A Kingdom Of Unfortunates -Volumen 1- Capitulo 2

Año 3607 Antes del Rubí.

Las áridas y hostiles regiones del sur continente de Meranet, el más grande de los 3 que existen en el planeta, estaban fragmentadas en cientos de pequeñas naciones que luchaban entre sí por los escasos recursos que otorgaban estas tierras.

La mayoría de estas naciones estaban compuestas por hombres-bestia, demonios, elfos y enanos. Era posible contar con los dedos de una mano las naciones gobernadas por los humanos.

La gran mayoría de la raza humana era utilizada como meros esclavos o ganado de sacrificio, temiendo en cada momento de sus patéticas y miserables vidas. Y aun si lograban llegar a una de estas naciones su futuro no sería demasiado mejor, la gran mayoría de las veces eran forzados a unirse a las filas de un señor feudal para así poder mantener a raya a los ejércitos invasores.

Con algunas excepciones.

Una de estas tres naciones era el Imperio Rerverenio, una nación antigua y poderosa, capaz de hacer frente a cualquiera de las otras, sin importar de qué raza o cantidad fueran. Esto no era debido a una avanzada tecnología o grandes estrategias militares.

Esto fue posible debido a una sola persona y sus 4 aprendices.

Conocido como “El Gran Maestro”, Wang Kun Huang, en ese entonces tenía la apariencia apacible de quien ya está esperando que la muerte toque su puerta. En su juventud fue un gran cazador, hasta que un día normal de caza, se alejó de los bosques que siempre frecuentaba adentrándose en las montañas con las que limitaba el Imperio Reverenio, allí logro dar con una antigua ruina, se encontró con una vieja y olvidada biblioteca, una que albergaba grandes y precisos métodos de entrenamiento y desarrollo corporal. Aprendió como conocer tanto el potencial como el límite en las personas.

Luego de años de estar estudiando a escondidas y entrenando su cuerpo sin descanso un desastre ocurrió, un volcán ubicado en las costas entro en erupción, provocando un terremoto masivo que sepulto las ruinas para nunca volverlas a ver. Resignado a ello se enlistó en el ejército y…

—————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————

 

 


Décimo día de la tercera Luna, Año 300512 Después del Rubí

Levantando la vista del antiguo libro que estaba estudiando note que todos en la habitación estaban concentrados en mi.

Lentamente cierro el libro y retorno la atención a las palabras de mis colegas.

Di una mirada rápida a su alrededor y analizo el asunto por el que se originó esta reunión.

Mientras posaba la mirada en el lugar que estaba continuo pensando un tiempo más en silencio, viendo que todos los demás habían reanudado el debate.

Fijando mi vista en el techo deleito mi mente con el hermoso diseño de este, una bella pintura de una runa, era la llamada “Deber”, su efecto al ser utilizada era un aumento considerable en la defensa y la tenacidad, pero al estar allí su propósito era otro. Era recordar a todos los que estaban aquí dentro que tenían una responsabilidad muy pesada sobre sus hombros y debían actuar conforme a las expectativas de las mismas. El resto de la sala era más bien normal, no había lujos excesivos era simplemente funcional y efectiva. Una mesa era la excepción, es una bastante particular, era ovalada y hecha a base de un frio y oscuro metal, solo de verla podía sentirse el poder de la materia prima.

La mesa estaba ocupada por 37 sillas de buena calidad, y en ellas estamos los 37, nosotros somos quienes deben dictar con orgullo el destino de nuestra gran nación.

-“Creo que Lord Hero debe ser quien reciba a nuestros invitados, después de todo él ha sido quien fue contactado”-

Dijo uno de mis hermanos, aquel que estaba vestido con una cota de malla decorada y un exquisito chaleco de cuero…. Color verde un poco fuera de tono. El hombre tenía un aura que inspiraba valentía, pero su rol original estaba mucho más lejos que eso. Era muy claro en mis recuerdos

Legado Maruk “El Acorazado”, era el Legado a cargo de la ciudad más peligrosa de toda la nación, la que funcionaba como punto de acceso a la isla que es un 95% de nuestro territorio, una ciudad-fortaleza conocida como Namida.

Su mirada no demostraba demasiada emoción, sus palabras en cambio eran poderosas, su corto cabello negro dejaba ver algunas de las heridas que consiguió en los intentos de invasión extranjera a Blood Rose. No podía calificarlo como atractivo, la conjunción de su expresión seria y su palidez no era muy favorable.

Al ser la primera línea de defensa contra los invasores  tanto el cómo sus tropas se entrenaron para ser las unidades más resistentes de toda la Confederación, su apodo venia de su característica armadura, la cual tenía forma escarabajo, las de sus hombres parecían más como una armadura de placas, aun con esas, se jactaban de ser más ágiles que los soldados de infantería regular de los invasores.

-“Es bien sabido por todos que no es la mejor elección poner a cargo de las negociaciones y reuniones diplomáticas a alguien como yo”- continuo luego de mirar al resto de nosotros, por un momento sentí su mirada. Discretamente asentí, como el resto, después de todo él tenía razón.

“Mi ejército y la ciudad que custodia vive en constante estado de alerta, no puedo arriesgarme a dejar la guardia por un simple rey de otra nación.”-

Se detuvo mirándonos nuevamente, esta vez una de nosotros levanto su mano.

-“Legada Benjira Tal’Osler, le cedo la palabra”-

La mujer de mediana edad se levantó de su asiento y señalo con su dedo una línea entre la Capital, Blood Rose, y la ciudad de Namida, era una nueva invención, una forma de transportar rápidamente tanto tropas como recursos entre ciudades.

-“Tengo entendido que los antiguos diseños creados para el proyecto “Mano Rápida”, son demasiado pequeños para transportar de forma eficiente las tropas necesarias. Por lo tanto creo que debemos usar estos diseños para destino común, y en particular hacer el primer viaje entre estas dos ciudades, con los invitados como primeros pasajeros, en cambio el transporte de tropas será bajo tierra, es decir con el proyecto” Pies verdes” y el transporte de recursos, apoyo la opinión de Lord Slayer de usar a los dragones Vanguish para este fin debido a su escaso poder  de combate”-

Esta mujer rápidamente había contestado a los tres temas concernientes al Consejo de Legados.

Conocida como “Hoja de Madera” era una de las más talentosas en cuanto a planes y estrategias, sus habilidades físicas dejaban bastante que desear cuanto se la comparaba con sus semejantes en esta sala, pero en cambio su renombre como Asesina-Arcana era legendario.

Llevaba un vestido de dos piezas, con un tapado de cuero con símbolos militares así como medallas, sin armadura, mas no la necesitaba, ella, junto a su hermana Merina Tal’Osler, eran conocidas como las únicas personas capaces de causar que Lord Hero y Lord Slayer tuvieran que ponerse serios.

-“Estoy de acuerdo con la Legada Benjira”- declaraba otra mujer, también llevando un vestido, pero en cambio era uno conocido como “Velo de la Santa”, por encima de este llevaba una armadura de placas de el mismo metal oscuro, pero pintada con detalles blancos y carmesí, era una guerrera perteneciente a la clase “Clérigo de Batalla Pesado”.

Lady Afrid de Caaltolad.

De cabello blanco era una de las más jóvenes en la sala pero no por eso era menospreciada, cuando uno entraba a esta sala debía comprometerse. Aquí solo podían entrar aquellos dispuestos a sacrificar todo por el bien de las personas que viven en nuestra isla. Por ello no importaba que tanto uno disgustara de otra persona, no importa que tanto le detestara, por el bien de la nación todo lo demás no importa.

-“Sin embargo creo que debemos atar a este torpe cazador que está perturbando el sueño del dragón”-

Su mirada se levantó hacia mi dirección causando que una vez más la atención se dirigiera hacia mí. Sin siquiera mirar a quien estaba a mi lado respondí con voz seria.

-“Confiamos en que si has presentado una idea como esa debes tener un plan para poder respaldarla”-

Sin siquiera esperar a que terminara de hablar el hombre a mi lado continúo lo que estaba por decir.

-“Así como un informe completo sobre cómo debe llevarse a cabo, después de todo una oportunidad como esta”-

Dejo de hablar, pero antes de que su boca cerrar yo abrí la mía.

“No volverá a aparecer en mucho tiempo”

Junto a mi hermano pusimos una seria mirada, ambos estábamos muy atentos a las palabras que saldrían de su boca, esto podría considerarse una prueba. El rostro de todos los demás en la habitación no sufrió ningún cambio, como si nada estuviera pasando.

Ella, ligeramente nerviosa hablo.

“Por supuesto, en los documentos que se les entrego encontraran un informe preliminar, pero en resumen”

Se detuvo y aclaro su garganta poniendo una mirara fría y penetrante a tiempo que comenzaba su explicación

“Debemos deja un par de huevos en el nido al descubierto…”

Algunas horas más tarde

Luego de terminar la reunión semanal del Consejo de Legados. Me dirigí hacia mi hogar, allí seguramente mi hijo este esperando por una sesión de entrenamiento, es su primera vez en casa después de 5 años de misión en el continente al fin y al cabo.

Me pare a un lado del camino hecho de pequeñas piedras, no pasaron ni siquiera 3 minutos hasta que una diligencia de unos 7 metros de largo llego, junto con el resto de personas nos subimos y esperamos que el conducto hiciera a los Sleipneir, caballos de seis patas, avanzar. Esta era una de las ventajas de vivir en la capital, mientras que ni siquiera me molesto en mirar los edificios a mí alrededor tome el libro en mi bolsa y continúe mi lectura.

Pero decidí saltarme la sección de su vida militar, después de todo, la importancia de este hombre era más que ser un gran general.

—————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————

 

Año 3607 Antes del Rubí.

Al llegar a los 107 años de edad Wang Kun Huang, fue reclamado por la muerte, pero con la ayuda de sus discípulos, el logro derrotar a las Jiras, las Ejecutoras de los dioses, obteniendo así la ubicación del “Palacio de Rubí”, la morada de estos. Llendo por propia voluntad se dejó de saber de su existencia durante años.

Hasta que un día el regreso, pero no con las manos vacías, había logrado robar algo muy preciado de los dioses o más bien como controlarlo.

Había aprendido el uso del mana, algo de lo que únicamente los humanos carecían. Para luego instruir a todo su reino en su uso, creando así al mayor imperio del continente, así como al peor enemigo de toda la historia.



 

Décimo día de la Tercera Luna, Año 300512 Después del Rubí.

Cerré lentamente el libro. Realmente decepcionante, incluso en este antiguo libro habían dejado de lado la gloriosa Magia Rúnica, por la llamada Magia Moderna, o mejor dicho la manipulación de los elementos a través del mana.

No pude evitar sonreír ante esta situación, después de todo, la única forma que tenían de conocer sobre la Magia Rúnica es través de un tercero, no era algo con lo que se nacía, como sí lo era el mana y en todos los documentos que había investigado la totalidad de naciones se decantó por la “Magia Moderna”.

 

 

Índice