Goblin Kingdom Capítulo 129: Guerra De Unificación De Los Sílfides IV

Goblin Kingdom

Capítulo 129

Guerra De Unificación De Los Sílfides IV

 

Estado
Raza Goblin
Nivel 55
Clase Rey; Gobernante
Habilidades <<Gobernante De Los Hijos Demoníacos Del Caos>>  <<Alma Desafiante>>  <<Aullido Devorador Del Mundo>>  <<Maestría De La Espada A->>  <<Dominador>>  <<Alma Del Rey>>  <<Sabiduría De Un Gobernante III>>  <<Hogar De Los Dioses>>  <<Ojo Malvado De La Serpiente De Un Ojo>>  <<La Danza Del Rey Al Borde De La Muerte>>  <<Manipulación Mágica>>  <<Alma Del Rey Berserk>>  <<Tercer Impacto (El Tercer Canto)>>  <<Instinto Del Guerrero>>  <<Bendición De La Diosa Del Inframundo>>  <<El Guiado>>
Protección Divina Diosa Del Inframundo (Altesia)
Atributos Oscuridad; Muerte
Bestias Subordinadas Kobold Superior Hasu (Lv77); Gastra (Lv20); Cynthia (Lv1); Rey Orco Bui (Lv82)
Estado Anormal Bendición De La Serpiente De Un Ojo; Protección de La Serpiente De Cabeza Gemela

 

En el Bosque Susurrante los demihumanos no eran diferentes de los esclavos. Durante los últimos 50 años, vivieron sus vidas como ganado, criando a sus hijos para los elfos y realizando trabajos forzados para ellos.

 

Con el Bosque de las Tinieblas gobernado por los elfos en el centro, las diversas regiones podrían dividirse en 6. Ellos son Forni, Jirad, Gastair, Sinfall, Symphoria, y Sheng. Esta división no ha cambiado desde el momento en que los demihumanos fueron llevados al bosque.

 

El consejo de sabios de la época decidió aceptar a los demihumanos y distribuyó uniformemente la responsabilidad entre las varias aldeas de elfos.

 

En otras palabras, los demihumanos fueron divididos entre las distintas aldeas.

 

Me dejó un sabor amargo en la boca cuando escuché la historia de los demihumanos capturados.

 

Las arpías fueron las que se enteraron de nuestro movimiento, mientras que los hombres lobo y los minotauros fueron hechos para luchar en primera línea.

 

“¡Pensar que realmente usarían a nuestros vecinos como esclavos!” Fei escupió de rabia antes de que yo pudiera decir algo.

 

El joven pero hábil elfo se enfureció por lo que estaba viendo, aunque su fuerte espíritu mantuvo esa ira bajo control.

 

“¡Son una vergüenza para los elfos!” Los otros elfos de Forni expresaron su desprecio por los elfos de Jirad.

 

Eso es algo bueno. Como mínimo, los elfos de Forni son capaces de sentir repugnancia al ver a los demihumanos esclavizados, pero ¿Qué pasa con los goblins?

 

Ahora mismo estamos luchando juntos.

 

Si pudiéramos mantener esta relación, eventualmente podrían empezar a tratarnos como sus buenos vecinos. Por supuesto, llevará tiempo, pero a pesar de todo, siempre y cuando se dé el tiempo suficiente, eventualmente podremos cambiar la percepción de los elfos hacia los goblins.

 

“Ahora bien, ¿Qué hacer? No podemos llevarnos exactamente a estos prisioneros con nosotros” Le pregunté.

 

Fei y los otros elfos miraron fijamente al Bosque Susurrante (Jirad). “Vamos a atarlos por ahora. Son impotentes mientras no haya nadie que los guíe.”

 

Los demihumanos capturados no parecen mostrar ninguna intención de resistirse. Parece que se han resignado completamente a su destino.

 

“Seguro que te hace sentir mal verlos” Dijo Shumea mientras se quitaba el casco, que le cubría toda la cara.

 

Sonreí irónicamente. “Siendo una antigua esclava, ¿Crees que les quede algo?”

 

“Seguro que te hace sentir mal verlos” Dijo Shumea mientras se quitaba el casco, que le cubría toda la cara.

 

Sonreí irónicamente. “Siendo una antigua esclava, ¿Crees que les quede algo?”

 

“Bueno… Fui una esclava de batalla, así que no me trataron tan mal como a ellos, pero a pesar de todo, es difícil vivir cuando no quieres.”

 

La propia Shumea parece haber vivido una vida dura.

 

“Un día me gustaría oír tu historia… Con vino, por supuesto.”

 

“Heh~ Si es licor tuyo, Jefe, beberé todo lo que quieras.”

 

¿Acabo de agitar el nido de avispas?

 

Bueno, lo que sea. Debería poder conseguir algo de vino élfico después de esta batalla. Probablemente no será suficiente para dar de beber a toda la horda, pero debería ser suficiente para un festín.

 

“Los goblins están listos, Su Alteza” Dijo Gi Za Zakuend. Era responsable de enterrar a los muertos y reorganizar a los goblins en nuevos grupos de células de tres hombres.

 

“¡Aquellos que aún puedan luchar me seguirán para subyugar al Bosque Susurrante (Jirad)!” Declaré, y los goblins vitorearon.

 

“¡Derriben el martillo de la justicia sobre los paganos que avergonzaron a nuestros vecinos!” Declaró Fei, y los elfos vitorearon.

 

Con la moral del ejército goblin-elfo en su apogeo, el Bosque Susurrante (Jirad) fue rápidamente subyugado.

 

Pero inmediatamente después, llegó un informe inesperado.

 

Fei y yo nos endurecimos al recibirlo.

 

“Imposible.”

 

Fue un misterio quién dijo esa palabra, pero claramente resonó por toda la residencia de Jirad Nash, el jefe del Bosque Susurrante (Jirad).

 

Shure Forni había sido derrotado.

 

“¿Qué hacemos, Alteza?” Preguntó Gi Za con una mirada aguda.

 

Sentí vergüenza de mi estupefacción cuando escuché su voz, pero sabía que no me haría perder el tiempo. No tuvimos tiempo. Tuvimos que decidir nuestro próximo movimiento rápidamente.

 

“¿Está Shure a salvo? ¿Qué hay de su ejército?”

 

Pero no teníamos detalles. ¿Qué hay de la horda de Gi Dji? ¿Los otros goblins tribales?

 

“Enviaremos al ejército. ¡Fei, escoge a alguien que se encargue de esta aldea!”

 

“¡Ah! ¡S-Sí!” Respondió Fei, aunque aún nervioso.

 

Me volví hacia los goblins. “Estamos enviando refuerzos. Gi Za y Gi Ba se llevan 50 goblins con ustedes y buscan a los otros. En cuanto al resto de ustedes, se quedarán conmigo en este pueblo.”

 

Cuando le pregunté a Gi Za con mis ojos si podía hacerlo, me miró con un asentimiento lleno de confianza.

 

“Su Alteza, sólo tengo una pregunta: ¿Cuánto tiempo me darás?” Preguntó Gi Za.

 

Enviaremos la mitad de nuestro ejército, así que no podremos continuar nuestra invasión de los elfos mientras tanto.

 

Pero el tiempo que tenemos depende de la vida de Shure.

 

“Cuatro días. Si no los encuentras dentro de ese tiempo, regresa.”

 

“Como usted quiera.”

 

Los refuerzos goblin salieron del Bosque Susurrante (Jirad).

 

◆◆◇

 

“¿Realmente podemos ganar?” Preguntó Felbi, dudoso.

 

“Por supuesto, así que asegúrate de actuar con fuerza” Animó Pale.

 

“C-Cierto…”

 

Cuando se enteraron de que se acercaba el ejército de Shure Forni, el ejército de Sheng-Symphoria dirigido por Felbi entró en pánico.

 

El enemigo estaba saliendo del ímpetu de subyugar el Bosque Silencioso (Sinfall); sin mencionar que incluso tenían a los feroces goblins con ellos. Sería más extraño si fueran capaces de mantener la calma.

 

La única persona que estaba tranquila en el campamento era la endurecida Pale.

 

“¡Silencio!”

 

Ella silenció a los elfos en pánico en la reunión antes de la guerra, y luego propuso una formación para la infantería pesada. El abundante equipo hecho de Srilana que el Bosque de los Perdidos (Sheng) había almacenado fue usado para crear un nuevo escuadrón de espadachines.

 

“No podemos ganar a Forni con su moral alta en una batalla con arcos. Más aún cuando tienen goblins con ellos. Pero eso no significa que no tengan ninguna debilidad.”

 

Era un hecho que estos elfos, que no sabían nada de la guerra, seguirían el consejo de Pale, quien en su época como miembro de los Alces llegó a ser conocida como la Luna Silenciosa.

 

La debilidad del Ejército Forni-Goblin era su propia alianza. No había manera de que su relación fuera perfectamente igual. Sería una historia diferente si hubiera un líder poderoso dirigiéndolos, pero sin una comprensión clara de quién iba a dirigir, cuanto más poderoso fuera el enemigo al que se enfrentaban, más desfavorecidos estarían.

 

“Enfocaremos nuestro ataque en los goblins. Una vez que se rompa su formación, enviaremos a los espadachines y romperemos el Ejército Forni-Goblin.”

 

Cuando los elfos escucharon sus tranquilas palabras, se miraron unos a otros.

 

Dudaban de que las cosas fueran tan bien. Sus miradas se posaron en Felbi, que era el verdadero líder de su ejército.

 

“¡Hagámoslo! No tenemos otros planes. Si perdemos esta batalla, no quedará nadie para detener a Forni. ¡Somos guerreros! ¡Defendamos nuestro hogar!”

 

Las palabras de Felbi alentaron a los guerreros elfos, y el Ejército de Sheng-Forni comenzó los preparativos para llevar a cabo los planes de Pale.

 

Shure aún no sabía que el ejército de Symphoria ya había llegado a Sheng. Cuando llegaron a la entrada del Bosque de los Perdidos (Sheng), les pareció extraño que la puerta estuviera abierta, pero pensando que sus simpatizantes seguían gozando de buena salud, entraron.

 

Shure fue realmente descuidado. La fatiga de las incesantes batallas de los últimos días, unida a la fatiga mental provocada por la preocupación por sus simpatizantes y, para colmo, el deseo y la esperanza de salvar a sus simpatizantes se sumaron para nublar su visión.

 

En el momento en que entraron en el Bosque de los Perdidos (Sheng), un árbol gigante brotó y bloqueó su camino.

 

“¡No es bueno! ¡Es una trampa! ¡Retirada!” Ordenó Shure.

 

La rápida respuesta de Shure fue elogiable. Si se hubieran detenido allí, sus bajas sólo se acumularían hasta que fueran destruidas, así que la mejor respuesta fue retirarse y reorganizarse. Desafortunadamente, Pale había tomado en consideración la prontitud de su respuesta.

 

“¿¡Qué!? ¡Pero el enemigo está justo frente a nosotros!”

 

El feroz Dashka de la horda de Gaidga fue el primero de los goblins en ser atacado.

 

Cargando contra los goblins con sus soldados y atacándolos a larga distancia, Pale consiguió separar rápidamente a los goblins de los elfos.

 

Forni se estaba retirando, pero desafortunadamente, las órdenes que había dado no eran perfectas, agravadas por el hecho de que los goblins sin su rey eran difíciles de dirigir. Shure y sus elfos retrocedieron, mientras que a los goblins les resultaba difícil dejar que el enemigo que tenían delante corriera. Debido a esto, el Ejército Forni-Goblin sufrió muchas bajas.

 

La batalla comenzó y terminó exactamente como Pale había orquestado.

 

Pale persiguió al fugitivo Shure Forni, pero se detuvo después de dos días.

 

Cuando regresó a la aldea, los guerreros elfos la alabaron.

 

Esta fue una preciosa victoria recogida después de una serie de derrotas.

 

Para los elfos, la existencia de Pale no era diferente a la de una Diosa de la Victoria.

 

“¡Bendición del bosque y del viento a Pale Symphoria!”

 

El Bosque de los Perdidos (Sheng) celebró su victoria.

 

◆◆◇

 

“¡Lord Shure Forni ha regresado!”

 

Fue como si me hubieran quitado una enorme roca de la espalda cuando el mensajero anunció esas palabras.

 

Shure, que había partido para guiar a los elfos hacia el Bosque de los Perdidos (Sheng), y Gi Za Zakuend, que guiaba a los refuerzos goblin en busca de ellos, llegaron al Bosque Susurrante (Jirad).

 

“Al menos regresaste sano y salvo” Le dije.

 

“Perdóname. Perdí innecesariamente a los soldados que me prestaste” Dijo Shure.

 

Parece que no será necesario animarlo. Los elfos perdieron 40 hombres, mientras que los goblins perdieron 20. Aparentemente, fue a causa de Shure que los goblins perdieron tan pocos. Los goblins dudaron en retirarse, pero él se negó a aceptar un no por respuesta, y finalmente consiguió persuadirles.

 

Había incontables heridas en el esbelto cuerpo de Shure porque él personalmente defendió la retaguardia. Sólo habían sido tratados con algunas medidas de emergencia, ya que se podía ver que algunos de ellos seguían sangrando. Las vendas que tenía en la cabeza y en el brazo rebosaban de rojo.

 

Gi Za y su horda lucharon contra los elfos que los perseguían, pero no fue suficiente para lavar esta derrota.

 

Tenemos que reconocer el hecho de que hemos perdido.

 

Ahora, ¿Qué hacer?

 

“Sigues vivo y sólo hemos perdido una batalla. Es demasiado pronto para rendirse” Le dije a Shure.

 

“Por supuesto. No podemos rendirnos ahora después de llegar hasta aquí” Estuvo de acuerdo Shure.

 

Dicho esto, sin embargo, es un poco preocupante ahora que el Bosque de los Perdidos (Sheng) ha logrado recuperarse de su caos.

 

“¿Había un comandante tan hábil en Sheng?” Pregunté.

 

“No, aunque sólo vi al enemigo por un instante, ese fue definitivamente un soldado de Symphoria” Dijo Shure.

 

En otras palabras, los dos bosques del sur han logrado recuperarse. Además, Symphoria incluso pudo enviar algunos soldados a Sheng. ¿Exactamente cómo vamos a romper la alianza entre estos dos pueblos?

 

No quiero tardar mucho, pero…

 

“Los soldados de Symphoria son excelentes entonces, lo entiendo” Dije.

 

“Los oficiales al mando son ciertamente hábiles individualmente, pero…” Contestó Shure.

 

Parece que no se le ocurre ningún comandante que pueda hacer ese truco en su última batalla.

 

“Sobre eso…” Dijo Gi Za al entrar en la habitación con un elfo macho encadenado.

 

“Tal vez podamos averiguar algo de este prisionero” Dijo Gi Za mientras pateaba al elfo, haciendo que se retorciera de dolor. Gi Za parecía un cruel oficial.

 

Me dirigí a Shure en busca de confirmación, y él asintió a regañadientes. Originalmente esperaba que las cosas no llegaran a este punto, por lo que acepté el ataque en dos frentes.

 

“¿Quién es tu comandante? Si respondes no sufrirás” Le dije.

 

“¿Crees que me rendiría ante un goblin?” Escupió el elfo.

 

La terquedad suele ir acompañada de dolor. Eso era aún más cierto para los prisioneros.

 

“Simplemente no lo mates” Dije antes de girar el talón.

 

“Por supuesto” Dijo Gi Za antes de retirarse felizmente con el esclavo a la cola.

 

“Shure, descansa un poco. Recuperar tus fuerzas es también tu deber” Dije.

 

“… Mis disculpas, Rey Goblin” Dijo.

 

Después de pedirle que descansara, llamé a su ayudante, Fei.

 

“Estaremos atentos al enemigo. ¿Puedo pedirle que organice la formación de goblins y elfos?” Le pregunté.

 

“Por supuesto” Contestó Fei.

 

En un abrir y cerrar de ojos, Fei creó una formación para los goblins y los elfos. Cuando se trata de estas cosas, realmente están muy lejos y más allá de los goblins.

 

Ahora, ¿Qué hacer con las próximas batallas?

 

No pudimos ocupar Sheng, pero logramos ocupar con éxito Jirad. Con esto más de la mitad de los elfos han caído en nuestras manos.

 

Pero eso también significaba que teníamos muchos más puntos que proteger.

 

Sheng estaba cerca de Jirad y Sinfall. No sería un problema si atacan Jirad, pero si atacan Sinfall ahora, sería problemático.

 

“Tenemos que atacar, ¿No?”

 

La única forma de evitar que el enemigo ataque es que nosotros ataquemos primero.

 

Tendremos que atacar tan pronto como Shure se recupere.

 

No tenemos otra opción.

 

◆◆◇

 

En una hora en la que el negro de la noche aún era profundo, un escuadrón se adentraba silenciosamente en el bosque.

 

Habían estado cuidando discretamente de no hacer ningún sonido, incluso usando magia constantemente a su alrededor para evitar despertar la atención de nadie. Para cazadores como ellos, esto era parte del recorrido, pero incluso habían enviado exploradores cerca para asegurarse de que nada saldría mal.

 

En el centro de ese grupo en movimiento estaba Pale Symphoria.

 

“Puedo verlos” Dijo un elfo desde arriba, incitando a Pale a mirar hacia adelante.

 

Ante ellos había un pequeño escuadrón de elfos cargando mercancías. Lo más probable es que fueran del escuadrón de transporte de Forni.

 

“Quemaremos los bienes y capturaremos tantos como sea posible. Comencemos.”

 

Prestando cuidadosa atención incluso al sonido del arco, los elfos bajo Pale llevaron a cabo su ataque.

 

Al día siguiente, el Rey Goblin y Shure recibieron noticias de este ataque.

 

La línea de suministro entre Forni y Jirad había sido destruida, y la hija de Shure, Shunaria, que estaba con ellos, había desaparecido.

 

 

 

—307 días hasta la guerra con los humanos.

 

 

 

◇◆◆◇◇◆◆◇

 

El nivel de Gi Za ha subido.

 

45 => 51

 

◇◆◆◇◇◆◆◇

 

———————————————————————————————————-

Ya odio a Pale.

Traductor: Krailus

Editor: Reika

Índice