Hiraheishi Volumen 2 Capítulo 24: Enfrentando al Desafío

Hiraheishi Volumen 2 Capítulo 24: Enfrentando al Desafío

 

Un Slime no es un monstruo aterrador, podía ser derrotado de un solo golpe o un hechizo débil, si es dividido no podrá soportar su forma y morirá, es un monstruo débil.

Pero a diferencia de otros Slimes, este era inteligente, inteligencia que le permitía juntar las partes amputadas. Aunque es seguro que esto tiene un limité, si queremos ganar tenemos que cortarlo y triturarlo en pedazos los más pequeños posible.

Basado en las indicaciones de Nord, esa era lo que teníamos que hacer, supo exactamente qué hacer.

Este Slime en particular posee un acidó fuerte y único, por ello nos era difícil acercarnos y atacar. Aun así, la criatura no difería de su forma habitual, la decisión de golpearlo hasta hacerlo polvo con la ayuda de hechizos era la más natural.

Pero este enemigo, bautizado por Nord como Archer, tenía una característica más, si se escabulle en el agua puede restaurar las partes dañadas. Como lo hace no está claro, pero la rica fuente de mana que rodea esta zona es usada por este enemigo.

 

SpawFall: cómo se dieron cuenta, demore en darme tiempo libre, no me acuerdo como lo nombre antes, así que estará como Archer Slime en este capítulo 😀

Alphard: … Por el Santo de Satán… Emmmmm… Digo… ¿Santa? Ve a fijarte al capítulo en la página…

 

– Es una verdadera molestia… Bueno, es un Guardian, no nos debería extrañar.

 

Suspiró tristemente Nord.

Los Guardianes son diferentes de los de sus propias razas, son más fuertes y tienen habilidades especiales. En todos los sentidos son oponentes difíciles, las tácticas habituales no son suficiente para vencerlos, muchos además del miedo experimentaron admiración por esta clase de enemigos.

 

– Entonces Nord, tú eres el Líder ¿Cuál es el plan?

 

Miré a Nord.

Phi con el hacha detrás se dio vuelta para mirarlo, y Tris, que continuaba sosteniendo el escudo, también lo estaba mirando, el entendió que estaban listas para la batalla.

Nord pensó en algo y luego…

 

– Quiero probar algo.

 

Nos dijo.

La corriente de flechas no se detenía y todas golpearon el escudo de Tris, con cada flecha liberada el cuerpo de Archer se volvía más pequeño. Estando cerca de la fuente, en cualquier momento podía ingresar, restaurar su tamaño y volver a reiniciar su ataque, de esta forma tenía una ilimitada reserva de flechas.

 

– ¡Rápido…! ¡El escudo se romperá dentro de poco!

 

Tris habló sin aliento, Nord asintió.

 

– ¡Ok! ¡Tan pronto como la magia de Tris se desvanezca, nos dividiremos! John, Phi, ¡distraigan al enemigo! ¡Llévenlo tan lejos como puedan! ¡Tris, ve por su retaguardia y corta su camino hacia la fuente ¿Tienes suficiente maná?!

– ¿Subestimas a los elfos oscuros? ¡Todavía estoy llena de energía!

 

… Pese a lo que dijo se podía observar gotas de sudor descendiendo de su frente causadas por el constante estrés y el uso de la magia, espiritual y mentalmente la chica estaba agotada.

Pero Tris no tenía intención de retroceder, ella todavía tenía fuerza de voluntad.

 

– Todos preparados, Tris… Tres, dos, uno… ¡Quítalo!

 

Cuando Nord dio la orden, Tris disipó el escudo.

El aire comprimido se liberó, provocando ráfagas de viento que aullaban de un lado a otro.

¿Esta es una habilidad de Tris?, el viento soplaba hacia el Slime golpeándolo y rompiendo parte de él. No hubo mucho daño, pero fue lo suficiente para ser aprovechado. Entonces nos separamos.

Según lo acordado, Phi y yo nos separamos de ellos y comenzamos a atraer al enemigo para que Tris pudiera ir desde atrás.

 

– ¡Vamos, Phi!

– ¡Sí!

 

Eludir el acidó es necesario para obtener la victoria. Era peligroso, pero podía contar con Phi. Logramos atraer al Slime mientras esquivábamos, no podíamos retroceder en nuestra misión.

Con la espada en la mano arremetí contra el Slime, en respuesta una flecha voló de su cuerpo. El enemigo no esperara a ser golpeado, con la espada pude desviar mi trayectoria produciendo un tintineo.

 

SpawFall: Tintineo, se dice del sonido provocado por el metal o vidrio al chocar.

Alphard: El que no sepa que es Tintineo se me va a estudiar.

 

Phi sigue mi ejemplo y logra dar un golpe limpio, pero no logro un daño significativo.

Nuestro ataque no se detenía, la pequeña chica presionaba los costados del enemigo mientras lográbamos avanzar. Pudimos llevarlo hacia un pedregal, la parte inferior del cuerpo del Slime tenía contacto con las rocas, el humo fresco comenzaba a levantarse acompañado de un silbido, significaba que la parte inferior también era acida, un pequeño agujero era marcado por donde pasaba.

Al ver esto, Phi gritó:

 

– ¡Su ácido es peligroso! ¡disuelve todo lo que toca!

– Hmmm… Sabiendo eso ¿no crees que estas demasiado cerca?

 

Hacia mi observación, una sonrisa era dibujada sobre la hermosa cara de Phi, respondió enérgicamente:

 

– ¡Es muy divertido! ¡Saber que lo esquivas al último momento! ¡El miedo a salir lastimado! ¡Todo es emocionante! ¡Se siente genial!

 

Mis palabras se perdieron antes de salir, tenía la sensación de que abrí una puerta, una que no debía haberse abierto.

 

Alphard: Masoquista… MMmmmm, una Loli Masoquista, DELISIOSO.

 

La situación era: Phi no solo tenía miedo, además de eso le daba cierto grado de felicidad. Se acercaba lo más que podía al Slime y lo evadía cuando este atacaba enviándola nuevamente hacia atrás.

Siento que en algún lugar observé a una persona así, donde la vi…

 

– … Exacto.

 

Pude recordar, fue en medio de la guerra, un joven aristócrata pudo evitar ir a la guerra contra los demonios. Aunque la población humana había sido disminuida, uso todas sus conexiones disponibles, solo para no entrar al campo de batalla, lo evadió con todas sus fuerzas hasta que la orden del Rey le insto a ir al frente.

Pronto él se encontraba en el ejercito humano, la humanidad estaba ya al borde de la extinción, y su deber era luchar, por lo que era natural que el rey enviara esa orden. Al ser un aristócrata su posición fue de comandante, comandante de un batallón que tenía que proteger la línea del frente.

 

SpawFall: Seguro que muere con todos sus hombres, veamos, un cobarde que nunca peleo en la guerra lo mandas de escudo humano.

 

Lo que sorprende de todo esto es que ningún soldado se quejó, el tipo no era un debilucho. Tenía talento, en el corto entrenamiento que se le dio en la capital demostró excelentes resultados.

Por supuesto, una batalla real y una de entrenamiento son completamente diferentes. Las ventajas que te dan en una batalla de entrenamiento no valían nada en una batalla real, pero no fue su caso. Él mostro toda su fuerza en el campo de batalla dando un resultado excelente, su batallón interrumpió el avance de los demonios, como resultado el pertenecía a la elite del Ejército Humano.

 

SpawFall: creo que me deje llevar por otras novelas donde normalmente los que evaden suelen morir.

 

No peleé bajo su mando, pero fueron muchas veces que lo vi cerca mientras luchábamos.

Cuando comenzó en el ejercito parecía indeciso, solo usaba hechizos de Vuelo mientras sangre era derramada en cada dirección, durante el interminable ruido del choque de acero él se aferraba a su ayudante, un espectáculo miserable.

Aunque lucia así sus órdenes eran implacables, nunca dudaba de ellas. Su ayudante era una mujer caballero, siempre llevaba las instrucciones al batallón y con la llegada de las ordenes le seguía la pronta eliminación de nuestros enemigos.

Al ver esto simultáneamente sentí admiración y pena, había personas que tenían verdadero talento, pero se rehusaban a hacerlo. En ese momento lo negué, no tenía que prestar atención y acostumbrarme a ese actuar.

En nuestra próxima reunión en el campo de batalla me di cuenta de lo equivocado que estaba, era una persona completamente diferente. Sucedió durante el combate cuerpo a cuerpo entre la Raza Demonio y el cuerpo que conformaba, los Demonios avanzaban y el ejercito humano se estaba desmoronando cuando note que nuevos batallones llegaron para complementarnos.

Cuando llego a tomar el mando, una loca sonrisa se apreciaba en su rostro. Su anterior voz indecisa ahora estaba llena de alegría, del tipo que daba órdenes desde atrás ya no había rastro alguno, blandía una lanza imbuida de mana y mato a los demonios con poderosos hechizos.

Después de matar al enemigo se escuchó un grito de batalla, seguido de las mismas sonrisas en sus subordinados. Parecían no tener miedo a la muerte, con cada batalla, pronto su batallón recibió el sobrenombre de Baño de Sangre, durante cada batalla no había cambios en su forma de pelear.

Entonces pensé, no es que amara la guerra, ¿acaso su miedo no se reflejaba en su alegre rostro?, eso es lo que condujo a su forma de actuar.

Nunca más pude ver a la mujer asistente que en ese momento le apoyaba. No sé si murió, tampoco sabré si su cambio fue dado por su influencia, pero todo esto me resulto triste.

Ahora Phi está sonriendo como lo hizo el en ese entonces, ella podría tener el mismo carácter que este tipo, pero…

 

– … Bueno, este no es el momento adecuado para pensarlo.

– ¿Qué?

 

Mientras se alejaba de los ataques del Slime, Phi se dio cuenta que no estaba concentrado en la pelea.

 

– Nada, mejor continuamos que Nord está a punto de terminarlo.

 

solo el tiempo dirá si Phi llega a actuar igual que ese aristócrata, si la guerra convierte en fuerza la desesperación y el miedo eso sería triste. Tengo que pensar en aumentar el poder de la humanidad para que personas tan miserables no vuelvan a aparecer, eso es lo más importante.

Atacando y evadiendo, vi cómo Nord y Tris lograron esquivar al Slime.

 

♦ ♦ ♦

 

Aunque poseía habilidades únicas, el monstruo solo tenía un patrón, el principio de atacar y defenderse, pero además de eso no poseía un intelecto sobresaliente.

Tenía movimientos para vencer a enemigos a corto y largo alcance, además de proteger su cuerpo, priorizando los enemigos más cercanos. Que no atacara a Nord y a Tris eran prueba de este principio.

Completando el hechizo, Tris y Nord se acercaban por detrás del enemigo, no permitían que este se dé cuenta de sus presencias.

 

– ¿Tenemos algo más que hacer?

– Hey… John, Nord nos indica que es mejor irse.

 

Nord agitaba su mano dando la orden de retirada, Phi y yo empezamos a movernos fuera del rango del Slime. No nos persiguió, lanzo una flecha, pero a esta distancia es fácil evadirla. Los demás miembros del equipo se colocaban a una distancia semejante a donde estábamos Phi y yo, el enemigo no tenía ni idea de a quien atacar.

Tris y Nord bloquearon el camino hacia la fuente, pronto se quedará sin agua para sus flechas y no podrá abastecerse. Ya con más espacio inspeccioné mi cuerpo y el de Phi, me di cuenta de que poseíamos un montón de quemaduras. Incluso parte de nuestra ropa se derritió, conseguir tan poco daño en nuestra primera batalla con un monstruo similar era un gran éxito.

 

– Espero que no deje cicatrices.

 

Es natural que Phi diga eso, ella es una chica.

 

– Tan pronto como regresemos, nos curaremos con magia, estarás bien.

 

Esas quemaduras no dejaran huella con magia curativa.

 

– ¿En serio? Gracias a Dios…

 

Una sonrisa de alivio apareció en su rostro, y no había rastro de su reciente locura, pero en el futuro debemos observar que su temperamento no traiga grandes problemas. Asegurándose de atacar, el Slime se precipito hacia Tris. Arrastraba su cuerpo por el suelo dejando marcas de quemado por donde se movía, parecía que fuera magma transparente.

Tris no tenía intención de retroceder, ella usó magia de viento para detener los movimientos del enemigo.  Nord dijo que quería probar algo, parece que ha llegado el momento.

 

– … ¿Que planea Nord?

 

Sobre la pregunta de Phi, respondí sin ninguna duda

 

– Pronto lo veremos.

 

Tan pronto como el Slime estuvo frente a Tris, sucedió.

 

– … ¡Hace frío!

 

Phi, al igual que todos, sintió que la temperatura bajaba abruptamente. El Slime intento atacar a Tris y a Nord, pero no pudo moverse.

Todo su cuerpo se congeló, al ver eso exclame sorprendido:

 

– … Magia del hielo.

 

Nord usó un atributo complejo para determinar la lucha.

Índice