Goblin Kingdom Capítulo 126: Guerra De Unificación De Los Sílfides I

Goblin Kingdom

Capítulo 126

Guerra De Unificación De Los Sílfides I

 

Estado
Raza Goblin
Nivel 53
Clase Rey; Gobernante
Habilidades <<Gobernante De Los Hijos Demoníacos Del Caos>>  <<Alma Desafiante>>  <<Aullido Devorador Del Mundo>>  <<Maestría De La Espada A->>  <<Dominador>>  <<Alma Del Rey>>  <<Sabiduría De Un Gobernante III>>  <<Hogar De Los Dioses>>  <<Ojo Malvado De La Serpiente De Un Ojo>>  <<La Danza Del Rey Al Borde De La Muerte>>  <<Manipulación Mágica>>  <<Alma Del Rey Berserk>>  <<Tercer Impacto (El Tercer Canto)>>  <<Instinto Del Guerrero>>  <<Bendición De La Diosa Del Inframundo>>  <<El Guiado>>
Protección Divina Diosa Del Inframundo (Altesia)
Atributos Oscuridad; Muerte
Bestias Subordinadas Kobold Superior Hasu (Lv77); Gastra (Lv20); Cynthia (Lv1); Rey Orco Bui (Lv82)
Estado Anormal Bendición De La Serpiente De Un Ojo; Protección de La Serpiente De Cabeza Gemela

 

Con los soldados rebeldes y el Bosque de los Susurros (Forni) que se aproxima gradualmente, la coalición goblin-elfo hizo que el humor de Fenit empeorara día a día.

 

Fenit intentó conseguir apoyo visitando la otra aldea a través del Camino de los Elfos, pero los muros que las aldeas habían levantado interfirieron con el hechizo, impidiéndole llegar a ellas.

 

“Silver Sheng, Nash Jirad, ¡Hasta Priena! ¿Qué es lo que les pasa? ¿¡Han sido atrapados por el miedo!?” Fenit golpeó la mesa mientras gritaba a los soldados de Symphoria que estaban ante él, ni un elfo levantó la vista para recibir su mirada. “Qué exasperante… Bien, si así es como quieren jugar, tendremos que ir nosotros mismos. ¡Yo, Fenit, abriré los ojos del Forni por mi mismo! ¡Pero antes de eso empezaré con ese mocoso, Silver! ¡Le mostraré el precio de humillarme!”

 

En su enojo, Fenit ordenó a sus hombres que marcharan al cercano Bosque de los Perdidos (Sheng). Su ejército contaba con 500 hombres. No había poder en las arenas calientes del desierto del sur capaz de competir con los elfos, por lo que el Bosque Tranquilo (Symphoria) tenía mucho espacio para crecer. Fenit se llevó aproximadamente la mitad de su gran ejército.

 

El ejército incluía a Pale, que también era una elfa de Symphoria. Desde la vuelta a Symphoria, ha inclinado su cabeza innumerables veces ante extraños en su búsqueda de Selena; y al final, concluyó que Selena debe estar con los goblins.

 

Ahora iría a ellos para probar que sus conclusiones eran ciertas, pero no creía que fuera factible tomar a Selena ante las narices de los goblins. Además, Forni había formado una alianza con los goblins. Para ellos, ella era un enemigo. El Camino de los Elfos no era omnipotente.

 

Incluso si se las arregla para hacer contacto con Selena, ¿Cómo escaparía con ella?

 

Ir sola significaba moverse a través de las líneas enemigas; los goblins y los Forni que los han aceptado. Huir seguramente no sería fácil. Sin mencionar que Pale ni siquiera soñaría con tomar un ejército sola, aunque fue precisamente porque entendió sus límites por lo que fue cautelosa.

 

La primera y más importante cosa que un aventurero debe aprender es conocer sus propios límites.

 

Después de discernir lo que uno puede y no puede hacer, uno debe entonces hacer lo mejor que pueda de acuerdo a esos límites. Pale aprendió eso después de unirse al Clan Volar a la Libertad (Elks).

 

Usando el mismo método, Pale concluyó que la mejor manera de encontrarse con Selena era moverse con el ejército de Fenit.

 

“No me equivoco, ¿Verdad, Touri?” Pale murmuró para sí misma, diciendo el nombre de su líder mientras ella se reprendía por su debilidad.

 

“Así que aquí es donde estabas” Llamó una voz desde detrás de Pale mientras hacía el mantenimiento de su arco y carcaj. Cuando se dio la vuelta, un joven elfo de su edad estaba allí.

 

“Felbi, ¿Qué pasa?” Dijo Pale.

 

“… Nada. Sólo quería ver un poco tu cara” Se encogió de hombros el elfo que era uno de los comandantes del ejército de Symphoria. Felbi Anthra, aunque joven es un elfo experto en ambos tiro con arco y magia. Es uno de los amigos con los que Pale todavía tiene contacto, incluso después de su larga ausencia.

 

“¿Fenit sigue haciendo berrinches? Lo siento por eso. Soy pariente suyo, así que permíteme disculparme en su lugar” Dijo Pale.

 

“Ni siquiera he dicho nada” Dijo Felbi.

 

“Pero estás poniendo esa cara.”

 

“De acuerdo, me rindo. Le diste en el clavo al dinero” Suspiró Felbi mientras se sentaba al lado de Pale y trabajaba en el mantenimiento de su espada corta. Mientras frotaba su espada corta hecha de Srilana, habló de Fenit. Cuando llegó a la parte donde Fenit les ordenó marchar al Bosque de los Perdidos, Pale levantó sus dos cejas bien formadas.

 

“No es algo para alabar, pero… No creo que esté equivocado” Dijo Pale.

 

“Y pensé que seguramente estarías en contra” Dijo Felbi, mirando a Pale como si estuviera mirando a alguien por primera vez.

 

“Puede que no quieras escuchar esto, Felbi, pero creo que la Alianza Goblin-Forni es una fuerza a tener en cuenta. Reunir números para superar eso no es un mal movimiento; y ya que estuvieron de acuerdo durante la reunión, deben honrar su promesa… Incluso si esa promesa fue hecha debido a una amenaza.”

 

“Porque es el deber de los nobles, huh. Bastante duro, ¿No?”

 

Al final, las negociaciones fueron sólo herramientas ejecutadas en el escenario que es el poder. Eso era cierto para los humanos; y suena cierto incluso para los elfos.

 

“Pero supongo que no se puede evitar derrotar a Forni” Suspiró Felbi mientras envainaba su espada corta.

 

“Quizás” Estuvo de acuerdo Pale. “Por el bien de la paz.”

 

Cuando se pusieron de pie y estaban a punto de despedirse, el ruido tumultuoso de un viento violento y la visión de los techos del jefe siendo volados los golpeó.

 

◆◆◇

 

No están atacando.

 

Eso es algo que hay que celebrar, supongo.

 

Todo esto comenzó debido a la inesperada declaración de guerra de Shure, pero parece que va exactamente como lo planeó. Actualmente, nuestras fuerzas están marchando junto con los elfos rodeando a los goblins desde el exterior.

 

La carretera en el bosque había sido mantenida lo suficientemente bien como para permitir que incluso un ejército de nuestro tamaño pasara por ella. No estaba pavimentado con piedras, pero era lo suficientemente ancho para acomodarnos; además, las piedras innecesarias han sido removidas y la tierra ha sido nivelada.

 

Quería preguntarle a Shure por qué sus caminos eran así, pero después de verlo ocupado con todos los informes, decidí posponer las preguntas triviales para más tarde. De hecho, incluso la horda de goblins, generalmente parlanchina, actuaba como si se les hubiera prohibido hablar.

 

Cuando Shure terminó de escuchar los informes de los exploradores, hablé con él. “Las cosas van muy bien. Estaba seguro de que los otros pueblos te atacarían.”

 

“Ya hemos hecho nuestro movimiento. Ahora mismo, los otros pueblos ni siquiera deberían tener el tiempo libre de enviar su ejército.”

 

¿Asesinos? Shure seguía libre, así que pregunté.

 

“¿Hiciste que asesinaran a los otros líderes?” Le pregunté.

 

“No… Bueno, hemos llegado hasta aquí así que no debería haber ninguna diferencia. Hay otras personas entre los sílfides que comparten mis dudas; tales elfos no se limitan a los de mi aldea” Dijo Shure.

 

¿Entonces hizo que esos elfos hicieran algo? ¿Les dijo que atacaran? No, eso sería demasiado débil. Una fuerza de ataque separada no es imposible, pero dijo que las otras aldeas ni siquiera tendrán el tiempo libre de enviar su ejército, así que tendría que ser algo aún más fuerte que eso.

 

“¿Instigaste una rebelión?”

 

“… Bingo.”

 

Sólo vi un poco de lo que le preocupa a este hombre. Había gente que compartía sus recelos en los otros bosques, pero no eran en absoluto muchos. De lo contrario, simplemente habría hecho exiliar a los otros jefes. El hecho de que tuviera que recurrir a una rebelión significaba que no tenía la influencia suficiente para paralizar los otros bosques.

 

La única manera de afectar a los otros bosques era que hiciera un movimiento desesperado. Un movimiento desesperado que significaría la muerte si algo saliera mal.

 

“Podemos ir más rápido si quieres” Le dije.

 

“Pero…” Dijo Shure, indeciso.

 

“Está bien, estamos acostumbrados a las guerras. No nos estamos presionando.”

 

“… Gracias. ¡Fei, ordena al ejército que vaya más rápido!”

 

Asintiendo, su secretario ordenó a los soldados. “¡Élites de Forni! ¡Démonos prisa! ¡No hay ningún débil entre nosotros que sólo sea capaz de moverse tan lentamente!”

 

Yo también levanté la voz.

 

En ese momento, los elfos y los goblins aceleraron su paso.

 

Así nos dirigimos al cercano Bosque Silencioso (Sinfall).

 

◆◆◇

 

Bui gimió cuando vio al goblin que trajeron a la aldea.

 

“¡Comida!” Los kobolds, por otro lado, exigían comida como de costumbre mientras lo mordían por las piernas.

 

“¿Qué hacer, Bui? Este goblin es el subordinado de ese goblin, ¿Verdad? También es negro y grande” Dijo Gui.

 

Bui solo podía asentir con la cabeza a pesar de estar preocupado. “Sanémoslo primero. Quítale la flecha alojada en la espalda y luego aplica algunas hierbas.”

 

“¿No sería eso malo? Si muere, será culpa nuestra” Dijo Goi mientras temblaba de miedo.

 

Bui agitó la cabeza. “Creo que sería peor si lo tiráramos y no hiciéramos nada. Aunque muera, estará bien siempre que lo intentemos lo mejor que podamos.”

 

Las palabras de Bui se fueron debilitando poco a poco hasta que al final de su discurso quedaron completamente impotentes. Gui y Goi se miraron el uno al otro y, suspirando, llevaron al goblin a una casa. Era una casa hecha sólo de madera y piel de animales, pero era mucho mejor que nada.

 

Lavando las heridas del goblin con agua purificada por Doralia, les frotaron algunas hierbas para acelerar su recuperación. Después de eso, todo lo que quedó fue esperar a que las heridas cubiertas de hojas del goblin se curaran.

 

“¡Comida!” Mientras tanto, los kobolds seguían aferrados a Bui. Cuando finalmente sacó algo de carne, empezaron a salivar.

 

“Bien, ahora chicos, vayan para allá-” Bui tiró la carne, haciendo que los kobolds corrieran tras ella. Fue entonces cuando alguien le llamó.

 

“¡Bui! ¡El goblin está despierto!” Cuando se dio la vuelta, vio que era Goi, que había salido corriendo del interior de la casa.

 

Dentro de la casa.

 

“… Ugh, bastardos… sois… orcos” Dijo el goblin, aún claramente adolorido.

 

Contrariamente a la apariencia aparentemente hostil del goblin, sin embargo, Bui se sintió bastante aliviado al verle con vida.

 

“No te preocupes, no te comeremos” Dijo Bui.

 

“¡Bastardos, ya sé… que… se comen a los de nuestra especie!” Dijo el goblin.

 

“Soy Bui, el gobernante de este pueblo orco. No tengo intenciones de enemistarme con su rey.”

 

El goblin azul -el asesino, Gi Ji Arsil- gimió cuando escuchó esas palabras teñidas de inteligencia; eso era algo demasiado raro para los orcos.

 

“De todos modos, debería ser demasiado difícil para ti moverte, así que acuéstate y descansa” Dijo Bui antes de dejar a Goi atrás para atender al goblin, mientras que él se fue con los otros.

 

“Es bueno que no haya muerto. Mientras tanto, observémoslo. Probablemente tenga hambre, así que tendremos que darle algo de carne” Dijo Bui mientras pedía a los otros orcos y pensó en las acciones que iban a tomar.

 

Los goblins heridos fueron encontrados en el área que el rey les dio, el área al sur del lago. La flecha alojada en su espalda estaba exquisitamente hecha, algo demasiado difícil para los goblins y orcos.

 

Dicho esto, lo más probable es que el enemigo fuera humano.

 

¿Habían invadido los humanos el bosque una vez más? ¿O el goblin vino de fuera del bosque?

 

Había mucho que confirmar.

 

“Gui, tengo una petición.”

 

El jefe de la aldea orco comenzó su propia investigación.

 

 

 

—316 días hasta la guerra con los humanos.

 

 

 

———————————————————————————————————-

Traductor: Krailus

Editor: Reika

Índice