Just Loving You ~ Capitulo 16: Yumi POV: Mas cálida que cualquier cosa ~

Se sintió tan  corto y, sin embargo, fue muy largo, este viaje lleno de muchas cosas ya está llegando a su fin.

La inspección de nuestro equipaje ya está completa, y estoy conversando con Risa en la sala de abordaje del aeropuerto. Solo han pasado unos días desde que me acerqué a Risa. “Linda”, desde que dijo eso, me peinado con una cola de caballo. Cuando regrese a casa, tengo que comprar unas coletas para el cabello y hacer que Risa decida cuál me queda mejor. Diciendo eso sin demora,

“¡Claro, hagámoslo!”

“Entonces, ¿cuándo iremos?”

2¿Por qué no vamos en nuestro día libre, ya que no hay mucha gente?”

“¡Sí, hagamos eso!”

Con esa promesa, mi corazón se animó; además, ambas saldremos juntas de nuevo. Me pregunto si podemos tomarnos de la mano, comencé a pensar en cosas tan esponjosas. Al darnos cuenta de que la maestra estaba diciendo “Nos vamos pronto”, fuimos al lugar donde se estaban juntando nuestros compañeros de clase. Mis manos naturalmente se unieron a las de Risa y, como uno de nuestros compañeros de clase lo señaló en secreto, nuestras dos caras se pusieron rojas. Sin embargo, no nos soltamos de las manos.

En el avión, el asiento de Risa estaba una vez más junto al mío y, recordando la vez en que me quedé dormida durante el vuelo, quería estar junto a ella.

Después de despegar, la luz del cinturón de seguridad se apagó y Risa preguntó:“¿Quieres que la escuchemos juntas?”

Ofreció un lado de los auriculares que estaban conectados a su reproductor de música. Lo miré cuando lo recibí y noté que era para el oído derecho, mientras que el de Risa era para el izquierdo. Cuando nos los pusimos en nuestras cabezas encajaron naturalmente. Risa operó el reproductor de música y luego, una dulce, dulce canción de amor sonó.

Solo por estar a tu lado

Estoy rodeado de “Felicidad”

Siento que incluso podría volar por los cielos

Gracias por quedarte a mi lado

Hasta los momentos en que pueda quedarme contigo

Llegan a su fin algún día

Esta “Felicidad”, la compartiré contigo

Nosotros dos siempre

Caminaremos juntos

Me pregunto por qué siento que es Risa cantando. Al igual que la letra de esta canción, si pudiera estar junto a Risa sonriendo y riendo, por siempre y para siempre, entonces no podría haber una mayor felicidad. Mientras continuaba escuchando, concentrando mis oídos en la canción de amor que sonaba, comencé a recordar el momento en que conocí a Risa. Fue divertido, y fue triste; todos ellos, son recuerdos que he compartido con Risa. Y estoy segura de que después de esto también, acumularé, aún más, recuerdos con Risa. Solo por pensarlo, siento que las profundidades de mi corazón se vuelven más cálidas y late más rápido.

Debido a la voz de la azafata, me di cuenta de que aterrizaremos pronto. Desde las ventanas, pude ver adecuadamente esa forma particular de la bahía de Tokio. Podría irme a casa pronto y luego, junto con Risa, comenzaría a crear un nuevo “Cada día”.

Después de llegar a Hata, Risa y yo decidimos mirar un poco las cosas inusuales antes de tomar el tren, ya que normalmente no venimos a lugares como este. Caminábamos con el pesado equipaje colgando de nuestros hombros, pero conversar con ella fue tan divertido que no me importó en lo más mínimo, hasta el punto de que seguí comprobando si había dejado mi equipaje.

Subimos al tren y mientras estábamos sentadas en los asientos que acababan dejar, la fatiga de repente surgió y me apoyé en Risa. Y hacia mí, Risa me abrazó con fuerza y ​​acarició mi cabeza suavemente. Se sentía bien, así que me quedé en esa posición por un tiempo. Antes de darme cuenta, estábamos en la estación de transferencia y me di cuenta de que me había quedado dormida.

“Gezz, Yumi.”

Ella se burló de mí, y estaba tan avergonzada que no pude ocultarlo incluso cuando me tapé la cara. Pero, al escuchar a Risa susurrar “Esta parte de ti es linda”, yo realmente estaba a punto de volar.

El camino a casa está en la dirección opuesta, por lo que Risa se bajará primero, pero ahora las únicas a bordo somos solo nosotras. Cuando el tren se detuvo y la puerta se abrió, “Nos vemos” , levanté ligeramente mi mano. Risa agarró su equipaje y se dirigió hacia la puerta — cuando me di cuenta, Risa se giró y suavemente presionó sus labios en mi mejilla. “Te veo luego”, dijo ella. Mi cara se sentía tan caliente que podría salir vapor. No quería mostrar ese tipo de cara, así que miré hacia abajo.

Dentro del tren que había comenzado a moverse una vez más, Risa ya no estaba allí.

Risa, eso es hacer trampa.

No puedo evitar amar a Risa, después de todo.

The Goddess Loves you.

Índice