NEET Receives a Dating System – Capítulo 23: ¡No hay legendarios en ese juego!

 

 

Natsuya Yoruhana frunció firmemente los labios y se mantuvo en silencio.

Seiji atormentó su cerebro al ver su expresión.

“Oh, ese rubio.” Finalmente se las arregló para recordarlo.

Takao Yamamoto era el nombre de ese rubio cuya capacidad para tener hijos fue aplastada por él. Ni siquiera se molestó en recordar el nombre de esa escoria sin valor.

“¿Ese tipo desapareció? ¿Qué está pasando?”

Aunque sus heridas eran extremadamente serias, no sería algo tan fácil de curar, ¿verdad? Seiji no estaba muy familiarizado con las capacidades médicas de este mundo, pero le resultaba difícil creer que ese rubio fuera capaz de salir del hospital tan rápido.

“Abandonó el hospital, y ni su familia ni la policía han podido localizarlo. Normalmente hablando, ni siquiera debería ser capaz de caminar con sus lesiones.” Natsuya dijo a la ligera.

“Eso suena extraño… ¿está preocupada de que venga a buscar venganza contra Mika o contra mí? ¿Es por eso que me lo está contando?”

Natsuya Yoruhana permaneció en silencio durante unos segundos.

“Esa es una razón, pero… en realidad ya no tiene mucho que ver con ustedes.” Ella suspiró mientras algo brillaba en sus ojos; parecía que acababa de tomar una decisión importante.

“Seiji Haruta”, dijo formalmente su verdadero nombre en voz alta, “¿cuánto sabes acerca de los ‘Maestros Yin Yang’?”

¿Maestro Yin Yang? (TL nota: este es uno de los juegos de teléfonos celulares más populares en Asia.)

¡Ese juego no tiene ningún legendario!

De repente recordó su incapacidad para descubrir criaturas legendarias en ese juego durante su vida pasada, y Seiji casi sintió la necesidad de cubrirse la cara.

“¿Haruta-kun?” La perceptiva Natsuya notó el ligero cambio en la expresión de Seiji.

“Ah… nada… dijiste ‘Maestros Yin Yang’, ¿verdad? ¿He oído bien?”

Natsuya asintió.

“Sobre eso… sólo puedo pensar en lo que he oído antes en juegos y mangas; ¿estás preguntando por eso?” Seiji dudaba.

“Por supuesto que no.” Natsuya Yoruhana cruzó los brazos con una expresión seria en su rostro, “Estoy preguntando ¿cuánto sabes acerca de los ‘Maestros Yin Yang’ de la vida real que existen entre nosotros?”

La atmósfera cambió.

Seiji frunció el ceño.

En realidad, él esperaba que algo así pudiera suceder cuando conoció por primera vez la historia de este mundo.

Las memorias originales de Seiji también tenían algunas partes que eran confusas e incluso misteriosas.

Pero no esperaba que tal cosa apareciera frente a él tan rápido.

Terminó su té y dejó la taza.

“¿Los Maestros Yin Yang… realmente existen?”

“Si estás haciendo esa pregunta, parece que no sabes nada sobre este tema.” Natsuya Yoruhana continuó mirando directamente a la cara de Seiji: “¿A pesar de que eres de la familia Haruta, no sabes absolutamente nada sobre este tema?”

Seiji permaneció en silencio durante un tiempo.

“Honestamente, tengo algunos extraños recuerdos inexplicables de la infancia, pero eso fue hace mucho tiempo, y podría haber estado equivocado desde que era sólo un niño.”

“Así que así es como es… supongo que es natural que pienses así. Por lo que yo sé, se te considero sin talento, por lo que nunca te enseñaron sobre eso.”

Natsuya se relajó un poco y parpadeó.

“Los Maestros Yin Yang de verdad existen.”

Ella extendió su mano mientras hablaba, ¡y el kodachi en la mesa de repente comenzó a temblar y voló hacia su mano!

“Al igual que has leído en mangas y visto en animes, ocultamos nuestra existencia de la sociedad, y tenemos la capacidad de controlar espíritus para usar varios poderes. Pero a diferencia de esas fantasías, los maestros modernos de Yin Yang luchamos principalmente contra humanos, no demonios. Tampoco hacemos nada como proteger el equilibrio del Yin y el Yang o defender a la humanidad. En cambio, usamos nuestros poderes para beneficios personales, y proteger nuestro estatus en la sociedad.”

Seiji quitó los ojos del kodachi que misteriosamente voló a su mano, pensando que finalmente había entendido por qué llevaba eso alrededor.

“Suena… realista.”

“Sí, somos realistas; no es nada romántico.” Natsuya sonrió cuando soltó el kodachi.

(Nt: Para aquellos que no entienden se refieren al pensamiento realista y no fantasioso o romántico como dice.)

Antes de que el kodachi cayera al suelo, se detuvo en el aire como si algo invisible lo estuviera agarrando y empezara a volar de nuevo, dejando un débil rastro rojo que se condensaba en una misteriosa marca.

“Elegimos ocultarnos de la sociedad, ya que esto maximizará los beneficios que podemos obtener de nuestro poder, además de minimizar el número de amenazas que enfrentamos. Las personas normales que no conocen la existencia de los maestros Yin Yang son más fáciles de manipular. Y, por supuesto, una existencia que no se reconoce que existe no puede ser juzgada por la ley. Por lo tanto, la regla número uno que acatamos los maestros Yin Yang es ocultarnos de la sociedad. Cualquier información que nos exponga será instantáneamente destruida, distorsionada o suavizada, sin importar de dónde provenga. Aquellos que intencionalmente intentan exponernos al público enfrentará a toda la fuerza de nuestro castigo.”

Seiji asintió comprensivamente.

En algunos mangas que había leído en el pasado, los personajes principales o secundarios con superpoderes siempre ocultaban su identidad por algunas ridículas razones inventadas. Pero en el mundo real, la gente ocultaba sus identidades por una razón simple y realista—beneficio personal.

En comparación con estar expuesto al ojo público, era mucho más ventajoso permanecer oculto—eso era todo lo que había que hacer.

“¿Sientes que tus fantasías están siendo destruidas?” Preguntó Natsuya.

“No, sólo siento que… la realidad es así.” Seiji se encogió de hombros.

“Aunque sólo eres un otaku.”

“Es exactamente porque soy un otaku.” 

Natsuya y Seiji se miraron por un momento, antes de que ambos estallaran en carcajadas .

“¿Y qué pasa con eso? Los maestros Yin Yang existen, y son una sociedad secreta que usa sus habilidades para mantener su propio estatus y autoridad como bastardos, pero ¿y qué? Para aquellos de estatus social más bajo, casi todos en los niveles superiores son considerados bastardos—¿cuál es la diferencia entre los que están en la parte superior?”

“Tienes una magnífica habilidad para ver a través de las cosas, Haruta-kun.”

(NT: No pregunten así estaba yo también me maree xD)

Natsuya convocó al Kodachi que giraba en el aire de vuelta a su mano, y esas marcas de runas rojizas se desvanecieron.

“En cuanto a la gente común, tal vez resuelvan las cosas con normalidad. Pero en cuanto a nosotros… ya que no estamos obligados por la ley, las disputas entre nosotros tampoco se resuelven por la ley… no podemos usar formas normales para decidir las cosas.”

Seiji levantó las cejas.

“Entonces, ¿cómo se resuelven las cosas?”

“Duelos entre Maestros Yin Yang.” Dijo Natsuya con voz tranquila.

Sin embargo, sus ojos indicaron que no estaba tan calmada como aparecía en la superficie.

“Bajo ciertas reglas que acatamos los maestros Yin Yang, nos enfrentamos entre nosotros para determinar un ganador.”

“Entonces… ¿es como una apuesta de todo o nada?”

“Así es, y como dije antes, la desaparición de Takao Yamamoto podría ser el comienzo de un nuevo duelo—un duelo que me involucre como uno de los maestros Yin Yang.”

Seiji sintió un escalofrío. Duelo… esta palabra sonaba bastante bárbara cuando se usaba en la vida real.

“…¿Por qué?”

“Como mencioné antes, las lesiones de Takao Yamamoto no deberían haberle permitido levantarse, pero desapareció… sólo una cámara de seguridad capturó su espalda mientras caminaba por sí mismo.” Natsuya continuó explicando los detalles de lo que había sucedido. “Es bastante obvio que un maestro Yin Yang intervino. Takao Yamamoto estaba bajo el control de un maestro Yin Yang en lugar de irse usando su propia fuerza. Es un vándalo con un fuerte rencor contra mí, así como un ex-estudiante de Genhana High School. Sólo puedo imaginar que alguien debe estar apuntando contra mí mediante un maestro Yin Yang para llevárselo.”

Natsuya suspiró profundamente.

“Este es mi problema. Originalmente no debería haber tenido nada que ver contigo, pero… Haruta-kun, también eres de una familia de maestros Yin Yang, por no mencionar de una de las “siete familias principales” —un conjunto de las más antiguas y más fuertes familias de maestros Yin Yang. Uno de los antepasados de tu familia es el maestro Yin Yang más fuerte en la historia de la Isla Sakura que incluso la gente común y corriente conoce—¡Seimei Kamijou!

Seiji estaba sorprendido.

¿Qué diablos era esta situación?

¿Seimei Kamijou? ¿¡Ese es el Seimei Abe de este mundo!?

(Nt: Abe no Seimei fue un onmyōji, un especialista en onmyōdō a mediados de la Era Heian en Japón. Además de su importante papel en la historia, es una figura legendaria en el folclore japonés y ha aparecido en gran número de obras y películas.)

“Como el nombre de familia de ‘Kamijou’ era famoso en la medida en que cualquier persona con ese nombre se consideraba tener poderes místicos, su familia decidió en algún momento cambiar su apellido a ‘Haruta’, y sólo los maestros Yin Yang más fuerte dentro de la familia se les permite utilizar el verdadero nombre de familia de Kamijou.”

Seiji ya no tenía ni idea de cual era su expresión.

“A pesar de que ya te echaron de tu familia, sigues siendo un ‘Haruta’, y tienes una conexión directa con este caso, así que creo que hay una posibilidad de que puedas terminar involucrado de alguna manera de nuevo en esto.” Natsuya mostró una expresión de disculpa. “Haruta-kun, admito que cuando te ayudé a transferirte a esta escuela, pensé en mi beneficio personal, pero nunca esperé que ocurriera algo así. En verdad me disculpo.”

Natsuya Yoruhana se inclinó profundamente hacia Seiji.

“Por favor, mantente alerta de ahora en adelante, y ponte en contacto conmigo si notas que algo extraño sucede a tu alrededor. También organizaré alguna protección alrededor tuyo y haré todo lo posible para que no te hagan daño accidentalmente.”

Seiji finalmente regresó a sus sentidos y miró a esta joven que estaba bajando la cabeza hacia él.

“No seas así, Presidenta. Incluso si están apuntando contra ti, tengo una conexión con este incidente también, así que no soy exactamente inocente, ¿cierto?” Sonrió gentilmente. “Yo fui quien hirió gravemente a ese tipo, así que si se transforma en algo extraño y viene en busca de venganza, lo enfrentaré de frente.”

Seiji lo dijo con tal confianza, principalmente porque tenía el mejor truco que podría hacerse cargo de cualquier situación.

¡Él tenía la habilidad de guardar y de cargar repetidamente! Si realmente tenían algún poder, ¡entonces tráiganlo!

Cuando Natsuya Yoruhana oyó su confianza, ¡parecía que tenía suficiente coraje y resolución para enfrentarse a cualquier cosa de frente!

“Seiji Haruta…” Lentamente se levantó con una sonrisa de alivio: “…Gracias.”

 

Traductor: Bītā

Aquí Bītā, se vienen los vergazos… *cof* …*cof* digo es la hora dededeede del duelo xD.

 

Índice