Gaikotsu Kishi-sama Tadaima Isekai e o Dekake-chuu Capitulo 18: Invasión


Editor: Hamlet

Bueno, pienso colocarme al dia :v


Dejamos el pueblo principal de Ena bajo una atmósfera bastante ansiosa, pero ahora el ambiente era sombrío durante toda la fiesta.

No, los guerreros de la tribu tigre seguían enfadados con los gigantes y la fuerza de subyugación seguía sintiéndose tensa, así que no parecía que nada hubiera cambiado.

Era obvio por qué las cosas eran como eran.

Chiome estaba sentada enfrente mio, con los brazos extendidos a su alrededor para sostener las riendas de la montura del dragón, así que no tenía forma de distinguir su expresión.

Recuerdo que habló de llevarle carne de Kraken a su superior Sasuke cuando nos aventuramos a este continente en Liebbelta.

Mi cuerpo actual era el de un esqueleto y mis emociones estaban embotelladas, no podía ofrecerle ninguna simpatía real a pesar de saber cuánto debía estar sufriendo.

Si recuperara mi cuerpo físico, mi razonamiento se vería obstaculizado en la liberación de mis emociones suprimidas. No tendría tanta confianza en esa situación.

La razón por la que pude pensar racionalmente sobre esto fue porque yo estaba en mi forma esquelética, tal vez este tipo de estado es similar al desapego emocional que tienen los soldados endurecidos. (NT: Ya saben, de los que matan sin piedad)

Sin embargo, Chiome aún no ha llegado a ese estado

…Ella no es una soldado con un largo historial de servicio, después de todo, es sólo una pequeña chica.

Agité la cabeza y suspiré ante ese hecho.

No soy muy bueno para pensar las cosas, así que no pude evitarlo.

Con mi espada podía cortar a cualquier enemigo, con mi escudo podía proteger a mis amigos de cualquier ataque, y con mi armadura estaba a salvo de todo daño. Sólo preocuparse por esto no resolverá nada.

…Bueno, supongo que cometí el error de dejar atrás mi espada y mi escudo anteriormente .

¿Cuánto tiempo ha pasado desde que dejamos la aldea destruida?

Hasta ahora, sólo he recibido tres solicitudes para aplicar magia de recuperación para aliviar el dolor.

Como no podíamos permitirnos bajar la velocidad, tuve que estirar mi mano hacia atrás para invocar el hechizo, así que desde el lado parecía que intentaba agarrar el trasero de Ariane. (NT: Aca lo tuve que acomodar, agregue mano)

Suspiré y miré hacia el cielo para calcular el tiempo. La luz del día empezaba a disminuir y el atardecer no estaba lejos.

La hora del almuerzo probablemente ya había pasado.

Poco después, la fuerza de subyugación llegó a la colina sobre la que descansaba el pueblo.

El pueblo no llegaba ni a diez yurtas. Una manada de ganado estaba cerca de la aldea y un grupo de guerreros frente a la aldea se dio cuenta de nosotros mientras nos acercábamos.

La aldea no mostraba signos de daño y todo parecía estar en paz.

Parece que los gigantes aún no habían llegado.

Mientras disminuíamos la velocidad, Hou se detuvo y desmontó delante de la gente que se reunía en la entrada de la aldea.

También lleve a nuestra montura a una parada cerca de la aldea.

Sin embargo, tan pronto como lo hice, Hou se enfrentó a la fuerza de subyugación y empezó a gritar instrucciones después de confirmar algo con los guerreros de la aldea.

“¡Los gigantes pasaron por este pueblo y se dirigieron al norte! ¡Muévanse!!!

Inmediatamente partimos en esa dirección después de eso.

Los líderes del clan estaban a la cabeza de la manada y los vi cabalgando cerca el uno del otro, discutiendo algo.

¿Hubo algún problema?

Esa pregunta pronto fue respondida.

La fuerza de subyugación se detuvo en lo alto de una pequeña colina.

No, donde estábamos ahora era aproximadamente la misma altura que las llanuras detrás de nosotros, y debajo de nosotros había tierras bajas.

Desde aquí podía incluso ver el mar abriéndose al borde de mi visión.

Había una suave pendiente que conducía a la llanura y, como si estuviera trazando una frontera de este a oeste, una construcción en forma de muro se había construido a lo largo de toda la llanura.

Esta estructura era como una especie de muralla de castillo, parecida a la mundialmente famosa Gran Muralla China que se extiende a lo largo de miles de kilómetros.

Había innumerables ventanales rectangulares a lo largo de esta muralla, y era evidente que se trataba principalmente de un baluarte defensivo.

Los ventanales eran lo suficientemente grandes como para que pudiéramos ver los cañones… no, allí se habían montado algún tipo de ballestas.

Al ver todo esto, recordé haber oído de algún bestia qulos humanos vivían detrás de una muralla gigante al otro lado de las llanuras.

En ese caso, detrás de este muro debe estar el territorio humano.

Para algunos de los miembros de la tribu de tigre, esta era la primera vez que veían estas murallas. Muchos de ellos no pudieron ocultar su sorpresa.

Bueno, eso era de esperar frente a una arquitectura tan magnífica.

Cuánta mano de obra y recursos había, pero para hacer tal cosa… ni siquiera podía entenderlo.

“Asi que, parece que los gigantes se dirigen hacia el norte de la península, ocupada por los humanos”

Con esa afirmación, Hou miró la muralla con una mirada molesta.

Así que estábamos mirando una península.

Y esta muralla había sido construido para sellar dicha península.

Sin embargo, me di cuenta de que algo andaba mal con esa enorme muralla.

Repartidas uniformemente a lo largo de esta muralla, se habían construido gigantescas estructuras en forma de torre que probablemente servían tanto de miradores como de cuarteles.

Sin embargo, no se veía ni una sola persona viva en ninguna parte. Cuando miré a los ciento cincuenta guerreros a lo largo de la colina, pude ver claramente que la tensión aumentaba entre ellos.

“No hay una sola persona en la muralla, ¿es normal que la dejen desatendida?”

Las arrugas en la frente de Hou se profundizaron mientras miraba el muro y pensó en mi pregunta.

“No, siempre hay soldados cerca de la ballesta para defenderse de cualquier acosador que aparezca”

Volví a mirar hacia las murallas, pero aún así no pude ver a nadie.

De hecho, estaba bastante abandonado en este momento.

“¡¡¡Hou-sama!!!

Uno de los guerreros gritó a Hou mientras cabalgaba hacia nuestra dirección en su montura de dragón.

A juzgar por su apariencia, debe haber sido un explorador.

La urgencia de su informe era evidente en su rostro.

Hou giró su montura hacia el explorador que se acercaba y silenciosamente le hizo una señal para que asintiese con la cabeza.

“¡Una sección del muro oriental ha sido destruida! También están los cadáveres de múltiples gigantes que parecen haber caído en batalla!”

Los líderes del clan y los guerreros que los rodeaban empezaron a agitarse después de escuchar el informe.

“¡¿Se ha roto la muralla?!” ¿¡Qué tan profundo es!?”

“¡Todo el camino! “¡Los Gigantes probablemente atacaron la muralla de los humanos!”

Los líderes del clan y los guerreros se sorprendieron con esa información.

Era difícil saber cuán grande era la muralla, pero debería ser aproximadamente unos diez metros de alto.

Sin embargo, como los gigantes tenían una altura media de seis metros, la muralla no habría sido un gran obstáculo teniendo en cuenta su fuerza y resistencia.

El hecho de que varios gigantes habían sido asesinados, mostraba que incluso los humanos podían oponerse a ellos hasta cierto punto. Lo más probable es que dispararon flechas en el pecho con sus ballestas.

“¡¿Se ha roto la muralla?!” ¡No podía pasar esa pared sin importar lo que intentara!”

“¿Era ese tipo el que guiaba a los gigantes hacia el asentamiento humano desde el principio?”

Mientras los otros líderes del clan gritaban, Hou estaba pensando en lo que el explorador había informado.

“Todos los guerreros, converger en la brecha de la muralla!!!”

A sus órdenes, todos se dirigieron hacia la parte este de la muralla.

El lugar en cuestión no estaba tan lejos.

En el lugar donde se había roto el muro, los enormes muros se habían reducido a una montaña de escombros. Incluso se podía ver el otro lado desde aquí.

Alrededor del agujero de la muralla había innumerables rastros del alboroto de los gigantes, con flechas de ballesta cubriendo el suelo frente a la muralla como un matorral.

Seis gigantes muertos yacían a este lado del destruido muro, todos ellos con grandes flechas parecidas a lanzas saliendo de sus pechos. Hubo el ocasional cadáver de un soldado, pero no hay señales de sobrevivientes.

Entonces vi a una figura corriendo hacia las praderas desde detrás de la montaña de escombros.

“¿Qué?”

Basado en las reacciones de los guerreros, no fui el único que lo vio.

De unos veinte años de edad, le habían arrancado una de sus orejas y su cola era bastante corta. No tenía idea de qué tribu era esta persona, pero definitivamente era un beastman.

Los hierros negros, atados a cadenas rotas, se envolvían alrededor de las extremidades y el cuello de la persona.

A medida que el hombre se acercaba, sus ropas desgastadas y rasgada se volvieron notables.

Probablemente había sido un esclavo trabajando cerca de la muralla. Cuando vio la fuerza de subyugación de los hombres de la tribu tigre, debió salir corriendo de su escondite.

O eso pensé hasta que vi pedazos de la pared desmoronándose y un gigante apareciendo del otro lado de la pared.

El rugido que acompañaba al gigante hizo que el joven esclavo beastman se encogiera de miedo.

“¡Todos, no permitan que el gigante lo alcance!” “¡Maten al monstruo!”

A la orden de Hou, los guerreros bajaron de la colina con un grito de guerra.

Sin embargo, no participé en la carga y me quedé.

Era de esperar. Mientras parecían estar cargando hacia delante a toda velocidad, los guerreros lograron mantener una distancia uniforme entre sí.

Esto no era algo que un aficionado pudiera aprender a hacer simplemente observándolos.

El gigante soltó otro rugido cuando el suelo a su alrededor empezó a retumbar.

Sin embargo, todavía había un poco de distancia entre el gigante y los guerreros, mientras que el esclavo estaba dentro del alcance del gigante.

El gigante ya había puesto sus ojos en el joven esclavo.

Los guerreros no llegarían a tiempo, así que invoqué un hechizo para crear una apertura.

“¡Full power! [Flame Bullet]!!”

Puse tanto poder como pude en el hechizo, la enorme bola de fuego que se formó en mis manos levantadas estaba lo suficientemente caliente como para calentar mi casco.

Los guerreros se sorprendieron cuando miraron hacia atrás y vieron el tamaño de la bola de fuego.

Casi todos los ojos estaban fijos en la bola de fuego mientras cortaba el aire en un curso de colisión con el gigante.

La bola de fuego voló sobre las cabezas de los guerreros en carga y atrapó al gigante en el centro de su pecho con una llamativa explosión.

“¿Oh? Mira, Ariane-dono, ¡se las arregló para darle!”

“Espera, ¿qué? ¿¡Ni siquiera apuntaste a esa cosa!?”

No había sido mi intención golpear al gigante, sólo quería detener su movimiento. Por eso hice la bola de fuego tan grande que no esperaba que volara tan rápido.

Para cuando el grupo de subyugación había llegado al gigante, su cuerpo carbonizado yacía en el suelo inmóvil.

Como estaba cubierto de piel negra, era difícil saber dónde estaban las quemaduras.

Cuando los líderes del clan lograron recobrar el sentido común, corrieron hacia el joven esclavo, y me pidieron que lo tratara, llegamos a su ubicación.

“— Cuando los gigantes rompieron la muralla, todos los demás eran… yo era el único”

El joven empezó a responder a las preguntas de Hou después de que lo sane con mi magia.

Mirando debajo de su ropa hecha jirones, su delgadez poco saludable mostraba que estaba desnutrido.

“¿El pueblo de adelante se llama Tajiento? ¿Hay todavía otros beastmen encarcelados allí?”

El joven asintió en silencio con la cabeza ante las preguntas de seguimiento de Hou.

Los líderes del clan empezaron a discutir qué hacer con la respuesta del joven.

“¿Qué vamos a hacer? Ahora que los muralla ha sido derribada, esta es una buena oportunidad, ¿verdad?”

“Podemos aprovechar el caos mientras los Gigantes enloquecen en Tajiento”

“Tenemos que decidir ahora, una vez que el problema pase también lo hará nuestra oportunidad de atacar”

“No sabemos la escala del pueblo, será imposible cubrirlo todo si es del tamaño de Fernández”

“¿Entonces abandonamos esta oportunidad?”

Mientras los líderes del clan discutían las cosas entre ellos, los guerreros empezaron a expresar sus opiniones, mientras yo permanecía concentrado en Hou.

Hou y el resto de los líderes finalmente se unieron en armas al llegar a un acuerdo.

“¡Invadiremos la ciudad humana y rescataremos a los esclavos beastmen! Los humanos han atacado y encarcelado a nuestros hermanos durante demasiado tiempo. Sin embargo, ignórenlos cuando sea posible y concéntrense en liberar a los esclavos! ¡Si un gigante bloquea tu camino, mátenlo! Estén atentos a la señal de retirada!!”

Las aclamaciones surgieron de los guerreros cercanos. Los ciento cincuenta miembros del grupo de subyugación se dividieron en siete unidades de infiltración.

Bueno, ocho si incluyes a mi grupo.

Mis hombros se inclinaban ante el pensamiento de la tribu tigres contra la batalla gigante.

Entonces mis ojos se posaron en Chiome, mirando a lo lejos, y recordé el otro asunto que quedaba.

La revancha se acercaba rápidamente.


Traductor: Hamlet


 

Índice