Me and My Beloved Cat(Girlfriend) ~ Capitulo 43: Corazón cálido ~

Día 8, Parte 2

Los 4 miembros de la familia, desayunamos juntos.

“Ya que está lloviendo, les llevará algo de tiempo, así que apresúrense  y coman,”

“Ok”

Mientras estaba diciendo eso, no estaba pensando nada en absoluto.

Quiero besar a Mina. Quiero más tiempo con solo nosotras 2 juntas.

Aunque, desde el principio, vivimos en la misma casa y en la misma habitación donde dormimos juntas.

A pesar de que desde que me encontré con Mina como humana, ya la besé mucho.

Pensando así, me pregunto si estoy mimada.

Pero, este sentimiento, no puedo detenerlo. después de todo, yo ya, “amo” a  Mina.

Mis ojos echando un vistazo por sí mismos hacia Mina a mi lado. a pesar de que sé que debería parar, pero cuando me relajé sentí que terminaría haciéndolo.

Nuestros ojos se encontraron, nos reímos un poco. Ese gesto es lindo … solo, en serio, el contenido de mi cabeza, parece que desapareció.

Terminando el desayuno, vi el reloj, fue más rápido que de costumbre.

De repente recuerdo algunas palabras cuando Mina estaba lavándose la cara.

“Cuando un gato se lava la cara, lloverá, o eso dicen … Es bueno que haya estado despejado hasta ahora “

Diciendo eso, Mina de repente se giró hacia mí.

“Mou, ¡ya no soy un gato!”

“Lo siento, solo fue una broma …”

“Lo sé, así que por favor no te disculpes…”

Incluso esta pelea trivial también, dentro de mi pecho se siente dulce.

Este aparente sentimiento de “amor”, antes de darme cuenta, ya lo habíamos creado, Estoy segura, que es igual para Mina.

“Mina, apresurate y cambiate para ir a la escuela”

“Nn, tienes razón”

También me lavé la cara y me cepillé los dientes.

A pesar de que había sido humana durante bastante tiempo,ella aún hace algunos gestos de gato, y yo soy la única que lo sabe, me da la sensación de superioridad.

Cuando caminamos juntas, nuestras manos simplemente se aferran entre sí. aunque al principio mi corazón latía rápido, pero ahora, si no nos tomamos de la mano, no podré calmarme.

La calidez de la persona que amo, quiero sentirla más. Creo que pensar así es natural.

“Olvidé encender el calentador …”

Cuando volvimos a la habitación, noté que el aire estaba frío. Hasta ahora, puedo soportarlo un poco, pero hoy hace frío porque no tengo ganas de quitarme la pijama.

Aunque debería haber encendido el calentador a primera hora de la mañana, y luego la temperatura debería haber comenzado a aumentar mientras nos cambiamos de ropa.

pero lo único en lo que pienso es en Mina, por lo que olvidé hacerlo. En mi mente, Mina la está llenando gradualmente.

“Seguro que está frío … ¿deberíamos calentarnos la una a la otra?”

Dije las palabras de cuando estaba adormitada. y para eso, una respuesta llegó rápidamente.

“Nn …… tienes razón”

Mi cara ya se está poniendo caliente. Mi cuerpo es abrazado, aunque sea a través de la ropa, podía sentir el calor de Mina.

Caliente y dulce. Hace que mi corazón lata rápido.

… Pero, amo tanto a Mina.

Reflexivamente puse mi brazo alrededor de su espalda, y de mi brazo, un tierno calor derrite mi cuerpo.

A la cara que se me estaba acercando, naturalmente cierro los ojos. Estoy segura de que lo hicimos al mismo tiempo.

– Chuu

Me pregunto si ella lo sintió, fue solo por un segundo pero, sentí que todo su cuerpo se calentó.

Era solo para unir a Mina con mi vida, pero desde que Mina y yo nos convertimos en “Amantes”, se ha convertido en algo que nos une.

“Nos calentamos mucho …tanto que hace calor”

“Sí … yo también me sentí tan caliente”

La palma de Mina acaricia suavemente mi mejilla. Aunque sentí una sensación conmovedora, no pude sentir demasiado calor de ella. Me siento tan caliente.

“Tenemos que cambiarnos rápidamente, o de lo contrario podríamos llegar tarde”

“¡Tienes razón!”

En pánico tomó el uniforme y la camisa, y me cambió de ropa. Hace más de un año que no llevo este uniforme y ahora puedo usarlo relativamente rápido.

Al ver que Mina había terminado, me entró un poco en pánico.

“Apresurate”

“V-voy”

Tome mi bolso. Comprobé si mi teléfono y mi billetera estaban adentro, y bajé las escaleras.

“Nos vamos ahora”

“Cuídense, ¿olvidan algo?”

“Estamos bien”

Respondiendo a esas palabras cotidianas, salimos afuera donde la lluvia no se detiene.

Índice