Goblin Kingdom Capítulo 123: Susurros De La Serpiente De Un Ojo

Goblin Kingdom

Capítulo 123

Susurros De La Serpiente De Un Ojo

Estado
Raza Goblin
Nivel 53
Clase Rey; Gobernante
Habilidades <<Gobernante De Los Hijos Demoníacos Del Caos>>  <<Alma Desafiante>>  <<Aullido Devorador Del Mundo>>  <<Maestría De La Espada A->>  <<Dominador>>  <<Alma Del Rey>>  <<Sabiduría De Un Gobernante III>>  <<Hogar De Los Dioses>>  <<Ojo Malvado De La Serpiente De Un Ojo>>  <<La Danza Del Rey Al Borde De La Muerte>>  <<Manipulación Mágica>>  <<Alma Del Rey Berserk>>  <<Tercer Impacto (El Tercer Canto)>>  <<Instinto>>  <<Bendición De La Diosa Del Inframundo>>
Protección Divina Diosa Del Inframundo (Altesia)
Atributos Oscuridad; Muerte
Bestias Subordinadas Kobold Superior Hasu (Lv77); Gastra (Lv20); Cynthia (Lv1); Rey Orco Bui (Lv82)
Estado Anormal Bendición De La Serpiente De Un Ojo; Protección de La Serpiente De Cabeza Gemela

 

El mundo estaba todavía en el abrazo del dios de la noche, pero la imagen persistente de un padre amoroso era lo único en mi mente.

 

Abrazado por el calor de la noche, caminé a través del bosque oscuro. El bosque fuera del territorio de los elfos era peligroso. Si bajamos la guardia, podríamos acabar siendo presa de alguna bestia errante. Pero por alguna razón, a pesar de saber eso, había una extraña calidez que buscaba envolverse a mi alrededor.

 

“Qué extraño” Murmuré.

 

El chamán, Gi Za Zakuend, podría ser capaz de descubrir la causa de esta extraña atmósfera, pero en cuanto a mí, lo máximo que puedo hacer es tenerlo en cuenta.

 

No es un mal presentimiento, y ya me he acostumbrado. Caminé por el bosque de la noche mientras estaba lleno de esa extraña sensación de calor.

 

“La sangre y la guerra es tu camino, pequeño. No le temas ni le des la espalda.”

 

Ha pasado un tiempo desde que Verid habló por última vez.

 

“¿Te preocupa que deje de pelear?” Le pregunté.

 

“Los viejos dioses del agua y del bosque viven eternamente. Su influencia sobre estas tierras es grande, debilitando el ardor de la llama. Es incómodo.”

 

La serpiente habló honestamente. La otra serpiente, cuya marca era una joya en mi mano izquierda, parecía estar de acuerdo con Verid cuando su marca retumbó silenciosamente.

 

“Ya he comenzado mi camino hacia la dominación. Es un poco tarde para darse la vuelta ahora.”

 

Hace tiempo que estoy harto de esta sed de conquista dentro de mí. Quiero ganar. ¡Quiero pelear!

 

Esos sentimientos ardieron como una gran llama dentro de mí mientras hablaba con Verid.

 

“Recuperaré lo que me fue arrebatado. Hasta entonces aplastaré todo a mi paso.”

 

“Hermanito, no lo olvides. La Diosa del Inframundo (Lady Altesia) es nuestra madre y maestra.”

 

La sensación de calma dentro de mí cambió, y la sonrisa de una bestia apareció en mi cara.

 

“No importa quién sea. Si alguien se interpone en mi camino, lo cortaré. No me importará aunque sean dioses.”

 

“Bien… ¡Bien! Así es como deberías ser. No lo olvides, pequeño. Las palabras que yo, las llamas negras que te guían, te he dado. No lo olvides nunca.”

 

La risa de Verid resonó fuerte junto con el retorcimiento del símbolo de la serpiente en mi brazo, y luego su voz desapareció.

 

Recordando las palabras que dije hace unos momentos, me murmuré a mí mismo. “Te traeré de vuelta. Sin importar el costo…”

 

Esas palabras se desvanecieron a la tenue luz de la noche.

 

◆◆◇

 

Altesia sonrió dulcemente mientras miraba al goblin reflejado en el gigantesco espejo mágico.

 

“Conquistó a los demihumanos, y ahora, sus garras alcanzan a los elfos. Inesperado… Verdaderamente, inesperado” Le dijo Altesia a la serpiente de un ojo, Verid.

 

“La barrera de los dioses del bosque y del agua se ha fortalecido. Sería difícil para cualquiera entrar sin la invitación de los elfos” Dijo Verid.

 

La decisión del Rey Goblin de enviar a un enviado elfo era correcta. El bosque de elfos tenía una barrera a su alrededor que desviaba a los intrusos. No había otra forma de atravesarlo fuera de quemar todo el bosque.

 

El hecho de que el Rey Goblin fuese capaz de superar eso sin siquiera saber de su existencia no era más que su buena suerte.

 

“¿Están el dios del agua (Iren) y el dios del bosque (Chenzhen) interfiriendo en nombre de los elfos?” Preguntó Altesia.

 

“Parece que mantienen un perfil bajo… Pero no están muertos” Dijo Verid.

 

“Al apóstol de aquél que es más rápido que el viento (Gawyn) se le negó el contacto con el dios del bosque. ¿Están tratando de reunir sus fuerzas? Si es así, ¿Por qué?” Altesia se preguntaba mientras sonreía con esa seductora sonrisa suya.

 

Verid respondió. “¿Quizás es porque les falta fe? El dios del bosque experimentó mucha angustia por el ataque de los humanos al bosque, y el cuerpo del dios del agua está siendo contaminado. ¿No sería todo esto suficiente para debilitar su fuerza?”

 

“Verid, está prohibido menospreciar a los dioses.”

 

“Como usted ordene.”

 

Precisamente porque se rindieron a sus emociones y lucharon en la última guerra, al final fueron conducidos al abismo.

 

“Pero si tu deducción es correcta, tal vez pueda hacer algo.”

 

“¿Debería intentar el contacto con los espíritus?”

 

Los dioses podían ser llamados dioses, pero no eran capaces de lograr mucho por sí mismos, así que distribuyeron su poder y crearon espíritus, que servían como representantes de los dioses y llevaban a cabo varias funciones relacionadas con el mantenimiento del mundo. Por ejemplo, cuidaron la tierra, crearon barreras, mantuvieron el clima… Y así sucesivamente.

 

Una vez, los elfos fueron hábiles en escuchar las palabras de los espíritus, y trabajaron con otras razas para comprender el lenguaje de los espíritus. Después de la guerra de los dioses, la habilidad se perdió, pero no se extinguió por completo, ya que fragmentos de esta habilidad permanecen dispersos por todo el mundo. Algunos llegaron a ser conocidos como espadas malditas o espadas malignas, otros como grandes tesoros, otros como secretos del tesoro real, otros estaban escondidos entre los sabios del viejo bosque, y otros fueron transmitidos como conocimiento por los gigantes, generación tras generación.

 

“Sí, te lo dejo a ti” Le dijo Altesia a la serpiente que se inclinaba.

 

Altesia se rió. “Nunca pensé que los goblins me harían tan feliz. Tal vez les dé algo de mi fuerza.”

 

Cuanto más le gustaban, más libremente daba su poder. Aunque su amor era profundo, sus celos ardían igual de brillantes; la diosa del inframundo entrecerró los ojos.

 

“… La Serpiente del Cielo Sin Alas (Gawain) y la Serpiente Devoradora de la Tierra (Perseval) deberían hacer un movimiento pronto.”

 

La casa de la diosa del inframundo que una vez antagonizó al mundo entero. Ahora mismo, sus miembros estaban acechando en las sombras, esperando el día en que una vez más soltarían a los perros de la guerra.

 

“Si los goblins lo desean, no me importa ser su madre” Dijo Altesia.

 

Cuando la diosa madre, Deetna, cayó en el abismo, nacieron los monstruos. Hasta el día de hoy el abismo estaba lleno de monstruos nacidos de la diosa madre.

 

La diosa madre era la dueña del abismo y la madre de los caídos; innumerables hordas de monstruos la seguían.

 

Altesia, su sucesora, heredó todo eso. Monstruos, bestias, serpientes… Siendo así, no le importaba si se convertía en la dueña de estos monstruos, incluso de los que estaban abandonados sobre la tierra.

 

“… Si el amo lo desea, usaré mis fuerzas” Dijo Verid mientras el brillo dorado de los ojos de su amo le apuntaban. “Sin embargo, se podría decir que los monstruos sin madre y el actual Rey Goblin son lo que son porque no tienen dioses.”

 

Altesia volvió su poderosa mirada hacia el espejo mágico.

 

“Cierto. Tenerlos cerca no es amor, ¿Verdad?” Altesia cruzó las manos y sonrió embrujadamente.

 

“Comenzaremos nuestros preparativos” Dijo Verid, retirándose de la presencia de Altesia cuando ella asintió.

 

“Con tanta habilidad, no me importa dejarte guiar a los monstruos sobre el suelo, pero… Deberías darte prisa, chico.”

 

La imagen reflejada en el espejo cambió. Esta vez lo que se reflejó no fue la imagen de un goblin sino la de los humanos.

 

◇◆◇

 

“¡Hagan las fosas de 2 a 5 metros de profundidad! ¡Asegúrense de que esas vallas anti-caballería estén bien enterradas!”

 

La poderosa voz de los comandantes humanos se podía escuchar resonando aquí y allá. Los humanos estaban construyendo actualmente una ciudad colonial en el límite del bosque, entre el hogar de los goblins y la región humana.

 

Después de acampar y rodearlo con cercas anti-caballos, los humanos planearon dónde irían las fosas. Cuando lo hicieron, rápidamente planearon el resto de la ciudad colonial.

 

Por supuesto, los humanos sabían que los monstruos podían atacar mientras construían la ciudad colonial, por lo que el lord feudal del oeste, Gowen, tenía a sus hombres y algunos aventureros patrullando. Mientras estaban alerta, los artesanos que trabajaban en la ciudad trabajaban día tras día. Los recursos y la comida eran enviados todos los días desde la capital occidental, Jirata, en la que vivía el propio lord feudal occidental.

 

Lo primero que crearon fueron los muros de piedra, que bloqueaban la visión de sus supuestos intrusos y demarcaban la tierra.

 

La técnica que usaban para rellenar los huecos de los ladrillos con cemento era algo inimaginable para los goblins. Dicho esto, aunque se le llamaba “muro”, era más bien como rocas apiladas una encima de otra sin ningún orden.

 

El asesino, Gi Ji Arsil, que salió a explorar observó desde la oscuridad de la noche.

 

“¿Qué es eso?” Murmuró Gi Ji Arsil.

 

No importaba cuánto estirara sus manos, las paredes aparentemente interminables eran al menos dos veces su altura. Además, delante de ellos había fosas secas lo suficientemente anchas como para que los goblins no pudieran saltar sobre ellas. De vez en cuando, los humanos alinearon escudos de madera sobre las paredes mientras la gente pasaba.

 

“Lord Gi Ga tenía razón.”

 

Esas paredes probablemente podrían soportar hasta una carga de cuerpo entero de los orcos. Gi Ji Arsil no sabía lo que eran esos muros, pero sabía que había que tener cuidado con ellos.

 

La Fortaleza del Abismo no era de ninguna manera alta. En vez de eso, iba más profundo bajo la tierra. Para los goblins que no temían a la oscuridad, esto era lo más preferible, pero para los humanos, al crear sus fortalezas sobre la tierra, alcanzar lo más alto que podían era lo más preferible.

 

Gi Ji Arsil no entendía esta diferencia de perspectiva, así que cuando vio la gigantesca fortaleza, sólo podía imaginar cuánto más grande era bajo tierra, despertando su sensación de peligro hasta los límites.

 

“Dijeron que no usara esto excepto para emergencias, pero…”

 

En la mano de Gi Ji estaba el cadáver de un pájaro desafortunado, que recibió de la sacerdotisa de Gordob, Kuzan. Este era un tesoro invaluable que permitía avisar a la Fortaleza del Abismo. Fue algo que los Gordobs se esforzaron mucho para crear.

 

“Creo que ahora es ese momento.”

 

Después de decir unas palabras al desafortunado pájaro, golpeó el cadáver en la cabeza, y al instante siguiente, el pájaro supuestamente muerto de repente cobró vida, extendiendo sus alas y volando en el cielo.

 

“El rey nos ordenó que no saliéramos del bosque, pero la situación lo exige.”

 

Los humanos estaban descaradamente construyendo una fortaleza justo frente a sus ojos. Esto era claramente una provocación. ¿Podrían dejar que construyeran esta fortaleza?

 

“No… Por el bien del rey, esta cosa no debe ser construida.”

 

Gi Ji esperó a que el abrazo del dios de la noche cubriera el mundo antes de salir del bosque, luego eligió el momento en que se encendían las hogueras de vigilancia, atravesó la oscuridad y se acercó a la fortaleza.

 

◆◆◇

 

“¿Cómo estuvo la reunión?” Preguntó una voz.

 

Fenit Symphoria usó el camino de los elfos cuando regresaba a casa. Cuando llegó, una voz le gritó. Era su prima femenina; la que había dejado el bosque antes.

 

“Hmph, fue una pérdida de tiempo. Pensar que Goblins pudieran… Fue realmente un balbuceo tonto” Se mofó Fenit.

 

El Bosque Tranquilo (Symphoria) era uno de los bosques más grandes del sur de la región de los elfos, que era un gran desierto lleno de arena amarilla y rocas.

 

“Sobre Selena…” Dijo Pale.

 

“Ah, lo siento, hermana mayor. Lo olvidé” Contestó Fenit.

 

“¿Qué quieres decir con—?”

 

“Soy un hombre ocupado.”

 

Fenit parecía feliz de ver a Pale mordiéndose los labios.

 

Fue entonces cuando los elfos que trabajaban en su casa salieron a saludarlo.

 

“¿Está lista la comida?” Preguntó Fenit.

 

“Sí, Maestro Fenit. Todo está preparado” Dijo un elfo sirviente.

 

Ver a los elfos sirvientes halagarlo excesivamente le trajo mucha alegría a Fenit. Con una sonrisa de satisfacción, Fenit dejó a Pale.

 

“Oh, si me apetece, podría buscar a esa chica, Selena. De todos modos, tendré que volver a ir al Bosque de los Susurros (Forni)” Dijo Fenit.

 

“¿En serio?” Dijo Pale, expectante.

 

“Por supuesto. De hecho, ¿Por qué no la busco mientras estoy comiendo?”

 

Pale asintió mientras se mordía los labios.

 

No le quedaba ningún poder en esta aldea. Ella había perdido toda su conexión durante el tiempo que pasó afuera como aventurera. No importaba lo mortificante o triste que se volviese su situación, no tenía otra opción que obedecer al sabio, Fenit.

 

 

—324 días hasta la guerra con los humanos.

 

 

◇◆◆◇◇◆◆◇

 

Las habilidades del Rey Goblin han cambiado.

 

La habilidad, Instinto, ha evolucionado a Instinto del Guerrero.

 

Instinto Del Guerrero

 

Esquiva los ataques mortales. Tiene efecto contra enemigos de hasta una clase superior a la propia.

 

Al liderar una horda, sabrás cuando tu enemigo está a punto de aplastar a tu horda.

 

Nueva habilidad aprendida.

 

El Guiado

 

Tu fortuna mejorará a medida que cumplas los deseos de tus dioses patrones (fuente de protección divina).

 

La protección divina que tienes se hará más fuerte y tu éter crecerá más cuanto más te opongas a la voluntad de los dioses a los que tus dioses patrones se oponen.

 

◇◆◆◇◇◆◆◇

 

———————————————————————————————————-

Y cada vez nuestro MC se acerca más a Altesia, incluso si él no lo sabe.

Traductor: Krailus

Editor: Reika

Índice