NEET Receives a Dating System – Capítulo 20: Peach

 

 

Fue rechazado… ¿Fue porque se había vuelto demasiado guapo, o le preguntó en un momento inoportuno?

Después de salir de la enfermería, Seiji se sintió más bien impotente.

Era obvio que Miyamoto era una buena chica que simplemente carecía de confianza en sí misma. Si ganaba confianza en sí misma y perdía algo de peso, probablemente sería una chica linda.

Aunque no perdiera peso, siempre y cuando ganara confianza en sí misma, sería una gran amiga otaku.

Lamentablemente, fue rechazado.

Debido a que Miyamoto no era considerada como una “chica hermosa” por su sistema, Seiji no era capaz de ver su calificación de favorabilidad hacia él.

‘Espero que no me odie. Quizás mi historia era demasiado insólita para que ella la manejara.’ Seiji pensó para sí mismo.

Fue rechazado, fue rechazado, fue rechazado… las cosas importantes deben repetirse tres veces.

Sólo había querido hacer un amigo con quien poder discutir temas otakus. Seiji suspiró impotente. Aunque Mika y Chiaki eran agradables, ninguna de ellas estaba interesada en temas otaku.

La escuela no parecía tener un club relacionado con las actividades otakus—ya lo había investigado.

¿¡Entonces simplemente donde se suponía que debía liberar toda la energía otaku que se estaba acumulando dentro de él!?

De todos modos, con Genhana High School siendo una escuela tan grande, ¿¡por qué no había por lo menos unos pocos otakus que crearon clubes para sus intereses!?

Justo cuando estaba reflexionando sobre el asunto, tuvo un destello de inspiración que lo hizo dejar de caminar.

‘¿Es ésta… la parte donde debería estar creando mi propio club?’

De repente sintió como si toda la resistencia que bloqueaba sus sentimientos obstruidos hubiera desaparecido.

Después de que terminó la clase de educación física, el representante de la clase Koji Hoshihara, dirigió una reunión de clase para asignar a cada uno varias tareas para los preparativos del festival escolar.

La distribución de las tareas de Koji era justa y razonable, por lo que sólo se discutieron algunos pequeños detalles antes de finalizar los planes.

“Harano-san, tu tarea es extremadamente importante. Espero que puedas discutir las cosas con la confitería rápida y exitosamente.”

“No hay problema, representante de clase, ya llamé a la gerente de la tienda anoche y le pregunté sobre ello—ella está muy contenta de ayudarnos. Voy a trabajar esta noche, así que voy a discutir los otros detalles con ella entonces.”

“¡Oh, maravilloso—como se espera de Harano-san!” Koji pensó en ello por un tiempo.

“Después de que hables con ella de nuevo esta noche, ¿puedes llamarme y contarme la situación? Quiero saber tanto como sea posible.”

“Seguro.” Seiji intercambió números de teléfono con Koji.

Como representante de clase del Año 1 Clase 5, Koji Hoshihara era una persona confiable que era claramente el tipo que estaba acostumbrado a liderar. Era una de las personas en la clase que era muy respetada tanto por los chicos como por las chicas y también era uno de los únicos chicos que no sentía celos hacia Seiji.

Seiji se sintió muy afortunado de que su representante de clase era una persona como Koji, de lo contrario tendría un tiempo aún más difícil en la clase.

Por desgracia, Koji sólo estaba pensando en la gestión de la situación de una manera más conveniente, y aunque Koji no estaba en contra de Seiji, tampoco parecía que Koji intentara ser más amigable con Seiji.

“Seigo, ¿te vas ahora?”

“Sí, me voy a la tienda de dulces ahora—¿qué hay de ustedes?”

“Yo… no tengo ganas de ir al club de tenis hoy. Iré a casa contigo.” Dijo Mika.

“Voy al club de teatro—necesitamos practicar nuestro programa para el festival escolar.”

Después de Chiaki se fue, Seiji y Mika también salieron de la escuela y comenzaron a caminar a casa.

“¿Cómo está… el club de tenis?”

“No lo sé, pero dudo que el ambiente sea muy bueno hoy.”

“Lo siento…”

“Seigo… Seiji, no hiciste nada malo,” suspiró Mika, “el club siempre tuvo problemas similares antes, y después de ver las cosas allí ayer… honestamente, he estado pensando en dejar ese club.”

“Mm… no parece que ese club sea adecuado para ti.”

“Pero incluso si dejo ese club, no sé a qué club me gustaría unirme…” Mika suspiró una vez más, mientras se daba la vuelta y miraba a Seiji: “¿Qué hay de ti, Seiji—en qué club estas interesado?”

“Mm…” Seiji se frotó la barbilla pensativamente: “Cuando estaba conversando contigo durante el almuerzo, te pregunté si había algunas actividades de club para otakus, ¿verdad? Dijiste que no había ninguna. Por eso estaba pensando en crear mi propio club.”

“¿Quieres crear tu propio club?” Mika quedó momentáneamente aturdida.

“Soy un otaku después de todo—me gustaría estar junto con compañeros otakus que comparten mis intereses.” Seiji sonrió, “Por supuesto que eres bienvenida a unirte también—incluso si no eres una otaku, también disfrutas viendo algunos animes y podemos hablar de ellos juntos.”

“Oh…” En este momento, Mika sintió una distancia entre ella y el chico en su corazón.

Aunque le gustaba ver algunos animes, y también veía algunos videos de idols en línea ocasionalmente, ella no era una otaku de pleno derecho como Seiji.

Desde que Seiji se había cambiado así mismo, se llevaba muy bien con él, pero su verdadera esencia era la de un otaku, mientras que ella tenía intereses comunes.

Esto hizo que Mika sintiera una sensación de pánico.

“¿Sabes cuáles son los requisitos para establecer un club?” Seiji preguntó.

“Oh… probablemente se requiere un número mínimo de personas, y luego debes postular al consejo estudiantil.” Mika enterró sus sentimientos complicados dentro de su corazón mientras respondía a su pregunta con sinceridad.

“Como se esperaba, el número de personas es el primer obstáculo…” Seiji se frotó la barbilla pensativo: “Tal vez debería hacer algo como emitir una convocatoria…”

“¿Convocatoria?”

“Colocar un anuncio en el tablón de anuncios, y buscar a los estudiantes con intereses similares.”

“¿Eso… funcionará?”

“No lo sé, pero por lo menos tengo que intentarlo.” Seiji se frotó la barbilla mientras lo consideraba cuidadosamente. 

A pesar de que era bastante molesto crear un club, sería un excelente método para disfrutar de su nueva juventud, ¿no es así? 

Pero de todos modos, tenía que ocuparse del festival escolar primero.

En la tienda de confitería Divine Taste (Sabor Divino), Seiji eligió la opción [trabajo] de su menú de acciones después de cambiarse a su uniforme de trabajo. Luego comenzó a trabajar con movimientos suaves y experimentados.

Permaneció plenamente ocupado hasta las 7:30 de la noche.

Después de que terminó su turno, Seiji fue a la oficina de la gerente de la tienda en vez de cambiarse su ropa de trabajo.

Rika Amami ya lo estaba esperando allí.

Como siempre, estaba bien vestida. Llevaba un traje que mostraba su excelente figura, y en conjunto con sus medias negras y sus hermosas piernas, ella estaba rezumando con atractivo sexual.

Lo que sorprendió a Seiji fue el hecho de que había otra mujer en la oficina de la gerente de la tienda.

La otra mujer llevaba una gorra que cubría su cabello de color castaño plateado de mediana longitud. Llevaba un suéter gris con pantalones deportivos negros, y su pecho era tan amplio como el de la gerente de la tienda. Se sentó en el sofá con las piernas metidas en el pecho, como lo haría un estudiante de primaria, y tenía un aura abatida sobre ella.

“Harano-kun, llegaste.”

El hecho de que Seiji estaba usando un nombre falso fue apoyado y conocido por la gerente de la tienda, por lo que todos sus compañeros de trabajo cambiaron la forma en que se dirigían a él, para mitigar cualquier problema potencial.

“Antes de que hablemos, permíteme presentarte a alguien—este es el autor de “Honey Candy Girl”, su seudónimo es…”

“¿¡Peach-Sensei!?” Los ojos de Seiji se iluminaron al instante.

Su voz de repente se elevó una octava, lo que pareció asustar a la mujer que llevaba gorra. Ella tembló violentamente mientras se retiraba más en su propio abrazo.

“Sí, ella es conocida como Peach, y también es mi prima menor,” Rika Amami suspiró, “ella no ha estado fuera por un largo tiempo, así que la arrastré hasta aquí hoy para hablar contigo.”

“¡Nunca imaginé que podría conocer a Peach-Sensei! ¡Su historia es maravillosa!” Seiji sintió como la pasión de su parte otaku había sido encendida, “He visto cada episodio de su anime, e incluso quería comprar la edición especial. Desafortunadamente, no tenía suficiente dinero… Oh, ¿estaría bien pedir su autógrafo?”

Él se acercó a ella mientras hablaba.

La mujer de la gorra llamada Peach se retiraba de él.

“¡N… no vengas!”

Seiji fue petrificado instantáneamente como si hubiera sido golpeado por una maldición.

Rika Amami suspiró profundamente.

“Mis disculpas, Harano-kun. Mi prima aquí tiene androfobia severa.”

“…Oh?”

Esta era la primera vez que Seiji escuchaba sobre esta legendaria fobia en la vida real.

Rápidamente se alejó varios pasos de ella, y como si ella estuviera reaccionando a su presencia, pareció relajarse.

‘Wow, ¿de verdad era real?’ Seiji miró inquisitivamente al encargada de la tienda.

“Esto no es un secreto ni nada—casi todos los que están familiarizados con ella lo saben. Siempre asistió a escuelas sólo para niñas en su infancia, y debido a un incidente con un chico en la universidad, ella desarrolló androfobia. Para ser sincera, no fue un incidente tan grave—fue sólo una mala comunicación normal. Sin embargo, subestimé su tolerancia. Como faltaba, se convirtió en una otaku. Desde allí se embarcó en el camino de un autor.” Rika explicó.

“Oh…” Seiji asintió comprensiblemente. “Mis disculpas por asustarte, Sensei”, le dijo a la mujer.

Peach ajustó su cuerpo en el sofá.

“No… Yo… lo siento.” 

Su voz era tan suave—si podía hablar sin tartamudear, estaba seguro de que sonaría increíblemente atractiva.

“Ya que Sensei está aquí, ¿quiere hablar sobre obtener el permiso de copyright?” Seiji luego se dirigió hacia Rika: “Como ella tiene androfobia, podríamos haber hablado de ello por teléfono.” Seiji sintió que un asunto como el que su clase pedía prestado el tema de “Honey Candy Girl” para el festival escolar estaba en una escala bastante grande para justificar la presencia del autor, sin embargo.

Rika Amami tenía una expresión seria mientras lo miraba.

“En realidad, tengo una sugerencia. Puedes recibir el permiso de los derechos de autor de Peach, y la tienda te brindara toda su asistencia para ayudar a tu clase para el festival escolar. Sólo hay una condición.”

“¿Qué es?” Seiji sintió una premonición ominosa.

“Quiero que tengas una cita con Peach el día del festival escolar.”

“… ¿¡Qué!?”

 

Traductor: Bītā

Aquí Bītā, deme dos para llevar por favor xD, y así mis queridos lectores iniciamos el mega pack.

Por cierto en este capítulo se confirma que, habemus milf xD

(Ando al día con la novela en inglés, solo puedo decir que es sublime)

Y sip he vuelto…

 

Índice