete, y entonces los humanos con los que Gi Ga se había hecho amigo le dieron una nueva pierna. Para Gi Zu, Gi Ga era una persona digna de admiración.

 

Gi Zu había estado blandiendo una lanza desde que él pudo recordar. Poco después de nacer en el mismo pueblo que Gi Ga, fue llevado al escuadrón de lanzas de Gi Ga, y luego lucharon contra el rey orco. Fue entonces cuando recibió la bendición del dios loco e imprudentemente derribó enemigo tras enemigo.

 

Para cuando se dio cuenta, había evolucionado de un mero goblin a algo con relativamente más sabiduría.

 

Gi Zu estaba agradecido por su buena fortuna que le permitió sobrevivir a pesar de correr de forma imprudente y salvaje por ahí solo.

 

Mientras caminaba por la zona, pensó para sí mismo, Esta fortuna también debe deberse al rey y a Lord Gi Ga.

 

Si es así, entonces debe cumplir su misión y reunir más goblins para el rey.

 

Sin embargo, los goblins no crecían en los árboles; por lo tanto, no tuvo más remedio que buscar las pequeñas aldeas de goblins diseminadas por todo el bosque, reuniendo a las pequeñas hordas de una en una.

 

Pocos días después de que Gi Zu se separara del rey, se encontró con una pequeña aldea de goblins.

 

Era una pequeña horda de 30 goblins, pero Gi Zu valientemente atacó de frente y desafió a su jefe. El jefe enemigo, siendo un goblin raro, naturalmente no podía ganar contra Gi Zu, que no sólo era un goblin noble sino también un veterano con cicatrices de batalla. Después de suprimirlos, Gi Zu inmediatamente les hizo jurar lealtad al rey, y luego le preguntó al goblin raro acerca de las otras hordas de goblins que vivían cerca.

 

Fue entonces cuando descubrió que había otro goblin noble cerca.

 

“Oh… ¿Es ese goblin más fuerte que yo?” Preguntó Gi Zu.

 

“No lo sé, pero… Es grande y su arma es fuerte” Contestó el goblin.

 

Gi Zu pensó que era desafortunado que el goblin raro no pudiera decirle más, pero tenía sus propias ideas cuando se trataba de este tipo de asuntos.

 

“Tendré que verlo con mis propios ojos.” Gi Zu sonrió ferozmente mientras decidía que el goblin raro le llevase hasta ese goblin noble. “Hmm… Pero antes de eso…”

 

Gi Zu nació después de que el rey hubiera ocupado la Aldea Gi; por lo tanto, a diferencia de los goblins de la primera generación, nació en un momento en que la comida era abundante.

 

Debido a que el mismo Gi Zu nunca había experimentado la hambruna, encontró ridículo el ver a los demacrados goblins.

 

Había una diferencia considerable entre la altura de los goblins de clase rara criados en la Aldea Gi y los goblins de aquí. El propio rey no lo había hecho a propósito, pero al arreglar el problema de la comida en la Aldea Gi, los goblins de la Aldea Gi pudieron crecer más que otros goblins.

 

“¿Qué piensan ustedes miserables gobs de llenarse la barriga con carne?” Preguntó Gi Zu, ante el cual todos los goblins que lo rodeaban tragaban, incitando a Gi Zu a levantar su lanza y reír. “¡Hah! ¡Entonces supongo que comeremos primero!”

 

Había unos 30 goblins en total en la aldea. Gi Zu se llevó a tres goblins normales con él y entró en el bosque en busca de alguna presa. Un poco más tarde, se las arreglaron para cazar una bestia. Al hacerlo, Gi Zu no solo consiguió comida para la aldea, sino que también consiguió enseñar a los tres goblins normales cómo trabajar juntos.

 

Al principio, los goblins no entendían muy bien, pero después de la segunda y tercera cacería, finalmente lo entendieron. Desafortunadamente, no podían quedarse más tiempo, ya que los otros goblins estaban esperando en la aldea con el estómago vacío.

 

Su cacería del día era un doble cabeza, un ciervo lanza y un ciervo de cuernos grandes. Solo esos tres por sí solos eran suficientes para que los goblins de la aldea quedasen boquiabiertos. ¡Nunca antes habían visto un festín de esta magnitud!

 

“¡Ahora festejen!” Dijo Gi Zu.

 

Al principio, los goblins no podían creer lo que veían cuando vieron a Gi Zu ofrecerles este banquete, pero cuando se dieron cuenta de que estaba siendo serio, se atrincheraron descaradamente en este suntuoso festín.

 

Hasta ahora, el goblin raro siempre había monopolizado las cacerías de la aldea, pero después de la fiesta, incluso el goblin de clase rara tenía una sensación de satisfacción que nunca antes había experimentado.

 

Para estos goblins, la existencia de Gi Zu era como la de un salvador.

 

“¿Por qué nos darías carne?” Preguntó uno de los goblins.

 

“¿Por qué? ¡Porque tienen hambre! Por supuesto, les daría carne. ¿No somos camaradas que hemos jurado seguir al rey?” Contestó Gi Zu.

 

En términos positivos, Gi Zu era optimista; en términos negativos, Gi Zu era ignorante de las dificultades; y para los goblins de esta aldea, esa actitud suya era nada menos que impactante. Se suponía que la comida era algo a lo que un goblin había apostado toda su existencia solo para asegurarla, y sin embargo había un goblin que generosamente la regaló. De la misma manera que Gi Ga juró absoluta lealtad al rey, estos simples goblins fueron muy conmovidos por sus acciones.

 

Los goblins normales no podían comprender de qué hablaba Gi Zu. Simplemente era demasiado complicado para ellos, pero al menos entendían la grandeza de Gi Zu y el hecho de que detrás de él había alguien aún más grande.

 

Sólo el goblin de clase rara estaba perplejo.

 

No pudo evitar preguntar. “¿Rey? ¿No eres el rey?”

 

“El rey es el gran goblin al que le he jurado mi lanza. Él debería estar en algún lugar al norte de nosotros. Ahora mismo, estamos reuniendo fuerzas por el bien de la próxima guerra con los humanos. Una vez que lo conozcas, estoy seguro de que entenderás su grandeza” Dijo Gi Zu.

 

El goblin de clase rara no pudo evitar parpadear al darse cuenta de que había un goblin aún más grandioso que éste que estaba ante él.

 

“Nunca olvidaré que me diste carne” Dijo el goblin de clase rara.

 

Gi Zu asintió felizmente.

 

◆◆◇

 

Al final, Gi Zu decidió quedarse en el pueblo unos días más. El goblin de clase rara ofreció sinceramente las hembras a Gi Zu, pero Gi Zu era alguien nacido bajo el dominio del rey. En lo que a él respecta, abrazar a las hembras era una recompensa que se daba sólo a quienes lo merecían, normalmente por algún mérito hecho.

 

Para Gi Zu, compartir la comida con sus camaradas no era nada especial. Por eso, a pesar de que los goblins le ofrecían sentimentalmente las hembras, no podía evitar sentir que aceptarlas menospreciaría la ley del rey. Como un noble a quien se le ha dado el derecho de tener una casa, quebrantar la ley del rey sería escupir en la cara del rey y de Lord Gi Ga, a quien tiene en estima. Por eso, al final, Gi Zu decidió devolver las hembras al pueblo.

 

“Me alegro de que me las hayas ofrecido, pero como alguien con una casa, debo negarme” Dijo Gi Zu.

 

Sonrisas irónicas se tenían cuando Gi Zu devolvió las hembras a la aldea. Sin mencionar que los goblins volvieron a conmoverse ante sus acciones.

 

Recibir felizmente a las hembras era un regalo para los goblins, por lo que su negativa era realmente impactante.

 

Después de unos días, los goblins habían empezado a reverenciar completamente a Gi Zu. Durante este tiempo, Gi Zu había enseñado al resto de los goblins como trabajar juntos y poner trampas. Al hacerlo, podría asegurarse de que no morirían incluso sin él.

 

Por supuesto, Gi Zu no tenía intenciones de morir, pero el enemigo era otra clase noble. En el desafortunado escenario en el que perezca en batalla, el rey debe ser informado de la existencia de un formidable goblin en el suroeste. Incluso si no puede ganar contra el goblin, el rey y Lord Gi Ga podrían hacerlo.

 

Por eso pidió a los goblins del pueblo que enviaran un mensaje al rey. Esta es la razón por la que les enseñó a alimentarse por sí mismos y se aseguró de que no murieran.

 

Pasados unos días más, cuando el goblin de clase rara, que era el antiguo jefe de la aldea, había aprendido a tender trampas, Gi Zu decidió volver a su objetivo original.

 

“Deseo desafiar al goblin más fuerte de la zona” Dijo Gi Zu.

 

Por supuesto, los goblins intentaron seriamente detenerle. Era su benefactor. Si lo perdieran ahora, el brillante futuro de la aldea seguramente se vería empañado.

 

Era un asunto complicado demasiado difícil de entender para los goblins normales, pero cuando se dieron cuenta de que el jefe que les daba comida podía morir, estaban muy descorazonados. Se aferraron a sus mangas, rogándole que no luchara contra el goblin de clase noble.

 

Desafortunadamente, Gi Zu había tomado una decisión.

 

Al final, el goblin de clase rara llevó a Gi Zu a la cueva donde vivía el goblin de clase noble.

 

◆◆◇

 

El goblin raro se volvió hacia Gi Zu, como si le estuviese preguntando si estaba seguro de esto, pero él simplemente lo apresuró, y finalmente, llegaron al área justo al lado de la cueva. Para entonces era de noche.

 

Cuando Gi Zu ordenó al goblin normal que cogieron en el camino para informar al goblin noble de su desafío, la ansiedad del goblin de clase rara empeoró.

 

Gi Zu le dijo a la clase rara que se fuera antes de ir a la cueva. Cuando llegó a la cueva, el goblin de clase noble y su horda ya se habían reunido allí.

 

“Así que tú eres el bastardo que quiere desafiarme” Dijo un goblin de clase noble aún más grande que Gi Zu. Había una vieja cicatriz que se extendía desde el hombro hasta el pecho.

 

“Soy Gi Zu Ruo. He venido aquí por orden del rey. ¡Te reto, gobernante de estas tierras!” Proclamó con audacia Gi Zu.

 

Por un momento, el noble enemigo se quedó boquiabierto, pero un poco más tarde se rió a carcajadas.

 

“¡HA HA HA! ¡TONTO! ¡Este no es el tipo de bosque en el que un idiota suave como tú puede vivir! ¡Mátenlo!” Dijo el noble enemigo.

 

Goblins normales y raros sonrieron mientras desenvainaban sus armas y rodeaban a Gi Zu.

 

La mirada de Gi Zu se enfrió mientras miraba a los enemigos circundantes y preparaba su lanza.

 

“Así que ni siquiera puedes aceptar un desafío. Parece que lo único grande sobre ti es tu cuerpo” Dijo Gi Zu.

 

“Me gustaría ver cuánto tiempo más serás capaz de seguir con ese estúpido acto. ¡Mátenlo!” Ordenó el noble enemigo.

 

Los goblins enemigos circundantes atacaron todos al mismo tiempo.

 

Un garrote vino balanceándose por detrás, pero Gi Zu lo desvió con la culata de su lanza a una velocidad dos veces mayor que la del garrote. Una estaca afilada vino propulsada por la izquierda, pero Gi Zu inclinó su mitad superior, dejándola pasar. Al mismo tiempo, Gi Zu aprovechó el impulso de su lanza para golpear al goblin cuyo garrote había desviado, y luego barrió a los goblins que venían hacia él por la derecha y por delante. El único goblin que quedaba era el que tenía una estaca, pero cuando la lanza volvió de su curso, se llevó su cabeza con ella.

 

Gi Zu exhaló.

 

“La misericordia no se mostrará a los que luchan. ¡Soy Gi Zu Ruo, representante del gran rey y primer discípulo del indomable Gi Ga Rax!” Declaró Gi Zu.

 

“¡No se acobarden! ¡No importa lo fuerte que sea, sólo es un tipo! ¡Mátenlo con números!” Declaró el goblin enemigo de clase noble, incitando a los goblins circundantes a reforzar su cerco sobre Gi Zu.

 

Exhalando débilmente una vez, Gi Zu dio un paso adelante y luego golpeó con su lanza el cadáver del goblin que acababa de matar. Con gran poder, levantó el cadáver.

 

“¡GURUoOOO!”

 

Luego arrojó el cadáver al frente, hacia una parte del cerco.

 

Los goblins circundantes no pensaron que intentaría hacer algo así con su lanza; no pudieron evitar gritar sorprendidos. Incluso los goblins raros que se encontraban en el camino del cadáver arrojado estaban tan conmocionados que se olvidaron de apartarse. Por eso terminaron siendo golpeados por el cadáver.

 

En medio de toda la sorpresa y confusión, Gi Zu se adelantó. Ensartó a los raros goblins enterrados bajo el cadáver, luego mientras sacaba su lanza, la agitó y barrió a su alrededor.

 

Finalmente, los goblins despertaron de su estupor. Inmediatamente, trataron de atacar a Gi Zu, pero sus ataques descoordinados fueron fácilmente esquivados, entonces Gi Zu los mataba. Poco a poco, Gi Zu se acercó al goblin enemigo de clase noble.

 

Una lanza atacó a Gi Zu por ambos flancos, pero él torció su cuerpo y esquivó, permitiéndole saltar por el camino abierto.

 

Un goblin vino inmediatamente corriendo hacia él por detrás, sin embargo; pero Gi Zu rápidamente se ocupó de él enterrando la culata de su lanza en el plexo solar del goblin. Desafortunadamente para el goblin, terminó golpeando el centro de su pecho en su lugar, dando lugar a una última sacudida antes de que respirase por última vez y cayese.

 

Gi Zu ni siquiera se dio la vuelta para confirmar que estaba muerto. Los sonidos fueron suficientes.

 

Gi Zu corrió hacia el goblin noble enemigo.

 

Mientras tanto, el goblin enemigo se iba dando cuenta poco a poco de lo fuerte que era Gi Zu, haciendo que el pánico se apoderase de él. El manejo de la lanza de Gi Zu, su habilidad para ver rápidamente el agujero en el cerco, y su coraje que le permitió estar de pie sin miedo frente a una horda. Todas estas cosas demostraron al goblin de clase noble que Gi Zu era mucho más fuerte que él.

 

Sin embargo, la fuerza individual no fue el único factor decisivo para convertirse en líder de una horda.

 

“¿Gi? Gritó un goblin.

 

El goblin enemigo de clase noble había agarrado la cabeza de un goblin normal, haciendo que el goblin gritase. Pero sin importarle nada, le tiró el goblin normal a Gi Zu.

 

“¿¡Nu!?”

 

Gi Zu fue sorprendido con la aparición de un objeto gigante que de repente volaba hacia él. Después de tratar con dos goblins que le atacaban por los flancos, agitó su lanza para desviar el objeto que volaba hacia él. No sabía lo que era, pero cuando reconoció el detestable sonido de una lanza, rápidamente retorció su cuerpo. Gi Zu logró evitar la trayectoria del goblin volador.

 

Un grito de angustia surgió cuando el goblin cayó al suelo, pero el goblin enemigo de clase noble sonreía levemente.

 

Gi Zu le miró fijamente. “¿¡Qué crees que son tus camaradas!?”

 

El enemigo se rió a carcajadas del arrebato de ira de Gi Zu. “Estos tipos viven por mí. Deberían estar felices de ser útiles.”

 

El sonido de los dientes rechinando resonó de la boca de Gi Zu.

 

Eso es imposible, pensó. Ya fuera la Aldea Gi, la Fortaleza del Abismo, o las tribus… Todos se ayudaron a vivir. Cuando los humanos atacaron, todos se pusieron de pie para enfrentarlos. No importaba si se trataba de una clase normal o de una clase noble.

 

Todos eran iguales bajo el rey.

 

Incluso un normal o un raro podía ser reconocido siempre y cuando mostrara resultados. Cualquiera puede ser recompensado con una hembra o con una buena comida. Incluso nuestra lealtad al rey fue algo que juramos por nuestra propia voluntad. ¡Nunca nos obligaron!

 

“¿¡De verdad están de acuerdo con esto!?” Gi Zu miró fijamente a los goblins que le rodeaban mientras giraba su lanza.

 

Los goblins normales retrocedieron ante la presión que emanaba de Gi Zu, pero los goblins raros llevaban una fría sonrisa en sus caras.

 

“Parece que todos están de acuerdo conmigo. ¡Ahora creo que estoy harto de esa estúpida mirada en tu cara! ¡Acaben con él!”

 

A instancias del goblin noble, los goblins normales y raros cargaron. Los goblins raros movían sus lanzas desde atrás mientras que los goblins normales actuaban como escudos vivientes en el frente.

 

30 días después de que Gi Zu aceptara esta misión del rey, se encontró en un aprieto.

 

◇◆◆◇◇◆◆◇

 

El nivel de Gi Zu ha subido.

 

1 => 15

 

◇◆◆◇◇◆◆◇

 

———————————————————————————————————-

Siento que cada uno de los seguidores del Rey podrían ser MC de sus propias novelas xD

Traductor: Krailus

Editor: Reika

Índice