Just Loving Your ~ Capitulo 4 ~ Yumi POV: Amor lejano ~

Quizás ella realmente comenzó a odiarme. Ha pasado una semana desde que le confesé mi “amor” con la carta. A pesar de que ella solía hablar conmigo en cada receso, eso también se detuvo ayer.

Solitaria.

Era como si la “Risa” dentro de mi corazón desapareciera de repente, dejando un gran agujero detrás. Mi pecho comenzó a doler. Antes de darme cuenta, las lágrimas comenzaron a aparecer. Limpié las lágrimas que habían caído sobre la mesa con un pañuelo y me froté la piel alrededor de mis ojos. Mis lágrimas se habían desbordado tanto que era como si mis ojos se hubieran secado y mi corazón se estuviera marchitando lentamente.

¿Tal vez Risa solo pensó en mí como otra amiga? ¿Es extraño que anhele a Risa?

Pensé que el amor era todo felicidad y sentimientos románticos, pero que sea tan doloroso…

Tal vez no pueda volver a ser amiga de Risa. Esos momentos felices son como un sueño fugaz, y me están dejando sin esperanza de no poder hacer nada. Incluso con todas estas emociones, mi voz nunca la alcanzara, sentí que esas eran mis lágrimas desbordándose. Por favor espera. No me dejes sola. -Aunque trate de decir eso, Risa ya no está a mi lado, ella no notará mis sentimientos, incluso si se sienta a mi lado es como si estuviera en un lugar lejano. Mis lágrimas se desbordaron tanto que mi pañuelo está empapado.

Como si fuera un cascarón vacío, los días pasaron como una flecha. La fecha en mi teléfono me mostró que había pasado una semana desde que comenzaron las vacaciones de verano. No había tenido ningún contacto con Risa. Aunque sabía que ella no vendría, revisaba diariamente sus cuentas de redes sociales (por ejemplo, Twitter y otras). En este momento ella debería estar en su club, por lo que no lo actualizará pronto.

—Risa.

Cuanto más lo pienso, más siento que caeré en el enorme agujero de mi corazón. Una vez más, quiero volver al tiempo en el que éramos “amigas” y hablaba contigo. Quiero reírme contigo. Ahora que lo pienso, me pregunto cuanta calidez he recibido de Risa. Mi corazón, que había perdido su calidez, comenzó a enfriarse y se congeló como el hielo. Aunque mi cuerpo se derrita incluso con el aire acondicionado encendido, mi corazón se sentía frío y entumecido.

Hoy también, tuve un sueño de tener una conversación divertida con Risa. Sabía que no era real, ya que he estado teniendo ese mismo sueño por un tiempo. Cuando lo noté, sobre mi cama, las lágrimas corrían por mis mejillas y mojaban mi almohada. Los días que no regresarán, incluso los malos recuerdos, por alguna razón se sintieron deslumbrantes. Aún más los buenos recuerdos. “Hubiera sido mejor si nunca nos hubiéramos conocido en un principio”, incluso este tipo de pensamientos habían aparecido en mi cabeza.

La voluntad de reunir los fragmentos dispersos de mi amor, sin importar cuánto lo busqué en mí, no apareció.

 

Fin

The Goddess Loves you.

Índice