NEET Receives a Dating System – Capítulo 18: Clase de Educación Física.

 

 

Era el segundo día de Seiji después de transferirse, y la clase que más esperaba era Educación Física, la última clase del día.

No tenía la intención de asombrar a todos en la clase de educación física, aunque probablemente podría hacerlo si lo intentara.

Después de jugar contra el capitán del club del tenis, había entendido que sus capacidades físicas superaban con creces a los estudiantes normales, y que tenía el potencial para destacarse en cualquier deporte.

Entonces, si él no quería destacar, ¿cuál era su intención?

¡Era para ver, por supuesto!

(Bītā: ¡Para mirar, por supuesto!)

Actualmente, aunque el clima era un poco frío, la escuela aún no había cambiado a su uniforme de invierno, por lo que la clase de educación física todavía estaba utilizando el uniforme deportivo de verano.

Je je… debería ser fácil de entender después de esa explicación.

En Sakura Island, las chicas usaban lo mismo que un anime de su mundo anterior — ¡una blusa blanca con bloomers debajo!

(Bītā: ¡¡Una blusa blanca con bloomers debajo!! *cof* *cof* digo… ropa de un anime)

¡Sólo pensar en todas las chicas usando eso en la clase de educación física era suficiente para que su sangre hirviera!

Presenciar tal espectáculo en 3-D era la cúspide del deseo de cualquier caballero (otaku).

¡Sería una herejía afirmar lo contrario!

(Bītā: ¡¡¡¡Herejía!!!! Ok ya)

El día pasó rápidamente, y por fin era la hora de la clase que había estado esperando ansiosamente.

Seiji había terminado de cambiarse a la velocidad del sonido, y ya estaba esperando en el terreno de ejercicio antes que nadie.

Cuando las chicas habían terminado de cambiarse y salieron en pequeños grupos, se sentía como si estuviera ascendiendo al cielo…

Todos esos hermosos cuellos y brazos blancos.

Y todos los pechos de tamaños diferentes que variaban de grandes a casi inexistente.

Sin mencionar los traseros firmes y de color melocotón que estaban cubiertos por los shorts apretados.

Ah… ¡se siente bien estar vivo!

Seiji puso un gran esfuerzo —una cantidad verdaderamente monumental de esfuerzo— en ocultar el hecho de que estaba casi en el nirvana.

Se mencionó anteriormente que en comparación con el mundo original de Seiji, las personas tenían mejor aspecto en promedio, y este mundo tenía ciertos elementos que se asemejaban a un mundo 2-D.

Esto causó que Seiji sintiera como todo delante de él era una versión de la vida real de un anime, causando que su corazón latiera rápidamente.

Debido a lo conmovido que estaba por la vista celestial, ni siquiera notó el hecho de que alguien se acercaba sigilosamente a él.

“¡Harano-kun, estás a punto de tener una hemorragia nasal!”

Chiaki sonrió ampliamente mientras ponía su mano sobre el hombro de Seiji.

Seiji finalmente recuperó sus sentidos y se dio la vuelta para mirarla.

“¿Por qué sigues en el uniforme de chico?”

“Oh my, ¿estás decepcionado?” Chiaki le saco la lengua e hizo una pose sexy: “Si quieres verme con el uniforme de chica, lo usaré para ti si vienes a mi casa…”

“Oh… suena como algún tipo de servicio especial—Olvídalo.”

“*Suspiro*, me rechazaron de nuevo — ¿tengo cero carisma? ¿Qué tal si meto a Mika en el trato? Ella definitivamente aceptara mostrarte su uniforme deportivo, ¡y también tengo muchas otras prendas en mi casa!”

“¡No vendas de esa manera a tus amigos! ¿¡Y qué tipo de lugar es tu casa!?” Seiji comentó enérgicamente.

Chiaki se mantuvo riendo tontamente.

“Eres una persona muy extraña, Harano. ¿No eras una escoria otaku antes? Después de convertirte en este guapo, normalmente deberías convertirte en un playboy, pero te refrenas sin ocultar tus puntos negativos.”

Aunque ella sonreía casualmente, sus ojos brillaban con un serio destello.

“¿Qué tipo de persona eres, Seiji Harano?”

(Nt: Para los que no recuerden en verdad se llama Seiji Haruta, no tengo idea porque esta como “Seiji Harano” pero lo dejé como en el original)

Esto era probablemente lo que ella había querido preguntar ayer.

Después de que ella dijera esto, las opciones de conversación aparecieron—

 

[A: Simplemente soy yo—deja de molestarme.] 

[B: Yo tampoco lo sé —Sólo juré dejar de ser inútil.] 

[C: Sólo soy un otaku.]

 

Seiji consideró las opciones cuidadosamente antes de hacer su elección.

“Sólo soy un otaku. Aunque me cambié a mí mismo y me he vuelto más guapo, sigo siendo un otaku, y disfruto de cosas que a los otakus les gusta. Comparado con antes, mis pasatiempos no cambiaron; lo que cambió fue la manera en que trato con las cosas y mis principios morales. Usaré toda mi fuerza de voluntad para seguir mis nuevos principios y no volver a caer en la depravación como la persona inútil que era antes.”

Después de decir eso, Seiji sonrió sinceramente a Chiaki.

“En conclusión, tengo un poco más espina dorsal que antes como un otaku.”

*¡Ding!* ¡Se incremente la calificación de favorabilidad!

Chiaki se retractó de su sonrisa casual.

“¿Solo… un poco? No es normal que una persona arriesgue su vida luchando para salvar a una chica que solía llamarlo desagradable. Ni siquiera puedo imaginar lo que has experimentado para que cambies tanto.”

Seiji sonrió y estaba a punto de decir algo cuando fue interrumpido por una voz femenina.

“¡Chiaki! ¿Por qué caminas tan rápido? Espera por mí.” Mika Uehara se acercó a ellos mientras se quejaba.

Después de alcanzarla, descubrió la extraña atmósfera entre Seiji y Chiaki.

“Er… ¿qué pasó?”

“No mucho. Sólo estábamos admirando el paisaje, ¿verdad, Seigo?”  Chiaki dio una palmada en el hombro de Seiji.

A diferencia de antes, ella no lo llamaba “Harano-kun”, sino que lo llamaba “Seigo” en su lugar. 

“Ah, sí. El paisaje es maravilloso.” La sonrisa de Seiji se hizo aún más suave.

“¿Qué paisaje?” Mika miró a su alrededor confundida.

Este era el paisaje. Seiji le echó un vistazo a las largas y blancas piernas de Mika.

Chiaki apretó el hombro de Seiji con una sonrisa traviesa. “Así que entendiste de lo que estaba hablando, je je.”

Todos los estudiantes habían llegado, pero su tutor estaba supervisando la clase de educación física en lugar del habitual profesor.

“Sasaki-sensei dijo que tenía algo que hacer hoy, así que estoy aquí en lugar de él”, dijo su maestra de aula, una mujer soltera de 29 años de edad, que se llamaba Keiko Satou.

Y así comenzó la clase de educación física.

Seiji dudaba si debía o no sobresalir en clase hoy y llamar la atención de todos.

En realidad, no disfrutaba de la atención, pero de alguna manera logró aumentar la calificación de favorabilidad de un gran número de chicas hacia él en el club de tenis ayer, desbloqueando así varias nuevas opciones en su sistema. Si él molía aún más las calificaciones de favorabilidad de las chicas, entonces había una posibilidad de que obtuviera nuevas opciones una vez más.

Después de deliberar, decidió no hacerlo.

Apenas había descubierto sus opciones recientemente desbloqueadas, y no había sido capaz de tomar totalmente ventaja de ellas todavía, así que sería demasiado codicioso desear más. Además, no se sentía cómodo haciendo cosas que estaban en contra de su naturaleza. Al final, los muchachos de su clase ya tenían una impresión negativa de él — si él seguía destacándose, algo extraño o inesperado podría ocurrir.

Era mejor mantener equilibradas las relaciones con todos los de su clase.

Después de que la clase había comenzado, la primera actividad era un calentamiento de dos-persona. Seiji inmediatamente eligió Kazufuru Ooike, sin darle la oportunidad de rechazarlo, con el fin de evitar el peligro de estar solo al final del emparejamiento.

La expresión de Kazufuru era sombría, pero sólo podía aceptar — después de todo, ¿qué más podía hacer como “amigo” de Seiji?

Después del calentamiento era una carrera de larga distancia. Era una actividad bastante usual con un maestro sustituto.

Seiji corrió en el centro del pelotón durante toda la carrera.

Honestamente, esta era la primera vez para él, ya que experimentó la dificultad de ir fácil con todos en los deportes.

Después de una vuelta, la mayoría de los chicos habían empezado a respirar con dificultad, pero él no sentía nada. Sólo podía fingir tener dificultades para respirar mientras seguía corriendo. Y cerca del final, se vio obligado a reducir aún más su ritmo, para evitar convertirse en el líder del pelotón. También tuvo que copiar el jadeo de todos, y tuvo que intentar actuar naturalmente exhausto. Todo el proceso casi podría describirse como una tortura.

Cuando todos los chicos terminaron, todavía quedaban algunas chicas corriendo. Quien estaba al final era la chica más gorda de la clase.

Ella no era tan gorda como Seiji solía ser, pero comparada con las otras chicas de la clase, ella era definitivamente la menos atractiva.

Apenas podía recuperar el aliento mientras movía la cabeza, y su cabello esta hecho jirones y salvaje. Su sudor y baba también volaban por todas partes — definitivamente no era una vista agradable.

“Urgh — esa Miyamoto… Ella sigue siendo tan repugnante…”

“Su carrera es tan terrible — ¿por qué no se da por vencida?”

“¡Hey, ella está haciendo lo mejor! ¡No digas eso!”

Los chicos estaban chismeando el uno con el otro.

Seiji frunció el ceño en descontento.

De repente, la chica gorda tropezó y cayó con un golpe resonante, que envió polvo volando por todas partes.

“¿Miyamoto?” Las otras chicas que aún no habían terminado de correr se dieron la vuelta e inmediatamente fueron a ver como estaba en su preocupación.

La maestra de aula también corrió junto con algunas de las otras chicas.

Después de un minuto, la voz del maestro sustituto Satou-sensei sonó: “Miyamoto se lastimo el pie. ¡Que uno de los chicos venga y la lleve a la enfermería!”

“¿Qué?”

“Definitivamente no quiero llevar a esa Miyamoto.”

“Serás aplastado, jaja.”

El ceño fruncido de Seiji se hizo más profundo.

No quería oír más su charla, así que se fue delante de todos.

Al instante, los ojos de todos se reunieron en él.

“Oh my, el héroe ha llegado.” Chiaki lo alabó silenciosamente, pero nadie la oyó aparte de Mika que estaba parada al lado de Chiaki.

Mientras todos miraban fijamente, Seiji caminó rápidamente hacia el grupo de chicas que estaban paradas frente a Miyamoto.

“Harano-san, ¿puedo pedirte que lo hagas?” Satou-sensei tenía una expresión de ansiedad, y cuando se dio cuenta de que era el nuevo estudiante transferido quien se ofreció voluntario, su semblante cambió ligeramente.

“No hay problema.” Seiji sonrió a ella y a todas las otras chicas.

Luego, se acercó a la chica gorda llorando y la llevó. Contrariamente a las expectativas de los demás, no la llevó en su espalda…

¡En su lugar, la cargo como princesa!

“Miyamoto-san, ¿verdad? Esta es la primera vez que hablo contigo.” Seiji sonrió a la aturdida chica en sus brazos: “Por favor, espere un momento — su ambulancia personal le llevará a la enfermería inmediatamente.”

Entonces, empezó a correr mientras la llevaba.

“¡Wow!”

“¡Increible — llevada como princesa!”

“Es la primera vez que he visto una carga de princesa en la vida real, ¿¡y él incluso puede correr mientras lo hace!?”

“¡Harano-san es tan genial, y es tan fuerte!”

Todas las chicas instantáneamente se enamoraron del valeroso joven.

Y una vez más, todos los chicos tenían expresiones incrédulas en sus rostros.

“¡De ninguna manera! ¿¡Cuánto pesa Miyamoto!?” Un chico exclamó sorprendido.

En realidad, casi todos los chicos estaban pensando lo mismo y estaban mentalmente comparando su propia fuerza con la de Seiji. Poco después, todos llegaron a la conclusión de que no serían capaces de lograr lo él que acababa de hacer.

“¡Harano-san es tan genial—se ofreció a llevarla!”

“Creo que estoy enamorado de él — ¡quiero que me cargue así!”

“¡Yo también, yo también! ¡Me encantaría que me cargaran así!”

Las chicas seguían conversando sin cesar, e incluso el rostro de la maestra de la clase se sonrojo ligeramente.

En este tipo de atmósfera, los chicos sólo podían permanecer en un silencio incómodo.

Esto incluía Kazufuru Ooike, cuya expresión era sombría.

En realidad había querido salir y ayudarla, ya que era una excelente oportunidad para mejorar su reputación, pero había usado mucha resistencia al correr antes, por lo que dudó—si trataba de llevarla, pero fracasaba en su lugar, sólo quedaría mal.

No podía imaginar que Seigo Harano todavía tuviera reservas tan grandes de resistencia.

‘Realmente perdí esta vez… ’ Kazufuru Ooike pensó a regañadientes para sí mismo.

 

Traductor: Bītā

Aquí Bītā, lamento la demora ando llorando y sufriendo xD, maldición ya se acercan mis exámenes finales (comienzan el lunes), y el sábado pasado tuve practica (quiiiiiiero un descanso), este sábado también tengo práctica, (¡¡¡QUIERO UN DESCANSO X2!!!).

Para el sábado o domingo termino mis exámenes y ya podre traducir más (¡¡¡Looos paaaacks, se vienen looooos paaacksss xD).

[¿¡Qué!?]

*¿¡Qué!? ¿¡Cómo!? ¿¡Cuuuuando!?*

-¿Qué pasa? Acabo de llegar-

+Bītā dijo que va a traer packs. ¡¿Entiendes?! ¡¡Looooos paaacks!!+

-Verg… ¿pero tú le crees?-

(Cállese, no ponga en duda a su Gottheit, solo cállese y espere un poco que no falta mucho.)

[¡¡¡¡Seeeeee!!!! ¿Como en los tiempos ancestrales donde nos traía packs todos los días?]

(…… *silencio incomodo*)

(Pues la verdad los traeré un día a la semana… creo… la verdad no tengo nada definido, pero ya veremos que sale.)

Y si se preguntan porque traigo NEET y no otro, la verdad cuando traduzco, traduzco según lo que me pueda calmar, desestresar o según lo que quiera en ese momento, algunas veces se me hace pesado traducir una novela por el ambiente que hay, en conclusión, se chingan y se aguantan si no es la que quieren XD.

No se preocupen no dropeare ninguna novela. Y si se preguntan por Saikyou… pues como puse arriba es por el ambiente y lo pesado que lo siento… tengo traducido 800 palabras de 3000 a más; seguro la retomo con mas frecuencia para mis vacaciones.

No se angustien y solo disfruten 😉

Bueno me despido por el momento, iré a mi batalla final (¡¡putos exámenes!!) *efectos de sonido de la cabalgata de las valkirias*

 

 

Índice