Semi Datte Tensei Interludio

Interludio

Como uno realmente vive, vive, vive, uno no conoce el comienzo de la vida.
Cuando uno realmente muere, muere, muere, uno no conoce el final o la muerte. (Kuukai)

Una vez hubo una extraña cigarra.

La cigarra no había cambiado para nada, así que nadie se dio cuenta.

En el mundo existían cientos de millones de cigarras, por lo que nadie se interesó si solo una mostraba un comportamiento extraño.

El extraño no lloró.

No lloró a pesar de ser una cigarra. No lloró a pesar de ser un hombre.

La canción del cortejo, nunca la cantó a lo largo de su vida.

La cigarra no hizo más que volar alrededor.

De árbol en árbol, y una vez que sorbió un poco de savia, inmediatamente se movió a un árbol diferente otra vez.

Para él, sólo había uno para él.

La cigarra con su corta vida pasó todo el tiempo buscando el único árbol.

El que está en este amplio mundo.

¿Pero fue el que está en este mundo?

Nadie sabía lo que la cigarra estaba pensando.

No se sabía si el ser vivo llamado cigarra pensó en absoluto.

Después de su corta vida como adulto, la cigarra cayó sobre el asfalto.

Un niño con una jaula de insectos la recogió y luego la tiró.

Luego fue llevado por un grupo de hormigas negras.

Índice