Jinrou e no Tensei, Maou no Fukukan – Capítulo 72: La introducción del instructor Vaito al estudio de los humanos

 


Capítulo 72: La introducción del instructor Vaito al estudio de los humanos

 

Gomoviroa, la nueva Señor Demonio1, ordenó la retirada completa de los soldados del frente de batalla del Norte tan pronto como ascendió al trono. Ella tenía un plan para desplegar toda su fuerza de combate al sur y fortalecer la diplomacia y las defensas mientras tanto.

Esto era algo que ya se había decidido en una reunión previa, y ahora se ejecutó inmediatamente.

 

El Castillo de Glenstadt, que albergaba el cuerpo del difunto rey, se usaría como una instalación de entrenamiento para nuevos oficiales y soldados.

El lugar había sido utilizado para este propósito anteriormente, por lo que estaba completamente equipado.

Las razas demoniacas que se han reunido desde lejos aprenderían a pararse y marchar, manejar armas y todo el conocimiento general requerido de un nuevo soldado. Era un tipo de base de producción para nuevas unidades.

Me quedé en el Castillo de Glenstadt hasta que recuperé mi fuerza, y se decidió que debía volver a educar a los soldados del ejército del Señor Demonio como instructor.

Principalmente, la segunda división.

 

El plan era disolver la segunda división e integrarla con la tercera división.

Ellos también llegarían al sur de Mirarudia. Como todavía no habían hecho nada en el sur, las relaciones con los humanos seguirían siendo posibles.

Pero su forma bruta actual de portarse no sería suficiente.

Mi trabajo ahora era enseñarles cómo interactuar con los humanos.

Lo primero que se debe hacer es eliminar su punto de vista animal de que «los fuertes son superiores».

 

«Todos ustedes han experimentado un campo de batalla infernal en las regiones del norte de Mirarudia».

Uno de los pasillos del Castillo de Glenstadt era utilizado como nuestro salón de clases. Miré las líneas de gigantes y ogros. Era todo un espectáculo verlos a todos sentados con sus escritorios frente a ellos.

La segunda división recibió un golpe tan destructivo, pero los que sobrevivieron no fueron los más fuertes de su raza.

En todo caso, la mayoría de ellos parecían bastante débiles.

Eran los cobardes o los sabios.

 

«No son la élite de la segunda división. De hecho, los que murieron en la batalla eran la verdadera élite. Y lo entienden más que nadie».

Todos bajaron sus cabezas ante esas palabras. Eran así de débiles. Parte de esto fue por la conmoción de experimentar derrota tras derrota, pero la mayoría de ellos eran débiles de voluntad para empezar.

Y entonces les ofrecí ánimo.

«Pero no teman a correr. Entendieron los horrores de los que los humanos son capaces, y entonces huyeron. Y ustedes sobrevivieron. A partir de ahora, deben aprender aún más sobre estos humanos».

 

Los gigantes tenían expresiones de duda, se miraron a los ojos.

« ¿Qué quiere decir?».

«No lo sé. Las charlas del Instructor Vaito son difíciles de entender».

«Pero los humanos eran aterradores. Eran más fuertes de lo que pensaba».

«Sí, fueron terribles…»

Era como si ambos entendieran, pero no al mismo tiempo, cuestionable…

 

«Los humanos son aterradores debido a su terquedad. Incluso si su líder cae, rápidamente nombran un nuevo líder y continúan luchando. No son como nosotros».

Porque los líderes de los humanos no son elegidos por su fuerza física.

Y para que puedan enviar generosamente a sus guerreros más fuertes a las líneas del frente.

«Y una cosa más. Los humanos intentan proteger a sus miembros más débiles».

Parecía que también lucharían entre los suyos, pero aun así, la milicia y los guardias lucharían hasta la muerte para proteger a los ciudadanos indefensos.

Los gigantes y los ogros generalmente no viven en manadas, por lo que carecen de este tipo de estructura social.

«Es una lástima que los que no son guerreros y no pueden luchar, morirán», era su mentalidad.

 

Con la excepción de las tribus demoníacas que vivían en manadas primitivas, esta explicación no era algo que pudieran entender.

« ¿Pro-, proteger a los débiles?».

« ¿Pero por qué? ¿De qué sirve proteger a los débiles?».

«Normalmente proteges a los fuertes. Los fuertes derrotan enemigos. Todos estarán a salvo».

Bueno, es exactamente cómo esperas que los demonios piensen.

 

Creo que intentaré una estrategia diferente.

«Déjenme preguntarles, ¿les gustaba a todos el Señor Demonio anterior?».

En un instante, la sala se llenó de fuertes vítores. Apenas necesitaba preguntar.

«Bueno, entonces, ¿les gusta el Señor Demonio actual también?».

Esto también fue recibido con fuertes vítores.

 

«Si es así, les pregunto entonces, ¿les gustan los Señores Demonios porque son fuertes?».

Tan pronto como lo dije, los supervivientes de la segunda división se miraron el uno al otro.

« ¿No lo sé?».

«El difunto rey era fuerte. Pero amable. Es por eso que me gustaba».

«El actual Señor Demonio también es amable. Ella es amable porque es una santa».

Bien, bien, y ahora déjenme seguir con esto:

 

« ¿Entienden entonces? Esa fuerza no es todo. Los demonios obedecen al fuerte. Pero ya sea que te encariñes con ellos, bueno, ese es otro asunto, ¿no es así?».

Varios que estaban allí, comenzaron a asentir a esas palabras.

Es probable que nunca hayan sido bendecidos con oficiales superiores.

Había muchos demonios que abusarían de su poder.

Aunque, en su mayor parte, todos terminaron muriendo en el frente de batalla del Norte.

Porque sus subordinados no vendrían a salvarlos.

 

«Entonces, si el Señor Demonio fuese débil, ¿todos ustedes no la protegerían?».

Y con eso, todos se levantaron a la vez.

« ¡Lo haríamos!».

« ¡La Santa salvó todas nuestras vidas! ¡Es nuestro turno de salvar a la Santa!».

« ¡Avanzaremos cuando el Señor Demonio se debilite!».

« ¡Lucharé sin temer por mi propia vida!».

« ¿Dónde está el enemigo?».

Algunos de ellos ahora estaban parados sobre su escritorio y elevando sus voces. Esta tendencia a sobreexcitarse tenía que frenarse.

 

«Es suficiente, silencio. O los morderé».

La habitación instantáneamente se calló cuando dije esas palabras.

Los que estaban parados sobre sus escritorios estudiaron mi expresión facial mientras volvían silenciosamente a sus asientos.

«Moriremos si Vaito nos muerde…».

«Él mata Héroes…».

«Hey, ¿no sería mejor disculparse con él ahora?».

No, fue una broma. No había querido que se asustaran tanto.

 

Debería continuar con lo que estaba diciendo.

«Entonces, ¿querrían todos proteger al Señor Demonio, incluso si ella fuese débil? ¿Verdad?».

Todos asintieron con la cabeza, y así continué.

«Desean proteger a los que son importantes, independientemente de su fuerza. Así es como se sienten los humanos. Y si atormentan o matan a los que son débiles, se unirán para vengarse. Ese héroe no era diferente».

Mientras la sala se quedaba en silencio, los sonidos de gigantes y ogros que se susurraban entre sí se escucharon.

«Los humanos dan miedo…».

«Maldita sea, son como avispas».

«Estaríamos en grave peligro si les pusiéramos una mano».

«Sí, debemos tener cuidado…».

¿Habían comenzado a entender?

Bien, tomemos esto lentamente.

 

Además de la reeducación de los oficiales y soldados, hubo cambios de reorganización dentro del ejército del Señor Demonio.

Uno de estos fue el arreglo de «asistentes».

Hasta ahora, todos habían sido deliberadamente asistentes para desdibujar cualquier noción de rango. Los oficiales al mando y los comandantes de división adjuntos fueron todos asistentes.

Pero a partir de ahora, sólo aquellos que ayudaron al Señor Demonio y los deberes del comandante de división serían llamados «asistentes».

 

La maestra, no, el nuevo Señor Demonio decidió no tener más asistentes que yo, por lo que cualquiera que se refiriera al «Asistente del Señor Demonio» ​​se estaría refiriendo a mí.

Ahora que lo pienso, Bartz me dijo una vez tal cosa:

«Vaito, parece que los soldados te están llamando el «sustituto del Señor Demonio».

«Ah, no puedo decir que estoy feliz por semejante exageración».

«Creo que es bastante apropiado».

¿En serio?

 

Después de la destrucción de la segunda división, la composición de las divisiones también cambió. La mitad de la primera división y la totalidad de la segunda división estaban programadas para integrarse en la tercera división al sur.

También serían renombrados como la «División de Asalto del Sur». Era parte de la iniciativa del nuevo Señor Demonio de poner a la región sur de Mirarudia bajo su dominio.

Mereen, quien era ahora, como resultado, comandante, la mayoría del ejército del Señor Demonio había dicho:

« ¿Fuiste engañado por la maestra otra vez?».

¿Qué quieres decir con otra vez? Mereen.

 

Por otro lado, Fernel, que había venido a verme, llevaba una expresión mucho más tranquila. Era una expresión que uno tenía después de haber sido liberado de las presiones de ser un asistente.

«Ahora soy la comandante de división de la División de Asalto del Sur. Ahora sólo tengo que preocuparme por gobernar Tuban, creo que eso facilitará las cosas».

Desafortunadamente, las cosas no te irán tan bien.

«Te haré actuar simultáneamente como asistente de Mereen».

« ¿Huh?».

Fernel se levantó bruscamente.

« ¿Por qué? ¿Con qué estaría ayudando a Mereen?».

 

«Mereen necesita un asistente para ayudar con los asuntos militares. Ayudarás con consejos sobre estrategia militar».

Eres una de las mejores estudiantes de Gomoviroa cuando se trata de asuntos marciales.

No pienses que puedes escapar de esto.

Esto sería difícil para la joven Fernel, pero dado que los oficiales dragón de la primera división estaban programados para servir como comandantes de división adjuntos, no debería haber mucho problema.

«Esto es cosa tuya, ¿no es así Vaito? Te odiaré por esto… ».

«No soy yo. Haz tus quejas a Mereen».

Fernel sostuvo su cabeza mientras su cola comenzó a dar vueltas.

«Uhhh, no quiero un trabajo tan difícil…».

«No está mal, ser un asistente. Lo disfruto».

« ¡Bien, sé que lo haces!».

 

Al final, fue la Orden de los Caballeros de Escala Azul, la Orden de Caballeros2 de Escala Roja y los guardias reales que habían sido asignados al difunto rey, que no estaban integrados en la División de Asalto del Sur.

Recién fueron bautizados como la «División Real» y estaban a cargo de proteger al Señor Demonio y otras personas importantes.

El comandante de la división era Bartz de los Caballeros Azules. El comandante de la división adjunto era Shure, de los Caballeros Rojos.

Eran un poco pequeños en número para llamarse una división, pero los soldados esqueletos de la maestra estaban allí también.

 

Yo, junto con el escuadrón de hombres lobo, fuimos asignados directamente al Señor Demonio, éramos los ojos, la boca y las manos del Señor Demonio Gomoviroa.

También se me dio la autoridad para comandar la División Real. En nombre del Señor Demonio.

Si lo pienso de esa manera, tal vez soy «el sustituto del Señor Demonio»…

 


Notas:

  1. Sí, sé que está gramaticalmente mal, pero como ya dije antes es por cuestiones de… Es por que sí.
  2. Recuerdo que anteriormente lo había traducido como Caballeros (tarda un tiempo en aparecer algún capítulo, así que he olvidado un par de cosas y me da pereza ir a revisar), ya que, según recuerdo era Knights, pero está vez estaba escrito Nights, aunque muy seguramente fue una errata.

 

Traductor: Arkadia

Índice