Gaikotsu Kishi-sama Tadaima Isekai e o Dekake-chuu Capitulo 20: Encuentro

A A A


Uff la verdad esta novela es algo complicada de traducir, ya que le faltan algunas palabras o usa otras palabras para referirse a algo.

Pero bueno, todos cometemos errores. Es mejor algo que nada.

Editor: Hamlet


Excluyendo a mi grupo, los ciento cincuenta miembros de la fuerza de subyugación de la tribu tigre se dirigían hacia la ciudad humana de Tajiento.

Dondequiera que mirara, parecía como si toda la península se hubiera convertido en tierra de cultivo bajo las manos de la humanidad, dejándome genuinamente asombrado por el logro.

Ocasionalmente pasábamos por una rareza que todavía no he visto en este mundo, pequeñas aldeas que no tenían muros defensivos a su alrededor.

Ya que la muralla principal se había construido en el cuello de la península, no había necesidad de preocuparse por el ataque de los monstruos.

Sin embargo, el tranquilo campo estaba ahora lleno de tensión.

Una enorme franja de destrucción había sido dejada atrás de los campos… como si alguien hubiera trazado líneas a través de los campos en crecimiento que se dirigían todos hacia el mismo lugar.

No había duda de que los gigantes habían pasado por aquí.

De vez en cuando nos encontrábamos con algunos caminos mantenidos entre los campos individuales…. y también vimos que toda la anchura de estos caminos estaba llena de familias humanas que cargaban equipajes o con nada excepto la ropa que llevaban puesta.

Cuando veían al numeroso grupo de miembros de la tribu tigre en montículos de dragones, los humanos se escondían dentro de los campos, aguantaban la respiración y esperaban a que pasáramos.

El hecho de que no iniciaran una conmoción a la vista de un gran grupo de beastmen, y considerando la dirección hacia la que huían, sugería que los gigantes ya habían invadido Tajiento.

Sólo era sensato huir de los desastres ambulantes.

Los guerreros de la tribu tigre, incluso Hou, resoplaron al ver a la gente que huía y continuamos nuestro avance.

“Los humanos detrás de la muralla son todos débiles. Sin su muralla habría sido fácil encargarse de ellos”

Los guerreros que nos rodeaban empezaron a reírse de la gente que huía detrás de nosotros.

“Sea como fuere, pero estos humanos habían sido los que construyeron la muralla que nos impidió entrar a estas tierras”

Después de que Hou se dio la vuelta para regañarlos por sus bromas, los guerreros cayeron en silencio de nuevo.

Cuando el cielo se tiñó de rojo oscuro, finalmente llegamos a un lugar desde donde podíamos ver Tajiento.

Lo que encontramos fue una ciudad envuelta en llamas.

Gritos y el rugido de las llamas se vieron ensombrecidos por extraños rugidos procedentes de toda la ciudad.

Un gigante aparecía ocasionalmente en el tejado de un edificio de ladrillo antes de desaparecer de nuevo.

La muralla de la ciudad no era tan impresionante como la que habíamos pasado y tenía aproximadamente la misma altura que los gigantes. Múltiples secciones de la muralla se habían derrumbado y yo podía ver dentro de la ciudad.

Entre los que escapaban por los agujeros de la pared había unos cuantos beastmen.

Cuando Hou vio lo que estaba sucediendo, inmediatamente comenzó a instruir al equipo de rescate que había sido establecido de antemano.

“¡Esto es bueno! ¡No se molesten en empezar peleas innecesarias con los humanos! Dediquen su atención a rescatar a nuestros hermanos y mata sólo a los que se opongan. ¡No olviden su orgullo de guerrero! ¡¡Vayan!!

A la orden de Hou, los guerreros se dividieron en sus grupos y entraron en la ciudad.

La ciudad en sí era bastante grande y las calles eran espaciosas. Mientras que las monturas dragón no podían entrar en los callejones, los guerreros podían desmontar y buscar en esas áreas y edificios a pie.

La unidad bajo el mando directo de Hou se quedaba fuera de la ciudad y actuaba como línea de defensa para el escape de los beastmen.

Había esperado que Hou fuera del tipo que liderara desde el frente, considerando la forma en que los miembros de la tribu tigre solían actuar. Su fría cabeza bajo presión puede explicar por qué su clan era el más grande de las llanuras. (NT: En esta parte quiere decir que él no perdía el control, calculaba)

Después de inclinar la cabeza hacia Hou, voltee hacia el campo de batalla de abajo.

Ariane, Chiome y yo entraríamos en la ciudad a pie y apoyaríamos a las unidades de rescate eliminando cualquier oposición que encontráramos.

Esto no era algo que Hou había ordenado, sino que nos ofrecimos voluntarios para hacerlo así… básicamente, no era diferente de nuestro patrón habitual de matar a cualquier enemigo que encontráramos.

“¿Estás lista para ir a Ariane-dono, Chiome-dono?”

Miré a mis compañeros a los ojos y les hice esa pregunta.

“Es básicamente lo mismo que la incursión en la que ayudamos a Chiome-chan antes, ¿verdad?”

Ariane empuño [Sword of the León King] (Espada del rey leon) y enfocó sus ojos de dorados en la ciudad de abajo.

“…Hmm”

Cuando Ariane giro hacia Chiome, dio un gran suspiro antes de asentir con la cabeza y responder.

“…No diré que estoy bien, pero lo haré lo mejor que pueda”

“¡Kyun!”

Ponta lanzó un enérgico grito desde lo alto de mi cabeza en respuesta a la respuesta de Chiome.

“Lo siento, todos. Cuando pregunté por las uñas de diablo en Plymouth, nunca pensé que me llevaría a esto” (NT: Arc, ya saben cómo eres xD)

Chiome agitó la cabeza cuando escuchó mi comentario.

“No, si no hubiera sido por Arc-dono nunca habría encontrado al amigo que había desaparecido. …esto fue algo bueno”

Viendo su obvio intento de dar un giro positivo a esta situación, sólo pude ofrecer una débil respuesta.

“… Ya veo”

La persona que había estado cerca de Chiome y que guio a los gigantes hasta aquí estaba en algún lugar de la ciudad. Chiome probablemente estaba consciente de eso.

No había nada que pudiéramos hacer por un no-muerto, así que si nos cruzábamos con él tendríamos que luchar contra él.

“¡Bueno, entonces, vámonos!” ¡Vamos a hacer esto de la manera usual!”

Las dos me agarraron de los hombros cuando dije eso y lance el hechizo con el que me he vuelto más familiar.

“[Dimensional Step]” (Paso dimensional)

Fuimos transferidos instantáneamente a fuera del lado derecho de la muralla derrumbada.

No había nadie en los edificios cerca de la muralla, ya que habían huido de la ciudad poco después de que los gigantes destruyeran la muralla. Grandes fuegos y el sonido de materiales ardientes nos rodeaban.

Entre las llamas se mezclaban los sonidos de gritos de terror.

Me moví a una calle cercana con [Dimensional Step]. Ya que los escombros de los edificios destruidos bloqueaban el camino, no había forma de que una montura dragón pudiera seguir directamente a los gigantes.

Debido a la gran escala de la ciudad, sería difícil liberar a todos los beastmen esclavizados como Hou quería.

Sin embargo, al permitir que los gigantes no se opusieran durante su matanza, el equipo de rescate tendría más tiempo para tomar ventaja de la confusión.

Mi grupo, sin embargo, mataría a cualquier gigante que encontráramos. Debería haber al menos veinte de ellos vagando por ahí.

“¿Cómo está, Chiome-dono?”

Ella agitó la cabeza ante mi simple pregunta.

Chiome había estado escaneando las áreas que pasamos en busca de señales de vida con las habilidades sensoriales que desarrolló como ninja, pero no parecía ir bien.

De vuelta en la capital del Reino de Rodas, el Clan Blade Heart ya había estado preparada para la incursión, por lo que tenían una comprensión casi completa del diseño de la ciudad.

Sin embargo, prácticamente no tuvimos tiempo de preparación para esta incursión espontánea y el diseño de Tajiento era desconocido para nosotros.

Necesitábamos ganar nuestra posición antes que cualquier otra cosa.

Después de un par de traslados más nos paramos en la plaza de la ciudad. Una fuente de piedra había sido construida en el centro de la plaza.

Los incendios habían asolado la mayoría de los edificios circundantes y algunas personas habían corrido a la fuente por seguridad.

Soldados con armadura ligera defendían el área con espadas y escudos, de caballeros con armadura gris oscura.

“¿Eh? ¿Qué está pasando? ¿Pensé que los gigantes estaban atacando esta ciudad?”

Ariane agitó la cabeza confundida cuando inconscientemente pregunto las preguntas que pasaron por mi mente.

Miré hacia atrás a la extraña situación justo a tiempo para ver a uno de los soldados ligeramente blindados usar su lanza para enviar un casco de caballero blindado volando.

El casco dio un golpe sordo al caer al suelo.

Sin embargo, el caballero continuó luchando como si no hubiera sido afectado en absoluto y continuó cruzando espadas con el soldado.

Todos se quedaron sin aliento cuando vieron lo que había debajo del casco del caballero.

La cabeza del caballero no pertenecía a un humano, era esquelética como la mía.

“Ariane-dono, ¡es como yo! ¿Es posible que todos los caballeros sean así?”

“¡No lo creo! Si todos fueran como Arc… esta ciudad habría caído mucho antes de que llegáramos, ¿cierto?”

Ariane respondió a mi grito ansioso con un tono calmado.

“Esos caballeros son obviamente no-muertos. “¿Qué está pasando aquí?”

Chiome entrecerró los ojos y su pequeña nariz tembló un poco mientras observaba a los caballeros.

Desafortunadamente, eso era todo lo que podíamos evaluar de la situación.

¿Por qué este pueblo estaba repleto de no-muertos con armadura de caballero? Además, ¿por qué dicha armadura estaba claramente hecha por manos humanas?

Si uno o dos caballeros fallecidos se hubieran convertido en no-muertos, entonces sería simplemente el atuendo con el que habían sido enterrados, pero aquí había por lo menos diez caballeros que llevaban la misma armadura.

También había más de ellos trepando sobre los escombros y avanzando gradualmente hacia la plaza.

“¡No tiene sentido preocuparse por eso ahora, le preguntaremos a los soldados después de que los salvemos!”

Y así como así, empuñé la [Holy Thunder Sword] (Espada sagrada del trueno) y corrí hacia los caballeros no-muertos que se acercaban. Sin embargo, cuando los soldados humanos notaron mi aparición, pensaron que otro caballero blindado había aparecido y levantaron sus espadas y escudos en respuesta.

No hubo suficiente tiempo para explicarlo, así que ni siquiera lo intenté.

Tomé un desvío alrededor de los soldados y me enfrenté a los caballeros no-muertos que se acercaban.

Hubo una lluvia de huesos y pedazos de metal mientras balanceaba mi espada con suficiente fuerza como para cortar metal como papel.

Aunque estaban cubiertos con una armadura de cuerpo completo, no era tan gruesa ni fuerte. Una espada o lanza común probablemente no podría atravesarla, pero frente a la mítica [Sword of Holy Thunder] también podría estar hecha de cartón. (NT: Si, asi esta, ahora sería espada del trueno santo xD. Y a lo último se refiere a las espadas y lanzas comunes)

“Tenía la intención de cazar gigantes, pero para luchar contra aquellos que son similares a mi…”

Mi espada vaciló un poco al contemplar ese hecho. Cada vez que atacaba a un caballero no-muerto, producían un sonido desgarrador al ser reducidos a montones de chatarra.

Más rápido de lo que se tarda en hacer ramen instantáneo, más de una docena de caballeros no-muertos habían sido reducidos a polvo.

“Esto es algo bastante… De todos modos, hay algo que me gustaría preguntarles…”

Apoyé mi espada sobre mi hombro mientras miraba las estúpidas expresiones de los civiles y soldados detrás mío. Estaba claro que no podían entender lo que acababa de pasar.

Cuando di un paso hacia ellos, apareció en los rostros de los soldados un miedo desenfrenado.

“Arc, detrás de ti!!!”

Ariane desenvainó su espada y corrió tras algo que apareció en el borde de mi visión. Al darme cuenta de lo que estaba sucediendo, tomé mi escudo con la mano izquierda y bloqueé la daga que me habían arrojado.

Un sonido metálico sonó cuando el asaltante inmediatamente empezó a patear el aire para cerrar la distancia entre nosotros. Cuando salté hacia atrás para evitar el ataque, cambió su enfoque hacia los soldados humanos y creó un mar de sangre en cuestión de segundos.

“¡Sasuke-oniisan!”

Podía oírse un horror total en la voz de Chiome mientras presenciaba las acciones de Sasuke.

Pareció reaccionar a que ella le llamase por su nombre, mientras volteo hacia ella como un fantasma sin expresión.

Antes de que alguien pudiera hacer algo, se escuchó un fuerte rugido sobre la cabeza antes de que una gran figura cayera al pavimento.

Utilicé [Dimensional Step] para retroceder cuando me di cuenta del peligro.

El gigante de seis metros de altura había bajado su arma donde yo estaba parado hace unos momentos, pulverizando esa sección de la calle de piedra.

Eso era peligroso, casi me habían pisoteado como a una flor.

El gigante volvió a rugir y balanceo su hacha de piedra hacia Sasuke. Sin embargo, Sasuke logró esquivar el ataque con facilidad y pateó el aire hasta que llegó a un techo cercano y desapareció.

“¡Espera! ¡Sasuke-oniisan!”

Chiome corrió hacia un callejón cercano y saltó al tejado antes de dirigirse en la misma dirección en la que Sasuke se fue.

Ariane miró ansiosamente cómo Chiome desaparecía, pero cambió su mirada entre ella, la gigante y yo.

“¡Ariane-dono síguela! ¡Soy más que suficiente para encargarme de este chico!”

Ariane asintió con la cabeza antes de desaparecer en el mismo callejón en el que Chiome había entrado.

Los únicos combatientes que quedamos fuimos el gigante y yo.

El gigante blandió su arma y me miró. Como no tenía cuello, sus grandes ojos negros se movieron hacia abajo para mirarme, haciéndome sentir un poco incómodo.

Observé cuidadosamente al gigante mientras levantaba su hacha y apretaba mi espada.

Mientras me preparaba para activar cierta habilidad, empezó a liberar luz.

“[Sword de Judgment]!”

En un instante, una formación mágica apareció bajo los pies del gigante justo antes de que una espada compuesta de luz empalara al gigante de abajo hacia arriba.

La espada de la luz salía de la boca abierta del gigante antes de que se rompiera como vidrio y se disipara. El cuerpo del gigante tembló tremendamente mientras los fragmentos de luz se dispersaban.

“Hmm, aunque el pelo es bastante duro, el trasero sigue siendo una debilidad”

Empecé a salir de la plaza cuando el gigante cayó detrás de mí sin nada que lo apoyara. Sin embargo, vi a un niño pequeño mirando desde detrás de un edificio derrumbado.

Después de envainar mi espada mientras me acercaba lentamente al niño que temerosamente se aferró a un tablón de madera en un intento de defenderse.

Había una mujer tendida detrás del niño que no sólo tenía una herida sangrante en la cabeza, sino que su pie también estaba atrapado bajo un pedazo de escombros.

“…Escúchame, tienes que escapar…aunque sea por ti mismo.”

La mujer, probablemente la madre del niño, le suplicaba débilmente. Sin embargo, el niño sólo apretó su agarre en la tabla de madera y se negó rotundamente a salir con lágrimas en los ojos.

“¡No puedo dejarte atrás, madre! ¡Me niego a irme a menos que sea contigo!”

En las mentes del niño y de su madre, de alguna manera me convertí en el villano en esta situación. Aparentemente el chico parecía considerarme lo mismo que esos caballeros no-muertos de hace un rato.

“¡Kyun! ¡Kyun!”

Ponta se desenrolló de mi cuello, y aunque eso normalmente sería suficiente para ganarme algún grado de confianza, no ocurrió aquí.

Por lo tanto, tuve que confiar en la herramienta secreta que tenía atada a la cintura. Al alejarme de los dos, empecé a beber agua de mi cantimplora. Inmediatamente después de mi primer trago, mi visión se nubló por un momento y fui golpeado por un repentino dolor de cabeza.

Lo suprimí lo mejor que pude y di un gran suspiro. Esos efectos físicos fueron probablemente causados por la liberación de mis emociones acumuladas que acompañaron el regreso de mi cuerpo de carne y sangre.

Las continuas batallas con los gigantes deben haber hecho el contragolpe más fuerte de lo normal.

Con otro suspiro, me volví a enfrentar al niño y revelé mi rostro.

“…Oji-san, ¿eres humano?”

El niño se confundió mientras miraba mis largas orejas.

“Soy un elfo. ¿Sabes lo que es eso? Los elfos son buenos con la magia, y puedo usarla para sanar a la gente”

Una expresión de alegría apareció en la cara del niño mientras me ponía el casco.

“¿Puedes sanar a mi madre?”

Me acerqué a la madre y asentí en silencio a la pregunta del niño. Cuando usé magia de recuperación en la cabeza de la madre, la hemorragia se detuvo, y luego moví los escombros que estaban encima de su pie.

El pie se había roto y requería una magia más fuerte para sanarlo.

“Oji-san, ¿de verdad eres un elfo? Me enseñaron que los elfos eran conspiradores que le robaban sus habilidades a Dios”.

Cuando oí las palabras del niño, me quedé completamente sorprendido.

Probablemente aprendió eso de las enseñanzas de la religión Hiruku.

“Hmm, bueno chico, ¿conoces algún humano que pueda ser considerado sospechoso por otros?”

Cuando le pregunté eso, el niño frunció el ceño y agitó la cabeza mientras intentaba recordar algo.

Me pregunto si alguien reconocería lo que dije.

“Si un humano roba algo, ¿significaría que todos los humanos son ladrones?” Si una madre robara algo, ¿sería su hijo también un ladrón? ¿Hay un dicho como ese?”

“¡Mi madre no robó nada y yo tampoco!”

El chico levantó su voz para objetar mi declaración.

Terminé de lanzar magia de recuperación en el pie de la madre y asentí con la cabeza ante los resultados. Todo saldría bien.

“Lo siento. Muchas gracias”

Agité la cabeza ante la muestra de gratitud de la madre y me levanté.

“Es relativamente seguro fuera de la muralla de la ciudad. Estarás bien mientras te escondas en las sombras y te muevas lentamente”

La madre se puso de pie de forma inestable y bajó la cabeza hacia mí. El niño miró ansiosamente a su madre mientras le echaba magia de recuperación como precaución.

“Protege a tu madre, niñito”

El niño se sorprendió al ver las luces creadas por la magia de la recuperación y asintió a mis palabras antes de caminar con su madre afuera de la plaza y desapareció.

Como esto tomó más tiempo del esperado, me dirigí a las azoteas para investigar.


Traductor: Hamlet

Por cierto, no olviden comentar. Los comentarios de cierta forma nos animan a continuar, ya que nos damos cuenta de que nos leen.

Ahora saco otro, cuando decia que me iba a colocar al dia no era joda.


 

Índice