Jinrou e no Tensei, Maou no Fukukan – Capítulo 71: El Tranquilo Rey

 

 

Capítulo 71: El Tranquilo Rey

 

Salí de la habitación junto con la maestra y comencé a subir por la escalera de caracol.

«Maestra, ¿así era como debería ser?».

Me sentía aliviado con la maestra siendo como era antes. En todo caso, designando a alguien que era físicamente débil, pero con las habilidades de liderazgo para el puesto del Señor Demonio; ese era el tipo de ejército que deberíamos ser.

Entonces, la maestra me miró a la cara y se rio con una expresión ligeramente preocupada.

«Entiendo lo que estás pensando. Pero todavía estamos en tiempos turbulentos. Uno no es apto para ser el Señor Demonio a menos que sea fuerte».

 

La maestra entonces ligeramente levitó en el aire y aterrizó en mi hombro. Fue una sensación nostálgica. Un poco fría

«Y es por eso que quiero cambiarlo de aquí en adelante. Para que el Señor Demonio sea elegido no por fuerza, sino por sus cualidades como líder. Así es como será el mundo».

«En efecto».

Si esto sucediese, seguramente serían capaces de hacer las paces con los humanos.

 

La maestra miró la punta de sus dedos y comenzó a murmurar.

«Ya no soy humana, y mucho menos un demonio. Sólo un fenómeno, una nada que tiene voluntad. Me he convertido en el título que el Señor Demonio me había otorgado».

«Hablando de eso, no creo que haya escuchado tu título. ¿Cuál era?».

Y luego la maestra se rio alegremente.

«O lobo demonio, mi título es ‘Tranquila’. La tranquila Gomoviroa».

En términos de termodinámica, ella estaba verdaderamente tranquila.

El Señor Demonio debe haber nombrado a la maestra por su personalidad tímida y su historia de aislamiento que había durado cientos de años…

 

Y así fue como la maestra logró ese gran poder. Un adecuado poder para alguien llamado Señor demonio.

Pero la maestra también tenía reservas sobre su propio poder.

«Este no es un poder honorable como el de Lord Friden Richet. Es un poder abominable de un alma que se ha hundido en la muerte y sólo destruye a los demás. Preferiría usarlo lo menos posible».

De hecho, era un poder demasiado peligroso.

 

Pero, personalmente, no tuve una visión tan trágica de eso. Si la maestra estuviese sola, entonces tal vez podrían ocurrir algunos problemas, pero yo, Mereen y los demás estábamos aquí.

Aun así, el primer Señor Demonio había sido un dragón guerrero; el segundo Señor Demonio, un vórtice de la nada.

Era como ver la transformación del último jefe en juegos de rol de antaño.

 

Después de eso, finalmente llegó el momento de la coronación de la maestra.

«Esto me pone bastante nerviosa, después de todo».

La maestra jugueteaba con su vestido cuando yo, Mereen y Fernel intentábamos animarla.

«Su poder y logros en este punto están sin errores, por favor relájese y salga al frente de todos».

« ¡Puedes hacerlo, maestra! Si algo sucede, Vaito hará algo al respecto».

«Sí, Sí. Las cosas siempre funcionan cuando se las dejas a Vaito. Pero más importante, maestra, ¡te ves muy linda!»

«Ustedes chicas».

Justo cuando comenzaba a reprender a las hermanas aprendices  por tratar de empujar todo el trabajo problemático hacia mí, era hora de que la maestra subiese.

 

Yo y Mereen la acompañamos, estábamos parados a ambos lados de ella. Subí apresuradamente al podio.

Dentro del gran salón del castillo, los comandantes y los ancianos que representaban a cada una de las razas se habían reunido. Hubo una cantidad de oficiales y hombres también.

Con una exploración rápida, parecía haber varios cientos en total.

Me acordé de mi vida anterior, de estar en el podio frente a toda la escuela.

 

La maestra se había puesto rígida por el nerviosismo, las luces blancas brillaban a su alrededor.

Sin ser consciente de ello, había robado el calor del aire a su alrededor, creando polvo de diamante.

«Por favor relájate, maestra».

«Con esta carga de suceder al rey anterior, no puedes estar nerviosa ahora…».

Como estaba nerviosa, traté de hablar en el tono más alegre posible.

«El rey anterior se habría reído y habría perdonado cualquier tipo de error».

«Eso, eso es verdad».

La maestra tomó una respiración profunda y avanzó hacia el centro de la plataforma.

 

El papel de colocar la corona en la cabeza de la maestra se le dio al asistente Bartz, quien representó a los hombres dragón.

Si bien lo llamaron una corona, realmente era el casco que el rey anterior había usado. Ella, por supuesto, no podía usarlo.

El pequeño armazón de la maestra recibió el casco y lo sostuvo fuertemente en sus brazos.

Si bien había algo extraño en todo esto, no había dudas de que era un momento simbólico para los oficiales y los hombres del ejército del Señor Demonio. Y a pesar de todo lo que dije, me conmovió también.

Sentí que el testamento del Señor Demonio finalmente había sido transmitido.

 

La maestra, no Gomoviroa, que ahora había tomado el lugar como el segundo Señor Demonio, comenzó a hablar a los oficiales y hombres del ejército del Señor Demonio.

Todo el tiempo creando polvo de diamantes debido a sus nervios.

«Es posible que hayamos perdido al gran Señor Demonio Friden Richet, pero su voluntad continúa brillando, sin cambios dentro de todos nosotros. Dicen que ‘Friden Richet’ proviene de un lenguaje perdido y significa ‘el mediador de la paz’».

Ahh, el rey debe haberle dicho.

«Lord Friden Richet tenía un enorme poder, pero nunca se ahogó en él. Él fue misericordioso. Todos ustedes saben que él fue magnánimo incluso con los humanos».

 

Gomoviroa se dirigió a los oficiales y soldados.

«Yo Gomoviroa también soy misericordiosa como lo era el difunto rey. Una vez fui humana, pero mi vida me fue quitada de las manos de los humanos. Pero ya no guardo rencor contra ellos. No hay necesidad de destruir a los humanos. Sólo tenemos que hacer que acepten nuestra existencia».

Todas las razas mágicas miraban a Gomoviroa en silencio. Parecían estar escuchando atentamente.

 

«Esto no es algo que un Señor Demonio pueda lograr solo. Necesito la ayuda de todos ustedes que están presentes. Pero no los forzaré. Sólo aquellos que deseen seguir el camino que el difunto rey tendió deben permanecer en el ejército del Señor Demonio. Y juntos, podemos construir un país donde todos podamos vivir en paz».

Cuando el discurso de Gomoviroa llegó a su fin, todos los soldados del ejército del Señor Demonio alzaron los puños al unísono y gritaron.

« ¡Larga vida a Gomoviroa!».

« ¡Gloria al ejército demonio!».

« ¡Nuevo Señor Demonio, te seguiremos a cualquier parte!».

« ¡Te ayudaremos a cumplir la voluntad del difunto rey!».

 

Los gritos y los aplausos que alabaron al nuevo Señor Demonio tronaron como una tormenta ensordecedora, Gomoviroa agitó su mano hacia ellos como una respuesta.

Y luego ella dio la vuelta y miró hacia mí.

Ah, ella estaba avergonzada.

Haz tu mejor esfuerzo, maestra.

Nos tienes a nosotros para apoyarte.

 


Notas:

  1. Sí, “Rey” en el inglés decía king  y no queen así que definitivamente es mejor seguir llamándola Señor Demonio y no Señora Demonio. (Espero que las feminazis no lean esto.)

 

Traductor: Arkadia

 

Índice