Goblin Kingdom Capítulo 114: Reunión De Las Ocho Banderas

A A A

Goblin Kingdom

Capítulo 114

Reunión De Las Ocho Banderas

 

Estado
Raza Goblin
Nivel 45
Clase Rey; Gobernante
Habilidades <<Gobernante De Los Hijos Demoníacos Del Caos>>  <<Alma Desafiante>>  <<Aullido Devorador Del Mundo>>  <<Maestría De La Espada A->>  <<Dominador>>  <<Alma Del Rey>>  <<Sabiduría De Un Gobernante III>>  <<Hogar De Los Dioses>>  <<Ojo Malvado De La Serpiente De Un Ojo>>  <<La Danza Del Rey Al Borde De La Muerte>>  <<Manipulación Mágica>>  <<Alma Del Rey Berserk>>  <<Tercer Impacto (El Tercer Canto)>>  <<Instinto>>  <<Bendición De La Diosa Del Inframundo>>
Protección Divina Diosa Del Inframundo (Altesia)
Atributos Oscuridad; Muerte
Bestias Subordinadas Kobold Superior Hasu (Lv77); Gastra (Lv20); Cynthia (Lv45); Rey Orco Bui (Lv82)
Estado Anormal Bendición De La Serpiente De Un Ojo; Protección de La Serpiente De Cabeza Gemela

 

La gente reunida en la sala era muy diferente de los humanos.

 

Ya he conocido a Nikea de los araneae, Yushika de las arpías, y Fanfan de los talpidae, pero había más por venir, y los nombres y peculiaridades de la gente que vino después era verdaderamente como uno esperaría de un demihumano.

 

Mido de la tribu Fang, los hombres lobo, tenía colmillos y todo su cuerpo cubierto de pelaje. Me miró fijamente cuando me vio. Parecía que siempre estaba listo para ir a la guerra a pesar de la reunión amistosa que se avecinaba. Como Nikea había mencionado de antemano, no era de los que escondían su disgusto por los goblins.

 

Tanita de la tribu de cola larga, los rizalat, era como un lagarto con dos cabezas y dos colas. Tenía un exoesqueleto en la parte superior del cuerpo como un crustáceo, mientras que en la parte inferior del cuerpo estaban las cosas que pertenecían a los anfibios. A él tampoco parecíamos gustarle mucho.

 

Luther de la tribu concha, el papirsag, era pequeño y llevaba una concha de hierba en la espalda. Nos conocimos hace unos días, y aunque no era abiertamente hostil, tenía tendencia a evitarnos.

 

Los Daizos de la tribu hombre-caballo, los centauros, eran de la misma tribu que Gurfia, que soñaba con unificar a los demihumanos; la suya era una tribu de poder y sabiduría. Al igual que Mido, Daizos parecía ser un seguidor de la fuerza. No era amistoso.

 

El último en llegar fue Kerodotos, de la tribu de los minotauros. Su apariencia se parecía más a un búfalo salvaje que a una vaca de granja, y tenía dos cuernos gigantes que alcanzaban los cielos, los cuales eran el doble de grandes que los míos. Su mirada condescendiente sugería que tenía mucha experiencia como guerrero, aunque la forma en que hablaba parecía traicionar eso.

 

“¡Hey, hey! ¿Por qué hay un goblin aquí?” Dijo lentamente mientras empezaba a mover el hacha gigante en su espalda hacia mí.

 

Nikea rápidamente intervino para detenerlo. Si no fuera por ella, probablemente habría balanceado su hacha. Habla despacio, pero parece tener mal genio.

 

Con esto, todos los miembros de la reunión de las ocho banderas han sido reunidos.

 

“Agradezco a todos por reunirse hoy aquí” Dijo Nikea. “Como persona responsable de convocar esta reunión, actuaré como su moderador. Si hay alguien–”

 

Nikea aún estaba en medio de su discurso cuando el hombre lobo, Mido, habló.

 

“¿¡Por qué hay un sucio goblin aquí!?” Dijo mientras me miraba.

 

“¿Estás loca? Traer a un goblin asqueroso a nuestra orgullosa reunión” Dijo el centauro, Daizos.

 

Luther de la tribu concha no dijo nada en voz alta, pero asintió con la cabeza, mientras que Tanita de los rizalat parecía estar pensando en voz baja. Yushika, por otro lado, parecía entretenida. En cuanto a Kerodotos y Fanfan, sus pensamientos eran un misterio.

 

Todos parecían estar en contra de Nikea, pero era mejor guardar silencio por ahora. Intervenir ahora sólo empeoraría las cosas.

 

“Convoqué esta reunión para discutir dos temas principales. Uno, el asunto de nuestra república (Rekyuble), y dos, la amenaza que viene del este. Esta persona es el rey que gobierna a los goblins del este. Es nuestro benefactor que ha venido a informarnos de la amenaza. Tratarlo mal mancharía nuestro orgullo” Dijo Nikea.

 

Casi todo el mundo me miraba con ojos dudosos excepto Fanfan, que parecía sorprendida, y Yushika, que parecía divertida.

 

“¿Amenaza? ¿Qué amenaza? ¿Crees que estos tontos goblins son realmente creíbles?” Dijo Mido.

 

“Estoy de acuerdo con Lord Mido. ¿¡Por qué confiarías en un goblin!?” Dijo Daizos.

 

Fruncí el ceño, pero las palabras de Yushika hicieron que todo el mundo se callara.

 

“Desafortunadamente, dice la verdad. Lord Nikea pensó que dudarías de la información de un goblin, por lo que me pidió que enviara a gente a comprobarlo con antelación. Puedo responder por el goblin. Dice la verdad; el bosque al este ha sido ciertamente invadido” Dijo Yushika.

 

“¿Y se supone que eres… creíble?” Las dos cabezas de Tanita se rieron alternativamente.

 

“¡Pero incluso si está diciendo la verdad!” Daizos estaba a punto de decir cuando el minotauro interrumpió.

 

“¡No me gustan los humanos!” Dijo Kerodoto.

 

Todos, excepto Fanfan, fruncieron el ceño ante la inoportuna interjección del minotauro.

 

Continuó Daizo. “¡Incluso si lo que dice el goblin es verdad, no es razón para trabajar con ellos!”

 

Luther del papirsag sonrió. “Puede que sea así, pero… Ya hemos fracasado en la construcción de nuestro país. ¿Cuánto tiempo tenemos?”

 

Sus ojos parecían somnolientos, pero desde sus profundidades se podía ver una mirada aguda.

 

“No me molesté en explorar a los humanos, así que no lo sé” Dijo Yushika con indiferencia.

 

“¡Inútil!” Escupió Mido de los hombres lobo.

 

“¿Oh?” Yushika levantó las cejas. “Creo que soy mucho mejor que un chucho arrogante que sólo es bueno gritando.”

 

“¡Puta!” Furioso, Mido de repente se levantó.

 

“¡Por eso odio a los perros!” Dijo Yushika mientras volaba a mi lado.

 

Hey, ¿En serio estás planeando meterme en este lío?

 

“Este rey goblin es mucho más fiable” Dijo Yushika. “Sin mencionar, rentable. Especialmente comparado con cierto alguien que es puro recibir y no dar.”

 

“¿¡Estás insinuando que soy menos que un goblin!?” Mido me miró fijamente.

 

“¡Basta!” Gritó Nikea. “¿¡Han olvidado que están en presencia de un invitado!?”

 

Yushika se encogió de hombros, mientras Mido chasqueaba la lengua y se volvía a sentar.

 

“En cualquier caso, todavía hay otro asunto a la mano” Dijo Luther del papirsag. “El fantasma de Gurfia aún acecha. A menos que nos ocupemos de eso, nuestra república seguirá siendo un sueño.”

 

Daizo frunció el ceño cuando se lo señaló.

 

“Oh, ya no tendrás que preocuparte por eso” Dijo Nikea.

 

“¿Qué quieres decir? Esa cosa es peligrosa. No puedes simplemente—” Dijo Luther cuando Nikea le interrumpió.

 

“El rey goblin ya lo ha subyugado” Dijo secamente Nikea.

 

“¿Qué?” De repente, todos los presentes me miraron fijamente. Me mantuve erguido y orgulloso.

 

“Lo subyugó él solo. Puedo atestiguar por él” Dijo Nikea.

 

“Es el poder del amor… El poder de…” Dijo Fanfan, pero su voz fue ahogada por todos los demás.

 

“¡Eso es imposible! ¡No podríamos matarlo ni con nuestras élites! ¿¡Y aun así estás diciendo que un solo goblin lo subyugó!?” Dijo Daizos.

 

“Es la verdad. ¿O podría ser, Lord Daizos, descendiente del noble cristal, que dudéis de mi palabra? Eso sería un insulto para nosotros, descendientes de los cristales rojos” Miró con indignación Nikea.

 

Daizo frunció el ceño amargamente.

 

“Si es verdad, ese es un problema fuera del camino” Dijo Tanita, medio creyente, mientras me miraba con sus dos cabezas.

 

“Además de informarnos de la amenaza, el rey goblin también ha venido a nosotros con una propuesta” Dijo Nikea.

 

Todos los ojos se volvieron hacia mí. Tener una cara aterradora por naturaleza es conveniente en momentos como éste.

 

“Una propuesta para formar una alianza para luchar contra los humanos” Dijo Nikea.

 

De repente, los jefes se alborotaron. Aunque podrían haberlo esperado, probablemente no podrían permanecer con lo orgullosos que son.

 

“Me gustaría escuchar la opinión de todos” Dijo Nikea.

 

Los jefes se miraron unos a otros.

 

“… Hay varias cosas que me gustaría preguntar primero” Me miró Luther del Papirsag. “Si rechazamos su propuesta, ¿Qué pasará?”

 

Le contesté. “Seremos tu enemigo. Es mejor cortar cualquier posible fuente de problemas lo antes posible.”

 

Todo el mundo me miró fijamente, pero era mejor dejar las cosas claras. Los demihumanos tienen derecho a tomar una decisión, después de todo. Tienen derecho a decidir su camino.

 

Si me seguirán o irán en mi contra.

 

Si pelearán conmigo o no.

 

Esas son las dos opciones que les he presentado. Si cometen un error, morirán. Eso es todo. No es muy diferente a tu cacería habitual. Por supuesto, al ser representantes de sus diversas tribus, su decisión afectará al resto de su pueblo.

 

“Me gustaría una respuesta” Dije.

 

Todo el mundo se volvió hacia mí sorprendido después de escuchar mi contundente respuesta, incluso Nikea.

 

Nikea respondió rápidamente: “Nosotros, los descendientes del cristal rojo, aceptamos esa propuesta.”

 

Parece que Rukenon le ha informado sobre nuestro tiempo juntos. La razón por la que ella respondió tan rápidamente es seguramente porque desea mejorar su posición.

 

“Rey Goblin, ¿La cooperación en la lucha contra los humanos debe ser puramente militar? ¿Sería posible trabajar juntos de otras maneras?” Preguntó Yushika.

 

“Su apoyo no tiene que ser sólo militar. Si tienes otras maneras de apoyar, con mucho gusto lo aceptaré” Respondí.

 

“En ese caso, las arpías aceptarán tu propuesta” Dijo Yushika.

 

“Yo también” Dijo Fanfan.

 

Comenzando con una propuesta chocante, y siguiendo con algunas condiciones ligeramente agradables para hacer que el acuerdo suene mejor.

 

Lo que presenté ante los jefes eran dos caminos, ambos conducían a la guerra. La única pregunta era ¿Contra quién lucharían, los goblins o los humanos? Los demihumanos podrían odiar a los humanos, pero eso solo no era suficiente para convencerles de trabajar junto a los goblins.

 

Su orgullo estaba en el camino, así que era necesario encontrar una manera de evitarlo.

 

“Me gustaría un poco de tiempo” Dijo Tanita con las dos cabezas inclinadas.

 

“También me gustaría pedir un poco de tiempo” Dijo Luther del papirsag.

 

Viéndolos poner una cara difícil mientras se callaban, puse otra de mis cartas.

 

“¿Cuánto tiempo?” Le pregunté. “Los humanos no esperarán para siempre. Si vas a cooperar, cuanto antes mejor.”

 

“Necesito convencer a mi tribu” Argumentó Luther. “Al menos dame 20 días.”

 

“Eso no pasará” Dije.

 

“¡Pero!”

 

Agité la cabeza. “¡Ustedes son jefes, líderes de sus tribus, sus representantes! ¡Cargad a vuestras tribus sobre vuestras espaldas! ¿No es apropiado que respondan con sus propias mentes?”

 

Continué. “Tres días. Denme su respuesta para entonces.”

 

Todo el mundo estaba callado.

 

De repente, Kedorotos de los minotoauros habló.

 

“¡Oh! ¡Qué tema tan difícil! ¡Tan difícil, tan difícil! Si todo el mundo está bien, ¿Por qué no estar de acuerdo?” Dijo mientras se rascaba la cabeza.

 

“… Te agradezco por detener a Gurfia” Dijo Daizos de los centauros. “¡Pero… no podemos aliarnos con ustedes, goblins!” ¿Verdad, Lord Mido?”

 

“… He peleado con Gurfia una vez” Dijo Mido.

 

A diferencia de Daizos que se estaba calentando, Mido habló con calma mientras me miraba. La intención de matar que tenía hace un rato había desaparecido.

 

“¿Lord Mido?” Dijo Daizos.

 

“Lord Daizos” Dijo. “Los hombres lobo de la tribu Fang respetamos a los fuertes. Si este goblin ha derrotado realmente a Gurfia… Estoy pensando en aceptar su propuesta.”

 

“Entonces… ¿Los hombres lobo aceptarán?” Preguntó Nikea.

 

“Con una condición.”

 

“¿Una condición?”

 

“Nosotros los de la tribu Fang somos amigos de los lobos. Sus ojos son capaces de discernir la verdad, y a veces, incluso, son capaces de decir la ubicación de nuestra presa mejor que nosotros. Goblin… Si realmente eres el rey del este y alguien digno de formar una alianza con él, entonces te verán como amigos.”

 

Mido y Daizos se pusieron de pie.

 

“Tres días después, ven al bosque del norte, Rey de los Goblins.”

 

Así, Mido de los hombres lobo se fue con el amargado Daizos.

 

——————————————————————————————-

Todas las mujeres apoyando al prota xD

Traductor: Krailus

Editor: Reika

Índice