Goblin Kingdom Capítulo 117: Batalla En Las Praderas

Goblin Kingdom

Capítulo 117

Batalla En Las Praderas

 

Estado
Raza Goblin
Nivel 45
Clase Rey; Gobernante
Habilidades <<Gobernante De Los Hijos Demoníacos Del Caos>>  <<Alma Desafiante>>  <<Aullido Devorador Del Mundo>>  <<Maestría De La Espada A->>  <<Dominador>>  <<Alma Del Rey>>  <<Sabiduría De Un Gobernante III>>  <<Hogar De Los Dioses>>  <<Ojo Malvado De La Serpiente De Un Ojo>>  <<La Danza Del Rey Al Borde De La Muerte>>  <<Manipulación Mágica>>  <<Alma Del Rey Berserk>>  <<Tercer Impacto (El Tercer Canto)>>  <<Instinto>>  <<Bendición De La Diosa Del Inframundo>>
Protección Divina Diosa Del Inframundo (Altesia)
Atributos Oscuridad; Muerte
Bestias Subordinadas Kobold Superior Hasu (Lv77); Gastra (Lv20); Cynthia (Lv1); Rey Orco Bui (Lv82)
Estado Anormal Bendición De La Serpiente De Un Ojo; Protección de La Serpiente De Cabeza Gemela

 

Dividí la horda en dos. Una la dirigí yo, mientras que la otra la dejé en manos de Gi Za Zakuend.

 

El pueblo de los centauros estaba situado al oeste del pueblo de las araneae. Sus casas fueron construidas con árboles y pieles de animales, y eran casi 500. Como tribu, son conocidos por su caza y su habilidad para procesar hierro.

 

Orcos y goblins vivían una vez cerca de su aldea, pero los echaron. Se dice que el abuelo de Daizos es un gran guerrero que mató a muchos goblins por sí mismo.

 

Los centauros aparentemente intercambiaron su hierro con los elfos. Esa fue una de las razones por las que estaban tan cerca de ellos.

 

Los centauros son famosos por cazar con sus arcos y lanzas. Se dice que sus lanzas no son más débiles que las de los humanos, y que sus arcos son los más fuertes entre los demihumanos.

 

La habilidad única de los centauros era “Fuerza Hercúlea”. Cuando un centauro alcanzaba la clase de jefes, la habilidad de la Fuerza Hercúlea podía reforzar la fuerza de uno tanto que podía aplastar un cangrejo de roca con las manos desnudas.

 

“En otras palabras, son un grupo molesto” Dijo el joven de la tribu mud-scaled que encabezaba el camino.

 

Han pasado tres días desde que nos fuimos, pero la boca del joven no mostró signos de detenerse.

 

Los miembros de la tribu mud-scaled pudieron nadar a través de la suciedad. Ver a este joven cavar a través de la tierra como si estuviera nadando con sólo su cabeza hacia afuera realmente dejaba a uno sin habla.

 

“De aquí en adelante habrá hierba alta por todas partes, así que por favor ten cuidado. Los centauros están muy cerca.”

 

Nos hemos estado moviendo en tierra desnuda todo este tiempo, así que era fácil ver al joven mud-scaled, pero en un lugar floreciente con hierba alta, hay una posibilidad de que lo perdamos de vista.

 

Empujando a un lado la hierba alta, seguimos al joven mud-scaled.

 

Bueno, esto no está tan mal. Mientras prestemos atención, estaremos bien.

 

“Gi Ba, ve a explorar el camino por delante” Ordené.

 

Gi Ba se fue después de hacer una reverencia.

 

La hierba alta bloqueó mi visión, así que no podía ver lo que había más adelante. Con una situación así, ordené a los goblins que formaran células de tres hombres y se dispersaran, prestando especial atención a los alrededores.

 

Procedimos así, mientras yo me aseguraba de que nadie se desviara. A mitad de camino de la pradera, alguien gritó desde delante.

 

Fue Gi Ba.

 

“¡Enemigo!” Gritó.

 

Inmediatamente, desenvainé mi espada y ordené a mis hombres. “¡Aseguren la periferia! ¡Derriben a cualquiera que venga!”

 

Un centauro vino y sacudió su lanza. Mi espada chocó con su lanza, y aunque logré apartarla, era pesada. Decir que sus lanzas no eran menos pesadas que las de un humano no era una exageración.

 

Los centauros venían uno tras otro. Sus cuerpos eran grandes. La parte inferior era el caballo, mientras que la parte superior era el hombre. Eran todos tan grandes o más grandes que yo.

 

El centauro frente a mí intentó patearme con sus pezuñas, pero yo di un paso atrás y blandí mi espada.

 

Mientras nuestros ataques pasaban uno al lado del otro, el centauro se dio la vuelta y desapareció en el mar de hierba.

 

“¡Griten si ven que se acerca un enemigo!”

 

Esta tierra es un obstáculo, un gran obstáculo.

 

Arrancando una de las hierbas altas, cerré los ojos y pensé en el peor resultado posible.

 

Si una flecha en llamas cayera en este mar de hierba, donde no había plantas ni vegetaciones que mojaran la tierra, ¿Qué pasaría?

 

Seríamos una horda de patos sentados en el infierno, eso es lo que pasaría.

 

No sé a qué aspiran, pero… Sería mejor prepararse para lo peor.

 

Después de ordenar a los goblins que se extendiesen, volví a empuñar mi espada.

 

Este terreno se adapta al centauro. Ya estamos a mitad de camino de la pradera. Si nos detenemos aquí, seremos blancos fáciles para el enemigo. ¿Quién iba a pensar que el enemigo atacaría? Tenemos que salir de aquí.

 

Si dejamos de movernos, la situación sólo empeorará.

 

Goblins y centauros gritaban alternadamente desde atrás.

 

¿Deberíamos juntarnos y movernos juntos, o sería mejor dispersarnos y correr hacia la frontera del prado?

 

“¡Dispérsense en células de tres hombres! ¡Corran hacia la frontera del prado!”

 

El enemigo probablemente intenta detenernos aquí. Tenemos que evitarlo a toda costa. Si dejamos que las cosas vayan como ellos quieren, la batalla finalmente fluirá a su manera.

 

Aunque sea por la fuerza, tenemos que recuperar la iniciativa.

 

“¡Corran a la frontera, pero si alguien se interpone en su camino, mátenlo!”

 

El objetivo principal es salir, pero si puedes derribar a alguien en el camino, entonces es mejor que lo hagas.

 

“¡¡Corran!!”

 

A mis órdenes, goblins y araneae corrieron hacia la frontera.

 

◇◆◇

 

“¿¡Qué!? ¿Los goblins se dispersaron?” El joven líder de la fuerza de ataque del centauro, Dakitania, miró la batalla desde lo alto. “¿Fueron simplemente incapaces de soportar nuestros ataques, o están apuntando a algo?”

 

Dakitania se volvió pensativo, pero por mucho que reflexionara, no podía entender lo que el enemigo estaba pensando.

 

“… Paremos. No hay forma de averiguar qué está pensando el enemigo. Además, esto no es algo malo para nosotros. Ya que están dispersos, ¡Simplemente los mataremos!”

 

Dakitania sacó su arco y disparó una flecha al cielo.

 

“¡Voy a salir! Mataremos a todos los que podamos.”

 

La flecha gritó en el cielo.

 

Esa fue la señal para que los centauros que se escondían hicieran su movimiento.

 

La emoción de la cacería llenó a Dakitania, dibujando una sonrisa en sus labios. Bajó corriendo de un terreno alto y entró en los prados. No habría orden en esta batalla, pero eso no importaba. Era imposible que los centauros perdieran en una batalla cara a cara contra los goblins.

 

Las furiosas voces de los goblins y los centauros llenaban la tierra. Al principio, los centauros parecían tener la ventaja, pero con el paso del tiempo, los gritos de los centauros crecieron más y más. Las cosas no salieron como Dakitania esperaba.

 

Dakitania clavó su lanza en un movimiento de enganche al goblin que encontró, hiriendo el hombro del goblin.

 

“¡NUuoO!”

 

Siguió con una patada, pero el goblin consiguió esquivar e incluso devolver el golpe. Dakitania se dio la vuelta y corrió hacia el mar de hierba. Algo amargo le llenó la boca.

 

Tampoco pudo matar al goblin que encontró antes. De alguna manera se las arreglaron para proteger sus signos vitales cada vez. Ver a los goblins moverse así hizo que Dakitania sudara.

 

“¡Así no es como se suponía que debía ser!” Se quejó.

 

Como era joven no podía entender que había cometido un error, así que fue a buscar otra presa.

 

Esta vez encontró un goblin rojo acompañado de otros tres.

 

“¿¡Un comandante!? ¡Te quitaré el cuello!”

 

Dakitania empujó su lanza hacia el goblin rojo.

 

“Ataquen cuando esté abierto” Le dijo el goblin rojo a un goblin cerca de él. Ese goblin corrió hacia Dakitania.

 

“¡Insolente!” Escupió Dakitania.

 

En las manos del goblin rojo había una lanza y una espada. El goblin rojo tiró su lanza contra Dakitania, y luego bajó su cuerpo y corrió hacia Dakitania con su espada. La lanza que arrojó el goblin rojo era sorprendentemente precisa, por lo que Dakitania no tuvo más remedio que bloquearla con su lanza.

 

“¡Ingenuo!” Dijo el goblin rojo mientras blandía su espada. La sangre brotó del costado de Dakitania.

 

“¡Ku!”

 

Dakitania sofocó el grito que salía de su boca. Tenía que recuperarse y luchar, pero desafortunadamente para él, los tres goblins le habían estado esperando. Le atacaron simultáneamente. Afortunadamente, Dakitania se las arregló para defenderse de su ataque con un golpe de su lanza antes de desaparecer de nuevo en el mar de hierba.

 

Dakitania estaba empapado en su propia sangre. Miró a su alrededor mientras corría por el prado, pero los goblins no le siguieron. Pensó que los goblins serían fáciles, pero los goblins con los que acababa de luchar le hacían beber su propia sangre.

 

“Esto es malo” Dijo Dakitania.

 

El plan de Dakitania se basaba en la presunción de que los centauros no perderían contra los goblins en una lucha uno a uno. El hecho de que fuera llevado tan lejos significaba que su presunción era errónea, lo que significaba que el mismo fundamento sobre el que formó su plan era falso.

 

Lanzando su flecha, disparó dos veces al cielo.

 

“Tenemos que retirarnos” Dijo.

 

Si no, los goblins podrían aniquilarlos. No temía a la muerte, pero temía una muerte sin sentido.

 

Justo cuando estaba a punto de salir de la pradera, se encontró con un goblin negro gigante.

 

“Ah, qué mala suerte…” Escupió Dakitania.

 

Con calma, blandió su lanza. La presión que emanaba de ese goblin era completamente distinta a la de ese goblin rojo. Una espada vestida de llamas negras, tres cuernos que desafiaban a los cielos, y una cola que golpeaba el suelo. El goblin ante Dakitania parecía tan fuerte que casi no parecía un goblin.

 

“Pero no puedo perder.”

 

Dakitania pateó el suelo con todas sus fuerzas y empujó su lanza, pero el goblin negro esquivó fácilmente con una velocidad que le dejó asombrado. Antes de que se diera cuenta, las llamas negras estaban sobre él.

 

Las llamas del abismo clamaron por su muerte, y de un tajo, Dakitania sintió que su vida lo abandonaba.

 

◆◆◇

 

Después de escapar de los prados, revisé nuestras bajas, y descubrí que sólo 8 estaban heridos. Nadie murió. En contraste, el enemigo perdió a cinco de los suyos, e incluso tenemos un prisionero. En cuanto al resto de los centauros, todos huyeron.

 

De alguna manera, logramos salir de este aprieto.

 

Intenté hablar con nuestro prisionero, pero simplemente no hablaba bien. No paraba de insultar, llamándonos salvajes a los goblins.

 

“Qué dolor” Dije, suspirando.

 

“Umm… ¿Qué tal si lo intento?” dijo Selena.

 

“Está bien, haré que viaje con tu grupo y las Araneae” Le dije.

 

“Bueno, gente siendo hostil no es nada nuevo” Murmuré.

 

Me deprimí cuando pensé que cualquier discusión futura con los centauros podría terminar de la misma manera. Si eso ocurriera, no tendría más remedio que destruirlos a fondo.

 

Mis labios se curvaron en una sonrisa mientras pensaba en la carnicería que se produciría.

 

No, meneé la cabeza. Los demihumanos están vigilando cada uno de mis movimientos ahora mismo. Necesito ganarme su confianza. No tiene sentido tenerlos si no pueden confiar en mí con su vida.

 

“Vigila a nuestro prisionero” Le dije a un goblin subordinado antes de salir a ver a los heridos.

 

Los goblins no fueron los únicos que resultaron heridos. También había araneae.

 

Los heridos estaban siendo curados con medicina secreta, pero esa medicina secreta en realidad no era más que algunas hierbas amasadas juntas. Después de recibir tratamiento, los que todavía podían caminar debían regresar caminando a la aldea de las araneae, mientras que los que no podían, debían ser llevados por los Gaidga.

 

“Podemos irnos en cualquier momento, Majestad” Dijo un goblin.

 

“Vamos entonces” Dije.

 

Los centauros no se movieron como se esperaba. ¿Intentaban ganar tiempo? ¿O realmente estaban pensando en luchar contra nosotros de frente? Sea lo que sea, hubo centauros que lograron escapar. Informarán del resultado de esta escaramuza.

 

No tengo ni idea de lo que querían conseguir con tan pocos hombres, pero…

 

“Mientras los aplastemos, todos los problemas terminarán.”

 

El tiempo era esencial.

 

Después de tratar con los heridos, ordené a mis subordinados que se movieran a toda velocidad.

 

◇◆◆◇◇◆◆◇

 

El nivel ha subido.

 

45 => 48

 

◇◆◆◇◇◆◆◇

 

——————————————————————————————-

Bueno, el centauro duró menos de lo que esperaba.

Traductor: Krailus

Editor: Reika

Índice