Goblin Kingdom Capítulo 121: Una Invitación De Los Elfos

Goblin Kingdom

Capítulo 121

Una Invitación De Los Elfos

Estado
Raza Goblin
Nivel 53
Clase Rey; Gobernante
Habilidades <<Gobernante De Los Hijos Demoníacos Del Caos>>  <<Alma Desafiante>>  <<Aullido Devorador Del Mundo>>  <<Maestría De La Espada A->>  <<Dominador>>  <<Alma Del Rey>>  <<Sabiduría De Un Gobernante III>>  <<Hogar De Los Dioses>>  <<Ojo Malvado De La Serpiente De Un Ojo>>  <<La Danza Del Rey Al Borde De La Muerte>>  <<Manipulación Mágica>>  <<Alma Del Rey Berserk>>  <<Tercer Impacto (El Tercer Canto)>>  <<Instinto>>  <<Bendición De La Diosa Del Inframundo>>
Protección Divina Diosa Del Inframundo (Altesia)
Atributos Oscuridad; Muerte
Bestias Subordinadas Kobold Superior Hasu (Lv77); Gastra (Lv20); Cynthia (Lv1); Rey Orco Bui (Lv82)
Estado Anormal Bendición De La Serpiente De Un Ojo; Protección de La Serpiente De Cabeza Gemela

 

Shunan regresó. Inesperadamente, los elfos nos aceptaron. No sólo a unos pocos de nosotros, sino a toda la horda de 140 goblins.

 

“Eso fue bastante suave” Le dije.

 

Parece sospechoso, especialmente cuando veo a Cecil actuando como siempre. Pero no creo que este sílfide llamado Shunan sea del tipo que miente.

 

“Mi hermano mayor, Shure, es consciente del estado del este. Él sabe que los humanos están tratando de invadir el bosque, así que dice que no hay necesidad de peleas innecesarias” Dijo Shunan.

 

Si eso es verdad, entonces esta alianza no debería tomar mucho tiempo. Pero me pregunto… Esto podría ser una trampa.

 

“Es sólo que los otros miembros del Consejo de Sabios no son tan flexibles como mi hermano, así que…” Dijo Shunan.

 

Ya veo… Así que está haciendo esto por su propia voluntad en contra de los deseos de los otros elfos. Bueno, mientras haya una tribu dispuesta a aceptarnos, nos las arreglaremos.

 

Tendremos que conseguir gradualmente más apoyo de las otras tribus. Espero que no le importe proveernos de armas y tecnología, así como de mano de obra.

 

Aparte de eso también está la cuestión de qué harán los goblins después de que los humanos sean derrotados.

 

¿Los goblins gobernarán sobre los humanos?

 

Cuando se trata de gobernar, esto incluye mantener el orden público, proteger la ley y administrar el gobierno.

 

Una manera de hacer las cosas es a través de un gobierno indirecto. Es decir, no gobernaremos directamente a los humanos, sino que dependeremos de un humano para gobernarlos.

 

En otras palabras, estaríamos creando un falso lord feudal para gobernar a los humanos.

 

La ventaja de este método es que la gente no nos culpará a nosotros, sino al falso lord feudal que nosotros creamos.

 

También está el miedo al gobierno de los goblins que debe ser considerado.

 

Los goblins nunca han estado por encima de los humanos antes. Si de repente se pararan sobre ellos, seguramente ocurriría una revuelta.

 

Por lo tanto, es necesario desacostumbrar lentamente a los humanos para que gobiernen los goblins. Al principio, los goblins sólo se utilizarán para mantener el orden, pero gradualmente, se harán cargo del gobierno y la ley. Para hacer eso, sin embargo, los goblins primero necesitan aprender a reinar y gobernar. Eso es algo que sólo se puede aprender de aquellos que han creado sus propias sociedades. Es decir, los humanos, los demihumanos y los elfos.

 

Los que tienen la sociedad más desarrollada son, por supuesto, los humanos. Con un sistema basado en el comercio y la moneda, son sin duda la raza más próspera del mundo. Por supuesto, eso es porque ganaron la guerra. Aparte de eso es también debido a las protecciones divinas que han recibido y el funcionamiento de sus héroes. Pero esas cosas son meramente secundarias. El mayor contribuyente a su prosperidad es su sistema social. En otras palabras, comercio y moneda.

 

Cuando la gente se reúne, el comercio ocurre, causando que aún más gente se reúna. Este ciclo se repite, hasta que eventualmente nace una metrópolis. El nacimiento de una metrópolis significa el ensanchamiento de las carreteras y la creación de muchos pueblos cercanos, creando riqueza. La aparición de la riqueza, sin embargo, no es del todo buena. Porque donde hay riqueza, hay depredadores. Para expulsar a estos codiciosos, que están llenos de lujuria por el fruto prohibido, es necesario crear a los militares. Finalmente, nace un país.

 

Al expulsar a los invasores y expandir el país, el territorio de los humanos se expandió naturalmente. El estado actual del mundo se debe precisamente al sistema social superior de la humanidad, un sistema que los elfos y los demihumanos no podían igualar.

 

Sin embargo, no es perfecto. El aumento de la población y de la riqueza conducirá naturalmente a una disparidad de riqueza y de estatus. Esto está directamente relacionado con la guerra. Si no es la guerra, entonces por lo menos, las vidas de la gente serán duras. Tan duras que tendrían que quemarse para vivir sus vidas. Una prosperidad dolorosa, por así decirlo.

 

¿Pero qué hay de los demihumanos?

 

Por supuesto, no sé cómo era en el pasado, pero a grandes rasgos puedo adivinar cómo son hoy en día deduciendo de su situación actual. Al vivir en pequeñas aldeas, son capaces de mantener sus peculiaridades. A través del comercio son capaces de formar una especie de cuerpo cooperativo, por poco profundo que sea. A primera vista, su sistema no parece inferior al de los humanos, ¿Pero es realmente así? Por supuesto que no, los demihumanos están muy por detrás de la humanidad. Su débil sistema nunca podrá igualar a toda la humanidad. No con su trueque ni con la escasa escala de sus negocios, que se limitan únicamente entre pueblos. No tienen moneda. Ni siquiera tienen impuestos, aunque por eso no hay mucha diferencia entre los estatus sociales de los individuos.

 

Sabiendo esto, ¿Pueden los demihumanos dominar a los humanos? La respuesta es no. No pueden. Porque son demasiado simples.

 

¿Qué hay de los elfos entonces?

 

¿Entienden el concepto de gobernar sobre otros? ¿Son capaces de captar la esencia de unos pocos gobernando a la multitud? Mirando a Cecil, parece que sólo pueden confiar en la buena disposición de los demás, pero… Recemos para que Cecil sea simplemente un atípico y no un representante del elfo común.

 

“Vayamos entonces. Tú estarás liderando el camino, ¿No?” Dije.

 

“Por supuesto” Dijo Shunan.

 

Después de informar a Shunan que nos iremos al día siguiente, reuní a los líderes goblin y les di sus órdenes. También agradecí a los demihumanos por su cooperación y les pedí que comenzaran a comunicarse con los goblins del este.

 

“Gi Za, quédate aquí como relevo mientras tanto” Le dije.

 

“No me importa, pero… ¿Estarás bien sin mí?” Dijo Gi Za.

 

Lo decía en serio.

 

Sonriendo irónicamente, le dije “No creerás que alguien causaría problemas después de ver una horda así de grande, ¿Verdad?”

 

“Bueno… Eso es verdad.” Dijo Gi Za tras un momento de reflexión.

 

La misión de Gi Za es mantener la comunicación con los demihumanos y asegurar que el camino hacia el territorio de los elfos permanezca sin obstáculos. Después de todo, sería problemático si tuviéramos que retirarnos, sólo para descubrir que el camino a casa había sido cortado.

 

“Pero no bajes la guardia” Dijo Gi Za.

 

“Lo sé” Dije.

 

Se preocupa demasiado, pero su lealtad es lo más importante.

 

Al día siguiente, partimos hacia el pueblo de los elfos. Dejé 10 goblins con Gi Za y me llevé los 130 restantes.

 

◆◆◇

 

Fick Ojo de Halcón, Fick Barbad, estuvo mucho tiempo compartiendo un trago con sus viejos amigos en el bar del Reino Germion. Mill la Asesina de Magos, Wyatt el Hercúleo, Yugil, Vitz… La gente reunida fueron todos miembros de la anterior expedición de Gulland al bosque.

 

Ya ha pasado un mes desde que escaparon de ese peligroso bosque, y desde entonces, han estado viviendo sus vidas. Pero tanto si vivían en el este como en el oeste, nunca olvidaron intercambiar regularmente información entre ellos.

 

Los bares frecuentados por los aventureros son los mismos en todas partes. Son caóticos, llenos de fervor, y la comida y el vino tienen un precio acorde al gusto.

 

Encima de las mesas había varias comidas alineadas, mientras que las jarras de cerveza estaban llenas de alcohol para aliviar las resecas gargantas de estos aventureros después de un día de arduo trabajo.

 

“Gracias por reunirse aquí hoy. No voy a ser tan formal con esto, pero…” Dijo Wyatt el hercúleo, ante lo cual todos levantaron sus jarras. “Primero, un brindis. Para todos los que no pudieron venir, para todos los que lo hicieron.”

 

Después de golpear sus jarras, el grupo de aventureros comenzó a excavar en el gran festín dispuesto sobre la mesa. Los aventureros bebieron cerveza de todo corazón, pero de repente todos los ojos se fijaron en Mill la Asesina de Magos.

 

“… Está tibia” Se quejó.

 

“Un poco tarde para quejarse después de tragarlo de una vez, ¿No crees?” Comentó Fick Ojo de Halcón, haciendo reír a Yugil y a Vitz. Parece que la asesina de magos era una bebedora muy fuerte.

 

“Gulland está en el norte, así que probablemente no se puede evitar, pero sigue siendo una lástima que la Mano Blanca de la Vida no haya podido venir” Dijo Wyatt.

 

Vitz levantó la frente cuando habló de ella. “No hables más de ella. La comida se estropeará.”

 

“¿Oho? Y yo que pensaba que os estabais llevando bien. ¿No estaban siempre juntos?” Preguntó Wyatt.

 

“Me sentí como un niño siendo enviado al matadero, sabes. Estaba tan asustado que pensé que terminaría convirtiéndome en hereje” Dijo Vitz, encogiéndose de hombros, causando que Wyatt se riera.

 

“Ella está en peregrinación ahora mismo para el viaje de una misión, pero regresará cuando haya terminado” Dijo Yugil.

 

Ver a Yugil abrir la boca por primera vez aunque nunca lo hizo cuando estaban en el bosque hizo que Mill hiciera una toma doble.

 

“¿Puedes hablar?” Ella preguntó.

 

“Sólo tengo miedo escénico” Dijo Yugil, haciendo que el grupo se riera.

 

“E-Estoy hablando en serio” Argumentó Yugil, de color rojo remolacha, lo que hizo que el grupo se riera aún más.

 

“Por cierto, ¿Te enteraste? El lord feudal de la región occidental, Lord Gowen, aparentemente está construyendo una ciudad colonial en el oeste” Dijo Fick mientras secaba sus ojos llorosos por reírse demasiado.

 

“Hmm… Así que son una gran amenaza, huh. Pero, ¿De verdad les dejarán construir esa cosa?” Wyatt el hercúleo se frotó la barbilla y se preguntó.

 

“… ¿Qué es una ciudad colonial?” Preguntó Mill a Wyatt después de beber su cuarta taza.

 

“Una base estratégica… ¿Entiendes?” Dijo Wyatt.

 

“Nope” Contestó rápidamente Mill.

 

“En otras palabras, es una fortaleza que también es un pueblo.” Wyatt colocó un pan negro en un plato vacío y lo golpeó con un tenedor para ilustrar su punto. “Generalmente, las murallas se extenderían de este punto a la izquierda y a la derecha, construyendo torres de vigilancia en espacios iguales.”

 

Puso en fila una salchicha de cerdo.

 

“Esto se hace para aislar completamente el exterior del interior. Para ello, se suele preferir que las paredes tengan 3 metros de altura. De esa manera, si alguien intenta escalarlas, los soldados podrían perforarlos con sus lanzas. Para colmo, se construye un canal a lo largo del perímetro de las paredes…. Dios mío, esto va a ser largo.”

 

Esta vez alineó algo de pasta fuera de las salchichas.

 

“La tierra se cultiva dentro de la ciudad colonial para permitir que la ciudad sea autosuficiente. Todavía depende del alcalde, pero los impuestos en las ciudades coloniales suelen ser más bajos. En cuanto a quién cultiva la tierra, normalmente son los granjeros o los soldados que quieren hacer un poco más.”

 

Esta vez Wyatt apiló ensalada dentro de las salchichas. Le agregó Kabacho, una especie de verdura verde, Touma de corte redondo, una especie de verdura roja y muy agria, y luego agregó un poco de almíbar encima para darle sabor. La ensalada se veía divina.

 

“La ciudad colonial está equipada con defensas para protegerse mientras el ejército está fuera. Al mismo tiempo, también dispone de instalaciones para ayudar en las maniobras ofensivas, asegurando que el ataque sea exitoso. Estas instalaciones se utilizaban con frecuencia para combatir a los bandidos en el norte. Entre las ciudades coloniales destacan Yuyurad al sur y Sonoia al norte.”

 

Mill vació su sexta taza mientras veía a Wyatt jugar con su salchicha.

 

“… Yuyurad no tenía muros de piedra” Dijo Mill.

 

La ciudad de Yuyurad no estaba lejos de la capital. En la actualidad, se ha convertido en uno de los mayores exportadores de alimentos a la capital.

 

“Bueno, cuando el papel de la ciudad cambia, las murallas se derriban” Dijo Vitz.

 

“¿En serio?” Le preguntó Mill a Wyatt.

 

“Sí. Yuyurad era una ciudad colonial hace 100 años. Fue construida originalmente para conquistar el sur y el oeste. Actualmente, es la primera línea en la guerra contra el Infierno Yotsun muy al sur. Has llevado a cabo un buen número de misiones para transportar mercancías, ¿Verdad? Yuyurad está siendo usada como base mientras la guerra se libra a lo largo del río Kubel.”

 

Wyatt mordió su delicioso pan negro relleno de Kabacho, Touma y salchicha de cerdo.

 

“Mmm… Delicioso” Dijo Wyatt.

 

La salchicha de Wyatt’s estalló con jugo y grasa junto con las verduras variadas. Cuando Mill oyó los sonidos que emitía Wyatt, finalmente dejó de beber y comió.

 

“Fick, ¿Actualmente vives en el sur, no? ¿Cómo está?” Le preguntó Vitz a Fick mientras masticaba el aromático muslo de pollo.

 

“Las ciudades libres suelen tener más de esa sensación de peligro inminente, pero bueno… Ese lugar siempre está lleno de negocios y siempre está en guerra, así que…” Dijo Fick.

 

Wyatt enroscó su pasta alrededor de su tenedor, y luego se la tragó con la lengua sobresaliendo.

 

“Hay muchos trabajos, pero eso demuestra lo peligroso que es el lugar. Está bien si crees que estás lidiando con una o dos peleas.”

 

“Sin embargo, los trabajos como la última vez son raros” Dijo Yugil mientras quitaba las espinas de su pescado frito y luego se rellenaba la boca con su carne. El aroma del pescado frito se extendió dentro de su boca, haciéndole sonreír inadvertidamente mientras miraba a Fick.

 

“No hay casi ninguno en el sur” Dijo Fick.

 

“¿Qué hay del Santo Reino Shushunu al este?” Preguntó Vitz.

 

Después de que Wyatt vació su lugar en poco tiempo, tomó otro pan y sonrió.

 

“No puedo recomendarlo. Yo destaco porque soy un líder, pero en realidad… Si quieres un trabajo, el oeste es el lugar adonde ir” Dijo Fick, incitando a Yugil a ser reflexivo.

 

Viendo a Yugil así, Vitz le dio una palmada en el hombro.  “¿Quieres volver a luchar contra ese monstruo? Sin duda eres curioso.”

 

“No, no es eso. Sólo me arrepiento un poco. Si no me hago más fuerte…” Dijo Yugil.

 

“Entonces, ¿Por qué no intentas venir a mi clan un rato? No quiero tocar mi propio claxon, pero es bastante popu-” Dijo Fick cuando una voz intervino.

 

“¿Oh? ¿Las famosas golondrinas son tan escasas que empiezan a contratar gente?” La voz dijo.

 

Vitz se dio la vuelta.

 

Lo que vio casi le hizo maldecir el cielo, pero de alguna manera, se quedó callado y sonrió.

 

La Mano Blanca de la Vida estaba vestida con una túnica blanca como de costumbre. Se sentó al lado de Vitz.

 

“Veo que estás comiendo bien” Dijo ella.

 

Después de vaciar una taza llena de cerveza que le pasaron, sacudió la cabeza. “Esto está realmente tibio.”

 

Mill asintió con la cabeza mientras Fick la miraba harto.

 

“¿A quién le importa? En vez de eso, ¿En serio vas a mantener la capucha levantada mientras comes?” Preguntó Wyatt con una cara sobria como la de un padre estricto.

 

La Mano Blanca de la Vida se rió y se quitó la capucha, mostrando el rostro de una bella mujer. Con el pelo plateado, los ojos esmeralda, una nariz esculpida, y una sonrisa que nunca cesaba, ella era la que deslumbraba.

 

“Sería problemático que la gente me conociera la cara, así que normalmente mantengo la capucha levantada. Lo siento” Dijo.

 

“¿Cómo exactamente te afectaría eso? Quiero decir, personalmente, me gustaría hacerme famoso” Preguntó Fick, desconcertado y de color rojo remolacha.

 

La Mano Blanca de la Vida sonrió. “Es preocupante cuando eres una chica en un mundo de hombres, ¿Verdad, Vitz?”

 

Vitz no pudo evitar rechazar esas palabras llenas de significado.

 

“Ah, sí” Dijo.

 

Por alguna razón, Vitz parecía estar desesperado.

 

Esta vez la Mano Blanca de la Vida se volvió hacia Yugil.

 

“¿Me pregunto si te interesaría un trabajo de caza?” Ella preguntó.

 

“¿Huh? No. Umm…” Dijo Yugil, completamente desorientado.

 

Ella sonrió. “Es un poco peligroso ir al oeste ahora mismo, así que el sur es probablemente mejor.”

 

“Las ciudades libres están en guerra” Dijo Fick.

 

La Mano Blanca de la Vida asintió y se comió una rebanada de queso. “Quiero decir más al sur, alrededor de la ciudad de Galahad, junto al mar. Debería haber muchos trabajos de caza allí.”

 

“Por supuesto, está eso” Asintió Wyatt.

 

Mill lo miró como si quisiera una explicación.

 

“La cosa es… Ir al oeste ahora mismo es suicida. Además, ese goblin está probablemente en un frenesí y entrar en el bosque está prohibido de todos modos. Los trabajos del gremio están a lo sumo en el perímetro del bosque. Nadie está entrando en el bosque en absoluto” La Mano Blanca de la Vida se encogió de hombros, incitando a Yugil a colgar su cabeza.

 

“Aún no quieres morir, ¿Verdad?” La astuta expresión que apareció en su hermoso rostro hizo temblar a los dos aventureros que habían viajado con ella.

 

“… ¿Olvidaron sus cojones?” Preguntó Mill, incitando a la Mano Blanca de la Vida a reír en voz alta.

 

“De todos modos, ¡Salud! Por reunirse de nuevo después de mucho tiempo” Dijo la Mano Blanca de la Vida.

 

Todos levantaron sus tazas—

 

“¡Por nuestra reunión! ¡Salud!”

 

—y las golpearon juntas.

 

Los aventureros estaban tan animados como siempre.

 

———————————————————————————————————-

Maldita Mano Blanca, deberías estar muerta.

Y Mill no debería decir nada, no tiene ni la mas puta idea de lo que es capaz la Mano Blanca…

Traductor: Krailus

Editor: Reika

Índice